Etiquetas

jueves, 20 de junio de 2019

Daredevil - Volumen 2 - Marvel Saga 80 - "La Mano del Diablo" - Tomo 22

Este tomo nº 22 de Daredevil de la colección Marvel Saga, publicado por Panini Cómics, reúne la grapa correspondiente a Daredevil en la mini saga El Reino Oscuro: La Lista y los números  501-507 USA, cuyas grapas fueron publicadas en 2010 en España en el tomo nº1 y en TPB de la Colección 100% Marvel. Esta etapa está liderada por el guionista Andy Diggle, quien se estrena con el personaje en la grapa correspondiente a la saga El Reino Oscuro, mediante la que enlaza con la etapa anterior de Brubaker. A los lápices encontramos dos dibujantes. En la grapa de enlace y en los números 501 al 504 ilustra Roberto de la Torre, mientras que en los tres restantes, lo hace Marco Checchetto. Por otro lado señalar que el ilustrador de las portadas es el gran Esad Ribic
Es curiosa la presencia de Daredevil en la mini saga de El Reino Oscuro: La Lista, con la que Diggle se estrena con el personaje. Daredevil se había mantenido al margen de los movimientos de Norman Osborn en el Universo Marvel por hacerse con el poder y desbaratar la influencia y posición de Los Vengadores y S.H.I.E.L.D. a base de formar una fuerza como H.A.M.M.E.R. y utilizar a viejos villanos en su búsqueda del dominio total. Es cuando el ex Duende Verde ha alcanzado su cénit de poder, cuando por medio de esta grapa se reintroduce a Daredevil en el entorno de nuevo Universo Marvel en un enfrentamiento Osborn con el nuevo líder de La Mano. Y como no, el primer choque será con Ojo de Halcón, ahora personificado por un veterano conocido de nuestro héroe, Bullseye.
Una vez resituado el personaje, Diggle presenta en dos fases los movimientos de Matt Murdock en su liderazgo en La Mano, así como sus intrigas para dominar a la organización y no traicionar su estatus de héroe en su lucha contra el mal. En una primera fase, que ocupa los números 501 a 504, la ciudad de Nueva York y más puntualmente, Hell´s Kitchen protagonizará la acción. Daredevil decide enfrentarse a la organización de Osborn, mediante su ejército personal, los ninjas de La Mano y sus lugartenientes, Tigre Blanco y Tarántula Negra. Nueva York se convierte en una zona de guerra mientras, desde la trastienda, Kingpin juega a manipular sus piezas en un juego en el que pretenden dominar sus pasos para recuperar el poder. En esta fase, Diggle se acompaña del dibujo de Roberto de la Torre, oscuro y muy espectacular. Con él francamente se logra transmitir al lector el ambiente necesario.  
En una segunda fase, que incluye los números 505, 506 y 507, Diggle decide enviar a Murdock a Japón, con el fin de asegurar su dominio sobre La Mano al completo, incluidos todos sus dedos, es decir, los daimios y señores de las diferentes sucursales en el mundo. Allí tendrá que convencer y enfrentarse al representante de Sudamérica, un joven empeñado en renovar las tradiciones de la organización y reacio a aceptar y confiar en el mando de nuestro héroe. Comienzan a aparecer alrededor de Daredevil situaciones que poco a poco arrinconan a nuestro héroe hacia el lado más oscuro y peligroso de esta aventura, dejando abierto un nuevo frente en vistas a los siguientes números de esta etapa de Diggle. Respecto al dibujante de esta segunda fase, Marco Checchetto realiza un trabajo diferente a sus predecesores, más volcado a buscar el sentido asiático de la historia, con menos negrura pero más magia y fantasía, con trazos que en algunos momentos recuerdan más a la influencia de estilo de dibujo más oriental. A mi su trabajo me ha gustado menos, y más si lo ponemos en comparación al gran trabajo de De la Torre.






martes, 18 de junio de 2019

"Bajo cielos inmensos" - A. B. Guthrie, Jr.

