Etiquetas

martes, 24 de abril de 2018

Daredevil - Volumen 5 - Tomo 12 - " Identidad"

Muchos, al comenzar la etapa del guionista Soule en Daredevil, nos preguntábamos en qué circunstancias se había producido el cambio en la situación personal del superhéroe desde el último número firmado por Waid y Samnee. No solo nos lo encontrábamos de nuevo en Nueva York, manteniendo el anonimato y nuevamente ejerciendo la abogacía, sino que además había cambiado su imagen para sorpresa de propios y extraños. Tal y como se comenta en la introducción de este número, parece ser que la presión de los lectores podría haber forzado a la editorial a presentar a los lectores la explicación de lo que provocó ese salto para todos incomprensible. Pues dicho y hecho, Soule ha decidido mostrarnos, dentro de un plan que por lo que parece tiene cierto recorrido a largo plazo, el porqué de todos estos cambios y aclararnos las circunstancias, en mi opinión un tanto forzadas, por las que Daredevil abandonó San Francisco, se separó de Kirsten McDuffy y recuperó su anonimato y su antiguo trabajo de abogado. 
Por medio de dos historias hilvanadas repartidas en dos y cuatro grapas, se presenta un tomo que aglutina estas seis grapas, en el que con la ayuda de los dibujantes Sudzuka, Garney y Laming, entrecruza sus últimos días de Daredevil en San Francisco tras la salida de Waid, con el presente tras el fulgurante ataque de Musa a Punto Ciego. Matt Murdock se plantea su presente recordando el momento en el que se redirigió su vida en San Francisco y por ello se le presenta la necesidad de contar lo sucedido y expirar sus pecados en una iglesia frente a un sacerdote y en confesión. Entrecruzando pasado y presente, poco a poco Matt, tras un confuso encuentro con algunos enemigos y especialmente con su eterno rival Bullseye, va desglosando la situación sentimental y personal junto a McDuffy en la ciudad californiana, así como un definitorio encuentro con otro de sus más famosos enemigos: el Hombre Púrpura.  
La verdad es que es de agradecer el esfuerzo con el que el guionista pretende cerrar el vacío existente entre las etapa anterior y la actual en la vida de Daredevil y Matt Murdock. Resulta especialmente interesante la lucha interior del personaje y la presentación en su pulso con Killgrave, de todos los alteregos del justiciero, desde su etapa con uniforme amarillo, pasando por aquella en la que jugó a esconder su personalidad con la invención de un hermano o incluso la que protagonizó el imprescindible número de "El Hombre sin Miedo" de Miller y Romita Jr. Esta grapa es la única dibujada por Laming y resulta un bonito recuerdo para los que seguimos al diablo rojo desde sus orígenes. Si bien la explicación de cómo Daredevil recupera su trabajo y anonimato en Nueva York resulta algo forzada, en definitiva, a nivel narrativo y dramático, funciona y termina por cerrar aquella etapa de Waide y Samnee, con lo que parece afianzar la actual liderada por Soule en vistas a, como se dice en la introducción, a presentar un plan de largo recorrido y que desarrollará en los próximos números.

lunes, 23 de abril de 2018

"El pueblo de los malditos"

Película estrenada en 1960, "El pueblo de los malditos" es una producción británica de ciencia ficción, clave en la cinematografía de este género. Hasta tal punto, que tuvo una secuela tres años después y se realizó un remake dirigido en 1995 por John Carpenter. Su premisa es inquietante. En un pueblo de Inglaterra, un día cualquiera a las 11 de la mañana, todos sus habitantes caen en un profundo letargo. Todo el que entra en la zona cercana al pueblo se desmaya y no es hasta unas horas después, cuando se despiertan todos a la vez. Al tiempo de este hecho, una serie de mujeres del pueblo descubren que están embarazadas. Meses después nacen sus hijos, quienes empiezan a desarrollar ciertas dotes psíquicas que desconciertan a todo el mundo. Son extraños, van siempre juntos y visten igual. Poco a poco la comunidad comenzará a sentirse amenazada...
Nos encontramos con uno de los mejores referentes del cine fantástico de las décadas de los años 50 y 60. Los ecos de la Guerra Fría sobrevuelan Europa. Es más, el mismo hecho del nacimiento de niños parecidos ha sucedido en otros países, incluida la Unión Soviética. Mientras los estudiosos no logran descubrir el porqué de la anómala situación de los niños, el protagonista encarnado por el actor George Sanders, padre adoptivo de una de las criaturas, aventura protegerlos para descubrir el significado de sus nacimientos y su potencial psíquico. Wolf Rilla, un director bastante desconocido, acierta con el planteamiento de la película. Por un lado, los minutos iniciales son una joya. La presencia en el pueblo de cuerpos desmayados y el travelling recorriendo sus calles y domicilios es una maravilla. Además, nos presenta muy bien los problemas encadenados a aquel acontecimiento. No olvidemos que nos encontramos en unos años donde la sociedad es especialmente conservadora. Si de repente mujeres de cualquier condición, solteras, casadas, jóvenes o mayores, quedan embarazadas para sorpresa de sus familiares, parejas y vecinos, el shock es brutal. Por último, el hecho de que sean precisamente niños quienes encarnan a seres extraños y violentos, que manipulan su alrededor, rompiendo la estampa de inocencia típica de la edad infantil, es cuando menos sorprendente. Algunas escenas en las que manejan a su capricho la voluntad de los mayores son impactantes y especialmente duras para la época.
La película esta basada en la novela de John Wydham titulada "Los cuchillos de Midwich" y encarna los más notorios miedos en una sociedad como aquella. No la he leído, pero desde luego sus mimbres son perfectamente trasladados a la pantalla en esta película notable. De apenas setenta y ocho minutos de metraje, la cinta logra estremecer de angustia al espectador, planteando la indefensión de un pueblo frente al capricho y poder mental de unos niños. La decisión para acabar con esta situación no deja de ser compleja y éticamente difusa. Una película imprescindible para los aficionados del género de ciencia ficción y de terror. Un ejemplo de lo fácil que es hacer estremecer y desequilibrar al espectador mediante el uso cinematográfico de pocos medios muy bien utilizados y ensamblados.


