Etiquetas

jueves, 29 de noviembre de 2018

Desperta Ferro - "Adrianópolis"

La batalla de Adrianópolis del año 378 d.C. es una de las más conocidas y sobre la que más tinta se ha derramado entre los estudiosos de la historia antigua. Sin embargo, lo extraordinario de la misma, especialmente por su resultado en el que las legiones romanas son derrotadas por guerreros de origen mayoritariamente godo, acompañados de alanos y hunos, no se limita al mero acontecimiento militar. El valor de la batalla viene acompañado de unas causas y unas consecuencias que modificaron el status quo del Imperio Romano al respecto de su entorno internacional, social y religioso. Es por ello que en este número Desperta Ferro, haya desarrollado el acontecimiento, englobando en sus páginas no solo la batalla en sí misma, sino todas las circunstancias geopolíticas, que no son pocas, que se abordaron antes y después de la batalla e hicieron que Roma se resintiera de tal manera mil años después de su fundación.
Precisamente ante esta premisa, los dos primeros artículos se ocupan de dar luz sobre la situación previa a la batalla, abarcando la conjunción de las causas y el germen que provocó tal situación excepcional en la raíz del propio estado romano. La relación previa con los pueblos godos al norte del Danubio, especialmente con los tervingios, con quienes ya se habían tenido encuentros y desencuentros, viene complicada por la presión de los hunos sobre el territorio de greutungos. Precisamente, en un tercer artículo se desarrolla la realidad étnica y las características sociales y culturales de los godos en el siglo IV d.C., así como su relación con Roma antes de la gran migración del 376 d.C. Pero no solo las circunstancias provocadas por los hunos y godos llevaron al enfrentamiento en Tracia. Tal como se explica en el siguiente artículo, Valente, emperador en Oriente, tenía en aquellos años puestos sus ojos en Persia y la situación al sur del Danubio hizo que delegara la gestión de la crisis con los godos en una serie de mandos no especialmente cualificados. Éstos no supieron o no quisieron gestionar con responsabilidad su presencia, más allá de la situación preponderante de la corrupción entre la burocracia romana. Todo ello llevó a que, si bien los godos habían cruzado con el visto bueno de Roma el Danubio dos años antes, todo se derrumbara como un castillo de naipes, desembocando en la gran batalla de la que nos ocupamos aquí y se desarrolla largamente en el siguiente artículo, centro temático de éste número.
Además de sumar un muy interesante capítulo explicando la manera de hacer la guerra y la panoplia de los guerreros godos y alanos, la publicación se esmera especialmente en ahondar en las consecuencias de la derrota romana para el Imperio, sus gentes, la religión y la generación de un incierto futuro. En los dos últimos artículos del número se pretende explicar la visión y presencia del mundo godo en la sociedad romana y su asimilación dentro del imperio, tanto socialmente como militarmente. Estos pueblos se integrarán en el Imperio dando lugar a una evolución en su estructura, pero sin provocar cambios drásticos ante la inclusión de los nuevos integrantes de la cosmópolis romana. Se profundiza en los efectos de tal simbiosis, especialmente a nivel religioso y político, todo lo cual devengará en el futuro del Imperio Occidental, que verá trastocada su entidad unitaria y romana conforme termine el siglo y comience el siguiente. Completísimo número que abarca como ninguno, las causas y consecuencias de una batalla, que aún siendo definitoria, su resultado quizás no hubiera variado en exceso los resultados de la decadencia y ruptura de una Roma herida y trastocada ante la influencia de las migraciones venidas del este. Recomendado sin duda alguna por su variedad de artículos y su profundización clarividente. 



martes, 27 de noviembre de 2018

"Bodyguard" - Miniserie

Miniserie británica compuesta de seis capítulos, en la que su protagonista, encarnado por el actor Richard Madden, es un exmilitar dedicado a labores de escolta en la Policía Metropolitana de Londres. Un día, cuando se encuentra fuera de servicio, solventa con gran acierto un acto terrorista, lo que le lleva a ser recomendado para proteger a la Secretaria de Estado. Poco a poco se verá envuelto en un complejo cuadro de conspiraciones, secretos y enredos de espionaje, que le llevarán a tomar partido en una situación que le conducirá a un confuso callejón, mientras el país entra en una crisis institucional en la que se mezcla terrorismo, intereses políticos y delincuencia organizada.
Conforme van avanzando los capítulos la serie se embarra en un juego, bien hilvanado pero también algo confuso, de conspiraciones dentro del propio gobierno británico. Los distintos servicios de seguridad y policiales, entran en un juego de fidelidades y desconfianzas, cuyo origen está en la idea de solventar el problema del terrorismo a fuerza de controlar al ciudadano y sus comunicaciones de manera estricta. Ante esta disyuntiva una serie de intereses se entrecruzarán ante la mirada vigilante del protagonista, situándole en una compleja situación de fidelidades y emociones que, sumadas a sus problemas personales generados tras su presencia en Afganistan, lo llevarán a ser el centro de atención de una situación que le supera.
"Bodyguard" juega con los entresijos del suspense y las conspiraciones políticas en un escenario de crisis dominado por el miedo al terrorismo, acercando su trama al espectador con cierta inteligencia y estrategia del juego al despiste. En general la historia fluye con solvencia, a pesar de lo extremo de algunas situaciones, y aunque en su tramo final su resolución resulta algo precipitada, no se puede negar que gracias al corto número de capítulos, la serie funciona bastante bien. Sin embargo encuentro un pequeño hándicap, y me refiero a la elección del protagonista, un actor bastante limitado a nivel interpretativo, que no termina de hacerse con su personaje. Demasiado hierático y facialmente poco expresivo, la verdad. Por lo demás un producto que se deja ver mientras el espectador se deje llevar por los hilos enrevesados de la trama conspiratoria, sin plantearse excesivas preguntas. 

