Etiquetas

jueves, 28 de febrero de 2019

"El vicio del poder"

Película dirigida por Adam McKay, quien en su anterior realización, La gran apuesta, profundizó sobre origen y desarrollo de la gran quiebra mundial de las hipotecas subprime. El vicio del poder ahonda en otro periodo negro de la reciente historia de los EEUU. Me refiero a la Segunda Guerra de Irak. En este caso, McKay lo hace acercándose sin miramientos a la compleja y ambiciosa figura de Dick Cheney, quien fue Vicepresidente de George Bush hijo. Pero el director no se adentra únicamente en la guerra, su origen y desarrollo, sino que no duda en realizar una auténtica biografía crítica del que, hasta hace unos años, ostentaba en la sombra gran parte del poder de los EEUU. Desde luego, este personaje tan peculiar, conservador y republicano acérrimo, ostenta en su vida una larga carrera política en Washington. Fue Jefe de Gabinete de Gerald Ford, Secretario de Defensa con George Bush padre durante la Primera Guerra de Irak y posteriormente Vicepresidente de su hijo.
Pero McKay va más allá, focalizando su visión del personaje como una profunda crítica a su persona y entorno. Sus años de juventud fueron mediocres y tambaleantes y, tras llegar a la Casa Blanca de la mano de otro de los protagonistas de la película, Donald Rumsfeld, su larga sombra en la política descansa sobre dos periodos bien diferenciados. El primero hasta el año 1993, cuando se retira de la política y aterriza en la empresa privada. El segundo, siendo Vicepresidente y en los duros años de los ataques del 11 de septiembre y sus consecuencias, sobre todo en  Afganistán y la Segunda Guerra de Irak, con toda la problemática heredada de las torturas y Guantánamo, el espionaje e intervención de la CIA en territorios internacionales, la transgresión de la seguridad digital o el invento de las armas de destrucción masiva. La película es una continua crítica a su hacer en la burocracia norteamericana y sus paso por controlar la política internacional del país.
Pero vayamos a la parte cinematográfica de la película, que es lo suyo. Para encarnar al protagonista, McKay eligió a Christian Bale y acertó en su apuesta. Su papel es omnipresente y la capacidad del actor por meterse en el papel está demostrada por su gran actitud interpretativa. Curiosamente y marcando las diferencias propias de ambos protagonistas, este trabajo de Bale tiene muchos paralelismos con el ganador del año pasado al Oscar de Gary Oldman a mejor actor, en su papel de Churchill en la película El instante más oscuro, en una fusión de interpretación y maquillaje más que efectiva. A Bale le, acompañan en los papeles de George Bush hijo, su esposa y su maestro y colaborador más cercano Rumsfeld, un conseguido Sam Rockwell, la siempre brillante Amy Adams y el polifacético, Steve Carell. Muy poderoso el trabajo de Adams, encarnando a la fuerte y fiel mujer de Cheney. Su larga sombra sobre el burócrata, es de las que imprime carácter y forma parte indispensable de su robusta y larga carrera política, en la el de Nebraska tuvo hasta tres ataques al corazón y un trasplante. McKay, además parece que pretende dividir la vida de Cheney en dos partes, mediante unos falsos créditos a mitad de película, algo que sorprende a propios y extraños, pero que ofrece al espectador una especia de barrera psicológica en las dos fases de la vida del protagonista.
Aportar, por lo demás, que la película goza de un gran guion, ciertamente lleno de datos y nombres, pero que en mi opinión resulta bastante más digerible que el de su anterior película, si bien es cierto, que la política estadounidense es algo que me interesa por demás. Con todo ello, el montaje debería ser bueno por necesidad, y aseguro que lo es. Sin duda uno de los puntos fuertes de la película. El director aporta con acierto datos suficientemente esclarecedores de la carrera de un hombre ambicioso y falto de complejos y piedad, siempre acompañado de una fuerte mujer y fiel esposa, en su búsqueda por aunar poder y dinero, sin olvidar, y creo que es importante decirlo, su defensa del patriotismo y servicio a la causa republicana. Para terminar, apuntar su banda sonora interesante por efectista, pero no por ello menos acertada, en la consecución de una película, presentada al espectador sin descanso ni pausa, como una cascada imparable, y dirigida a presentar al espectador, la vida de este personaje odiado y criticado por propios y extraños. En mi opinión El vicio del poder es una gran película, no solo en la complejidad del papel rotundo y magnífico de Bale, sino también como espejo y escenario de la más oscura y tendenciosa política de la historia más reciente de los EEUU.