Hacía tiempo que no leía alguna de las publicaciones de la editorial Valdemar, en su colección Frontera, con la que está reeditando un buen número de clásicos del western, casi todos ellos conocidos por los aficionados al cine, ya que han servido de base para crear los guiones de la fantástica colección de producciones del género de Hollywood. En este caso me refiero a la novela que fue el origen de la película "Río de sangre", dirigida por Howard Hawks e interpretada por Kirk Douglas en 1952. La novela está escrita por Alfred Bertram Guthrie y pertenece a una trilogía en la que se desarrolla el descubrimiento del oeste americano y la apertura de nuevas rutas. Tiene en su haber un gran número de novelas dedicadas al nacimiento de la nación norteamericana y su expansión al oeste, pero sin duda ésta es una de las más conocidas, sin olvidar la segunda de la trilogía y en la que se basó la película "Camino de Oregón", y que además ganó el Premio Pulitzer en 1950.

La que hoy nos ocupa comienza en Kentuky. En una granja, vive un mozalbete de diecisiete años, maltratado por su padre alcohólico. Su romántica visión del mundo y la situación en aquella dura y desagradecida tierra, le lleva a viajar hasta San Luis, para embarcarse en una gran embarcación fluvial, navegar por el río Misouri y convertirse en un explorador y tratante de pieles, con la idea localizar a su solitario tío Zeb. Todo ello le llevará a convertirse en un Mountain Man y explorar las lejanas y peligrosas tierras de la tribu de los Pies Negros. Su nombre es Boone Caudill y acompañado de su inseparable compañero de viaje, Jim Deakins, afrontará un sin fin de aventuras y desventuras a lo largo de casi veinte años. A lo lago de su vida, remontará el Misouri hasta territorio indio, sufrirá sus ataques silenciosos y mortales, vivirá de la caza de castores y búfalos, compartirá experiencias con un otro explorador llamado Dick Summers, descubrirá pasos al oeste por las montañas inexpugnables y nevadas, y compartirá su vida con los Pies Negros. 

La novela representa un auténtico viaje, no solo físico sino también vital. Porque en sus páginas no solo se desarrollan las aventuras de Boone y sus amigos, las cuales están descritas con una asombrosa calidad y estilo, sino que también narran la presencia de un país en ciernes, de paisajes insondables, en los que naturaleza, los nativos y esporádicos aventureros como Caudill, comparten la inmensidad de las praderas, las alturas de sus montañas y, la presencia, siempre en movimiento, de su hilo conductor, el río Misouri. El autor plasma, de la mano de sus personajes, la evolución de un mundo virgen para el hombre civilizado, hacia su conquista mediante la presencia de puestos de comercio, la masiva caza de castores y búfalos y la desaparición de tribus enteras por causa de las enfermedades o sus traslado a otros lugares en busca de caza y supervivencia. Y todo ello sucede bajo los ojos de Caudill y Deakins, en el trascurso de unos años en los que llegan a mimetizarse con el paisaje hasta casi sentirse parte de él, de su libertad y de su inmensidad aparentemente intocable. 

Para ello el Guthrie Jr. se desparrama en un fantástico ejercicio descriptivo de todo lo que rodea a los protagonistas. Siguiendo diferentes fases nos describe un buen número de sus peripecias, comenzando por la llegada a las últimas poblaciones de la civilización que sirven de lanzamiento para los exploradores que se adentran en el río. Después los protagonistas se embarcan en un barco fluvial a la búsqueda de castores, para más adelante y años después, encontrarlos cabalgando por las praderas en su búsqueda de los Pies Negros, asentarse con ellos y afrontar el paso de las montañas camino del oeste, para finalizar con el regreso inmisericorde de Boone a casa en Kentucky. Esta experiencia vital nos hace visualizar la evolución de los personajes y el paisaje en que se mueven. A lo largo de todas estas etapas asistimos no solo al desarrollo de Boone y su personalidad, sino también, a los cambios acontecidos en solo quince o veinte años en aquel territorio a las orillas del Misouri. Es un espectáculo para los ojos y los sentidos leer y descubrir las maravillas envueltas en la descripción que el autor hace de las estaciones del año y los seres que viven en aquella naturaleza tan salvaje como generosa. La novela está llena de humanidad, sentimiento, experiencias, pensamientos profundos y sobre todo, mucha belleza. 

