Etiquetas

viernes, 15 de febrero de 2019

La foto del viernes - París - Jardín de Luxemburgo - Fontaine Médicis

París
Jardín de Luxemburgo
Fontaine Médicis
Mandada construir por María de Médici en 1630 y recolocada en su actual ubicación en 1864.

jueves, 14 de febrero de 2019

"Ray Donovan" - Temporada 6

La sexta y, por ahora, última temporada de Ray Donovan estrenada hasta el momento, toma un nuevo camino en la vida del protagonista y su familia. Tras la muerte de Abby y el traslado de  familia a Los Ángeles, todo el entorno del protagonista se desmorona. Su primer capítulo se encarga de mostrar la caída psicológica de Ray y su "resurrección". A partir de ese momento su vida se entremezclará peligrosamente en la lucha de los candidatos a la alcaldía, su cuota de corrupción policial y el riesgo de jugar en una liga en la que, sus más allegados podrían funcionar como moneda de cambio.
Si bien es verdad que, como es habitual, los capítulos gravitan alrededor de Ray Donovan, no podemos olvidar los pivotes familiares que soportan sus relaciones familiares y su entorno más cercano. Su hija, Bridget ha afianzado su relación con aquel muchacho, enfermo de cáncer, que tanta relación tuvo en la enfermedad de Abby. Es más, en principio y por otras circunstancias, la vida del joven comenzará ha formar parte de la compleja cotidianidad de los Donovan. Por otro lado, Bunchy no soporta la separación de su hija, ahora bajo techo materno, y con la colaboración de Mickey, huido de la justicia, se embarcará en una peligrosa y desconcertante escapada hacia ninguna parte. Mientras, Terry y Daryll toman diferentes caminos. Terry no puede evitar la llamada de su pasado en el boxeo y comienza a participar en combates sin guantes, para detrimento de su salud. Y Daryll comienza a tener agudos problemas con el protagonista de su proyecto cinematográfico.
Pero es Ray Donovan quien se sumerge en una compleja red de corrupción y juegos de poder, en los que la intervención de peligrosos miembros de la policía e intereses urbanísticos, le llevaran de nuevo a situarse en una peligrosa situación para su vida y su entorno más cercano. Y es aquí donde me interesa llegar, para mostrar mi preocupación ante la irremediable comparación con temporadas anteriores. Las tramas se repiten un tanto y las circunstancias heredadas de las relaciones familiares de los Donovan y su implicación en los asuntos personales y profesionales de Ray, empiezan a sonarnos en exceso. Además, esta temporada me ha parecido menos trabajada a nivel de guion, y algo descuidada en las interpretaciones de algunos de los personajes. Con todo, la temporada sigue teniendo carácter y personalidad, pero cuidado, porque sus tramas, empiezan a desgastarse y si no llega pronto un nuevo giro argumental que aporte una nueva esencia dramática, veo un final cercano a esta serie. Bueno, por ahora tranquilos, ya que en EEUU ya se ha empezado a programar la séptima y nueva temporada. Habrá que esperar hacia nos lleva la que hasta ahora ha sido una de mis series favoritas de los últimos años.

martes, 12 de febrero de 2019

"Operación Overlord" - Comando Kieffer - Tomo 4

El cuarto tomo de esta serie de seis que Norma Cómics está publicando en referencia a las distintas batallas que se dieron lugar dentro del complejo contexto de  la famosa Operación Overlord, más conocida como el desembarco de Normandía. En este caso que nos ocupa, sus creadores, Bruno Falba y Davide Fabbri, ponen el ojo en la intervención de los comandos especiales británicos en el trascurso del desembarco en la playa Sword. Más en concreto detalla la participación, por un lado, del servicio cinematográfico del ejército británico, desde el punto de vista de uno de sus cámaras y, por otro, la participación de miembros de la Francia Libre liderados por Philippe Kieffer, en el grupo de comandos especiales.
De nuevo, y siguiendo la estructura de los tres cómics anteriores, el guión muestra de la mano de sus protagonistas, el desarrollo de la preparación de la operación en cada grupo de combate, desde la retaguardia hasta el momento del desembarco y su posterior posicionamiento sobre el terreno. En este caso, las fuerzas bajo mando británico tendrán que enlazar con los paracaidistas lanzados tierra adentro, la víspera del desembarco por mar. En comparación a otros números, este que nos ocupa tiene cierto atractivo al fijarse con cierto detalle en dos participantes de la batalla ciertamente singulares. Por un lado, el cámara de los servicios cinematográficos, con los que se pretendía filmar el desembarco para luego en actos de propaganda, mostrar el desembarco a los ciudadanos que durante años tuvieron que sufrir el asedio aéreo de la Alemania nazi, en las Islas Británicas. Por otro, la participación de los miembros de la Francia Libre, huidos desde 1940 de su tierra natal y deseosos de pisar suelo francés, en su afán de liberar y liderar, en lo que pudieran, la reconquista de Francia. Señalar que solo sobrevivieron una veintena de los más de ciento cincuenta comandos franceses que desembarcaron en las costas normandas

Estupendo número, que tanto a nivel de guion y especialmente en lo que se refiere a su ilustración, muestra los actos de aquel eslabón de la Operación Overlord. Como siempre extraordinario el muestrario y detalle de la ambientación y equipo militar, uniformidad e insignias de los contendientes, reflejado en un dibujo que en mi opinión mejora las publicaciones anteriores. Según he leído, la serie constará de seis tomos, con lo que todavía nos esperan un par de ejemplares, próximos a publicar, todo lo cual completará un extenso y muy interesante muestrario de la compleja operación, llamada a ser el mayor desembarco realizado en la historia... Estoy deseando tener los seis para leer de tirón lo que puede llegar a ser una importante muestra ilustrada completísima a tener de cuenta por aficionados al género.