lunes, 26 de noviembre de 2018

"María Magdalena"

Hay películas a las que uno se lanza como un poseso para verlas en cine y hay otras que las dejas pasar y pasan desapercibidas por la gran pantalla. Son algunas de estas últimas a las que sin saber cómo, uno se queda enganchado ante la televisión cuando se te cruzan por el camino de paso por los sugerentes canales de pago. María Magdalena tenía números de sobra para crear curiosidad al aficionado cinéfilo medio. Su director, Garth Davis y sus protagonistas, Rooney Mara y Joaquín Phoenix son suficiente garantía para tomarse en serio una película que, sin embargo y debido a su temática pasó por delante mía sin apenas darme cuenta. Pues bien sea dicho, cuando comencé a verla el otro día en la televisión, poco a poco fue cautivándome tanto por su estética como por sus interpretaciones.
María Magdalena se presenta ante el espectador como una joven casadera, con cierto espíritu conciliador, en una sociedad como la judía del siglo I d.C. muy cerrada en su tradición y en la que la mujer debía obedecer los deseos, no solo de su padre sino también de los hombres de casa familiar. La decisión de casarla con un hombre de la aldea sin consultárselo, crea en ella una situación de rebeldía y desasosiego que en aquella arcaica sociedad da la sensación de actuar bajo el estigma del maligno. Con esta propuesta, el director sale de la tradición de que María Magdalena era una mujer pública o prostituta. Como todos sabemos, con la llegada de Jesús de Nazareth, María Magdalena se convierte en su seguidora y abandona a su familia, para irse con él y sus discípulos, algo por otra parte especialmente mal visto en una sociedad donde la vida de hombres y mujeres estaba especialmente delimitada. Con estas premisas, la película nos traslada a los meses en los que María es testigo directo del mensaje de Jesús hasta su muerte y resurrección.
La visión del director nos presenta a la protagonista formando parte del grupo de apóstoles en su peregrinar hasta Jerusalén, en un camino en el que será testigo de sus milagros y predicaciones, localizando a María en el entorno más cercano y fiel al mensaje renovador de Jesús. La visión como tal, varía de la tradición, para mostrar al espectador la revolucionaria presencia de María en una posición en la que aparece como la persona que mejor interpreta el mensaje de liberación y amor del que se dice Hijo de Dios, en contraposición a lo que entendían la idea del Nuevo Reino de manera diferente, como es el caso de los demás apóstoles, incluido Pedro. Sus pasos le llevarán hasta las jornadas de la muerte y resurrección de Jesús y sus consecuencias. Es aquí donde Davis muestra su personal visión del Mesías, las interpretaciones de su mensaje, la presencia de la mujer encarnada en María Magdalena en su entorno y sobre todo la consecución de la historia de la Iglesia tras la resurrección. Los tiempos han cambiado y no por casualidad, la Iglesia Católica reconoció y situó a María Magdalena en 2016, dentro del estatus de los apóstoles de Jesús reconociendo su papel cercano a su persona.
El acercamiento del director a esa novedosa visión, interesante por su aportación actual a un tema tan complejo como es la estructura de la Iglesia, su presencia en el mundo y sobre todo, la actuación de la mujer en su origen, es extremadamente elegante y respetuoso con los personajes y la impronta que han dejado en la historia de la humanidad. Su visión del personaje es tan plausible como interesante y por encima de todo, está ejecutada con primoroso gusto y una estética envolvente. Técnicamente la película goza de una estupenda fotografía, montaje e iluminación. Además la bso es una de las últimas partituras del recientemente fallecido compositor Jóhann Johansson.
Respecto a los actores, todos bien, especialmente la protagonista, espléndida en su actuación, acompañada de un coherente y contenido Joaquín Phoenix. Los secundarios funcionan bien, tanto los que encarna a los familiares de María como a los apóstoles, especialmente Pedro y Judas, los cuales disfrutan de cierto protagonismo. En ese aspecto, sin problema, ya que el guión funciona correctamente en la tesitura de la nueva visión cinematográfica de la Magdalena. Otra cosa es el ritmo de la película. Quizás su hándicap sea la parsimonia y el protagonismo del concepto visual de la cinta. Los silencios basados en los sentimientos encontrados pero liberadores de la protagonista, junto al mensaje y la predicación de un Jesús de Nazareth tan humano como como divino, en su función de Mesías sacrificado, hacen de la cinta, un tanto reconcentrada hablando, algo que pueda cansar al espectador. Sin embargo en mi opinión la película cala hondo en su espiritualidad y nueva visión de los primeros seguidores de Jesús y su mensaje renovador y casi revolucionario. Además visualmente es un maravilla. Es cuestión de asimilar un ritmo acorde con el concepto cinematográfico del director...