martes, 26 de febrero de 2019

"La Favorita"

Dirigida por el excéntrico Yorgos Lanthimos, La Favorita se presentaba en las pantallas como una de las grandes favoritas a los Oscar de este año. Injustamente solo ha recibido el Oscar a la Mejor Actriz, olvidando, sin justificación posible, sus opciones a, por ejemplo, mejor montaje, diseño de producción, guión original o vestuario, entre otras importantes cualidades. Cabalgando entre el recuerdo y la herencia de "Barry Lyndon" y "La locura del rey Jorge", su trama traslada al espectador a la primera década del siglo XVIII en la corte de la reina Ana de Gran Bretaña. En plena guerra con Francia, dentro del periodo bélico de las Guerra de Sucesión Española, en la corte inglesa se sucede un pulso importante entre el partido Tory y el Whig, en vistas a prorrogar la guerra o aparcarla llegando a un acuerdo con los franceses. Ana gobierna bajo la alargada sombra de Lady Sarah Jennings, su consejera y esposa del Duque de Marlborough, jefe del ejército, quien apoyaba la facción Tory y por ende la guerra.  Su relación especial con la reina se complica con la aparición en palacio de una prima lejana, llamada Abigail, quien conociendo las debilidades de la reina, pujará por apartar de su lado a Sarah Jennings y optar por una deseada y nada despreciable cuota de poder en la corte.
La película se encuentra dividida en varios capítulos, en los que se presenta al espectador la situación en la corte, no solo a nivel político y de gobierno, sino también en el ámbito más personal, desde la previa relación de Jennings con la reina Ana, hasta los sucesos acaecidos con la llegada de Abigail. Desde un inicio la joven pretende hacerse un sitio en la corte y demuestra su inteligencia y ambición, hasta el punto de situarse en el entorno más cercano de la reina, situación que aprovechará el líder Whigs para conspirar contra la favorita, su marido y el partido de gobernante. Con todo ello, los dimes y diretes, el pulso sin piedad y la carrera por afianzar la amistad y el cariño de la reina, situarán a las dos protagonistas en una silenciosa y peligrosa guerra por ocupar la habitación de Ana. Por otro lado, conviene no perder de vista el trasfondo político de una época convulsa, no solo por la guerra y su coste económico, sino también por la especial situación de una reina viuda, sin hijos y al borde de la locura y la depresión.
Lanthimos presenta un film a primera vista clásico, en el que la pugna de las dos protagonistas se enmarca en un ambiente proclive a brillar por su belleza y presencia histórica. La ambientación, el vestuario y la localización de Hatfield House, lugar donde se ha rodado la película, sirven de escenario perfecto para el deleite y el brillo de la cinematografía del director. Utilizando una maravillosa fotografía en 35 mm de la mano de Robbie Ryan, sus escenas gozan de gran profundidad y belleza, deleitándose en mostrarnos un buen número de escenas nocturnas, con la aparentemente y única iluminación de las velas. Llamo la atención también en otras escenas grabadas con fotografía de "Ojo de Pez", aportando cierto modernismo a las ya de por si especiales habitaciones y pasillos de palacio.
Pero esta película no tendría sentido si no apuntáramos el extraordinario trabajo de interpretación de las tres actrices protagonistas. Rachel Weisz compone un perfil duro, comprometido políticamente con los Tory y su marido, con el que afronta su posición de ventaja y poder sobre la reina. Emma Stone, la joven advenediza, juega a apostar su juventud y belleza, por desplazar a la favorita, sin miramientos ni objetivos políticos, simplemente por su mero ego y afán por ostentar poder sin más contraprestación. Y por fin, la magnífica Olivia Colman, encarnando a una reina triste y desquiciada, que vive adocenada en la soledad de palacio y con sus queridos conejos y mascotas, como único recuerdo de sus hijos fallecidos. Las han recibido como merecido reconocimiento, sendas nominaciones a gran número candidaturas, a la gran mayoría de galardones cinematográficos del año. Sus personalidades plasmadas en su interpretación resultan notables y contundentes, mereciendo las tres, loas y halagos. En definitiva nos encontramos con la siempre oportuna película de época, salpicada de una gran dirección de diseño, vestuario, ambientación y fotografía, a la que no le falta unas grandes interpretaciones y un guión, que sin ser extraordinario, nos recuerda, las siempre provechosas, cinematográficamente hablando,  historias que versan sobre la pasión, la maldad y la carrera por ascenser del ser humano, en su desquiciada lucha por el poder.  