viernes, 20 de abril de 2018

jueves, 19 de abril de 2018

"El inocente" - Ian McEwan

Leonard, un joven británico técnico especialista en telefonía, es enviado a Berlín en 1955 para trabajar en el sector norteamericano bajo la supervisión de Bob Glass, en una operación de espionaje cuyo objetivo es construir un túnel hasta la zona soviética y pinchar las líneas telefónicas comunistas. Mientras transcurre la operación, entabla una relación amorosa con una alemana separada, llamada María. 

Ian McEwan nos transporta a plena Guerra Fría para narrarnos la estancia en Berlín de este joven, que en Inglaterra aún vivía con sus padres, enfrentándolo a una doble experiencia tan impactante como novedosa para él. Por un lado la operación de espionaje, en la que descubrirá la especial relación entre británicos y norteamericanos, ambos vencedores en la pasada guerra, pero ambos con diferente posición en un nuevo orden mundial, donde la desconfianza y el secretismo sobrevuelan el día a día de la operación. Por otro, una historia de amor que hará que Leonard descubra sus sentimientos por una mujer mayor que él y se adentre en un excitante universo de pasión y sexo. McEwan nos implica y atrapa gracias a su envolvente y cautivador estilo narrativo, impecable en su desarrollo y adictivo en su lectura.

Ambas historias evolucionan de manera paralela en el tiempo para terminar cruzándose en la resolución de una compleja relación, a veces tortuosa, salpicada de tensos elementos de espionaje. La aparición del exesposo de María servirá de detonante para crear una situación especialmente compleja, que les definirá como personas en una relación marcada por una ciudad en ruinas, en la que un gran número de la población recuerda la entrada de los soviéticos en 1945 y su actuación en un Berlín derrotado, y donde un gran porcentaje de personas trabajan para alguno de los servicios de espionaje de los cuatro países que ocupan sus respectivos sectores.

McEwan narra con eficacia y calidad una historia llena de dobleces, pasión y misterio, para definir gracias a su excelsa literatura descriptiva, tanto de personajes y paisaje urbanos, un mundo en el que la desconfianza y el miedo dominaban el día a día. Berlín se muestra como un protagonista más, en el que interactúa el trío protagonista, Leonard, Bob y María, cada uno de ellos con unos intereses diferentes, pero cuyos lazos confluirán en una historia tan pasional como plena de la esencia propia del mejor género de espionaje. El autor ensambla con mimo y perfección las dos tramas, mostrando al lector la evolución de un novato Leonard, conduciéndonos en su caminar hacia su madurez, entre los brazos de su amada y bajo el padrinaje de Bob. "El inocente" destila el miedo y la inseguridad de los años cincuenta, en los que la juventud vive en Berlín una situación de guerra fría tan especial casi de manera ordinaria, gracias al día a día de sus líos amorosos, el naciente rock and roll y el mercadeo de información. Y todo esto Ian McEwan lo refleja en apenas doscientas ochenta páginas de manera contundente y narrativamente impecable.

Por cierto, el túnel en cuestión, construido por los aliados para intervenir las líneas soviéticas en 1955-1956, existió realmente... tal como lo refleja el autor al final de la novela.