jueves, 22 de noviembre de 2018

"La Corona de los Tres Reinos" - James L. Nelson

Tras quedarse sin barco ni tripulación, al finalizar el primer libro de la saga nórdica desarrollada en Irlanda y firmado por James L. Nelson, Thorgrim Lobo Nocturno embarca bajo el mando del jarl Arinbjorn, para ganarse su pronta y deseada vuelta a casa. Junto a su hijo Harald, volverá a participar en nuevas incursiones en las costas irlandesas, mientras viven de prestado en Dubh-Linn. Sin embargo, las continuas guerras entre los señores de aquella isla, harán que nuestros protagonistas vuelvan a intervenir en la lucha por el poder entre reyezuelos, herederas al trono y intrigantes personajes. La joven Brigit, se vuelve a reencontrar con el joven Harald y las artimañas de Morrigan, vieja conocida de Thorgrim, harán de las suyas por lograr el poder y el control de posesión de la Corona de los Tres Reinos.

James L. Nelson continua su saga comenzada con su primer libro "Vikingos", planteando al espectador viejas y nuevas luchas por el control de los reinos en Irlanda, intercalando las intervenciones de los hombres del norte y nuestros protagonistas. Daneses y noruegos se involucran en una guerra de la que pretenden aprovecharse. Unos lo harán para volver a casa, otros por amor y los más, por lograr un rico y gran botín. El autor introduce en la trama a un nuevo personaje llamado Starri. Forma parte de un grupo de berserkers, unos guerreros que luchaban  semidesnudos con gran locura y poco apego a la vida, provocando pánico en el enemigo y atemorizándolo en gran manera. Entre Thorgrim y este personaje, se creará un especial vínculo, haciéndolos inseparables.

La novela continúa ofreciendo al lector grandes aventuras, intrigas y batallas, en las que los muros de escudos, los actos de valentía y cierta estrategia, ocupan las cuatrocientas páginas de que consta. Si bien, la estructura de la novela se parece mucho a la anterior y francamente, ofrece pocas sorpresas, el autor teje bien las tramas, insertando nuevos personajes como el mencionado Starri o el padre Finnian, ejemplo vivo de la intervención y la importancia que la iglesia y los monasterios van tomando en una época tan oscura como la alta edad media. Los intereses de los reyezuelos, los abades de los monasterios y los hombres del norte, se entrecruzan ante la corona de los Tres Reinos y la lucha de poder por dominar Irlanda. Los personajes ya vienen dibujados de la novela anterior y por ello, en esta entrega la profundización en sus caracteres parece no ahondar mucho más, aunque sí muestra cierta ruptura generacional entre Thorgrim e Harald. Esta entrega tiene un perfil más aventurero y guerrero que la que le precede. 

Una novela tan entretenida como la anterior que, aunque como he dicho antes, repite estructura narrativa, no deja de ofrecer al lector puro divertimento y aventuras en el atrayente y entretenido mundo de los vikingos y sus razzias en las costas y territorios irlandeses. Por cierto, comentar la excelente labor del traductor y novelista, Pedro Santamaría a la hora de trasladar negro sobre blanco en nuestra querida lengua, una saga llena de emoción y batallas casi épicas.

martes, 20 de noviembre de 2018

"Los Dalton" - Integral

Todos conocemos a los hermanos Dalton de sus correrías en los cómics protagonizados por el bueno de Lucky Luke, pero muchos no sabrán que estos hermanos realmente existieron y realizaron sus correrías entre 1890 y 1892, allá por tierras de Oklahoma, Kansas, Califronia, Nuevo Méjico y el territorio indio. Este cómic editado por Dibbuks, reúne los dos tomos que completan la historia de los hermanos Grattan, Bob y Emmett, desde que ocupaban cargos de alguacil, hasta que salieron de la senda de la ley para convertirse en ladrones de trenes y bancos, llegando a las consecuencias de las que todos nos podemos hacer cargo. 
El guión corre a cargo de Olivier Vissoneau y engloba en este integral grandes dosis de historia y realidad en la vida de estos hermanos, familiares cercanos de los famosos Younger, aquellos que cabalgaron con los James en aquella época. En sus páginas se recorren la evolución y personalidad de los Dalton, sus peripecias y cabalgadas junto a otros miembros de su banda. De una manera u otra, el guión no solo nos cuenta los tiroteos y hechos que se sucedieron en territorio indio y los estados que localizaron sus correrías. También se preocupa de su evolución ante la ley y la vida, plasmando en sus bocadillos como algunos de ellos no pretendían hacer mal a sus víctimas, ni siquiera arruinarlas, sino más bien robar los trenes y bancos que pertenecían a quienes ellos consideraban los ladrones del pueblo, es decir gente como terratenientes, socios de las compañías de ferrocarril y directores de banca. Sin embargo, la vida de pistolero y bandido les entrecruza con personajes oscuros y peligrosos, que de alguna manera decide el devenir de sus actos y consecuencias. Este es uno de los aspectos más atractivos del cómic. 