Guthrie tiene la capacidad de dominar el tiempo que pasa a lo largo de las páginas y mostrar las sensaciones de los protagonistas en el pasar de los años, a base de pintarnos los peligros de las emboscadas que sufren, sus experiencias vitales ante la muerte y, sobre todo, sus sensaciones ante el desarrollo de un territorio al que se sienten pertenecer, pero al que terminan por no reconocer. Una fantástica novela en todo su sentido literario y humano.

lunes, 17 de junio de 2019

Zumaia

Retomo aquel viaje que realicé el pasado marzo por la Costa Vasca. En su momento publiqué unas fotos del pueblo de Guetaria. Hoy toca compartir algunas instantáneas  de aquella visita a la villa de Zumaia, eso sí, con el tiempo más nublado y ventoso, pero con una mar espectacular. Es una de las poblaciones más monumentales de la costa guipuzcoana, lugar donde desemboca el río Urola y centro neurálgico de la Ruta del Flysch, accesible desde su playa de Itzurun. Espectaculares las vistas desde la Ermita de San Telmo y majestuosa, la iglesia fortaleza de San Pedro.

  


  


  

  

viernes, 14 de junio de 2019

La foto del viernes - Vicenza - Teatro Olímpico

En puertas de volver este verano a tierras italianas, recuerdo el viaje que hice a Veneto hace unos años, entre cuyas ciudades visité Vicenza, lugar donde el arquitecto Andrea Paladio, dejó su huella en un buen número de edificios. Entre ellos, llama la atención el Teatro Olímpico, su última gran creación, terminado en 1585 siguiendo los planos que el arquitecto dejó diseñados antes de morir, cinco años antes. Fue incluido en la lista del Patrimonio Mundial de la Unesco en 1994.

jueves, 13 de junio de 2019

"John Wick 3. Parabellum"

Hoy toca acercarnos a la última entrega, hasta ahora estrenada, de la saga protagonizada por John Wick, ese asesino a sueldo de origen bielorruso,  interpretado por Keanu Reeves, que tanto ha marcado los últimos años en el género de acción. Por cierto, y antes de continuar, si muchos pensábamos que con "Parabelum" se cerraba la trilogía, parece ser que la idea es continuar con la saga.
Dejamos en la anterior película a John Wick contando los minutos para escapar de su caza y captura organizada por la Mesa, tras asesinar a uno de sus miembros en hotel "The Continental" de Nueva York. La premisa que define esta tercera entrega, es la continua huida y búsqueda del protagonista por salvar su vida. Para ello se enfrenta a un sin fin de contratiempos, asesinos y matones a sueldo. Viajará a Casablanca, en su afán por encontrar una salida a su captura, para lo que deberá regresar después a Nueva York, cerrando el círculo en esta carrera por no caer asesinado. Entre medias, además de su estancia en Casablanca, descubriremos su pasado bielorruso y su relación con sus compatriotas de Nueva York,  además de gozar de increíbles peleas a cuchillo, en pleno Chinatown, y espectaculares carreras en moto y a caballo, escenas que recuerdan al bueno de Arnold Schwarzenegger en su película "Mentiras arriesgadas". Obviamente la película sigue la linea que tanto éxito le ha dado hasta ahora en el uso de perfectas coreografías en las  escenas de violencia. Especialmente reseñable la última media hora en la que se produce un feroz y salvaje duelo contra hombres de la Mesa en pleno The Continental de Nueva York. Entre medias, el director apuesta por otro gran enfrentamiento en Casablanca, pero sin embargo, no me terminó de convencer en su consecución, quizás por la intervención del personaje de Halle Berry, a la que no le veo en su papel, en absoluto, a pesar del trabajo físico realizado y la participación, muy acertada de un par de perros, adiestrados en la lucha.
Si bien ya sabemos que la trama de las películas de John Wick no son especialmente complejas, si que voy vislumbrando el horizonte al que se dirige, sobre todo, al hacerme a la idea de que la saga continuará, por lo menos con una entrega más. Conforme avanza la saga se adivina que el envite de John Wick contra la Mesa puede tener consecuencias a nivel global, en su organización y estructura mundial. Puede ser una de la linea a tomar, y más tras ver el final de esta tercera entrega. Interesantes las colaboraciones de algunos artistas en la película. Además de Halle Berry, aparecen en su metraje,  Angélica Huston, protagonizando unas escenas que me gustaron especialmente, y un recuperado especialista del cine de acción de los noventa, el ilustre Mark Dacascos. Por lo demás, como siempre, ha sido una gozada disfrutar de las coreografías y peleas llevadas a cabo por el protagonista en sus enfrentamientos contra todo hijo viviente, aunque en esta ocasión no todas ellas me han gustado como en otras ocasiones. Veremos la continuidad que le espera a este producto, pero cuidado, que empieza a dar algún síntoma de cansancio y, porqué no decirlo, de repetición... No se si dará para mucho más. Mi sensación es, que nos encontramos ante la entrega más floja, hasta ahora.