martes, 17 de abril de 2018

"Los muertos vivientes - Muerte segura" - Tomo 28

El pasado tomo nº 28 dejó al lector en mitad de la gran acometida de los rebaños de muertos vivientes provocada por los Susurradores contra Alejandría y aliados. El ataque es total y los defensores apenas pueden redirigir a los miles de zombies que se abalanzan sin remedio contra los muros del refugio a defender. Podríamos decir que en este número se define el final de la gran batalla, que no la guerra, que enfrenta a Rick y sus aliados, con el que ha demostrado ser un gran peligro para cualquier indicio de remontar la vida en un mundo plagado de muerte y destrucción. Sin embargo, como consecuencia de estos hechos, se darán una serie de nuevas circunstancias que marcarán para siempre a algunos de nuestros protagonistas. 
 En primer lugar, se definirá la situación de Negan entre los que un día fueron sus enemigos y sobre todo, su relación con Rick. Los diálogos entre estos dos personajes y alguno de los actos que suceden durante y tras el ataque de los rebaños, quizás marquen un nuevo devenir entre ambos líderes. Por otro lado, Los Salvajes, ahora más independientes que nunca, parece que vuelven a mostrar cierta reticencia a colaborar con los demás grupos de resistentes, para lo cual, la diplomacia deberá mostrarse robusta, para evitar una nueva confrontación. Pero lo que más marca este número es la pérdida de uno de los personajes más significativos y veteranos de la serie. Rirkman ha tomado una decisión que afecta en gran manera a los protagonistas y por qué no decirlo, también a los lectores de la serie. Es más, el guionista y creador, incluye una pequeña carta o misiva justificando la decisión... Es uno de esos momentos clave de una saga que tiene publicados el nada despreciable número de 168 números. 
 Bueno, en conclusión un número definitorio, pero que deja todavía abierto el conflicto con los Susurradores, la situación de los Salvadores, el liderazgo de Alejandría y la reorganización de las demás poblaciones muy afectadas por el ataque. Pero lo que todavía está por ver es la verdadera voluntad de Negan, un personaje que puede cambiar la dirección de sus decisiones en cualquier momento... Porque, en el fondo ¿Quién se fía de él al cien por cien? Yo todavía no lo tengo claro, la verdad.


lunes, 16 de abril de 2018

"La seducción"

Sofia Coppola presentó el año pasado su última película, en forma de remake, rememorando una de las grandes películas dirigidas por Don Siegel, "El seductor" donde Clint Eastwood interpretaba al soldado de la Unión herido y acogido en una casa de señoritas en Virginia durante la Guerra de la Secesión. Pues bien, Coppola se adhiere a la para mí, actual manía de realizar nuevas versiones de clásicas películas de Hollywood. Desde luego, opciones hay muchas, pero imaginación y nuevos guiones cada vez menos. La trama de "La seducción" calca la original. Como he dicho un cabo yankie, interpretado por Collin Farrell es encontrado herido por una de las alumnas de una escuela de señoritas en Virginia. La piedad por él y al afán por curarlo, hacen que la maestra y sus alumnas acojan al herido, en una gran mansión en la que da la impresión que ningún hombre  haya pisado aquellas habitaciones desde que empezó la guerra, tres años antes.
Es curiosa la traducción del título de la versión de 2017 en comparación con la que se realizó en 1971. Aquella original se tradujo como "El seductor" mientras la actual se titula "La seducción". No es una diferencia sin importancia. El título original en inglés significa en ambas, el engañado, el engaño... Sin embargo, en esta ocasión el cambio en la traducción resulta acertada, especialmente en la versión más actual. En ambas películas, el juego de seducción entre las señoritas y el soldado juega un papel importantísimo para la consecución de lo que ocurre a lo largo del metraje. Sin embargo, se puede decir que en la versión del 2017, la seducción resulta más ambigua, como si hubiera un oscuro juego de atracción sexual entre todos los ocupantes de la casa, sin definirlo más en el soldado principalmente como se hizo en la versión de 1971. Por eso me resulta el remake actual mucho más tenebroso, oscuro y desasosegante que la versión original.
Sofia Coppola nos sitúa en Virgina, en un momento en el la guerra se inclinaba a favor del bando unionista. La seguridad de las señoritas de la escuela se mantiene gracias a la cercanía de la tropa sureña, pero poco a poco esto irá cambiando, creando cierta inestabilidad y sensación de miedo en el entorno casi claustrofóbico de la finca. La llegada del hombre, crea en ellas una sensación extraña. Por un lado de cierto paternalismo cristiano y por otro de una sensación de secreta relación con el enemigo. Pero el auténtico trasfondo se encuentra en la atracción sexual e íntima que tanto las ocupantes de la casa como el cabo acogido desarrollan durante su estancia allí. A partir de este momento, los celos, los equívocos, la curiosidad y porqué no, la sensación de debilidad y descontrol en la escuela aparentemente controlada por su directora, terminan por desmoronar un micro universo, entre nebuloso e irreal, en medio de la guerra que lo rodea. 
El elenco elegido por la directora, además de la participación masculina de un Collin Farrel, en mi opinión cada vez más anodino, lo dominan tres actrices de renombre. Nicole Kidman, Kirsten Dunt y Elle Fanning, siembran con su actitud, cada una de ellas de diferente manera y conforme a su carácter, el ambiente claustrofóbico y desasosegante, alrededor del soldado. Las demás señoritas, mucho más jóvenes, no se quedan al margen y aportan su inocencia y inmadurez incómodas, realizando todas ellas, junto a las protagonistas, unas interpretaciones bien conjuntadas y dirigidas con buena mano por la joven Coppola. El resultado es una película bellamente filmada y ambientada con domino de la época. Estéticamente es perfecta, no solo por el vestuario y el entorno, sino también por el uso casi de ensoñación de la fotografía. Sus fotogramas casi nos trasladan a un universo de sueño y sopor. El problema de esta cinta es que nos encontramos ante un remake de una película conocida del gran público, por lo que el argumento no aporta novedad ni sorpresa. No deja de ser un interesante ejercicio de dirección, con el que pretende, eso sí, ahondar su habitual visión del mundo desde el punto de vista de la mujer, algo por otro lado, habitual en la cinematografía de la directora.




viernes, 13 de abril de 2018

La foto del viernes - Roma - Trastevere - Observando la fachada de la Basílica Santa María