Bien es verdad, que no hay guión que se soporte sin un buen dibujante al mando de las ilustraciones que componen el cómic. En este caso es Jesús Alonso Iglesias, veterano en estas lides es quien se lanza a plasmar en sus viñetas las cabalgadas, tiroteos, aventuras y desventuras de los Dalton y su banda. Y lo hace tan convincentemente como el guión, dibujando con acierto los poblados llenos de jugadores, pistoleros y mujeres de mala reputación, así como las praderas y montañas en las que los protagonistas tiene que esconderse de la ley. Su dibujo es desgarbado y la utilización del color, así como el acierto en la ambientación, redondean un trabajo más que notable. Especialmente recomendable para el aficionado al género que, no dudo, disfrutará a las mil maravillas de este cómic. Buena aportación de la editorial Dibbuks, si señor. 

lunes, 19 de noviembre de 2018

Desperta Ferro - "El desastre de Anual"

Se han escrito ríos de tinta alrededor del desastre de Annual. Ensayos y novelas han trasladado al lector un sinfín de detalles, opiniones, hechos y protagonistas de una de las derrotas más duras sufridas por el ejército español a lo largo de sus historia. Sin embargo es posible que la infinidad de páginas y datos, incluidos los aportados en el famoso Informe Picasso, puedan acogotar al lector que quiera realizar un somero e inicial acercamiento al hecho en cuestión. Para ello, Desperta Ferro ha publicado este mes, en su línea dedicada Historia Contemporánea, un número expresamente dedicado al desastre. En sus páginas encontraremos diversas opiniones y visiones acompañadas de no poca bibliografía, con las que adentrarse en aquel 22 de julio de 1921, en el que tuvieron lugar tanto hechos llenos de heroicidad como otros plagados de cobardía, aunque quizás lo único que cupo en aquellas jornadas fue el espíritu de supervivencia de mies de soldados abandonados a su suerte en aquellas tierras tan lejanas de sus hogares.

viernes, 16 de noviembre de 2018

La foto del viernes - Pamplona - Fotos de móvil urbanas, finales de verano, principios de otoño.


Tal como hice en junio hoy repito la experiencia de publicar en el día de la Foto del viernes, un conjunto de capturas de Pamplona realizadas con el móvil, esta vez entre finales de verano y principios de otoño. Quince fotos quince.

jueves, 15 de noviembre de 2018

"Shameless" - Temporada 9 - 1º Parte

Afrontaba con muchas ganas esta novena temporada de la mítica serie norteamericana "Shameless", cuando al llegar al séptimo capítulo va y me entero que la productora ha tomado la determinación de cortar la serie y recuperarla en enero, dando paso a los siete capítulos restantes a comienzos del 2019. Mala práctica, muy mala, que nos deja a los aficionados con las tramas a mitad, malamente desarrolladas y encima, con el problema de los meses pasados cuando en enero uno se planteé recuperar los hilos conductores de una serie maltratada por esta decisión incomprensible, por lo menos bajo el punto de vista del espectador más fiel. Con el único afán de no pasar sin reseñar la temporada, voy a comentar algunas cosillas de la que será, según he oído, la última temporada de la protagonista interpretada por Emmy Rossum. 

martes, 13 de noviembre de 2018

"Infiltrado en el KKKlan"