lunes, 25 de febrero de 2019

"Green book"

¿Quién iba a imaginar que aquel loco director de cine, que junto a su hermano Bobby creó aquellas comedias irreverentes y sin remedio que triunfaron a finales de los noventa, como "Dos tontos muy tontos", "Algo pasa con Mary" o "Amor ciego", haya sido capaz de dirigir una película notable y a su vez tan amable, con un guión inteligente y haya contado con la participación de dos actores de  notable carácter interpretativo? Pues bien, Peter Farrelly ha demostrado su capacidad para construir una historia convincente, que si bien redunda en ciertos tópicos de la sociedad norteamericana de los años sesenta, también ahonda en la personalidad de los dos protagonistas, en un juego de equilibrios y aprendizaje en la comunicación entre distintos, completando un buen ejercicio cinematográfico. Por cierto, ganadora de los Premios Oscar a Mejor Película, Mejor Guión Original y Mejor Actor de Reparto.
La trama, situada a principios de los años sesenta, gira alrededor de un portero italoamericano de clubs del Bronx. Al quedarse sin trabajo es contratado para ser el chófer de un pianista afroamericano en su gira de conciertos por el sur de los EEUU.  La premisa principal aborda especialmente el choque de personalidades de ambos personajes, aumentado si cabe, con la compleja situación social del racismo en los años en los que la administración Kennedy afrontó con gran esfuerzo la lucha por la igualdad de razas. Tony Lip y el Dr. Shirley, no solo tienen diferente color de piel, sino que además proceden de ambientes culturales totalmente diferentes. Todo ello les provocará no pocas situaciones, a veces complicadas e incómodas y otras más amables, en el afán del director por mostrar al espectador las dificultades de la convivencia entre diferentes en una sociedad especialmente agresiva y esquiva ante el problema racial, particularmente en los estados del sur. Es cierto, que el guión coloca a los protagonistas en algún que otro apuro, en el que el espectador es capaz de afrontar aquellos problemas de una sociedad reacia a aceptar la diversidad del prójimo. Sin embargo, la voluntad del director es afrontar estas situaciones, siempre con un espíritu amable, con una sonrisa en la cara, a pesar de un par de encuentros complicados, en un afán por transmitir que con la amistad y mucha voluntad, se pueden vencer los prejuicios, el racismo y la soledad. 
Es muy interesante la implicación de ambos protagonistas en sus papeles, con cierto aire de intercambio. El Dr. Shirley, interpretado por Mahershala Ali, representa a un afroamericano diferente, especial, por su nivel cultural y exquisitez, casi en un afán por pasar desapercibido en un mundo de blancos, en el que en el norte de EEUU no ha desentonado. Por otro lado, el rudo Tony Lipp, magistralmente encarnado por Viggo Mortensen, deambula en su mediocridad con total soltura en el universo de los barrios bajos y aún denotando cierto racismo, su necesidad de dinero le hará ver lo injusto de la situación de los afroamericanos en el sur de EEUU. Con todo ello, dos personas tan diferentes, que posiblemente no se hubieran mirado a la cara en su natal Nueva York, aúnan esfuerzos por convivir en la gira del pianista. Sus personalidades terminan por trasmutar en una simbiosis entre diferentes, todo ello, por supuesto, regado con un buen número de situaciones cercanas a la comedia, que cargan un buen porcentaje de crítica social, desde el punto de vista amable y positivista del guión. Como resultado, este viaje de aprendizaje entre distintos, conforma una película de la que se sale con una sonrisa en la cara y con la sensación de haber pasado un buen rato, gracias en gran medida a los dos grandísimos actores, que realizan unas interpretaciones en estado de gracia... Carisma no les falta, la verdad.