Roma
Trastévere
Curiosa y relajante la imagen de estas chicas tiradas en el suelo observando la fachada de la Basílica de Santa María de Trastévere. Buena perspectiva y una manera de hacer turismo sin complejos. Me gustó la imagen y cayó la foto. 

jueves, 12 de abril de 2018

"El Ángel Sombrío" - Mika Waltari

"El Ángel Sombrío" es una novela histórica de Mika Waltari, protagonizada por Giovanni Angelos y localizada en la defensa del sitio de Constantinopla en 1453. Este personaje ya había protagonizado anteriormente una novela titulada Juan el Peregrino. En aquella, Giovanni, un aventurero comprometido con su destino, viaja por Italia y se une a la cruzada liderada por Hungría para detener a los turcos en el este de Europa. Tras ser derrotadas las huestes cristianas, Giovanni es hecho preso por el sultán Mehmed II y tomado a su servicio. Pues bien, en la novela que hoy reseño, Giovanni tras escapar del Turco y recordando una visión trasladada por un ángel, decide aventurarse hasta Constantinopla para luchar por su defensa contra Mehmed II, su ansia de poder y de hacerse con la capital imperial. Allí le tomarán por un espía del Turco, compartirá momentos inolvidables junto al mercenario y caballero Genovés Giustiniani, conocerá al último emperador Constantino XI Paleólogo y se enamorará de la hija del influyente y oscuro megaduque Lucas Notaras, llamada Ana.

Giovanni plasma en primera persona y en forma de diario su estancia en Constantinopla desde diciembre de 1452 hasta un par de días después de la caída de la ciudad. A su llegada, Constantino XI acababa de instaurar la unión de los dos credos cristianos, para deshonra de gran parte de la población bizantina. Para muchos, el emperador se había plegado ante el papa de Roma y había traicionado la fe de Oriente, hasta el punto de que muchos preferían pactar con Mehmed II antes que seguir viviendo en una ciudad pagana y llena de latinos (venecianos y genoveses sobre todo) quienes sobreponían sus riquezas y derechos comerciales a la seguridad y bienestar de la población de Constantinopla. Esta tensión confesional entre latinos y griegos, además del pulso entre genoveses y venecianos, provocarán no pocos enfrentamiento, mientras el Turco organiza un gran ejército y construye piezas increíbles de artillería, con las que pondrá sitio a la ciudad, ya que se encuentra ansioso por hacerse con Constantinopla y superar en gloria a su padre.

A lo largo de la novela y desde su llegada, Giovanni tendrá que lidiar con su pasado en la corte otomana. Todo su entorno piensa que es un espía y aunque le respetan, evitan aceptar la ayuda que quiere prestar en la defensa de la ciudad. Será el genovés Giustiniani, caballero que se prestó a defender las murallas junto a cuatrocientos caballeros, quien le acoja a sus servicio, además de proporcionarle una sincera amistad. Paralelamente, nuestro protagonista se enamora de Ana Notaras e inicia una relación algo tormentosa con la hija del megaduque. Como suele suceder con los personajes femeninos de Waltari, Ana es una mujer presuntuosa. Pasional en los lances amorosos, no evita mostrar a su amado la cara y la cruz de su amor, jugando con el protagonista entre desplantes y desaires.

Intercalando ambas tramas en su diario, Giovanni, también conocido como Johannes Angelos, narra al lector con auténtica pasión los hechos que allí acaecieron durante sus seis meses de estancia, describiendo las tensiones entre los defensores de la ciudad, las conspiraciones de quienes se sentían traicionados por el emperador, así como los preparativos y defensa de las murallas y el puerto de la ciudad. Su personaje destila una sombría aceptación de su destino, paralelo al de Constantinopla, así como pasión en sus actos, tanto en sus lances amorosos como en su participación en los preparativos militares. A sus cuarenta años, se nos presenta como un hombre deseoso por aprovechar el tiempo que le queda, prefiriendo alcanzar el amor de su amada y morir defendiendo la ciudad, antes de volver a hincar la rodilla ante Mehmed II. Todo ello lo hace ante la sorpresa de su entorno, que no entiende tal postura en un hombre que puede lograr la libertad y sobrevivir al asedio. Sin embargo, Giovanni, prefiere aceptar su destino, no escapar de él. Ésta es su principal misión, sombría por otra parte, pero inherente a su persona.

Waltari nos presenta a unos personajes rotundos en su carácter y presencia ante la vida. Si bien Angelos y Ana, aparecen como personajes principales de la novela, el autor llena las páginas de inolvidables y potentes personajes secundarios. Impresionante la presencia de Giustiniani, feroz caballero con armadura y fiel en su amistad con el protagonista. Lucas Notaras, junto al emperador Constantino, muestran las posiciones divergentes ante la presencia del Turco. Uno jura no entregarle la ciudad y el otro preferiría defender su integridad para el futuro, evitando la lucha. No olvidemos, el papel de Manuel, el sirviente de Angelos. Su presencia, nos recuerda la humanidad de un pueblo que espera con terror el ataque otomano, plantándose ante su señor como un personaje entre picaresco y lleno de sabiduría. Sus verdades duelen aunque suenen traicioneras.