 Spike Lee lleva años sin ofrecer un film de altura. Su última película a considerar, siempre desde mi humilde opinión, fue "Plan Oculto" dirigida allá por el año 2006. Desde entonces, quitando el asimilable remake de "Old Boy", su producción está compuesta de varios documentales y un par de flojas y casi desconocidas películas. Sin embargo, parece que la situación política de los EEUU con la presidencia de Donald Trump, la presencia de graves tensiones sociales a nivel político y de ciudadanía, además de cierta crisis de identidad provocada por la polarización de posturas en su país, ha hecho que recuperemos, en cierta manera, la vis crítica y cinematográfica del director afroamericano. Y lo ha hecho de la mano de una amarga y sarcástica comedia situada en los años setenta, en pleno auge de los derechos civiles y lucha de la población negra por adquirir sus derechos, en contraposición a la presencia nada desdeñable del Ku Klus Klan y su defensa de la supremacía blanca.
La trama gira alrededor de un joven negro recién admitido en el cuerpo de policía de Colorado Springs. Después de comprobar de primera mano como sus mandos ordenan vigilar con intensidad y no poco resquemor a la ascendiente comunidad negra, un día decide llamar para pedir información, al teléfono del KKK que aparece en el diario local . Sin comerlo ni beberlo se encuentra en disposición de entrar a formar parte de la asociación, para lo cual tendrá que contar gracias a la ayuda inestimable de sus jefes, un operativo para introducirse, de la mano de un compañero blanco y judío que se hará pasar por él, en la estructura local para su investigación. Es aquí cuando la dinámica de la película se nutre de toques de comedia negra, película de suspense y contundentes mensajes antiracistas y reivindicativos.
Spike Lee afronta de manera sarcástica la realidad de la estructura y bases que forman el KKK, su modus operandi así como su presencia constante en la sociedad norteamericana. Y lo hace aportando no tanta comicidad como pudiera pensarse en un primer momento. Me explico, es cierto que el sarcasmo y la comedia casi surrealista invade la cinta, sobre todo en lo que representa la presencia del agente negro en las conversaciones telefónicas con los representantes de la organización, sin embargo es tal la cruel realidad que representa, que la carcajada deja paso a la sonrisa cómplice y a veces amarga del espectador. Su comedia es negra, no por el tono de la piel, sino por el trasfondo de una sociedad lacrada por el racismo y la violencia, algo que desgraciadamente todavía fluye en el territorio norteamericano. Precisamente Lee no deja pasar la ocasión de instrumentar la cinta como un medio de crítica a la actual presidencia de Trump y sus consecuencias en la sociedad. No es casualidad que tanto en la primera hora de la película como en su parte final, el director ocupe tiempo y espacio para que en boca de dos personajes de color y en sendos discursos reivindicativos, apunte su persistencia en pro de no olvidar la situación histórica de una sociedad racista en la que la población negra ha sido castigada y criminalizada a lo largo de los siglos, además de su oferta beligerante para enfrentarse en la actualidad a esa situación. En este caso Spike Lee recupera su rol defensor del BlackPower y de la fuerza de la sociedad negra tal como hizo en su película "Malcom X".
La película, en mi opinión, resulta algo irregular, sobre todo en sus estructura. La introducción de discursos antiracistas y reivindicativos, desluce la línea argumental de la trama, aunque entiendo que la intención es instrumentalizar su mensaje a través de la historia casi surrealista del agente negro. Lo mejor son, sin duda, las conversaciones mantenidas por los policías en la preparación del montaje de la infiltración en el KKK, así como los diálogos telefónicos entre el agente y los miembros de la organización. Es aquí cuando se trasluce por medio de la comedia más sangrante la problemática real de un país ideológicamente y profundamente dividido. Como siempre estos diálogos son el punto fuerte de las películas de Lee y no deberían dejar impasible al espectador. Por lo demás, los actores resultan acertados, especialmente los dos policías que en sus diferentes roles encarnan al agente infiltrado. John David Washington y especialmente Adam Driver se complementan a la perfección en sus personajes, plenos de compromiso y, a veces, dudas en su pertenencia a la minoría negra y judía. Por último no desdeñar el interesante trabajo de los actores que encarnan a los miembros del KKK, especialmente Jasper Paakkonen, Ryan Eggold y Topher Grace. Y por cierto, al loro con el conjunto de canciones elegidas para acompañar la película.

lunes, 12 de noviembre de 2018

"La Isla de la Esperanza" - Lynne Olson

La segunda Guerra Mundial ha sido protagonistas de mil y un volúmenes, enciclopedias, novelas y ensayos. Los hechos que transformaron el mundo y particularmente Europa han llenado infinitud de páginas y todavía siguen publicándose estudios realizados alrededor de los años que conmovieron la humanidad. Si bien en todos ellos y en más de una ocasión, se ha tratado el tema con el que Lynne Olson enfoca el recientemente ensayo publicado por Desperta Ferro, también es verdad, que la visión detallada de la presencia de las democracias europeas exiliadas en Gran Bretaña, su labor a lo largo de la guerra y su función vertebradora de los diferentes focos de resistencia en aquellos países, no ha ocupado hasta ahora y de manera tan específica un volumen como éste. 

La autora enfoca de manera cronológica y particularmente enfocada a polacos, checoslovacos, noruegos, holandeses, belgas o franceses, las situaciones que protagonizaron sus líderes y ciudadanos desde que sus países fueron ocupados por la Alemania de Hitler hasta su liberación, tomando como punto de partida, especialmente sus relaciones con Gran Bretaña y por necesidad, con sus aliados los EEUU y la Unión Soviética. De esta manera se recorre la 2ª Guerra Mundial de principio a fin, en un claro homenaje a los países que vieron su libertad ultrajada, a nombres propios reconocidos por sus actos de lucha y resistencia contra los nazis y, sobre todo, por los miles y miles de ciudadanos anónimos que lucharon y murieron por defender sus hogares frente al invasor. 