martes, 11 de junio de 2019

"Fronteras de posesión. España y Portugal en Europa y las Américas" - Tamer Herzog

Interesante ensayo publicado por la editorial del Fondo de Cultura Económica de España, cuya temática analiza con profundidad, las relaciones fronterizas entre España y Portugal a los largo de los siglos, tanto en la península como en los territorios de las Américas. La autora es una eminente historiadora y jurista, profesora en la Universidad de Harvard por ambas facultades y especializada en historia latinoamericana y española.

Mediante una extensa introducción la autora nos dirime la lectura del ensayo en las diferencias entre la situación territorial y fronteriza en las Américas como territorio de disputa entre ambas coronas, y por otro, la construcción de las fronteras de España y Portugal en la Península Ibérica. Tamar Herzog analiza los agentes, las circunstancias, los fines e intereses que redefinieron las fronteras de ambos países. Subraya la espontaneidad de muchos de los actos que en un principio definieron los territorios, más premeditados en la Península que en las tierras por descubrir y definir allí en el Nuevo Continente. La posesión de tierras fronterizas buscaba controlar tanto el territorio como las gentes que se movían en él, provocando conflictos e incluso guerras. Mientras que en Europa, tal como define la autora, las fronteras son un subproducto de la Reconquista, en América los tratados a lo largo de los siglos definieron las fronteras tanto internas como externas. El estudio puntualiza que el momento de la Unión de las Coronas, hecho que se alargó en el tiempo entre los años 1580 y 1640, complicó la situación fronteriza entre ambos países, no solo durante este periodo, con la difícil asimilación de unos y otros, sino además en el momento de su finalización, frente a la complejidad de conocer qué territorio había ganado para sí cada reino. 

El ensayo se divide en dos partes claramente definidas. La primera está dedicada a América, dividiéndola en dos grandes apartados, como son, el traslado al Nuevo Mundo de la política de bulas, tratados, posesión y vasallaje europeos y, por otro, la relación entre europeos y nativos americanos, basados en la conversión, sumisión y derechos sobre la tierra, y centrándose en la dificultad de su asimilación debido a las características propias de aquel territorio. Son muy interesante las aportaciones de la historiadora en referencia a la participación y posesión territorial de los misioneros y sus misiones, claves en el desarrollo administrativo, político e incluso militar, ante la definición territorial de ciertas zonas en América. La segunda mitad del ensayo está dedicada a la construcción y fronteras en la Península Ibérica. Las claves de este apartado son más diáfanas, teniendo en cuenta que desde 1297 la frontera entre ambos territorios conforma como la frontera más antigua de Europa, la base histórica y fronteriza de lo que terminará por separar a ambos reinos peninsulares. Y todo proviene del desarrollo de lo que Herzog denomina como un gran multicoloquio de interesados, basado en la llamada posesión inmemorial, por la que comunidades e individuos definen y defienden su territorio en la frontera peninsular. Obviamente esto vino acompañado de un importante aporte de derechos y privilegios documentados en archivos y desarrollados sobre la posesión. 