jueves, 21 de febrero de 2019

"El camino negro" - Tomo 1

Salido de la laboriosa mente de Brian Wood y de los lápices de Garry Brown, El camino negro nos traslada al siglo X d.C. a algún lugar del norte de Europa, donde la cristiandad avanza con esfuerzo por dominar y aplacar a las religiones paganas. En medio de esta época convulsa, llena de guerras, asesinatos y actos de bandidaje, un hombre del norte, se dedica a deambular por los caminos y a ofrecer sus servicios como guardaespaldas, sin entrometerse en exceso en las tensiones religiosas que en aquellas tierras pueblan los campos de sangre y muerte. Cuando su protegido, un sacerdote cristiano de cierta importancia, es asesinado, emprende, junto a una joven rodeada de misterio, el llamado Camino Negro, en dirección a una población del norte, donde parece que un hombre de Dios, pretende hacer de su silla un trono terrenal.

martes, 19 de febrero de 2019

"Stalingrado. La ciudad que derrotó al Tercer Reich" - Jochen Hellbeck

A finales de 1942, miembros de la Comisión de Historia de la Gran Guerra Patriótica, fundada por Isaak Mints, catedrático de la Universidad Estatal de Moscú, se adentraron en las ruinas de Stalingrado para realizar una serie de entrevistas a las tropas que allí combatían. Aunque tuvieron que retirarse a los pocos días, regresaron  en febrero del 43, pocos días después de la derrota alemana, para completar más de doscientas entrevistas y relatos de testigos presenciales de primera línea de aquella gran y significativa batalla, épica para unos y definitiva para otros. Incluso se tomaron diarios personales y se acometieron algunos interrogatorios a prisioneros alemanes, que lucharon en el frente de Stalingrado, aportando sus declaraciones al extenso archivo con el que desde Moscú se pretendía estampar en el ideario comunista del régimen su victoria. 

lunes, 18 de febrero de 2019

"A pleno sol"