Se pueden realizar una serie de subdivisiones temáticas y cronológicas de los veintinueve capítulos y tres grandes partes en las que se divide el ensayo. En primer lugar, el acierto, los olvidos, los errores y los logros en la implicación británica, eje motor de la historias contadas por los testigos y protagonistas de sus páginas. Como bien señala su autora, desde la invasión de Polonia en 1939 hasta mediados del año 1943, la gestión de la guerra y el liderazgo de Churchill y su gobierno, como apoyo ineludible a los gobiernos en el exilio y los movimientos de la resistencia en los diferentes países ocupados, tuvieron más de buena fe y aprendizaje que de aciertos y victorias. Es más, los fallos de coordinación, la desconfianza entre los aliados, así como un ineficiente departamento de inteligencia británico, conformado por el MI6 y el SOE, provocaron severos daños y perjuicios para los miembros de la resistencia, sobre todo en Holanda y Francia. Si bien la participación de los pilotos polacos en la defensa de Londres a lo largo de 1940 y 1941 es una de esas historias a recordar, Inglaterra no estaba preparada ni mentalmente ni técnicamente para apoyar a sus acogidos refugiados. Sin embargo, el esfuerzo de muchos y la experiencia de los años, logran revertir la situación a partir de finales de 1943 hasta final de la guerra, años en los que los logros a base de un gran sacrificio por parte de la resistencia y la experiencia aprendida, lograron doblegar a Alemania. Aún así los errores, las bajas, cierta incompetencia, además de la propia personalidad británica no dejó de traslucir ciertos claros oscuros en las relaciones entre los ingleses y sus protegidos y aliados. 

En un segundo lugar, el ensayo diferencia claramente a unos países de otros en cuanto a su relación con Inglaterra y su posición a lo largo de la guerra. Por un lado, encontramos a Francia, Holanda, Bélgica y Noruega, países cercanos tanto físicamente como psicológicamente a las Islas Británicas. Estos recibieron mejor consideración en cuento a su relación en la resistencia y potencial recuperación de sus gobiernos en la lucha contra Hitler. Por otro lado, Checolovaquia y Polonia, representaban otros problemas a los que el gobierno británico intentó encauzar en el mismo nivel de apoyo, sin su propio convencimiento del mismo. Ambos países se encontraron solos y abandonados al principio de la guerra, como en su consecución final, a pesar del gran sacrificio y esfuerzo aportado por miles de checos y polacos en una guerra sin cuartel. 

En un tercer y último lugar, también con cierto aspecto cronológico observamos dos partes claras en cuanto a la aportación británica a la guerra y su dirección. A partir de 1941, con la entrada en la guerra de la Unión Soviética y EEUU, el centro sobre el que bascula la guerra cambia. Si hasta entonces los intereses de Inglaterra decidían y enfocaban el conflicto conforme a sus posibilidades y decisiones, con la inclusión necesaria de rusos y americanos, los intereses fluctúan y por ende las relaciones con los países refugiados también, pasando todos ellos a un segundo plano. Roosevelt y Stalin marcarán sus intereses, forzando nuevos plazos, apoyos y decisiones, en las que Churchill influirá de manera más limitada y a expensas de terceros, especialmente Polonia y Checoslovaquia, importantes valedores en la lucha contra Alemania, sin conocer la terrible indefensión de su destino. 

A lo largo y ancho de los veintinueve capítulos en los que Olson se embarca, localizando las divisiones producidas en una larga guerra en la que encontramos las etapas y fases a las que me he referido, la autora se explaya con  temas tan interesantes entre otros, como la presencia de la BBC en el día a día de la resistencia, el papel de los radiotelegrafistas y los códigos utilizados, las misiones de los pilotos polacos en la defensa de Londres, los diferentes liderazgos de los monarcas de los países ocupados, el laborioso trabajo de la resistencia francesa, belga y holandesa por luchar contra los nazis y crear una red ingente de agentes y colaboradores para rescatar y proteger a militares aliados, el desarrollo y evolución de la inteligencia británica, la importante y compleja personalidad y liderazgo de De Gaulle, la lucha suicida y extremadamente compleja de la resistencia checa o la ingente preparación de la invasión del día D. Estos solo son algunos de los temas que se enmarcan en un cuidado, detallado y completo trabajo de la escritora, en el que también se aportan datos que si bien desmontan algunos mitos creados alrededor de la lucha intestina de los grupos de resistencia y sobre todo de la labor ingente pero también a veces errónea de la que se llamo la Isla de la Esperanza, demuestran la compleja situación geopolítica creada por la guerra y el esfuerzo por retornar la libertad a una Europa herida de muerte ante la que la fraternidad y unión a veces forzada de los pueblos, cambió para siempre la idiosincrasia del continente y sus países.