lunes, 11 de febrero de 2019

"El alquimista impaciente"

La tercera película proyectada en la pasada Semana Pamplona Negra, está basada en la segunda novela de Lorenzo Silva. Fue Premio Nadal del año 2000 y está protagonizada por la pareja de guardias civiles Rubén Bevilacqua y Virgina Chamorro. Fue dirigida en 2002 por la realizadora Patricia Ferreira. La trama gira alrededor del descubrimiento del cadáver de un ingeniero de una planta nuclear, en la habitación de un motel de carretera de Guadalajara. Si bien, en un principio la investigación de ambos guardias les lleva a la conclusión de que se trata de un fallecimiento provocado por causas naturales, mezcladas con un mucho de sexo, droga y alcohol, el hallazgo, meses después, del cuerpo sin vida de una joven que responde a la descripción de quien parece pasó los últimos momentos de vida con la víctima, hace que el caso se reabra.
Las pesquisas de los agentes les hará adentrarse en las entrañas de una central nuclear, las relaciones sospechosas en los ayuntamientos de la zona en la concesión de obras públicas y en las sombras de corrupción y enfrentamiento entre constructoras y empresas vinculadas a las tierras de aquella provincia, cercana a Madrid. Debo puntualizar en primer lugar la correcta y medida realización del guión de la película en cuestión. La adaptación de la novela, consigue aunar suspense, claridad en los hechos y pocos rincones oscuros en su redacción, a excepción, como no, de los estrictamente necesarios para llevar a cabo un buen film de suspense y misterio. No por casualidad, el guión fue premiado por el Círculo de Escritores Cinematográficos. Por lo demás, refleja bien los caracteres de los dos protagonistas. Por un lado Rubén, como el guardia sereno y detallista, al que le gusta razonar los casos y ahondar en porqué de los crímenes y los actos que llevan a cometerlos. Por otro Virginia, fiel compañera, que lucha por hacerse su sitio en un mundo de hombres, en el que busca respeto, realizar bien su trabajo y, sobre todo, resolver los casos en que ambos se embarcan. De paso, su relación, mantiene una tensa pero respetuosa linea de separación, a pesar de existir entre ellos cierta atracción física.
Por lo demás, el argumento, correctamente hilvanado, destapa las semillas de corrupción a la que tanto nos hemos acostumbrado desgraciadamente en este país. Los deseos de medrar, de tener más dinero y pertenencias más ostentosas o más grandes, llevan a algunas supuestas buenas personas a entrar en un mundo de corruptela y peligro. Y qué mejor marco, que más diáfano escenario para introducir una trama policiaca y criminal, en el aparentemente mundo dirigido por el poder del dinero. Por lo demás, la película es correcta, aunque en algunos momentos adolece de ritmo, debido quizás a que abusa de un buen número escenas de corta duración. Aún con todo, el film funciona bien, tanto a nivel argumental como de interpretación. Acompañan a los protagonistas dos secundarios de lujo. Tanto Ariadna Ozores como Miguel Angel Solá, funcionan bien en sus roles, aportando misterio y suspense en sus personajes. Respecto a los protagonistas, Ingrid Rubio y Roberto Enríquez,  ambos cumplen con los personajes de Lorenzo Silva. El segundo fue nominado al mejor actor revelación de aquel año. Aunque es cierto que la cinta parece que no vaya envejeciendo especialmente bien, su guion sigue funcionando, como lo hacen las novelas de Lorenzo Silva, quien ya tiene once publicadas con la pareja de guardias como protagonistas.

jueves, 7 de febrero de 2019

"El cuarto disparo" - Javier Lacomba Tamarit

Javier Lacomba Tamarit plantea en su primera novela, publicada en 2018, una interesante premisa que lleva al lector a sumergirse en la sociedad de los años sesenta en los EEUU. ¿Qué hubiera sucedido si el atentado contra Kennedy en Dallas, no se hubiera cobrado la vida del Presidente? Además de los sentimientos personales tras la pérdida de su esposa, ¿se hubiera podido dar un giro de ciento ochenta grados en la política nacional e internacional del país? Sobre estas dos preguntas sobrevuela la novela, en un proceso narrativo pivotado sobre esta idea matriz. A partir de este hecho, las implicaciones en la sociedad norteamericana, se focalizan en la familia del periodista Thomas Glass. Es a partir de sus vidas, donde  da comienzo un viaje a la sociedad norteamericana, ramificada en una serie de personajes que confluirán de alguna manera, en la segunda gran trama de la novela, amalgamada alrededor de una serie de asesinatos que mantienen a Los Ángeles en un estado de continua tensión.