El Ángel Sombrío, enmarca el fin de un ciclo, la caída de Constantinopla, enmarcada en el avance imparable del imperio otomano, el pulso comercial entre venecianos y genoveses, el desengaño de la unión de los ritos latino y griego, pero sobre todo, el recuerdo de la defensa de unos pocos valientes que murieron en las murallas de la antigua Bizancio, ante el olvido del mundo cristiano en occidente. Esta novela engloba un gran drama, narrado en el paralelismo del protagonista y la ciudad, ambos afrontando el destino que les une. Una gran batalla épica que enfrenta a turcos y cristianos, narrada con gran pulso, sobre todo en su tramo final, en el que el autor describe con realismo y gran dramatismo narrativo los últimos días de la que fue hasta entonces la frontera entre dos mundos.


martes, 10 de abril de 2018

"Tabula rasa"

Con eso de las nuevas plataformas de televisión, la oferta de productos, películas y sobre todo series, ha sufrido un aumento exponencial increíble. Esto ha permitido que la producción de países europeos que hasta ahora no salía de sus fronteras, esté al alcance del usuario más curioso. En este caso me refiero a una serie estrenada en Netflix, que consta de nueve capítulos y es de nacionalidad belga, además de estar rodada en idioma flamenco. Su título despeja un poco la trama inicial con la que se presenta ante el espectador.
Un matrimonio con una hija pequeña se traslada a una vieja casa de la familia en un profundo bosque, hasta que el seguro les pague el siniestro por el que se incendió su hogar en la ciudad. Lo intrigante de todo es la amnesia que sufre Annemie, la esposa y madre, que desde que sufrió un accidente unos meses antes, olvida todo lo que le sucede a diario desde el momento del suceso. Sin embargo, la memoria de su vida antes del accidente se mantiene prácticamente igual. El trascurso de la vida diaria se complica ante esta eventualidad, ya que la mujer necesita apuntarse las cosas más cotidianas para rehacer su vida. Paralelamente, la trama viaja al futuro, momento en que encontramos a la protagonista ingresada en un centro de salud mental e investigada por la desaparición de un hombre al que no recuerda conocer. A partir de estos dos momentos temporales, el espectador va descubriendo, conforme la propia Annemie va recordando qué le sucedió en realidad tras el accidente y durante su estancia en aquella solitaria casa.
Tengo que reconocer que este producto televisivo resulta en muchos momentos tramposo e incluso predecible. Sin embargo, sus creadores construyen las tramas con un buen uso del suspense, fusionado con algo de psico-thriller y con cierto aderezo de supuestos fenómenos paranormales. Pero además, interesa el día a día de la esposa con su marido y su hija, y sus sentimientos que emergen ante tan complicada situación, además de la compleja relación con una madre que no lleva bien cuidar de un padre que sufre alzheimer. Interesante, por otro lado, la trama en la que la protagonista se encuentra en el centro de salud mental, donde particularmente toma contacto, creando una curiosa y simpática amistad, con un pirómano, quizás el papel más simpático de la serie. Lo peor, sin duda, la interpretación del policía encargado de la investigación.
En definitiva, un producto que pudiera considerarse del montón, pero que ofrece una buena dosis de suspense, además de ofrecer al espectador la oportunidad de acercarse a un producto televisivo de un país que no es habitual por estos lares. Una serie a ratos tramposa pero en general muy entretenida.


lunes, 9 de abril de 2018

"Munich"

Verano de 1972. Munich es la sede de los Juegos Olímpicos de aquel año. Miembros de "Septiembre Negro" acceden a las instalaciones para secuestrar y asesinar a los miembros del equipo olímpico de Israel. El gobierno de Golda Meir, decide encargar a un agente del Mosad formar un equipo y asesinar a once personas relacionadas con el grupo terrorista y la organización del ataque, como venganza y respuesta a este atentado asesino.
Spielberg dirigió esta película en el año 2005. La trama se desarrolla tras la premisa del atentado, funcionando como leitmotiv a lo largo de toda la cinta y trasladando a la pantalla los duros años en que el equipo israelí trabajó de incógnito a los ojos de su propio servicio secreto y lejos de su país y familia. Los cinco componentes del equipo desarrollan una fuerte amistad en la que sus coincidencias y diferencias juegan con el componente unificador de su pertenencia al estado Israelí y su ánimo de venganza ante los atentados terroristas de "Septiembre Negro". A lo largo de los años surgen dificultades, grandes dudas y sobre todo mucha soledad y sensación de que su trabajo no termina de dar sus frutos. Tendrán que medirse con el peligro de enfrentarse en una guerra sucia de emboscadas, asesinatos y bombas, hasta el punto de que ellos mismos se sienten acorralados en una carrera de sangre que, parece que no lleva a ninguna parte. 
Soledad y peligro es lo que trasmite esta notable cinta de Spielberg, en la que la información está a disposición del mejor postor, independientemente de nacionalidades, ideologías y fidelidades engañosas. Un buen elenco de actores forma parte de la película. Posiblemente Eric Bana realiza su mejor trabajo ante la pantalla. Se encuentra acompañado de Daniel Craig y los siempre solventes Ciaran Hinds o Geoffrey Rush. Pero no debemos olvidar el trabajo artesanal y el montaje que desarrolla Spielberg. Sus películas de corte, digamos europeo, con cierto peso histórico, logran sacar lo mejor de él. Esta película pertenece al grupo de filmes que más me gustan del director. Productos sesudos, con un fondo humano marcado y plenos en ambientación histórica, así como muy comprometidos con algunos aspectos sociopolíticos reconocibles en el director.
En definitiva una cinta que me gusta disfrutar de vez en cuando, robusta en su presentación, que goza de un montaje perfecto y en la que los protagonistas conforman un perfecto equilibrio con el trasfondo de un hecho histórico. ¡Cómo me gusta este Spielberg! Sin desmerecer sus películas más de entretenimiento, que también me encantan casi todas, pero que confirma lo buen director que es y su plena capacidad para tocar todo tipo de género sin declinar en calidad y resultado.

