Etiquetas

martes, 11 de febrero de 2020

"El misterio de la Isla de Pascua. Historia de una expedición" - Katherine Routledge


La editorial Ménades es la nueva aventura literaria de Javier Baonza, padre de la editorial Evohé y padrino literario de más de uno de los integrantes y colaboradores de la web Hislibris. Junto a una serie de colaboradoras y en su afán por divulgar la historia y la literatura, en sus diversas formas de narrativa, poesía o ensayo, se volcó en un nuevo proyecto editorial, ésta vez con su mirada dirigida a la mujer y sus creaciones literarias a lo largo de la historia. La novedosa editorial se define como una editorial feminista comprometida a rescatar a las olvidadas, publicar a las actuales y debatir desde la trinchera. Ya tienen más de veinte títulos en su catálogo, repartidas en tres líneas editoriales tituladas, Olvidadas, Actuales y Trinchera, las cuales dan forma y definen su aventura, su viaje nuevo literario. Señalar que nuestra querida ilustradora Sandra Delgado también forma parte del proyecto con su exquisita labor en el diseño de las cubiertas. Un proyecto lanzado para dar a conocer la calidad literaria, el espíritu identitario y la presencia profunda y a veces olvidada, de cientos mujeres escritoras y pensadoras, que ha volcado negro sobre blanco, sus experiencias, sentimientos, deseos o aspiraciones, en un universo marcadamente masculino. Los tiempos cambian y con ellos las apuestas de editoriales como Ménades, en su afán por darlas a conocer al lector, no porque sí o porque esté de moda, sino por deben ser escuchadas, desde un pasado no tan lejano o desde una actualidad luchadora y reivindicativa.

Tomo como ejemplo el libro de viajes que hoy reseño. Katherine Rotledge es una exploradora e investigadora británica que vivió a caballo entre finales del siglo XIX y principios del XX. Su inteligencia y personalidad superaron un universo encorsetado. Estudió en Oxford y se casó con el etnógrafo, antropólogo y médico William Routledge, con quien iniciaría una vida de viajes y expediciones que le llevarían de África a Polinesia. Precisamente en este libro de viajes, es la propia protagonista, quien es casi todo su conjunto relata el jugoso y excepcional viaje que le llevó a la isla de Pascua. Cien años cien han pasado desde que se publicaron sus memorias de este viaje emprendido en 1913 meses antes de declararse la Primera Guerra Mundial y llevado a las estanterías de las librerías allá por 1919. Qué mejor que iniciar la andadura de esta refrescante editorial en Hislibris, que un libro centenario y reflejo fiel de la que fue una mujer valiente, fuerte y precursora de la entereza, inteligencia y la presencia femenina en el género del la literatura de investigación y viajes.

Podemos dividir los cuatro partes presentados en el índice en tres grandes bloques. La primera y las dos últimas se refieren principalmente a la travesía marítima de la expedición en la goleta bautizada Mana.  Para empezar llama la atención que el matrimonio decidiera construir su propio barco, lo que nos lleva a conocer la capacidad económica de la pareja. Aunque es cierto que tuvieron el apoyo de instituciones geográficas y de exploración británicas importantes, la aportación económica y la infraestructura de la expedición es obra suya. Como decía, tanto en la primera parte, en el que se cuenta el viaje de ida, como en la tercera y cuarta, en donde se narra el regreso a Inglaterra, la autora realiza una somera descripción de cada punto de atraque, pueblo o ciudad que visitan. Señalar que la cuarta capítulo está escrito por su marido, y se nota, ya que Katherine regresó atravesando el continente americano desde San Francisco, trayecto no descrito en este libro y, por cierto, cabe puntualizar, la diferencia cualitativa a favor de ésta en su narrativa y forma de contar las experiencias del viaje. Islas como Madeira, Gran Canaria, Cabo Verde, Pitcairn, Tahití o Hawái, y ciudades o lugares como Río de Janeiro, Porto Belo, Río de la Plata, Buenos Aires, el estrecho de Magallanes, San Francisco o Panamá, son profundamente descritos, aportando ya solo por este hecho un importante bagaje literario a este libro de viajes. Por supuesto, Katherine escribe con absoluta libertad e interesante soltura las apreciaciones, opiniones y experiencias que tiene a bien trasladar al lector, demostrando su calidad literaria y capacidad de divulgar y entretener.

Pero es en la segunda parte, donde encontramos en meollo de la expedición. La estancia durante seis meses del matrimonio y su expedición en la isla de Pascua resultan tan interesantes como altamente reveladoras. La capacidad de ésta mujer en su narración literaria solo se ve superada por el ingente trabajo de investigación antropológica y arqueológica realizada por ella y su equipo, en la isla de Pascua. Junto a sus compañeros realizaron un estudio detallado, hasta donde le permitieron sus posibilidades, de la historia de los nativos, los restos prehistóricos, yacimientos, cultura,  leyendas y tradiciones. En base a las descripciones y crónicas de los pocos viajeros holandeses, españoles y británicos que visitaron la isla en siglos anteriores, y sobre todo, gracias a un amplio trabajo de campo, llevado a cabo entre yacimientos arqueológicos, exploraciones sobre el terreno e innumerables entrevistas con las personas de más edad de la isla, el lector puede hacerse una idea aproximada del pasado más cercano de sus habitantes y su cultura, a veces tan extraña y tan esquiva para sus investigadores. La riqueza de matices en los yacimientos y su localización, así como la inmersión en la cultura nativa y en la vida de sus ancestros, escarbada a base de atar cabos a veces insondables, y unir tradición con meras pistas, llevan al lector a profundizar, desde la visión de la exploradora de un siglo XX recién comenzado, en un cultura que nos es tan lejana como extraña. Y todo esto se consigue gracias a la ágil escritura y la narrativa descriptiva y, a su vez entretenida, de nuestra ahora, queridísima Katherine Routledge. Poco más que añadir, más allá de recomendar vivamente la lectura de este magnífico libro de viajes. Quizás, reseñar algún detalle secundario, como la presencia en sus memorias del paso de la flota alemana en el Pacífico en pleno comienzo de la Gran Guerra, que si bien, es meramente anecdótica para la finalidad de estas crónicas, sí que muestran la tensión y el alcance de aquel primer conflicto mundial.

2 comentarios:

  1. Buenas tardes. Parece que esté reseñando el original inglés en lugar de la traducción, cuyos logros estilísticos son obra de Ignacio Alonso Blanco.

    ResponderEliminar
  2. Sin duda alguna la traducción es buena, pero la obra soporta todo el peso de la escritura, su narrativa y experiencia de mano de su autora original.

    ResponderEliminar

Si comentas, aceptas la política de privacidad. Únicamente utilizaré tu correo para los comentarios. No lo almacenaré ni lo usaré para nada más.