Este gran capítulo se ve refrendado por dos casos prácticos localizados en la frontera andaluza y gallega, mediante los que se intenta explicar el desarrollo de la defensa de estas posesiones y sus derechos apropiados. Nos encontramos ante un muy interesante y desarrollado ensayo que ahonda en la explicación de las complejas y densas características que llevaron a la formación y transformación de las fronteras históricas entre Portugal y España.

lunes, 10 de junio de 2019

"Chernobyl" - Miniserie

Allá por el año 2015,  la escritora bielorrusa Svetlana Aleksievich fue elegida ganadora del Premio Nobel de Literatura. Entre sus obras más conocidas, se encuentra "Voces de Chernovyl. Crónicas del futuro", una obra que reúne un buen número de crónicas y testimonios de supervivientes de la catástrofe nuclear sucedida en aquel lugar en el año 1986. Sus protagonistas eran principalmente ciudadanos que vivían en la zona, familiares de los bomberos y soldados que participaron en la extinción de la central y limpieza de la zona, como algunos supervivientes de la crisis nuclear, quienes tuvieron de abandonar sus casas y pertenencias para siempre. Su lectura, a pesar de ser algo reiterativa, no deja de plasmar con pasmosa fidelidad la historia de terror que se vivió aquellos días, la crudeza de los efectos de la explosión, así como la gestión acometida por las autoridades en su afán por extinguir y reducir, si era posible, los daños directos y colaterales producidos por la catástrofe.
Hace poco más de un mes, se programó y estrenó una miniserie producida por HBO y Sky, en la que se describen los hechos que rodearon el mayor accidente nuclear ocurrido en nuestro planeta, sin contar, por supuesto, las bombas de Hirosima y Nagasaki. En éste caso, la visión del mismo, está enfocada en la figura de Valery Legasov, científico soviético, en su papel de miembro de la comisión de investigación encargada de adoptar las medidas necesarias para minimizar sus efectos y descubrir las causas del accidente, junto a Boris Shcherbina, vicepresidente del Consejo de Ministros. Ambos personajes, maravillosamente interpretados por Jared Harris y Stellan Skarsgard, protagonizan la lucha, en absoluta inferioridad de condiciones, por solventar una crisis a la que se enfrentaron a base del sacrificio de miles de hombres, en su afán por limitar los daños y disminuir los efectos destructores de la explosión y posterior radiación. 
La miniserie consta de cinco capítulos, en los que se muestra en orden cronológico los sucesos que acontecieron durante y después de la explosión, aportando dos miradas diferentes, pero claramente entrecruzadas. Por un lado, el daño producido en las personas que se acercaron mínimamente a la central en aquellas terribles horas. Los daños fueron incalculables y terroríficos, no solo para ellos, sino para las generaciones siguientes. La tierra y el aire estaban contaminados a niveles inverosímiles, ante lo cual, los enviados por el gobierno, se afanaban por intentar paliar los efectos y remediar el daño que quedaba por producirse. El gobierno, mientras, apostaba por la intención de ocultar la catástrofe, no solo en la misma Unión Soviética, sino sobre todo, ante Europa Occidental. Por otro lado, y no menos importante, la serie se fija en especial en la mirada del científico que intenta entender el porqué del suceso, en su afán por reconducirlo y, sobre todo, evitarlo en un futuro, para lo cual, ante la imposibilidad de visitar el lugar in situ, serán crucial recoger las declaraciones de los técnicos y operarios supervivientes, y más teniendo en cuenta las pocas posibilidades de supervivencia con que contaban los afectados. En el último capítulo de la serie se celebra el juicio para buscar los responsables del accidente y es ahí donde se explican las conclusiones alcanzadas en la investigación, algo que a los jerarcas soviéticos no gustó en absoluto, enfrentados a una profunda crisis, en las cercanías de la caída de Muro de Berlín.
La serie trata con pasmosa y cruda realidad, y no menos humanidad, los macabros sucesos que se sucedieron días después de la catástrofe, en un afán por evitar los inimaginables daños colaterales y el enfrentamiento a la problemática de solucionar y evitar la escalada de radiación y una posible mayor crisis nuclear incontrolable. El sacrificio estaba al orden del día, en un país en absoluto preparado para esta contingencia. La serie consigue trasladar al espectador, con un notable empaque de humanidad y asombro, cada uno de los días y problemas a los que se enfrentaron Legasov y Shcherbina. Al logro impresionante en la ambientación, la localización del lugar y la época en que se desarrolla, se une a la interpretación sentida y sobresaliente de los actores, especialmente de Harris y Skarsgard, además de una notable Emily Watson, en su encarnación de una colaboradora del primero. Por lo demás, los papeles corales y secundarios, muestran la amplitud de la destrucción y la paranoica mezcla de voluntad y obediencia que afrontaron sin remedio los equipos de limpieza. 
Sin duda, "Chernobyl" es una de las grandes producciones, en lo que respecta a series, del año. Su visión, tratamiento, enfoque, crítica y, como no, su dirección e interpretaciones, colman un producto tan serio como definitivo, en lo que respecta a la memoria de aquel accidente nuclear. Sus capítulos nos muestran las dobles caras de un régimen agotado, ante el que sus ciudadanos, respondían con miedo y obediencia, deshumanizando a su manera un país, un pueblo sacrificado en tantos frentes, del que la catástrofe de Chernobyl, resultó prácticamente definitiva, por su dureza y tragedia producida, y por la desconfianza que generó en la población soviética, último aliento sobre el que sobrevivía el poder de una Unión Soviética, a punto de caer. Una gran miniserie, que no hay que dejar de ver. 