viernes, 6 de abril de 2018

La foto del viernes - Granada - Palacio de Carlos V - Patio

Granada.
Palacio de Carlos V. 
Patio.
Situado en la Alhambra, fue construido a partir de 1527 bajo el proyecto del arquitecto Pedro Machuca. 

jueves, 5 de abril de 2018

Daredevil - Volumen 2 - Marvel Saga 52 - "El Diablo en la galería D" - Tomo 15

Este tomo nº 15 de Daredevil de la colección Marvel Saga publicado por Panini Cómics reúne los números del Volumen 2 USA 82-87, cuyas grapas fueron publicadas en 2007 en España.  En nuestro país, esta historia de seis capítulos de la serie ordinaria fue publicada en seis grapas que fueron numeradas del nº 12 al 17 de la edición de Marvel Knigths: Daredevil Volumen 2. Con estos números comienza la etapa de Ed Brubaker al guion y Michael Lark al dibujo.
Pues tal como acabamos en el anterior número, nos encontramos con Matt Murdock en la cárcel, acusado de ser Daredevil. A la espera del juicio, está confinado en una celda de seguridad, pero esta situación esta a punto de terminar, por que se encuentra en el objetivo del FBI y sobre todo, de un buen número de enemigos. Algunos de ellos se enfrentan con él con la intención de asesinarlo. Otros se ofrecen a ayudarle. Pero Matt se encuentra en una auténtica lucha interna mientras en el exterior, en su territorio, otro Daredevil sigue actuando en las calles. Foggy Nelson no sabe qué hacer para proteger a su compañero y cliente, y sin quererlo será el foco de atención de la historia. Esta situación provoca en Matt y su entorno carcelario, una auténtica situación de guerra, de la que no quieren perderse detalle Kingpin, Bullseye o el mismo Punisher. 

La entrada en la serie de Ed Brubaker no podía ser más acertada. El universo de la prisión, sus peligros, la participación de las bandas, los guardias corruptos y la soledad de sus pasillos, muestran el perfecto escenario en el que plantar a Matt frente a sus miedos y juegos de venganza. Su lucha interior sigue provocando sus dudas por seguir de parte de la justicia o dejar salir su espíritu vengativo y más duro. Brubaker refleja muy bien en un buen número de diálogos, la tesitura en la que se encuentra y la participación de sus amigos y colaboradores, además de la entrada en escena de algunos viejos enemigos a los que no tendrá más remedio que acercarse. Gran guion que viene acompañado de un dibujo muy potente y sólido de la mano de Michael Lark, con el que logra crear el ambiente oscuro, sucio y peligroso que traspira la cárcel, auténtico protagonista de estos números. Ambos creadores casi hacen olvidar la labor de Bendis y Maleev, por su rotundidad y buen hacer. Y a buen seguro que la trama todavía promete nuevas sorpresas para los números que están por llegar. Muy muy recomendable.


martes, 3 de abril de 2018

"La Guerra de los Treinta Años. Volumen 1" - Peter H. Wilson

Peter H. Wilson es un historiador británico, catedrático de la Universidad de Oxford, colaborador habitual de eminentes publicaciones de Inglaterra, además de miembro de la Royal History Society. Pues bien, Desperta Ferro se ha lanzado a publicar en España su magna obra dedicada a la Guerra de los Treinta años publicada en inglés en el año 2009. En su lógica y muy razonable política editorial, se decidió editar la obra completa dividida en dos tomos, el primero de los cuales abarca la guerra entre los años 1618 y 1630.

Este primer volumen consta de casi seiscientas páginas. El relato de un conflicto tan complejo y extenso como el que protagonizó buena parte del siglo XVII viene precedido de una introducción que ocupa, en este caso, la mitad de la extensión con la que el autor busca discernir y aclarar al lector las circunstancias que llevaron a gran parte de Europa hacia una de las confrontaciones bélicas más destructivas de la historia. Para ello, Wilson se embarca en una bien estructurada y diáfana explicación de las diferentes fases previas al conflicto, así como las claves y variadas crisis que ocuparon buena parte de finales del siglo XVI, como antesala a este conflicto. Tal como describe el autor, los problemas de la cristiandad en su foro interno, favorecieron una situación de crispación, tanto con la formación de la Reforma y la respuesta católica con la Contrarreforma, como en los continuos y propios conflictos dentro del protestantismo en la búsqueda de su propia manera de llegar a la salvación. Pero señalar el origen de la guerra en meras cuestiones religiosas es simplificar en exceso y no profundizar en las causas reales y complejas de la Europa del momento.

