Etiquetas

jueves, 23 de mayo de 2013

"Cleopatra"



“Cleopatra”, la película filmada por Mankiewicz en 1963, es injustamente recordada sobre todo, por los problemas de producción provocados por su elevado coste y por el romance que comenzó durante el rodaje entre los protagonistas Liz Taylor y Richard Burton. Y a pesar de todos los percances que la rodearon, ganó cuatro premios Oscar y fue la película con mayor recaudación de ese año. 


Hace ya unos años, se publicó en DVD la edición extendida de este gran espectáculo cinematográfico. El resultado son 240 minutos perfectamente ensamblados y montados que hacen de esta película uno de los grandes films de la era dorada de Hollywood.


Visualmente nos encontramos con el magnífico uso del color y de los decorados. Gigantescos elementos decorativos que engrandecen a Roma y sobre todo a la hermosa y perdida Alejandría. Sin duda el espectáculo visual en una sala de cine debía ser extraordinario. Además la efectiva y maravillosa banda sonora de Alex North, pasa por ser un protagonista más de la película. Sus grandes momentos sonoros quedan empequeñecidos con la sutileza de las melodías en los grandes momentos románticos que jalonan todo el metraje.


Pero no solo estamos ante una mera película espectáculo. El trío de actores principales, Rex Harrison, Richard Burton y Elizabeth Taylor se bastan para llevar adelante los acontecimientos que rodean el periodo histórico que cuenta la cinta. Cuánta tinta se ha gastado para contar la vida de la última reina de Egipto y su relación con el gran Julio César y el malogrado Marco Antonio. 


La primera parte de la película comienza con la derrota de Pompeyo en Farsalia y como César lo persigue hasta Alejandría, donde le entregarán la cabeza del que fuera su yerno. César decide arbitrar en los problemas dinásticos de Egipto, y aquí es cuando conoce a Cleopatra. El director nos presenta una relación amorosa más cerebral, casi un pacto de estado que se afianzará con el nacimiento de Cesarión y concluirá con la muerte de César. 


En la segunda parte, el protagonista será Marco Antonio que también caerá en los brazos de la bella reina. En el desarrollo de este romance es donde Makiewicz da más profundidad a los personajes desde su labor de director. La última hora de la película, en la que Marco Antonio sufre psicológicamente tras la derrota de Actium frente a Octavio, tiene una profundidad extraordinaria. Los vaivenes en la seguridad en sí mismo, la desconfianza y por otro lado su idolatría por Cleopatra, la dependencia histórica de la personalidad del fallecido César… son factores que, mediante un guión lleno de soliloquios, hacen del trabajo de Burton, uno de los más inolvidables de su carrera. Por supuesto la belleza y la actuación de Elizabeth Taylor, quedarán en nuestra retina como el trabajo definitivo que mitificará a la actriz en el firmamento cinematográfico.


En definitiva una inmortal película, como inmortal es su protagonista, la bellísima y mítica reina de Egipto, Cleopatra. 

2 comentarios:

  1. Aquello debió ser un pozo sin fondo: Venga a poner pasta.

    ResponderEliminar
  2. En la versión de 240 minutos se puede ver mejor el desparrame presupuestario que fue aquello. Sin embargo el resultado a la larga se vió recompensado... porque sin duda ha quedado como una película clásica y perdurable en el tiempo. Pero en su momento dió muchos quebraderos de cabeza.

    ResponderEliminar