La idea de que el asesinato de Kennedy no se hubiera producido, abre mil puertas y conjeturas, difíciles de acometer en su plenitud en una novela, pero que dan pie a ideas originales que cimentan una buen argumento. En este caso, será la política internacional, especialmente con miras a la intervención en Vietman, la que resquebrajará no solo la vida de confort de la sociedad norteamericana, sino también la de los Glass y su entorno más cercano. Por medio de las vicisitudes que rodean a esta familia, iremos vislumbrando los problemas sociales generados y los desengaños de una juventud, con vistas a soñar en un porvenir casi inalcanzable. Thomas Glass tendrá que bregar por proteger a sus hijos, frente a su búsqueda de independencia y libertad. Por un lado se nos muestra el nacimiento de los colectivos de protesta frente a las nuevas políticas en el extranjero, las cuales afectan directamente a los juventud del país y, por otro, el autor sobrevuela a baja altura alrededor del sueño de Hollywood y los deseos de un buen número de muchachas por lograr abrirse paso en el mundo del cine, de la mano de oscuros cazatalentos y de un universo sospechosamente escabroso. El trabajo periodístico y de investigación de Thomas, y su visión particular, nada objetiva, de las políticas en el país, entablarán contacto con la larga sombra del FBI y otras instituciones instaladas en las cloacas del gobierno. Si a esto añadimos la trama dedicada al misterioso asesino en serie, nos encontramos con que la novela de Javier Lacomba engloba en sus páginas un buen y complejo caleidoscopio de situaciones entroncadas en aquellos primeros años de los sesenta, tras el frustrado atentado contra Kennedy.

En mi opinión la novela resulta especialmente adictiva. Se compone de un buen número de capítulos, cortos en extensión y titulados por el nombre de algunos de los protagonistas. Esto permite seguir con ritmo y control, la maraña de suspense que Javier traslada con buen pulso al lector. Las tramas se entrelazan con soltura, construyendo un escenario lleno de suspense con aromas de buen thriller, para ir trazando con inteligencia el fluido caudal de las historias que terminan desembocando con acierto, en el final de la novela. Es cierto que la base dramática creada a partir del atentado a Kennedy, me resultó algo endeble. El camino que pudo tomar la política de Kennedy, si no hubiera fallecido en Dallas, es tan insondable como desconocido. Sin embargo, como disparo de salida para la construcción de la novela, funciona convenientemente, ya que sitúa a la sociedad americana en una situación limite y de desconcierto, que junto a la local actividad del asesino en LA, coloca a los protagonistas en el ojo de huracán, con todo lo que conlleva como factor desestabilizador en la vida de familia Glass. No puedo ocultar mi preferencia por la trama del asesino en serie. Es en esta fase donde encuentro a Javier Lacomba más cómodo y fluido. afrontando con seguridad una narrativa que rezuma lo mejor del género de suspense. En definitiva, El cuarto disparo es una novela muy bien construida, argumentalmente adictiva y, sin género de dudas, escrita con buen pulso narrativo. 

martes, 5 de febrero de 2019

"Otello" de Verdi - Gregory Kunde - Svletana Askenova - Ángel Ódena - OSN - Coro AGAO

Estrenada el paso jueves, 31 de enero, en el Auditorio Baluarte de Pamplona, Otello, la penúltima ópera creada por el gran compositor italiano Giuseppe Verdi, ha sido sin duda alguna, uno de los grandes eventos culturales de la temporada. Interpretada por el gran tenor Gregry Kunde, la soprano Svetlana Aksenova y el barítono Ángel Ódena, acompañados por la Orquesta Sinfónica de Navarra y el Coro de AGAO, su representación aúna una serie de notorias circunstancias para el marco cultural actual en la Comunidad Navarra. La presencia de Kunde, uno de los grandes tenores en la escena de la ópera del momento, galardonado con el premio a Mejor Cantante Masculino del Año por los International Opera Awards y con un currículum a sus espaldas especialmente notorio, representa para nuestro panorama escénico un grado importante de calidad y notoriedad. Por otro, apuntar el gran calado de la representación de la propia ópera y su libreto. Un claro y eminente ejemplo de la teatralidad y magnitud escénica, de una ópera que aúna su trágico texto creado por la pluma de Shakespeare, una muy medida adaptación al panorama operístico engrandecido por la musicalidad de Verdi y una especial y profunda carga dramática rebosante de sentimiento, emoción y desesperación.

La trama gira alrededor de Otello, gobernador de Chipre, en el periodo histórico en el que la isla era una preciada posesión de la Serenísima Venecia. Al llegar a la isla tras vencer al turco, Yago, su mano derecha en la isla, ciego de venganza por no haber sido elegido como su sustituto en el mando de la misma durante su ausencia, se propone hilar un maligno plan para provocar en Otello un ataque de celos por su esposa Desdémona, con la intención de destruir su matrimonio y la paz que envuelve el entorno victorioso y de liderazgo del señor de la isla. La ópera, largamente trabajada por el compositor y su libretista Arrigo Boito, enfrenta al espectador con una cascada de sentimientos entre los que se mezclan el amor, la desconfianza, la venganza, el odio, la envidia, la piedad, la ira o la fidelidad. La carga dramática de esta ópera, incluye un importante componente de teatralidad y trabajo actoral, aportando a la actuación vocal y operística, nada desdeñable, un gran esfuerzo de interpretación, en el que el trío protagonista debe vaciarse sobre el escenario, tanto a nivel pasional como interpretativo. Algunas de sus escenas son especialmente duras a nivel emocional, como por ejemplo, el momento en el que Yago reniega de Dios y del más allá después de la muerte, o el momento en el que Otello, herido por los celos, se derrumba entre el amor de su esposa y el insufrible dolor por la supuesta traición, o por otro lado, la impresionante escena en la que Desdémona, en plena noche, reza  con pasión conociendo el destino mortal que la espera sin remedio.  