Por un lado, la propia situación interna de la Casa de los Austrias, muestra una nada sencilla estructura de gobierno en sus dominios de Centroeuropa. La política es especialmente compleja a cuenta del difícil equilibrio mantenido entre la Casa de los Habsburgo, los distintos principados, arzobispados, la asambleas y dietas, en un variopinto territorio que conformaba todo centroeuropa, lo que vino a complicarse con la presencia de la diversidad religiosa y la complejidad de la siniestra lucha por la preponderancia católica o protestante, ésta en sus distintas variantes, bajo el influjo del poder, la economía, la independencia y el autogobierno. Pero el entorno exterior tampoco facilitaba la prestancia y el gobierno de estos territorios. La presencia turca en el este y una convulsa Transilvania, ponía en valor de manera continua un peligro no exento de importancia. España, católica y cabeza de una de las ramas de los Habsburgo quería mantener su hegemonía en el mundo y su mayor dolor de cabeza venía provocado por su situación en Holanda y las provincias protestantes, fronterizas en una larga extensión con los territorios del emperador, siempre predispuesto a cierta presión por parte de sus familiares españoles. El Báltico estaba en plena tensión con la permanente lucha entre Suecia y Dinamarca por dominar el territorio, y Francia, en el oeste, inmersa en su propia crisis con los hugonotes, siempre plantea problemas en su incoherente y compleja actuación internacional por lograr su lugar de preeminencia en el continente. Pero ante todo, la línea de presentación previa al conflicto, nos lleva a profundizar en la dinastía de los Habsburgo y en figuras como Rodolfo II y Fernando II ambos claves, sobre todo el primero, para entender cómo se fraguó el conflicto.

En su segunda parte, Peter H. Wilson acomete la guerra en sí. Los precedentes no pueden pasar desapercibidos y habían sembrado las semillas con suficiente profundidad, agua y luz solar, como para generar una gran guerra. El aldabonazo se dio en Bohemia, hasta entonces capital del Imperio. Los representantes de Fernando II son atacados en Praga y el territorio se rebela. Es curioso observar los distintos beligerantes que conformaron las diferentes facciones y su participación en la guerra. Ante las revueltas territoriales, imbuidas en parte por motivos religiosos, la unión de protestantes por un lado y católicos por otro, no fue cerrada. Los intereses políticos y dinásticos pesaban más que la unión religiosa. Fernando era católico, pero paralelamente a sus esfuerzos por consolidar el poder se creó la Liga Católica llamada a defender la independencia de Baviera y otros territorios católicos lejos de la larga sombra imperial. Así mismo, entre los protestantes, la separación entre calvinistas y luteranos, radicales o moderados, llevó a complejas relaciones entre ellos. Por ejemplo Sajonia y Branderburgo fueron ejemplos de moderación, mientras el Palatinado y  otros pequeños principados del centro del territorio radicalizaron su posición en la Unión Protestante hasta provocar más tarde, la intervención danesa, alargándose hasta finales de 1629, cuando se cierra este tomo. Paralelamente, conflictos externos que protagonizaron Francia, de la mano de Richelieu, y España, comandada por el Conde-Duque de Olivares, no aportaron precisamente calma y tranquilidad, provocando pequeñas intervenciones en territorio imperial, en la búsqueda de su propio beneficio, ya sea en la guerra por la Provincias Unidas o en el norte de Italia. Los intereses internacionales eran extensos e inagotables, dando paso a la intervención por alianzas o propio interés, a otros países como Polonia o Suecia. Las victorias de Fernando, lideradas por un conflictivo Wallenstein, a lo largo de los años pudieron promover la paz interna entre católicos y protestantes y por ende entre las dinastías y principados. Sin embargo un mal cálculo en la promulgación del Edicto de Restitución tiró por tierra años de guerras, muerte y sangre.

Este ensayo en el que se abarca la llamada guerra alemana del conflicto, presenta al lector gran número de detalles, causas, consecuencias y circunstancias dentro de la gran complejidad internacional de  territorio en el que se fraguó la guerra. Wilson estructura con razonamiento y buen orden los capítulos, creando un río narrativo bastante claro y constructivo, que logra guiar al lector a lo largo de los territorios que conforman lo variopinto de una generación convulsa, en lo que respecta a la religión y la política, diezmada en estos años no solo por las guerras, sino también por las epidemias que la acompañaron. De muy recomendable lectura, esta primera parte no hace sino provocar en el lector el deseo inevitable de comenzar la lectura de su segundo tomo, próximo a publicarse en el mes de mayo. Sin duda estamos ante un gran ejercicio ensayístico.  

lunes, 2 de abril de 2018

"Día de patriotas"