jueves, 8 de noviembre de 2018

"Paletos cabrones" - Tomo 4

¡Cómo está creciendo exponencialmente en calidad esta serie de cómics creada por el guionista Jason Aaron! Aunque, francamente, a mi no me ha sorprendido en absoluto. Mi apuesta personal por el autor, después disfrutar de Scalped hace unos años, era inevitable. La trayectoria y profundidad de los personajes del condado de Craw County va en ascenso. La trama principal de la historia se ramifica en varias lineas transversales sin perder nada de presencia en el argumento. Potencia a personajes que en principio pudieran parecer secundarios, pero que inciden en los caracteres de los protagonistas principales, aportando profundidad y recorrido a la historia narrada por Aaron e impecablemente ilustrada por Latour.
El tomo cuarto emplaza al lector con el comienzo de la nueva temporada de la liga de football, sobre todo con todas sus incidencias negativas, casi catastróficas, tras la muerte del entrenador defensivo del equipo dirigido por Euless Boss. Los equipos contrarios los están haciendo trizas y el tiránico coach no duda en tomar las medidas necesarias para lograr su primordial objetivo... volver a ganar partidos. Mientras, su poder e imagen pierden apoyos ante algunos de los personajes más importantes de la comunidad. Todo ello sucede ante la mirada expectante y vigilante de la hija de Earl Tubb en su búsqueda de venganza. Para redondear un número inmenso, llamo la atención en la aparición de aquel extraño y misterioso arquero vagabundo que nos presentaron en el anterior número. Además, un duro contendiente de altura para Boss aparece en escena, con altos niveles de violencia y poder de manipulación, lo que elevará la tensión a extremos hasta ahora no vistos.
Otra vez la dureza de las escenas y los diálogos imperan en la historia que rodea los hechos del condado de Craw County de la mano de un inmenso Jason Aaron, al que hay que alabar la capacidad de ahondar en el personaje grandioso de Euless Boss. Hay momentos en que se llega a empatizar con semejante cabrón, a sabiendas de sus malas artes y de que si algún tipejo del cómic no le sigue la corriente, es posible que acabe bajo tierra. La trama continua firme hacia no sabemos donde, ampliando personajes, lineas dramáticas y odio, mucho odio. Por lo demás, Latour sigue empleando lo mejor de sí en mostrar grandes escenas de acción y violencia con una ilustración potente a nivel de dibujo y adictiva a nivel de color. El planteamiento es directo y se abre camino página tras página sin tapujos, sin esconder absolutamente nada, logrando espectaculares viñetas y combinaciones. Un gran número y posiblemente uno de los grandes cómics de la actualidad. 



martes, 6 de noviembre de 2018

"Asesinato en 8 mm"

Joel Schumacher no es un director en el que la regularidad sea la tónica general. Por sus manos han pasado engendros como por ejemplo sus dos películas dedicadas a Batman dignas de olvido. Sin embargo es cierto que ha dirigido algunas cuantas películas que han quedado en la retina del aficionado con bastante buena puntuación. En mi opinión "Días de furia", "La última llamada" o sus películas de ámbito adolescente como "St. Elmo, punto de encuentro" o "Jóvenes ocultos", son apreciables y hacen que Schumacher no caiga en el olvido. Entre ellas y para mí especialmente, "Asesinato en 8 mm" es una de sus mejores películas en las que además aprovecha al mejor Nicolas Cage de finales de los noventa. 
Nicolas Cage interpreta a un detective privado llamado Tom Welles, acostumbrado a trabajar en perfecta privacidad y confianza, para políticos y personas bien relacionadas. Amante marido y padre de una niña, es recomendado para trabajar en una investigación muy sutil para la viuda de un millonario magnate recién fallecido. La aparición de una película en 8 mm en la que parece que una joven es abusada y asesinada, ha quitado el sueño a la anciana mujer que desea que el detective le diga si lo que aparece en la pantalla sucede de verdad y si la chica vive o no. Cuando Welles se sumerge en el sórdido mundo de la pornografía, sadomasoquismo y otras lindezas, su vida cambiará en 180 grados drásticos y le enfrentará con lugares y personajes especialmente peligrosos. La leyenda urbana alrededor de las películas snuff, en las que se asegura que se muestran asesinatos reales, soporta la trama de de este duro film.
Schumacher nos lleva de visita al terrible y oscuro universo de las películas relacionadas con el sexo, la violencia y el placer más retorcido, en definitiva de lo más sórdido que una persona se pueda echarse a la vista. Y lo hace valiéndose de un recto padre de familia, quien con la ayuda de un dependiente de un sex-shop interpretado por un entonces casi desconocido Joaquin Phoenix, intentará por todos los medios resolver el enigma que terminará obsesionando y llevando al límite su resistencia y a enfrentarse a quien anda detrás de esas filmaciones. En el campo contrario, dos extraordinarios actores como Gandolfini y Stormare, personalizan el lado más oscuro de la trama. 
Es curioso lo efectista que resulta la película en cuanto a las referencias dirigidas a dar luz sobre las jóvenes que en su afán de alcanzar la fama se encuentran encaminadas a servir de carnaza en ese mundo tan terrorífico. Pero es que además el director introduce el dedo en la llaga cuando muestra que la cara protagonista del terror de esa maldad generada, no se diferencia en nada a la apática apariencia de la gente común y normal que nos rodea. Cada uno, en su privacidad, puede esconder un todo de extravagancias y rarezas. Sin embargo, como nos muestra una de las mejores interpretaciones realizadas en la carrera de Nicolas Cage, el que se adentra en ese universo difícilmente podrá salir de él ileso. Un gran film que conviene revisionar de vez en cuando, porque muchas de esas cosas que ni siquiera nos atrevemos a mirar o intuir en la película, siguen sucediendo a nuestro alrededor. 