Desde luego, para representar una ópera como esta, no es baladí la elección del elenco, tanto a nivel vocal como de interpretación. La misma actuación de Kunde es una garantía de exigencia, responsabilidad y calidad. Su presencia recuerda al gran Plácido Domingo, quien también resaltó especialmente durante su carrera en el papel de Otello. Kunde planteó con total solvencia y absolutamente volcado en su interpretación, un personaje contradictorio a nivel de libreto, pleno y brillante a nivel vocal. Una gran voz que lleva aparejada el halo de quien es sin duda alguna una de las grandes figuras operísticas y escénicas de la actualidad. Por que no solo es cuestión de cantar bien, además este papel en concreto, exige un derroche de energía y pasión, que el tenor asimiló y planteó en el escenario con un domino total en su planteamiento dramático. Su alter ego, Ángel Ódena, como Yago, encarnó un Yago siempre complejo, contundente en su trabajo vocal y especialmente elocuente en su encarnación del mal y su insano rencor por su señor. A mí particularmente me gustó su interpretación. Y en tercer lugar, la soprano Svetlana Aksenova, fue de menos a más. Mi impresión es que la cantante no brilló especialmente en los tres primeros actos, hasta que demostró sus tablas y capacidad dramática al principio del 4º, en ese solo brutal y desgarrador en el que una desesperada Desdémona espera su muerte irremediable, momento en el que aporta un alto contenido pasional y una calidez de voz más que interesante.
Por lo demás el Coro de los Amigos de la Ópera acompañaron adecuadamente en las piezas corales de la obra y la Orquesta Sinfónica de Navarra, con un importante bagaje de conciertos en los últimos años y especialmente en montajes operísticos, jugó un papel notorio, en una velada en la que los protagonistas debían ser y fueron los cantantes en sus roles interpretativos. Reseñar por otro lado una importante labor en la escenografía, protagonizada por la proa de una galera veneciana que, en cada uno de los actos, giraba sobre un eje, mostrando diferentes escenarios, algunos más impresionante que otros y sumando cierta dificultad a la labor de los intérpretes, debido al plano inclinado del mismo. Sin embargo, también resalto, que en el 2º acto, el escenario quedó especialmente vacío por la disposición de la proa, que quedó demasiado ladeada en las tablas, dando cierta sensación de pobreza escénica. Con todo, a mí me gustó el concepto planteado en la escena, especialmente en el 1º y 4º acto. Todo ello para apuntalar una especial y exitosa velada, plena en el apartado interpretativo y notable a nivel vocal. La representación, me dejó dos sensaciones importantes. Por un lado, la importancia de un libreto muy elaborado y especialmente trabajado a nivel humano y de adaptación de la obra de Shakespeare, todo lo cual engrandece una ópera monumental en la escala de sentimientos y hondura dramática. Por otro lado, apuntar que siendo una ópera en la que no llama especialmente la atención ninguna aria en particular o una melodía especialmente pegadiza, como sucede con otras obras de Verdi, Otello representa un compendio importante de calidad dramática, un texto efectivo y un componente musical rotundo, cuya conjunción mantiene al espectador absorto en el escenario y adicto a una historia tan humana como desgraciadamente tan actual.



lunes, 4 de febrero de 2019

"Ascensor para el cadalso"

Segunda película disfrutada en el ciclo de la Semana Pamplona Negra de este año, en el Auditorio Baluarte y con la colaboración con la Filmoteca de Navarra. Dirigida por Louise Malle en 1958, meses antes del surgimiento oficial de la Nouvelle Vague, Ascensor para el cadalso narra la consecución del asesinato de un magnate industrial planeado por su mujer y su amante, un exmilitar y empleado de la empresa. Su intención, simular el suicidio del esposo, con la intención de realizar el asesinato perfecto y poder vivir su amor sin la presencia siempre molesta del esposo. Interpretan los papeles de los conjurados asesinos, la ya entonces famosa Jeanne Moreau y el carismático actor Maurice Ronet.
Nos encontramos con una referente cinematográfico del cine francés. Malle realiza una película en la que se aborda cómo un plan perfecto puede tirarse por la borda por un simple despiste y su consecuencia irreversible. A partir de ese momento, los hechos se desparraman sin control hacia una situación inevitable e incontrolable. Los esfuerzos por enderezar lo que estaba tan perfectamente planeado, naufragan ante la consecución de los acontecimientos heredados del más mínimo desliz. El destino es esclavo de los hechos y estos, tienen sus consecuencias. El director convierte una historia de amor infiel, enfocado a la comisión del asesinato, en un cúmulo de hechos inesperados. El suspense tensa la noche en la que se desarrolla la película, entrecruzando las horas de los amantes como planificadores del asesinato y cada uno pendientes en un escenario diferente y esquivo, con las trágicas aventuras de una pareja de jóvenes amantes, inconscientes herederos de un hecho que nada tiene que ver con ellos, pero que desenmascarará el acto asesino.
Pero más allá de la trama, muy interesante e inquietante a partes iguales, hay que hacer notar la calidad técnica y visual de la película. Gran parte de la película está grabada por la noche en las calles de París, sobre todo los planos interpretados por la sonámbula paseante, esposa y amante, encarnada por Jeanne Moreau. Sus escenas forman parte de la viva imagen de la historia del cine francés. Para ello Malle y su director de fotografía, Henri Decae, realizan, no solo en estas escenas, sino en todo el film, un meditado y extraordinario trabajo de fotografía, tanto en interiores como en exteriores. Si además unimos a esto la colaboración de Miles Davis y un cuarteto de jazz en la creación de la banda sonora, podemos entender el porqué de la importancia icónica de este film en la cinematografía del cine galo. 
Jeanne Moreau encarna a la perfección  a la mujer, vivamente enamorada de su amante. Su belleza innata, junto a los planos nocturnos paseando por las calles de París, la muestran como un ser sumergido entre la duda del no saber lo que ha sucedido en el despacho de su marido y la esperanza guiada por el amor infiel por su amante. Éste, un hombre seguro de si mismo, exmilitar y veterano de Indochina y Argel, no sospecha que las consecuencias de su desliz tras la consecución de asesinato, enredará a los dos novios y jóvenes aventureros, que sin ser invitados al hecho desencadenante y  cegados por la experiencia de pasar una noche juntos, serán el hilo conductor que una los cabos de aquella tarde/noche fatal. Una sufrida gozada disfrutar de las actuaciones de ambos jóvenes, George Poujouly y Yori Bertin, fiel imagen de la inestable, inocente y soñadora adolescencia.
En definitiva, una excelente película, tanto en su argumento, lleno de tensión y suspense, como en su estética y presentación. En ambos casos, un film panacea del cine francés y firme presentación de los que serán los gloriosos finales de los cincuenta y años sesenta, plenos de grandes y clásicas películas realizadas para el placer de aficionados al buen cine.