viernes, 7 de junio de 2019

Dr. John - Descanse en Paz

Hoy ha fallecido uno de los grandes dinosaurios de la música del Nueva Orleans. Pianista hasta la médula, su amor y compromiso con el blues, el boogie woogie y el rock and roll, lo aupó a los altares de la música norteamericana. Sus casi cuarenta discos publicados son buena muestra de ello.






La foto del viernes - Sevilla - Plaza de Toros de la Maestranza

Sevilla 
Plaza de Toros de la Maestranza

jueves, 6 de junio de 2019

"Los jinetes del mar" - Fernando Lillo Redonet

Esta novela escrita por Fernando Lillo Redonet, versado novelista y ensayista y colaborador habitual de la editorial Evohé, afronta en sus páginas una auténtica aventura de exploración por las lejanas costas de África, más allá de las Columnas de Melqart, de la mano del sufete cartaginés Hannón. El embrión de esta historia lo encontramos en un extracto de un relato encontrado en un manuscrito fechado en el siglo XI d.C. Los ecos de este retazo casi mítico traslada al lector a las postrimerías del siglo V a.C. Es a partir de un pequeño pedacito de historia, a partir del cual el autor construye una aventura en la que engloba recuerdos del pasado cartaginés y su situación histórica en una época en la que Grecia ha vencido al rey Jerjes en las batallas de Salamina y Platea.  Cartago, aliado de los persas, sufre cara su derrota, no solo en la lejana Grecia, sino también en Sicilia, en una operación gestada de su alianza para desviar la atención de los griegos en su guerra contra sus enemigos. Es a partir de estos hechos y utilizando como guía aquel relato protagonizado por Hannón, donde Lillo reconstruye el viaje más allá de las Columnas, por las costas africanas, de un heterogéneo de personajes cargados con un gran componente histórico, con el que afronta un viaje de aventuras y exploración al más puro estilo del género.

Para ello, el autor se afana en, seleccionar una serie de personajes, que confluirán en el viaje. Por un lado, y para situar el componente histórico de la novela, reutiliza la figura de un espartano llamado Aristodemo, con un oscuro historial en su real participación en las guerra contra los persas, como testigo de las batallas más importantes del conflicto. Como no, Hannón es el guía intrépido, hijo de Amílcar y hermano de Himilcón, ambos navegantes avezados en las exploraciones allende los mares, sobre el que girará la aventura en ciernes. Les acompañarán en su aventura, un piloto cartaginés llamado Sebub y su aprendiz Anibal, y no podían fallar la esposa de Hannón, llamada Dido, además de una bella esclava de nombre Isthar, ambas representación de las distintas visiones del amor, la fidelidad, los sueños y la pasión. A todos ellos se incorporará Hasis, embajador de la ciudad de Liks y componente importante de lo que suceda a lo largo y ancho de este mítico viajes. 

