Etiquetas

viernes, 28 de junio de 2013

"La isla de los cazadores de pájaros" - Peter May


No tengo excesiva afición por la novela negra o de misterio. Prefiero elegir el medio cinematográfico y las series de la pequeña pantalla para disfrutar de las historias policíacas. Sin embargo hace poco me hice con un libro del escritor escocés Peter May, uno de los escritores europeos más reconocidos en el mundo literario de la novela de suspense.

El argumento de esta novela titulada “La isla de los cazadores de pájaros” arranca con un asesinato cometido en una isla al norte de Escocia. Un detective nacido allí, pero que ahora trabaja en Edimburgo es seleccionado para que acuda a investigarlo, debido a que el modus operandi es muy parecido a otro asesinato cometido en dicha ciudad. El protagonista tendrá que volar hasta la isla y comenzará a reencontrarse con viejos conocidos y con sus recuerdos de infancia vividos hace ya muchos años.
 
En principio, el ritmo y el esquema del libro nos llevan por el camino de la investigación del asesinato. Van apareciendo personajes, propios de este tipo de novelas. El policía del pueblo que colabora con el investigador de Edimburgo, el inspector jefe al mando que resulta de lo más engreído y prepotente… Sin embargo, conforme avanza la lectura nos vamos cuenta que no estamos ante una novela de misterio al uso. Conforme se atan y desatan cabos a lo largo de la trama del asesinato, vamos descubriendo, gracias a los conocidos del protagonista, el pasado de nuestro detective, su infancia, amores, desgracias y deseos.

El escritor escocés Peter May estudió varios años el modo de vida de los habitantes de la inhóspita isla de Lewis, su rutina diaria, las calles, las playas y acantilados, el quehacer de los pescadores, las escuelas, la influencia de las diferentes Iglesias que conviven en la isla, la lacra del paro… Con esta base ha conseguido dibujar un perfecto cuadro del día a día, de lo cotidiano de la población, en donde hace transcurrir la trama del libro.
 
Mientras se narra la investigación llevada a cabo por el detective, el autor va desgranando su infancia, durante la cual suceden una serie de hechos que marcarán, no solo su vida, si no también la de las personas de su entorno, ya sean amigos, familiares y conocidos. Una serie de hechos que transcurren durante una de las tradiciones más famosas de la Isla Lewis marcarán definitivamente el devenir de sus vidas. Está tradición centenaria consiste en la captura de un cupo de dos mil crías de albatros por un grupo de doce hombres de la isla, que se trasladan para este cometido a un pequeño islote llamado Sula Seguir, donde durante dos semanas, casi completamente incomunicados, realizarán esta labor que sus ancestros realizaban hace varios siglos. La descripción de estos hechos es uno de los puntos culminantes y más atractivos de esta historia.
 
Resaltar por otro lado, el buen uso de la palabra para describirnos y hacernos partícipes de la climatología y la situación geográfica de la zona donde transcurre la historia. Sin duda alguna, el paisaje, los acantilados, los páramos y como no, la lluvia y sobre todo el viento, capitalizan y protagonizan una parte importante de los hechos sucedidos. El ambiente tormentoso, la humedad, la hostilidad del clima y la mera  dependencia de la vida cotidiana de los habitantes a las condiciones climáticas, se presenta como un personaje más de la novela.
 
En definitiva una historia de suspense, pero que va más allá, describiéndonos la manera de vivir en esas latitudes de los personajes que protagonizan el libro. En general, la novela me ha dejado un buen sabor de boca. Quizás, el final de la historia es algo predecible y resulta un poco atropellado, pero en conjunto la trama funciona bastante bien.

2 comentarios:

  1. Reposando en la bodega del blog, tu manera de escribir está ganando madurez, adquiriendo cada vez más cuerpo…
    Và bene così! :)

    ResponderEliminar
  2. Como un buen vino tras los años en barricas de roble?...
    Pues no sabes lo que me cuesta, pero creo que poco a poco voy haciendo callo. Gracias por tus ánimos. ;-)
    Prego, amigo.

    ResponderEliminar