Etiquetas

viernes, 17 de mayo de 2013

"Meridiano de sangre" - Cormac McCarthy





 Esta es la primera novela que leo de Cormac McCarthy y la verdad es que me ha dejado totalmente noqueado. La decisión de leerla fue motivada por la temática de su argumento. Tenía ganas de leer algo de este aclamado autor americano y el tratamiento que podía darle al profundo oeste americano de mediados del siglo XIX me animó a comprar el libro.

Cuenta la vida de un joven huérfano, que es reclutado por un grupo de mercenarios y cazadores de cabelleras que durante los años 1849 y 1850 son contratados por el gobernador de Chihuahua para cazar a los indios que habitan en la zona fronteriza de Méjico. Este grupo está liderado por el Capitán Glanton y lo componen desechos de la sociedad, hambrientos de recompensa, whisky, mujeres, sangre y cabelleras. Uno de los personajes más importantes y fundamentales del libro es el Juez Holden, que continuamente entrará en conflicto con nuestro protagonista, al que se le conoce durante toda la novela por el simple apelativo de “chaval”.


Esta no es una novela de western al uso. Su dureza, profundidad y tratamiento de los personajes le aportan cierto nivel de redacción que está fuera de lo común en el género. La narración toma dos caminos paralelos a lo largo de toda ella. Por un lado, la propia expedición de los mercenarios. Y por otro el tratamiento principal y predominante del paisaje y del contorno geográfico por el que se mueven. Nuestro protagonista, el “chaval”, es el nexo de estas dos líneas narrativas que corren juntas a los largo de toda la novela.


La expedición del Capitán Glanton, pasa por estos territorios fronterizos como un auténtico grupo salvaje de asesinos y depredadores del desierto. No les importa capturar las cabelleras de indios, mejicanos o colonos. Solo buscan cobrar gran cantidad de oro y más cobrarán cuantas más cabelleras lleven al gobernador. No solo persiguen y son perseguidos por indios comanches, apaches, yumas… Sino que además tienen continuos enfrentamientos con los propios mejicanos, a los que tratan también como salvajes y seres inferiores. Con todos ellos tendrán terribles encuentros, llenos de actos sangrientos y asesinos. El autor no ahorra ni una palabra en los detalles y realmente la lectura de estos horrores puede llegar a pesar a lo largo de la narración.


McCarthy en algún momento de la lectura define a los expedicionarios que deambulan a lo largo de la novela como: “Jinetes espectrales, pálidos de polvo, anónimos bajo el calor almenado. Por encima de todo parecían ir totalmente a la ventura, primordiales, efimeros, desprovistos de todo orden. Seres surgidos de la roca absoluta y abocados al anonimato y alojados en sus propios espejismos para errar famélicos y condenados y mudos…”


Por otro lado, y sin desmerecer a los actores físicos de la novela, la otra gran protagonista es la naturaleza por la que deambulan los mercenarios durante su propio purgatorio a lo largo y ancho del desierto. La descripción detallada de los paisajes por donde se desarrolla la novela, nos traslada a un mundo lleno de olores, sensaciones, colores y texturas. Todas forman parte de la geografía conformada por abruptos cañones, senderos pedregosos, grandes desiertos, salinas interminables y grandes montañas que los cazadores de cabelleras tendrán que sortear individualmente o en grupo para escapar de su destino, algo de lo que continuamente habla y pregona el Juez Holden. El tratamiento del paisaje lo convierte en el escenario principal sobre el que converge todo el periplo del grupo.


El autor continuamente pone en boca de los protagonistas una serie de pensamientos eternos sobre temas que siempre han preocupado a la humanidad. La existencia de Dios, el comportamiento humano y el mal en su naturaleza, la intervención divina en el comportamiento de las personas, el conocimiento del mundo, la superstición, el azar, la moral, el destino del hombre y la muerte.


Nos encontramos con literatura de alto nivel. El uso del lenguaje y el dominio de la palabra toman la iniciativa frente a la acción. Bien es verdad, que en el libro hay diversos combates y persecuciones. Sin embargo el valor exponencial de la novela esta en el riquísimo vocabulario con el que el escritor nos esboza los perfiles de nuestros personajes, incluido el paisaje, y mediante los cuales describe la realidad de la naturaleza humana.


En definitiva un libro que ahonda en lo más profundo del alma. Y para ello utiliza el escenario más salvaje que se le ha podido ocurrir al escritor, personalizado en estos mercenarios de deambulan por los desiertos de Méjico a la caza de indios y sus cabelleras. Difícil de digerir desde luego, pero su altísima calidad consigue que su lectura te deje ciertos planteamientos que como mínimo hacen que interiorices en la realidad del hombre en la sociedad y su comportamiento en el mundo.


2 comentarios:

  1. Pues mira, no he leído nada de este caballero, pero ya me has picado.

    ResponderEliminar
  2. Pícate que vale la pena. Eso si, te tiene que hacer con el texto, amoldarte a su ritmo y a la maenra de contar las cosas. No es fácil, pero al final, la novela te deja un poso, que ya es algo. He mandado la reseña a Hislibris. A ver que dice la gente.

    ResponderEliminar