jueves, 31 de enero de 2019

Daredevil - Volumen 2 - Marvel Saga 72 - "Lady Bullseye" - Tomo 20

Este tomo nº 20 de Daredevil de la colección Marvel Saga  y publicado por Panini Cómics, reúne los números  111-115 del Volumen 2 USA, cuyas grapas fueron publicadas 2009 en España. Fueron numeradas del nº 39 al 43 de la edición de Marvel Knigths: Daredevil Volumen 2, completando la historia titulada "Lady Bullseye". La etapa de Ed Brubaker al guion y Lark al dibujo, va llegando a su final, para pena de aficionados y gloria suya.
En esta historia de cinco capítulos, retomamos a Matt Murdock/Daredevil, bastante recuperado de su sensación de culpabilidad en lo que respecta a los sucesos acontecidos alrededor de su esposa Milla Donovan. La resolución del último caso en que con la ayuda de Dakota North, lograron librar de la pena capital a un reo acusado de un asesinato que no había cometido, parece que le devuelve a la normalidad. Sin embargo, el bueno de Brubaker ha decidido embarcar a Daredevil y algunos de sus amigos, en un peligroso trance de la mano de La Mano, descabezada de liderazgo y con un nuevo fichaje con el que pretenderán atacar el entorno del Diablo Rojo. En este caso, volveremos a encontrarnos con Tarántula Negra, Puño de Hierro o Tigresa Blanca,  a los que añadiremos en un bando y otro, a dos nuevos personajes en el universo marvelita. Por un lado la protagonista de esta historia, Lady Bullseye y, por otro, un maestro en artes marciales, llamado Maestro Izo, con cierto parecido al viejo Stick.
Una historia que enlaza muy bien con el universo de Daredevil, desarrollado hasta ahora en números anteriores, aunando los sentimientos encontrados de Matt Murdock por Milla y por, la que en los momentos de zozobra ha estado a su lado, Dakota North, situación a la que Brubaker ha sabido sacarle mucho partido, especialmente en estos cinco números. En lo que respecta a lo que se prepara para la recta final de la etapa liderada por el guionista y por el dibujante Michael Lark, esta claro que todo esta hilado para concluir su paso por el personaje de la manera más brillante posible. Desde luego, el trabajo de ambos creadores colmó las expectativas. Solo queda esperar al último número de Marvel Saga protagonizado por este equipo creativo. A partir de aquí, creo recordar que las siguientes etapas de Daredevil se publicaron en formato TPB dentro de las colecciones 100% Marvel en España, por lo que habrá que ver hasta donde llegan las nuevas ediciones de Saga.


martes, 29 de enero de 2019

Desperta Ferro - "Pirro (II) El ocaso del aventurero"