Cuarta y última película programada en el pasado ciclo cinematográfico de la Semana Pamplona Negra. Dirigida por René Clément en el año 1960, adapta a la pantalla la famosa novela de la escritora Patricia Highsmith, El talento de Mr. Ripley una de las novelas de género negro más valoradas de la primera mitad del siglo XX. En plena gestación artística de la Nouvelle Vague, Clément dirigió esta película con la participación de un jovencísimo Alain Delon, en un año pleno de acierto en sus interpretaciones, al protagonizar también la famosa película de Visconti Rocco y sus hermanos. Le acompañan en el trio protagonista, Marie Laforet y Maurice Ronet, del que también pudimos disfrutar en la proyección en la Semana Pamplona Negra, en la película Ascensor para el cadalso.
Como bien sabréis, ya hayáis leído la novela o hayáis visto la versión cinematográfica del año 1999, interpretada por Jude Law, Matt Damon y Gwyneth Paltrow, la trama gira alrededor de un joven embaucador que acude a Europa a la búsqueda de un adinerado y joven vividor, cuyo padre desea que vuelva lo antes posible a San Francisco. Tom Ripley, encarnado por Delon, disfruta como el que más de la vida disoluta de Philip Greenleaf, hasta el punto de desear desesperadamente vivir sus experiencias en primera persona, además lograr devolverlo a la casa paterna y cobrar una buena recompensa. Cuando ve que Philip comienza a no tomarle en serio y a no tener ninguna intención de volver a los EEUU, Tom tomará una serie de decisiones con las que arrebatar al joven playboy, una vida y un entorno por el que se encuentra absolutamente fascinado.
Ante todo y sobre todo reseñar las magníficas interpretaciones de los tres protagonistas. Si Delon está inmejorable en su papel de seductor y embaucador, Ronet no se queda atrás en un papel perfectamente interpretado en su personaje disoluto, vividor y sin preocupaciones ni ataduras. Las peripecias concatenadas con las que Ripley lucha por lograr su objetivo, deberán sobreponerse a situaciones absolutamente comprometidas, por las que el joven es capaz de entretejer un sórdido y complejo plan. El suspense emanado por la dirección de Clément, mantiene al espectador en vilo a los largo y ancho de la película, mostrando escenarios tan míticos como París, Roma o localizaciones de la costa italiana. Si a esto añadimos la fotografía de Henri Decae, también encargado de la misma en Ascensor para el cadalso, y la banda sonora del maestro Nino Rota, tenemos una de las grandes películas francesas de todos los tiempos. Sublimes las escenas rodadas en el velero, en mitad del Mediterráneo, o en el edificio en donde se refugia Tom Ripley en Roma... Suspense en su mejor dimensión. Desde luego la película de 1999 dirigida por Minghella, aún siendo notable, no supera este clásico indispensable.

viernes, 15 de febrero de 2019

La foto del viernes - París - Jardín de Luxemburgo - Fontaine Médicis

París
Jardín de Luxemburgo
Fontaine Médicis
Mandada construir por María de Médici en 1630 y recolocada en su actual ubicación en 1864.

jueves, 14 de febrero de 2019

"Ray Donovan" - Temporada 6

La sexta y, por ahora, última temporada de Ray Donovan estrenada hasta el momento, toma un nuevo camino en la vida del protagonista y su familia. Tras la muerte de Abby y el traslado de  familia a Los Ángeles, todo el entorno del protagonista se desmorona. Su primer capítulo se encarga de mostrar la caída psicológica de Ray y su "resurrección". A partir de ese momento su vida se entremezclará peligrosamente en la lucha de los candidatos a la alcaldía, su cuota de corrupción policial y el riesgo de jugar en una liga en la que, sus más allegados podrían funcionar como moneda de cambio.

martes, 12 de febrero de 2019

"Operación Overlord" - Comando Kieffer - Tomo 4

El cuarto tomo de esta serie de seis que Norma Cómics está publicando en referencia a las distintas batallas que se dieron lugar dentro del complejo contexto de  la famosa Operación Overlord, más conocida como el desembarco de Normandía. En este caso que nos ocupa, sus creadores, Bruno Falba y Davide Fabbri, ponen el ojo en la intervención de los comandos especiales británicos en el trascurso del desembarco en la playa Sword. Más en concreto detalla la participación, por un lado, del servicio cinematográfico del ejército británico, desde el punto de vista de uno de sus cámaras y, por otro, la participación de miembros de la Francia Libre liderados por Philippe Kieffer, en el grupo de comandos especiales.

lunes, 11 de febrero de 2019

"El alquimista impaciente"