Aparte de que los personajes quizás estén un tanto estereotipados, debo incidir en el esfuerzo realizado por el autor para dotarles de cierta madurez y profundidad, especialmente en el caso de los que considero los dos protagonistas, Aristodemo y Hannón. El conjunto de protagonistas, dentro del crisol en el que se nos presenta, pretende equilibrar la fortalezas de unos y las debilidades de otros, la serenidad frente a la pasión, los intereses personales frente a los de una comunidad a la que sirven. La humanidad de algunos de ellos contrastan con cierto halo mítico de otros, con lo que la sensación de encontrarnos ante un viaje iniciático, con grandes dosis de destellos míticos, se termina fundiendo en la realidad histórica de las exploraciones cartaginesas en el mediterráneo y más allá de las Columnas de Melqart. Todo ello viene acompañado y aderezado de los componentes básicos del género de aventuras y de viajes más clásicos de la literatura universal, desde los clásicos de Homero, pasando por las historias de Jasón y los argonautas, hasta enlazar con los grandes relatos de los escritores del XIX. Las estampas de los protagonistas en las costas africanas me recordaron con ilusión, a las aventuras relatadas por Verne, Salgari o Haggard.

Por todo ello, esta novela es un claro ejemplo de cómo se puede jugar con la historia, el mito y la ficción, abordándolo con aparente sencillez pero con una buena cimentación narrativa. Recrea con entretenimiento y base histórica, una aventura de exploraciones, amores, conquistas y relaciones humanas y míticas, situada en unos siglos en los que Cartago estaba en ciernes de convertirse en la gran civilización que representó más adelante a lo largo de los siglos III y II a.C. El gran pueblo de los Jinetes del Mar.


martes, 4 de junio de 2019

"Moonshine" - Volumen 2

Casi un año después de la publicación del primer volúmen de esta historia presentada por Azzarello y Risso, sale a la luz el segundo volúmen con una portada que ya no pretende ocultar el pilar de la trama en la que se mueve esta historia situada en los años veinte y treinta en tierras de Virginia. Como ya recordaréis mientras la mafia italiana de Nueva York quiere hacerse con los servicios de los fabricantes de un whisky especialmente bueno elaborado en las montañas de aquel estado, provocando una cruenta guerra sin piedad, un secreto  insondable, rodeado de misterio y terror, parece protagonizar el escenario al que unos y otros se verán arrastrados.
Mientras los secuaces de Joe Masseria pensaban solucionar su conflicto con los oriundos, descabezando a la familia virginiana y provocando no pocos altercados en la zona, el que fuera inicialmente su agente y mensajero, Lou Pirlo, comienza su propio periplo  en un viaje en tren que lo llevará directamente a limpiar carreteras bajo la vigilancia de un fusil y una placa. Sin embargo, lo que ya forma parte indisoluble de su sangre, provocará a su alrededor situaciones sorprendentes y difícilmente controlables. Ambas tramas, ya divergentes, forman la estructura en la que se soporta este nuevo volúmen, a primera vista de transición, ya que todavía no tengo ni idea de que nos deparará esta historia en el futuro, labor que depende de un Azzarello, siempre lento pero habitualmente seguro en su función de guionista.
Aunque estos devaneos y vaivenes puedan provocar cierta impaciencia en el lector,  quiero pensar que el trasfondo que esconde esta mezcla de género fantástico y género negro tiene, no solo un sentido, sino que esconde algo más que la superficie dramática que se intuye en sus diálogos. Con todo, lo que realmente me mantiene atrapado es el dibujo de Risso. Siempre he sido un fiel seguidor de su obra, pero sin duda, el dibujante no ha perdido su fuerza, es más, el ambiente oscuro de los bosques de Virginia y el factor de contener en sus tramas un componente oscuro, fantástico y tenebroso, hace que su juego de fondos negros, haga resaltar las figuras y los retratos de sus protagonistas, llamando su atención en su buen hacer. Sus composiciones en las páginas del cómic, forman auténticas piezas de arte, en un juego entre acción, violencia y la perfecta ambientación en el escenario de sus historias. No tengo nada claro sobre que haría yo ante esta obra, si no estuviera Risso al frente de sus lápices y pinceles. Desde luego el ilustrador, por ahora, se encuentra muy por encima del guionista, algo que espero, vaya equilibrándose conforme avance la historia. 