Meses después de la publicación del primer número dedicado a Pirro Pirro (I), un rey contra Roma, la línea de Desperta Ferro, de historia Antigua y Medieval, cierra la biografía del general de Epiro con un segundo número dedicado a sus aventuras y desventuras en Sicilia, Italia y Macedonia. Como nos recuerda la editorial de este número, Plutarco apuntó sobre el general "... era un jugar de dados, que pese a sus buenas tiradas, era, sin embargo, incapaz de sacar partido a sus jugadas" En los artículos que completan esta entrega podremos analizar los pros y contras con los que se encontró en su aventura por conquistar un lugar en la historia, hasta que aconteció su muerte, provocada por un incomprensible y desafortunado acto casi accidental y, probablemente, lejos de todo viso de aúrea mística o recuerdo bélico reseñable.
Tras las pírricas victorias en la península itálica, Pirro atiende la llamada de auxilio que le llega de Sicilia, de uno de los bandos que pugnaban por el control de Siracusa y su territorio. Pero antes de esta circunstancia, un primer artículo, nos llama la atención sobre la presencia de un general siciliano llamado Agatocles. Interesantísimo este primer apunte sobre un personaje desconocido para mí, que marcó las pautas previas a la presencia de Pirro en la isla y que personificó en su persona la ambición y la presencia de una figura importante en el arco siciliano y la imagen del perfil de ciertos generales y estrategas que despuntaron en aquellos siglos del helenismo. El segundo artículo nos traslada a la decisión de Pirro de acudir a Sicilia, priorizando este paso antes de volver a Epiro y Macedonia, o incluso afianzar su poder en Italia. Inicialmente su presencia fue detonante de dominio, aunque el enfrentamiento con los cartagineses y la resistencia de alguna de sus ciudades en la isla, provocaron cierto resquemor en los que inicialmente acudieron a él, forzándole a regresar a Italia, diríamos que, por la puerta de atrás y en una situación casi extrema.
Previo a analizar su regreso a Tarento, encontramos un artículo dedicado a las fortificaciones de la época helenística en Sicilia, auténticas protagonistas de las victorias y derrotas sufridas por Pirro en su afán por hacerse con aquel territorio, hecho que incluso provocó algo tan impensable como lograr una tácita alianza entre Roma y Cartago. A su vuelta a la península itálica, solo le quedaba el enfrentamiento definitivo con la Roma que poco a poco lograba imponer su dominio sobre la que será la base de su postrer imperio. Para ello, todo un artículo dedicado expresamente a la batalla de Benevento y la posterior retirada de Pirro y el abandono definitivo de la Magna Grecia en pos de recuperar gloria y victorias en sus tierras de Epiro y en la deseada Macedonia. Son los dos últimos artículos de la revista los que analizarán los pormenores de su presencia en su reino y su relación íntima con el reino macedonio, para dirigirse sin remedio a su ocaso como rey, en medio de la intervención en el Peloponeso y la política de alianzas griegas, las que le llevaron en definitiva, hasta su muerte. Con todo, prevalece para el lector, la visión y el poder de la diplomacia impartida e impuesta por Pirro a lo largo de aquellos años del cambio del siglo IV a.C al III a.C. Con la inclusión de un último artículo se desglosa y analiza su larga sombra de general, dictador, rey y diplomático, en una era helenística, que le llevó a soñar con las mieles y el recuerdo de las conquistas del gran Alejandro. Le faltó suerte o simplemente, el designio de los dioses no le llevó a cerrar y concluir conquistas y victorias, pero sin duda, su recuerdo como general y estratega ha pasado a la historia, como corrobora este fantástico segundo número de cierre, dedicado a su persona.


lunes, 28 de enero de 2019

"El halcón maltés"

Estrenada en 1941 y nominada a tres premios Oscar, incluidos mejor película y mejor guión, ambos encarnados en la persona de John Huston, El Halcón Maltés abrió recientemente el ciclo de la Semana Pamplona Negra 2019, dedicada al universo de la novela negra, sus escritores y el mundo que rodea un género plagado de aficionados y buen número de lectores. Desde hace unos años, se incluye un apartado dedicado al cine, con películas con cierta relevancia cinematográfica y herederas de alguna novela original, de la que deriva su guión. Las proyecciones de todas ellas, como siempre, han tenido lugar en una de las salas del Auditorio de Baluarte y las presentaciones corrieron a cargo del responsable de programación de la Filmoteca de Navarra, Alberto Cañada Zarránz. En este caso, como bien sabe todo buen aficionado, este film es una adaptación, en concreto la tercera, de la novela homónima escrita por Dashiell Hammett.
El argumento se rodea de una puñado de personajes que no tienen desperdicio. Todo comienza cuando una joven llamada Ruth Wonderly, se presenta en el despacho de los detectives Spade y Archer, para localizar a su presunta hermana, quien se ha escapado recientemente con un extraño y misterioso hombre. En muy poco espacio de tiempo se suceden las muertes de Archer y del sujeto de la investigación, lo que llevará a Sam Spade a investigar el origen de la joven y todo lo que rodea a una misteriosa estatua de un halcón, botín deseado por propios y extraños. Conforme sus indagaciones avanzan y la relación con Ruth Wonderly entra en un juego peligroso, Spade irá descubriendo el juego de mentiras y engaños en el que se ha dejado meter, a cuenta de solucionar el caso y obtener una magra recompensa.
La película en cuestión es una de las más representativas del género negro, sobre todo por ser la primera en ser reconocida como tal. Además hay que apuntar que es la primera película de Huston como director. La aportación de un pletórico Humphrey Bogart no es en absoluto desdeñable, porque en su interpretación aúna a la perfección, la que a partir de entonces sera la clásica imagen del detective desapegado, mujeriego y socarrón, de este tipo de películas. Su interpretación está llena de guiños, sonrisas con doble sentido y miradas cómplices. Lástima que su trabajo no esté acompañado en toda su plenitud por la actuación de la actriz Mary Astor, en un papel en la que debería encarnar con más énfasis y credibilidad su papel de mujer fatal. Sin duda, su personaje es la personificación del engaño, la sensualidad y el doble juego moral, perfil que en pocos años reunirá a grandes actrices del Hollywood dorado. Dos papeles más a reseñar. Por un lado el siempre misterioso y extravagante Peter Lorre y, por otro, un extraordinario Sidney Greenstreet, cuya interpretación, sería merecedora de la tercera nominación a los Oscar de la película, en este caso al mejor actor secundario. 
El trabajo de Huston es impecable. Por un lado, un guión bien trabajado a partir de la novela de Hammett, aunque es bien cierto, que algún diálogo resulta, en mi opinión, algo reiterativo y redundante. Es llamativo el socarrón humor con el que se salpimentan los diálogos, lo que genera más de una sonrisa en el espectador. Huston maneja la cámara a su antojo, tanto con planos fijos y en movimiento, todos ellos, filmados con personalidad y control del escenario. Los ajustados contrapicados en las escenas en interiores aumentan la  especial presencia de Bogart y Greenstreet, y llenan las habitaciones, lugares donde se producen las escenas claves de la película, aportando una especial sensación de teatralidad a la película. La puesta en escena resulta muy efectiva. No hay manera de perder detalle de cada una de las circunstancias que se suceden en esta historia en busca del halcón, llena de mentiras, engaños y falsas historias, mediante las que los protagonistas pretenden hacerse ricos y prosperar. En definitiva, un film clásico por antonomasia, que pude disfrutar en pantalla grande y con la sala prácticamente llena y del que siempre hay que recomendar un visionado.