La tercera película proyectada en la pasada Semana Pamplona Negra, está basada en la segunda novela de Lorenzo Silva. Fue Premio Nadal del año 2000 y está protagonizada por la pareja de guardias civiles Rubén Bevilacqua y Virgina Chamorro. Fue dirigida en 2002 por la realizadora Patricia Ferreira. La trama gira alrededor del descubrimiento del cadáver de un ingeniero de una planta nuclear, en la habitación de un motel de carretera de Guadalajara. Si bien, en un principio la investigación de ambos guardias les lleva a la conclusión de que se trata de un fallecimiento provocado por causas naturales, mezcladas con un mucho de sexo, droga y alcohol, el hallazgo, meses después, del cuerpo sin vida de una joven que responde a la descripción de quien parece pasó los últimos momentos de vida con la víctima, hace que el caso se reabra.

jueves, 7 de febrero de 2019

"El cuarto disparo" - Javier Lacomba Tamarit

Javier Lacomba Tamarit plantea en su primera novela, publicada en 2018, una interesante premisa que lleva al lector a sumergirse en la sociedad de los años sesenta en los EEUU. ¿Qué hubiera sucedido si el atentado contra Kennedy en Dallas, no se hubiera cobrado la vida del Presidente? Además de los sentimientos personales tras la pérdida de su esposa, ¿se hubiera podido dar un giro de ciento ochenta grados en la política nacional e internacional del país? Sobre estas dos preguntas sobrevuela la novela, en un proceso narrativo pivotado sobre esta idea matriz. A partir de este hecho, las implicaciones en la sociedad norteamericana, se focalizan en la familia del periodista Thomas Glass. Es a partir de sus vidas, donde  da comienzo un viaje a la sociedad norteamericana, ramificada en una serie de personajes que confluirán de alguna manera, en la segunda gran trama de la novela, amalgamada alrededor de una serie de asesinatos que mantienen a Los Ángeles en un estado de continua tensión.

martes, 5 de febrero de 2019

"Otello" de Verdi - Gregory Kunde - Svletana Askenova - Ángel Ódena - OSN - Coro AGAO

Estrenada el paso jueves, 31 de enero, en el Auditorio Baluarte de Pamplona, Otello, la penúltima ópera creada por el gran compositor italiano Giuseppe Verdi, ha sido sin duda alguna, uno de los grandes eventos culturales de la temporada. Interpretada por el gran tenor Gregry Kunde, la soprano Svetlana Aksenova y el barítono Ángel Ódena, acompañados por la Orquesta Sinfónica de Navarra y el Coro de AGAO, su representación aúna una serie de notorias circunstancias para el marco cultural actual en la Comunidad Navarra. La presencia de Kunde, uno de los grandes tenores en la escena de la ópera del momento, galardonado con el premio a Mejor Cantante Masculino del Año por los International Opera Awards y con un currículum a sus espaldas especialmente notorio, representa para nuestro panorama escénico un grado importante de calidad y notoriedad. Por otro, apuntar el gran calado de la representación de la propia ópera y su libreto. Un claro y eminente ejemplo de la teatralidad y magnitud escénica, de una ópera que aúna su trágico texto creado por la pluma de Shakespeare, una muy medida adaptación al panorama operístico engrandecido por la musicalidad de Verdi y una especial y profunda carga dramática rebosante de sentimiento, emoción y desesperación.
La trama gira alrededor de Otello, gobernador de Chipre, en el periodo histórico en el que la isla era una preciada posesión de la Serenísima Venecia. Al llegar a la isla tras vencer al turco, Yago, su mano derecha en la isla, ciego de venganza por no haber sido elegido como su sustituto en el mando de la misma durante su ausencia, se propone hilar un maligno plan para provocar en Otello un ataque de celos por su esposa Desdémona, con la intención de destruir su matrimonio y la paz que envuelve el entorno victorioso y de liderazgo del señor de la isla. La ópera, largamente trabajada por el compositor y su libretista Arrigo Boito, enfrenta al espectador con una cascada de sentimientos entre los que se mezclan el amor, la desconfianza, la venganza, el odio, la envidia, la piedad, la ira o la fidelidad. La carga dramática de esta ópera, incluye un importante componente de teatralidad y trabajo actoral, aportando a la actuación vocal y operística, nada desdeñable, un gran esfuerzo de interpretación, en el que el trío protagonista debe vaciarse sobre el escenario, tanto a nivel pasional como interpretativo. Algunas de sus escenas son especialmente duras a nivel emocional, como por ejemplo, el momento en el que Yago reniega de Dios y del más allá después de la muerte, o el momento en el que Otello, herido por los celos, se derrumba entre el amor de su esposa y el insufrible dolor por la supuesta traición, o por otro lado, la impresionante escena en la que Desdémona, en plena noche, reza  con pasión conociendo el destino mortal que la espera sin remedio.  