lunes, 3 de junio de 2019

"Los hermanos Sisters"

El cine le debe mucho al western y como tal, no es extraño que de vez en cuando se estrene alguna buena película del género, que si bien dicen sigue en declive, nos ofrece de año en año, algún buen ejemplo cinematográfico más que interesante. En esta ocasión es el francés, Jacques Audiard, quien afronta una historia que se encuentra dentro de los más clásicos cánones de lo que ha sido siempre una buena película del cine del oeste. ofrece una hermosa y honda historia de dos hermanos que como otras grandes parejas de la historia del western, galopan hacia el horizonte por las praderas de norteamérica.
Como decía, Charlie y Eddie Sisters son dos pistoleros a sueldo de un hombre al que llaman el Comodoro. Su misión suele ser la de dar caza y asesinar a objetivos marcados por su patrón. En una nueva misión, deberán cabalgar a tierras de Oregón y California, en plena fiebre del oro de mediados de 1850, para sonsacar a un químico, una fórmula con la que facilitar la búsqueda de oro en los lechos de los ríos. A lo largo y ancho de la película, se nos muestra el viaje que realizan hasta alcanzarlo y los sucesos que ocurren a continuación. Esta situación es aprovechada por el director para contar al espectador la relación y el pasado de estos dos singulares hombres, tan diferentes entre ellos, como inseparables desde su juventud.
Audiard realiza una narración progresiva, pausada, en la que los hermosos paisajes, que por cierto son entornos paisajísticos de Navarra, se salpican de diálogos, que si bien a primera vista, parecen intrascendentes, logran el objetivo de definir con detalle y sentimiento a ambos hermanos. Los deseos profundos, no solo de los Sisters, sino también del químico y el ojeador que envía el Comodoro por delante de los pistoleros, marcan el anhelo de los cuatro protagonistas por buscar un mejor futuro para sus vidas, en una búsqueda por lo idílico, lo utópico e incluso lo perdido tras años de duelos, disparos y asesinatos. Un futuro mejor, instrumentado en sus sueños, cabalga entre el cumplimiento del deber y la escapada hacia adelante en busca del pasado. Mientras los protagonistas deambulan entre Oregón y California,  los personajes van definiendo sus personajes, entre anécdotas, encuentros y tiroteos, más con la única misión de hacernos descubrir y reconocer el pasado y futuro de los Sisters, que en pararse a pensar en el porqué de los acontecimientos, que en todo caso, dirimen un incierto camino hacia la conclusión de la película. Por cierto, debo apuntar, que su final, es uno de los ocasos cinematográficos más bellos y sentidos que he visto en mucho tiempo.
Interpretando a los hermanos nos encontramos con Joaquin Phoenix y un espléndido John C. Reilly, en una de sus mejores actuaciones. Ambos realizan un notable trabajo, cada uno en su rol, pero formando uno de esos dúos actorales tan típicos y exitosos en los westerns que han trasladado a la pantalla películas como "Dos hombres y un destino", "Dos cabalgan juntos", "Appaloosa", "Duelo de titanes", "Open Range" o "Pasión de fuertes", por decir solo algunos títulos. en donde hermanos o amigos inseparables cabalgan por el oeste americano mano a mano. Les acompañan, en el papel del químico, Riz Ahmed y en el del buscador del sujeto, Jake Gylenhaal, completando un elenco corto y acertadísimo. En definitiva nos enfrentamos con un western profundo y sentido, dirigido con mano firme y delicada, que trasporta al espectador cierto halo crepuscular, con la colaboración importante de un buen elenco actoral. Una de esas películas, que por lo menos en mi caso, se guardan en la memoria con cierto gusto.