jueves, 24 de enero de 2019

"Los tres evangelistas" - Fred Vargas

Fred Vargas es el alias utilizado por la escritora francesa Frederique Audoin-Rouzeau, galardonada con el Premio Princesa de Asturias 2018 de las Letras. Es una habitual creadora literaria de novela negra, reconocida mundialmente por su personaje, el inspector Adamsberg, de cuya saga ya tiene publicadas más de una decena de títulos, además de atesorar un buen número de premios literarios obtenidos en su Francia natal. Además de la saga que acabo de aludir, Vargas tiene publicados algunos ensayos, un par de novelas  y la trilogía que hoy reseño, titulada "Los tres evangelistas" a la que pertenecen tres novelas de doscientas páginas cada una, tituladas "Que se levanten los muertos", "Más allá a la derecha" y "Sin hogar ni lugar", escritas y publicadas entre los años 1995 y 1997.

El título de la trilogía se debe a tres de sus protagonistas, tres licenciados en distintas especialidades de historia, que junto al padrino y tío de uno de ellos, comparten y conviven en una vieja casona de un barrio francés. El veterano y expolicía Armand Vandoosler, adopta a su sobrino y amigos, bajo el nombre de San Marcos (Marc Vandoosler) San Mateo (Mathias Delamarre) y San Lucas (Lucien Devernois). Cada uno de ellos es un redomado especialista en una parcela de la Historia... Mathias en Prehistoria, Marc en Hª Medieval y Lucien en la Primera Guerra Mundial. Ellos cuatro protagonizarán la primera de las novelas, en una investigación que comienza, al aparecer plantado un pequeño árbol en el jardín de los vecinos de tan excéntrico grupo.

En las dos siguientes novelas, Marc mantendrá un importante protagonismo, frente a sus tres compañeros, quienes cederán más presencia a dos nuevos personajes, por un lado, el expolicía del Ministerio de Interior y jefe de una importante red de informantes y amistades en el cuerpo de policía, Ludwing Kehlweiler y por otro, una prostituta retirada y ya entrada en años llamada Marthe. Comentario aparte merece el pequeño sapo que acompaña a Ludwing en el bolsillo de sus chaqueta en cada uno de sus casos e investigaciones. Este veterano exfuncionario copará el protagonismo de las dos últimas partes de la trilogía, alternando la aparición de los Tres Evangelistas y el retirado policía Vandoosler, con la presencia más notable de Marc, como ya dije al principio de este párrafo.

Uno de los factores que más me han gustado de estas novelas de Fred Vargas es el tratamiento personalizado y fuertemente marcado de sus personajes. Cada uno de ellos presenta sus propias excentricidades y peculiaridades, aportando a las investigaciones que desarrollan en cada uno de sus casos, un claro componente cómico, casi estrambótico, con el que el es fácil empatizar. Sus rarezas y costumbres se introducen en la trama principal formando parte indeleble de las pesquisas que van realizando a lo largo de sus gratuitas y a veces, personales razones por las que se lanzan en la investigación de los casos. Si bien, en algunos momentos, la redacción y narrativa, puede resultar algo reiterativa o redundante, también es verdad que la personalidad de los protagonistas, además de la presencia de unos casos francamente extraños y en algún caso, extravagantes, como sucede en la segunda novela, crean unas historias que generan tanto, buen suspense, como cierto grado de hilaridad y diversión.

Respecto a cada una de las tres historias que completan la trilogía, la primera ejerce de presentación de los tres jóvenes historiadores y su padrino y el caso al que se enfrentan, está lleno de recovecos y rincones que le aportan un matiz novedoso y excéntrico muy interesante. La segunda y sorprendente "Más allá a la derecha", por otro lado,  comienza con un detonante realmente sorprendente y especialmente divertido.  La tercera y última, sin embargo no deja de ser un caso ordinario y falto de la curiosidad y gracia de la que gozan los dos primeros, cerrando la trilogía con la historia más floja de las tres. En definitiva una divertida y entretenida lectura, cuyos personajes protagonistas, lo mejor de la trilogía, manejan con cierto desparpajo la investigación de sus casos, todos ellos inevitablemente relacionados con hechos ocurridos años antes, algo que no deja de ser una marca personal de la escritora, y que completan una lectura llena de momentos rocambolescos, diálogos divertidísimos y sesudas pesquisas.