Desde luego, para representar una ópera como esta, no es baladí la elección del elenco, tanto a nivel vocal como de interpretación. La misma actuación de Kunde es una garantía de exigencia, responsabilidad y calidad. Su presencia recuerda al gran Plácido Domingo, quien también resaltó especialmente durante su carrera en el papel de Otello. Kunde planteó con total solvencia y absolutamente volcado en su interpretación, un personaje contradictorio a nivel de libreto, pleno y brillante a nivel vocal. Una gran voz que lleva aparejada el halo de quien es sin duda alguna una de las grandes figuras operísticas y escénicas de la actualidad. Por que no solo es cuestión de cantar bien, además este papel en concreto, exige un derroche de energía y pasión, que el tenor asimiló y planteó en el escenario con un domino total en su planteamiento dramático. Su alter ego, Ángel Ódena, como Yago, encarnó un Yago siempre complejo, contundente en su trabajo vocal y especialmente elocuente en su encarnación del mal y su insano rencor por su señor. A mí particularmente me gustó su interpretación. Y en tercer lugar, la soprano Svetlana Aksenova, fue de menos a más. Mi impresión es que la cantante no brilló especialmente en los tres primeros actos, hasta que demostró sus tablas y capacidad dramática al principio del 4º, en ese solo brutal y desgarrador en el que una desesperada Desdémona espera su muerte irremediable, momento en el que aporta un alto contenido pasional y una calidez de voz más que interesante.
Por lo demás el Coro de los Amigos de la Ópera acompañaron adecuadamente en las piezas corales de la obra y la Orquesta Sinfónica de Navarra, con un importante bagaje de conciertos en los últimos años y especialmente en montajes operísticos, jugó un papel notorio, en una velada en la que los protagonistas debían ser y fueron los cantantes en sus roles interpretativos. Reseñar por otro lado una importante labor en la escenografía, protagonizada por la proa de una galera veneciana que, en cada uno de los actos, giraba sobre un eje, mostrando diferentes escenarios, algunos más impresionante que otros y sumando cierta dificultad a la labor de los intérpretes, debido al plano inclinado del mismo. Sin embargo, también resalto, que en el 2º acto, el escenario quedó especialmente vacío por la disposición de la proa, que quedó demasiado ladeada en las tablas, dando cierta sensación de pobreza escénica. Con todo, a mí me gustó el concepto planteado en la escena, especialmente en el 1º y 4º acto. Todo ello para apuntalar una especial y exitosa velada, plena en el apartado interpretativo y notable a nivel vocal. La representación, me dejó dos sensaciones importantes. Por un lado, la importancia de un libreto muy elaborado y especialmente trabajado a nivel humano y de adaptación de la obra de Shakespeare, todo lo cual engrandece una ópera monumental en la escala de sentimientos y hondura dramática. Por otro lado, apuntar que siendo una ópera en la que no llama especialmente la atención ninguna aria en particular o una melodía especialmente pegadiza, como sucede con otras obras de Verdi, Otello representa un compendio importante de calidad dramática, un texto efectivo y un componente musical rotundo, cuya conjunción mantiene al espectador absorto en el escenario y adicto a una historia tan humana como desgraciadamente tan actual.