15 de abril de 2013. Maratón de la ciudad norteamericana de Boston, capital de Massachusetts. En la linea de llegada estallan dos bombas de fabricación casera provocando tres muertos y multitud de heridos. Tras descubrirse que no han sido resultado de una inmolación, el FBI con la ayuda del cuerpo de policía de la ciudad, comienzan la investigación de las pistas necesarias para atrapar a los culpables. A lo largo de cinco tensos días, Boston se encuentra tomado por las fuerzas de seguridad en su búsqueda de los terroristas.
Sin trampa ni cartón. El director Peter Berg desarrolla a lo largo de dos horas los sucesos acaecidos aquellos días en Boston. Bajo la guía de un policía, interpretado por Mark Walhberg, único personaje de ficción de la película, el metraje narra las más de cien horas de investigación desarrollada, la búsqueda de los sospechosos que van surgiendo conforme se estudian los videos de vigilancia y cuyas escenas son utilizadas en la película, y la huida de los terroristas en las afueras y poblaciones del extra radio de la gran capital. Para ello, Berg presenta en la pantalla cada uno de los protagonistas que tuvieron un papel preponderante en aquellos días. Desde el director de zona del FBI, interpretado por Kevin Bacon, pasando por el Jefe de policía de la ciudad, encarnado por John Goodman, hasta los miembros de la policía de Watertown, protagonistas involuntarios de aquellos terribles días. Uno de sus miembros murió tiroteado por los terroristas. Todo ello, sin olvidar a algunos de los heridos en el atentado. Muchos de ellos sufrieron importantes daños en las piernas, ya que las bombas fueron colocadas a ras de suelo. Sus experiencias antes, durante y tras la explosión, tienen sus minutos de protagonismo en la película.
Peter Berg, del que ya he reseñado alguna de sus películas en este blog, es un director de perfil claramente patriota. Quizás en este caso, el desarrollo y la narrativa de la película, gocen de una mirada más objetiva, ya que describe poco a poco el desarrollo de los hechos sucedidos, de una manera sino distante, si muy respetuosa con la realidad. Desde luego su perfil proamericano se ve destilado en algunos minutos del film, sobre todo en su parte final, pero no destaca en exceso, en comparación con otras de sus películas. Está claro que a estas alturas todos asumimos el peligro del terrorismo en el mundo occidental y el dolor asumido en nuestra sociedad, hasta hace pocos años, libre de peligro. La realidad actual es otra y ante esto, Berg se pone el mono de director-narrador, para plantear al mundo que la unidad y la libertad frente al terror, deben ser nuestra bandera, seamos del país que seamos. Interesante film, con una pobre actuación de un Walhberg, al que en otras ocasiones se le ha sacado más partido, pero que con  la participación de Bacon, Goodman o el siempre acertado J.K. Simmons, y bajo una dirección sin grietas, se logra disfrutar de un producto bien elaborado y entretenido.

martes, 27 de marzo de 2018

Desperta Ferro - "La expansión del islam. El califato omeya"

Tres guerras civiles acontecieron desde la muerte de Uthman if Afan, tercero de los llamados "Califas Bien Guiados", hasta la caída del califato omeya en Oriente Medio. Es decir, entre el 656 d.C. hasta el año 750 d.C, con la victoria de los abasidas cobre los omeyas. La elección de Alí, yerno del Profeta y su enfrentamiento y derrota frente a Muawiya I dio comienzo al califato omeya. El nº 46 de la sección de Desperta Ferro dedicada a la Hª Antigua y Medieval embarca al lector en un viaje a un periodo tan glorioso como inestable, en el que se llevó a cabo la expansión definitiva del Islam en oriente y occidente, cimentando años de conquista e implantación de la religión instaurada por Mahoma.
A lo largo de las páginas de este número se profundiza en la compleja y fructífera presencia de los omeyas al frente del califato. En un primer artículo se plantean las circunstancias de la primera guerra civil y la aparición de las vertientes musulmanas de los suníes y chiíes, vigentes hasta nuestra actualidad. En unos años, cambiaría la rama omeya en el gobierno del territorio, pero el califato seguiría vigente bajo el mandato del clan familiar. Aún así, como se plantea en otro artículo, la resistencia y oposición interna, sobre todo desde Irak, fue contínua a lo largo de los años. Aún así así, es con los omeyas con quienes se realizaría el comienzo de la expansión musulmana en el mundo. Por un lado en el magreb y por otro hacia oriente, ambos movimientos explicados en sendos artículos detallados. Estas conquistas se consiguieron gracias a los nuevos engranajes de poder y de administración instaurados durante aquellos años, a lo que se suma la instrumentalización, utilización y control de las tribus árabes en la consecución de un ejército fuerte y bien organizado, algo por otro lado, complejo de conseguir con tal amalgama de efectivos. Para terminar, el último artículo presenta los años que llevaron a la decadencia y caída de los omeyas que quedaron derrotados frente a los Abasidas, quienes aprovecharon las fuerte luchas internas en el clan, y cuyo futuro los llevaría definitivamente de la mano de uno de sus descendientes  hasta Al- Ándalus y Córdoba.
Estamos ante un número que presenta un periodo de esplendor pero también complejo en las referencias a los orígenes de muchos de los problemas que asisten en la actualidad al mundo musulmán. Desperta Ferro lo afronta con un buen equilibrio en los artículos, con los que consigue dar luz a un periodo de la historia de la que en parte, somos herederos, por la presencia árabe en nuestra península desde el año 711. Como siempre, planos, ilustraciones y en este caso especialmente, un buen árbol genealógico de las diferentes familias y clanes enfrentadas, facilita el entendimiento del este periodo histórico, clave para el mundo musulmán.