martes, 22 de enero de 2019

"El método Kominsky" - Temporada 1

El método Kominsky es una de las series del 2018. Ha ganado dos premios Globos de Oro en su última gala, en los apartados de Mejor Serie Comedia y a Mejor Actor, este último galardonando a Michael Douglas. Lo más curioso de la serie es que su creador es Chuck Lorre, de quien han salido series tan exitosas como Big Bang Theory o Dos hombres y Medio. Y lo digo, porque El Método Kominsky se aleja bastante de su estereotipo clásico de creación serial, en el que los chistes fáciles y las risas enlatadas, dan cobertura a estas aplaudidas pero también facilonas producciones. Y es que el día a día de los dos protagonistas de la serie ahonda, con cierto sentido de comicidad, en los problemas propios de la senectud y sus carencias o deseos vitales. Además la temporada solo consta de ocho capítulos y carecen de las manidas y estridentes risas enlatadas.
La serie esta protagonizada por un veterano profesor de interpretación y su amigo, además de agente, ambos entrados en años y supervivientes de una generación en desaparición. El primero sufre en sus carnes los inicios de un incordioso problema de próstata y el segundo recién enviudado, deambula día a día enfrentándose a la nueva situación de soledad. Michael Douglas y Alan Arkin, encarnan con solvencia y madurez sus dos papeles, en el conocimiento de quienes se mueven en la tercera edad, pero que, especialmente el primero, desean vivir con buen provecho la setentena. Uno y otro, no dejan de discutir y contradecirse, en una amistad verdadera y de plena confianza. Por ello, entre un humor de media sonrisa y ajustadamente planteado, la serie planea entre la comedia de altura y cierto dramatismo bien controlado. Ambos hombres, ya talludos, juegan como el perro el gato a continuar su vida, a pesar de los vaivenes impredecibles de la pérdida de un ser querido, la aparición de una enfermedad o los problemas económicos. No andaremos desencaminados si esta pareja de cascarrabias nos recuerda a la carismática e inolvidable formada por Jack Lemmon y Walter Mathau.
Michael Douglas realiza una de esas interpretaciones aparentemente sencillas, pero merecedoras de todo elogio, especialmente por su natural desparpajo ante la cámara. Su interpretación me recuerda a aquel profesor de universidad despistado y de aspecto dejado, que protagonizó hace años la notable película "Jóvenes prodigiosos", tal como me recalcó mi mujer, mientras veíamos la serie, una gran aficionada al buen cine. Si bien Alan Arkin, juega a nivel interpretativo un paso por detrás, está magnífico en su papel del viudo deprimido necesitado de cierto apoyo y un buen empujón para continuar en la vida. Sandy Kominsky lo tiene más claro y se lanza a aventurarse en una relación, que le llevará a enfrentarse con la cruda realidad de su edad y el paso del tiempo. Una fantástica serie, del género de la comedia comedida e inteligente, con el que la media sonrisa juega a escaparse ante las vicisitudes de esta pareja tan simpática y entrañable creada por un, ahora sorprendente, Chuck Lorre. A ver si dura.


lunes, 21 de enero de 2019

Daredevil - Volumen 2 - Marvel Saga 68 - "Cruel e inusual" - Tomo 19

Este tomo nº 19 de Daredevil de la colección Marvel Saga publicado por Panini Cómics, reúne los números  106-110 del Volumen 2 USA, cuyas grapas fueron publicadas entre finales de 2008  y principio de 2009 en España. Incluye una grapa especial titulada "Blood of the Tarantula" que complementa la linea dramática liderada por Brubaker. En nuestro país, la historia de cinco capítulos de la serie ordinaria y la grapa especial fueron publicados en seis grapas que fueron numeradas del nº 33 al 38 de la edición de Marvel Knigths: Daredevil Volumen 2. Mientras que los número 33 y 34 no están participados por Michael Lark, los cuatro restantes números ocupan la historia titulada como este tomo "Cruel e inusual", continuando la etapa de Ed Brubaker al guion y retomando a Lark al dibujo.
Vamos por partes, porque este tomo, como ya he apuntado antes, incluye dos grapas de relleno y cuatro de la serie ordinaria. De las primeras, una enfoca la dramática situación emocional en que se encuentra Matt Murdock tras el ataque de Mr. Miedo a su esposa, ahora ingresada en un sanatorio. Su entorno muestra gran preocupación ante su estado de ánimo totalmente hundido. La segunda grapa, esta dedicado a Tarántula, superhéroe argentino que protagoniza este capítulo junto al Diablo Rojo en su lucha contra la mafia. Pero, son sin duda, las cuatro grapas tituladas "Cruel e inusual" las protagonistas de este tomo. Matt, recuperándose poco a poco del estado de su esposa, vuelve a su trabajo de abogado para defender a un delincuente que, habiéndose autoinculpado de un asesinato, está condenado a la pena capital. Sin embargo Matt y su entorno no creen en su autoconfesión y se esmeran en investigar que hay detrás del caso. Un nuevo capo domina los muelles de Nueva York, mientras no se sabe qué intereses se esmeran en evitar que, Matt Murdock y sus ayudantes, ahonden en el tema y salven al condenado de morir según sentencia.
Poco que decir de las dos grapas de relleno o enlace... Me lanzo a comentar las cuatro principales para renovar mi admiración por Brubaker y Lark, grandísimo tandem, que conforma con éxito el lado más noir de Daredevil. La investigación de Matt Murdok navega entre los entresijos del hampa y los poderes oscuros y profundos del Estado, en su cruzada por salvar a quien cree que es inocente de unos asesinatos. Estas son las historias que llenan con plenitud el universo de Daredevil. Con un acertadísimo guión lleno de intriga, misterio e intereses ocultos, y el magnífico dibujo de Lark, encajado a la perfección en un mundo más cercano al género negro y de misterio que al del superhéroes de Marvel, ésta entrega la sitúo entre lo mejor de las tramas que saga está recuperando actualmente.