lunes, 5 de noviembre de 2018

"La maldición de Hill House" - Miniserie

Desde que la plataforma Netflix esta disponible en España, las pantallas de nuestros hogares se han llenado de nuevas series y películas, luchando en competencia directa con Movistar, HBO, Amazon y algunas más. Desde luego no todo lo que se oferta tiene la calidad necesaria, es más, es tal la cantidad de producciones que es complicado encontrar productos que superen la media, por lo que hay que filtrar mucho y ver cantidad de primeros capítulos para afrontar con garantías el visionado de una serie. Curiosamente, las plataformas están apostando por el género del terror, con la programación de un buen número de películas ya estrenadas en pantalla grande u otras creadas exclusivamente para pequeño formato. Y aquí es donde encontramos la serie que hoy reseño. 
La verdad es que nada más ver el título pensé, ya estamos otra vez con una versión del clásico The Hauting dirigida por Robert Wise y versionada en 1999 por Jan de Bont. La protagonista es un antigua, espaciosa y tenebrosa mansión apartada de la civilización. En este caso la ocupa una familia formada por los padres, dos hijos y tres hijas de corta edad, quienes la han comprado para revenderla una vez que la hayan rehabilitado. La verdad es que la serie se ocupa y preocupa de plantear al espectador las misteriosas vivencias que tiene objeto en esa casa. Pero no se queda aquí. Su propuesta es entrelazar esta historia en el tiempo, con la situación de los mismos personajes años después y una vez adultos, presentando al espectador las consecuencias que tuvieron en ellos las experiencias que sufrieron durante su estancia en aquella vivida mansión. 
El director, Mike Flanagan, veterano en el género, apuesta por unir ambos momentos entrecruzando el pasado con el presente y vinculados por el hilo conductor de la casa. Es a partir de aquí donde la serie marca diferencias en el género del suspense y el terror, presentando un producto de calidad y haciendo de él una serie especialmente recomendable. El factor que hace de esta serie algo especial es la técnica lograda por el director. La filmación y estructura de los capítulos, especialmente el 5º y el 6º, en los que los planos secuencias nos transportan del pasado al presente o de la casa a la vida actual de los protagonistas, es magistral. Si bien la historia que nos cuenta, en su faceta de género del terror, no aporta especialmente nada nuevo, su profundización en la vida de cada uno de los miembros de la familia, sus problemas personales y el desarrollo del cordón umbilical que los une con la casa en la que vivieron aquel verano, es especialmente interesante. Quizás se podría encontrar cierto paralelismo con los niños protagonistas de la película "It" y las taras que sufren siendo adultos. En este caso también los años han pasado para todos y aunque convivieron en el mismo hogar fantasmal, las vivencias de cada uno de ellos fueron diferente y tuvieron distintos efectos en su posteriores relaciones personales y profesionales. Éste es el factor más interesante de la serie al que hay que añadir el encaje de bolillos a nivel técnico en la grabación y montaje de los capítulos.
Poco a poco el director y guionista va presentando a los protagonistas, encarnados en diferentes momentos en el tiempo por los conocidos Michiel Huisman,  Carla Gugino, Henry Thomas, Elizabeth Reaser, Timoty Hutton, Oliver Jackson-Cohen, Kate Siegel o Victoria Pedretti, en sus fases adultas y por un grupo de niños y niñas especialmente acertado en su elección. La dirección maneja bien a los personajes, actuando todos ellos sin excesos, y jugando lo justo con los sustos fáciles, para apostar por la tensión de lo que se intuye y no se ve, de lo que se acerca despacio en los largos pasillos y los oscuros rincones de la casa. Las sombras se suceden  en escenas aparentemente cotidianas. Hay que tener los ojos bien abiertos ya que el director te hace partícipe de los fantasmas de la casa en un buen número e escenas cotidianas  y sin previo aviso. En definitiva un ejercicio inteligente y psicológico de este experimento bien acertado, que a lo largo de diez capítulos nos ofrece una historia de misterio y fantasmas, bien acompañada de un dirección virtuosa y una narrativa dramática y emocional muy interesante.