lunes, 4 de febrero de 2019

"Ascensor para el cadalso"

Segunda película disfrutada en el ciclo de la Semana Pamplona Negra de este año, en el Auditorio Baluarte y con la colaboración con la Filmoteca de Navarra. Dirigida por Louise Malle en 1958, meses antes del surgimiento oficial de la Nouvelle Vague, Ascensor para el cadalso narra la consecución del asesinato de un magnate industrial planeado por su mujer y su amante, un exmilitar y empleado de la empresa. Su intención, simular el suicidio del esposo, con la intención de realizar el asesinato perfecto y poder vivir su amor sin la presencia siempre molesta del esposo. Interpretan los papeles de los conjurados asesinos, la ya entonces famosa Jeanne Moreau y el carismático actor Maurice Ronet.
Nos encontramos con una referente cinematográfico del cine francés. Malle realiza una película en la que se aborda cómo un plan perfecto puede tirarse por la borda por un simple despiste y su consecuencia irreversible. A partir de ese momento, los hechos se desparraman sin control hacia una situación inevitable e incontrolable. Los esfuerzos por enderezar lo que estaba tan perfectamente planeado, naufragan ante la consecución de los acontecimientos heredados del más mínimo desliz. El destino es esclavo de los hechos y estos, tienen sus consecuencias. El director convierte una historia de amor infiel, enfocado a la comisión del asesinato, en un cúmulo de hechos inesperados. El suspense tensa la noche en la que se desarrolla la película, entrecruzando las horas de los amantes como planificadores del asesinato y cada uno pendientes en un escenario diferente y esquivo, con las trágicas aventuras de una pareja de jóvenes amantes, inconscientes herederos de un hecho que nada tiene que ver con ellos, pero que desenmascarará el acto asesino.
Pero más allá de la trama, muy interesante e inquietante a partes iguales, hay que hacer notar la calidad técnica y visual de la película. Gran parte de la película está grabada por la noche en las calles de París, sobre todo los planos interpretados por la sonámbula paseante, esposa y amante, encarnada por Jeanne Moreau. Sus escenas forman parte de la viva imagen de la historia del cine francés. Para ello Malle y su director de fotografía, Henri Decae, realizan, no solo en estas escenas, sino en todo el film, un meditado y extraordinario trabajo de fotografía, tanto en interiores como en exteriores. Si además unimos a esto la colaboración de Miles Davis y un cuarteto de jazz en la creación de la banda sonora, podemos entender el porqué de la importancia icónica de este film en la cinematografía del cine galo. 
Jeanne Moreau encarna a la perfección  a la mujer, vivamente enamorada de su amante. Su belleza innata, junto a los planos nocturnos paseando por las calles de París, la muestran como un ser sumergido entre la duda del no saber lo que ha sucedido en el despacho de su marido y la esperanza guiada por el amor infiel por su amante. Éste, un hombre seguro de si mismo, exmilitar y veterano de Indochina y Argel, no sospecha que las consecuencias de su desliz tras la consecución de asesinato, enredará a los dos novios y jóvenes aventureros, que sin ser invitados al hecho desencadenante y  cegados por la experiencia de pasar una noche juntos, serán el hilo conductor que una los cabos de aquella tarde/noche fatal. Una sufrida gozada disfrutar de las actuaciones de ambos jóvenes, George Poujouly y Yori Bertin, fiel imagen de la inestable, inocente y soñadora adolescencia.
En definitiva, una excelente película, tanto en su argumento, lleno de tensión y suspense, como en su estética y presentación. En ambos casos, un film panacea del cine francés y firme presentación de los que serán los gloriosos finales de los cincuenta y años sesenta, plenos de grandes y clásicas películas realizadas para el placer de aficionados al buen cine.