Etiquetas

lunes, 3 de junio de 2013

"La estrella del desierto"


“Washington, 1870, un terrible crimen cambia para siempre la vida de Matt Montgomery: su mujer y su hija han sido cruelmente asesinadas. Montgomery empieza así la búsqueda del asesino, una búsqueda que lo conducirá por un camino lleno de peligros y aventuras, en medio del Salvaje Oeste.” 
Este es el argumento del cómic que hoy reseño, “La estrella del desierto”. No hace mucho estaba observando mi biblioteca cuando mis ojos se quedaron fijados en este tomo único de 120 páginas, editado en 2008. En un instante decidí repasarlo, ya que en mi subconsciente tenía un buen recuerdo de cuando lo leí hace ya cinco años. Y realmente su relectura ha valido mucho la pena. El guión de Stephen Desberg y sobre todo el estupendo dibujo de Enrico Marini, nos trasladan a un viaje al Oeste americano. Los impecables exteriores de Washington, pasando por las praderas del medio-oeste, hasta llegar al último pueblo de la línea de ferrocarril que utiliza nuestro protagonista para perseguir su destino, están maravillosamente dibujados por el genio italiano. Conozco sus trabajos gracias, sobre todo, a las historias de “El Escorpión”. Sin embargo en este cómic, sus trazos y el uso de los colores, tienen un tratamiento diferente, que nos trasladan de manera especial y muy efectiva a las localizaciones donde transcurre la vida de los pioneros. 

Es precisamente el equilibrio entre guionista y dibujante el que hace de esta obra gráfica uno de los mejores trabajos sobre el western de los últimos años. Las descripciones del mundo que rodea a la construcción de los ferrocarriles, el entorno de los salones y burdeles y el tratamiento, en el transfondo de la historia, de la expulsión y aniquilación de los indios, están realizadas de manera muy real. Tan verídica que, además el personaje de Matt Montgomery existió realmente, según nos cuentan en el epílogo del tomo. Como también son ciertos los sucesos que le acaecieron en Washington y su posterior viaje a Kansas. Lo que después sucedió allí, no lo sabe nadie. El guionista, logra magistralmente cerrar la historia y consigue realizar un cómic redondo y muy recomendable. 

2 comentarios:

  1. Es un buen dibujante, este Marini. Entre el Otomo de Akira y los frescos de Leonardo :)
    Además de por su "Rapaces" o "Las águilas de Roma", me gusta sobre todo por su "Gipsy", el macarra camionero gitano (con Thierry Smolderen al guión). ¡Lo habré recomendado tantas veces, que por una más…!

    ResponderEliminar
  2. Yo tengo todos los tomos de "El escorpión" y la verdad es que dibuja muy bien... Este que reseño es especialmente bueno y solo en un tomo de 120 páginas. Vale la pena.

    ResponderEliminar