Etiquetas

domingo, 16 de junio de 2013

"El Monje y la Pulga y otros relatos" - V Premio Hislibris


Por primera vez y después de participar durante tres años en los foros de la página web Hislibris, dedicada a los libros con referencia histórica, ya sean ensayos o novela, este año me decidí a participar como lector en el certamen de relatos cortos que llevan celebrando desde hace 5 años. No es un concurso al uso, ya que son los lectores de la web los que después de leer los relatos votan sus favoritos. Además tras una última valoración de un tribunal de colaboradores habituales, por mediación de la Editorial Evohé, alma máter de esta web, los ganadores y mejor situados en el concurso son editados y publicados en un tomo de esta editorial. 

La experiencia fue a la vez grata y extenuante, ya que al concurso se presentaron alrededor de 120 relatos y había que leerlos todos. Por otro lado, en el foro de Hislibris, se comentaban cada uno de los relatos por sus lectores y esto me resultó especialmente enriquecedor. Primero porque ves diferentes opiniones y maneras de analizar los textos leídos. Por otro lado, surgen intercambios de ideas al respecto de las bases del concurso y el cumplimiento de estas por los relatos. Particularmente me interesó mucho cómo analizar si un texto es histórico o simplemente pasa por tener cierto carácter costumbrista. Estos intercambios de opinión fueron el jugo del foro, sobre todo al respecto de algunos relatos, incluido uno de los seleccionados en el libro: “La capa atemporal”, sobre el que hubo muchas y diferentes opiniones. Al final el libro se publicó con los 18 relatos que consiguieron las máximas puntuaciones del concurso. 

En mi opinión,  no están todos los relatos que son y no son todos los que están, pero así son los concursos. En la diversidad está la riqueza del libro. Puede que crea que había relatos que merecían haberse incluido en el libro, pero con toda seguridad, los que están, independientemente de que me gusten o no, tienen calidad y por tanto, el libro que los contiene también. 

Las épocas en las que se sitúan los relatos son muy variadas y van desde el tiempo de los pueblos pre-mesopotámicos hasta la guerra civil española. Los hay que tienen un marcado componente dramático y otros más cómicos, como el ganador del concurso, “El monje y la pulga”, que además da nombre al libro. Unos son plenamente realistas y otros han introducido cierto ramalazo fantástico. Incluso hay un relato que tiene un perfil claramente teatral. En definitiva, todos ellos hacen que el conjunto final sea bastante equilibrado y que su lectura resulte entretenida. 

No quisiera dejar pasar la ocasión de apuntar los relatos que más me gustan del libro publicado: 

- “Que se le honre como se merece” de Blas Malo.
- “Adagio en la oscuridad” de Raúl Borrás San León.
- “Nómada” de Joseph Asensi.
- “La siembra” de Antonio Calvillo Berlanga.
- “El anciano general llegó temprano” de Eric D. Haym-Fielitz.
- “Concubina real” de L.G. Morgan.
- “La idea de Ilich” de Luca Moratal Romeo.
- “El camino del samurai” de Joaquín Sanjuán Blanco.
- “Susurros en el bosque” de Javier Veramendi.

5 comentarios:

  1. Acabo de leerla. Coincidimos completamente en lo que se refiere a la mecánica del concurso: los comentarios en el foro, y los debates a que dan lugar, son totalmente enriquecedores. Llega a ser una adicción seguirlos :-)
    También coincido en lo de apasionante y extenuante XDD

    ResponderEliminar
  2. Espero volver a leer los que se presenten en el siguiente concuros. Ya me crea cierta duda, el por qué el jurado final ha realizado tantos cambios en el resultado final del concurso al respecto de las votaciones generales. Subiendo de puesto a relatos que habían quedado bastante abajo. Su impresión es relativa y para eso están, pero no compartida con la mayoría. Y otro tema es la idea de la historicidad de un relato. En mi opinión uno particularmente se coló en la final y en el libro. Desde mi punto de vista. Son planteamientos a comentar en el futuro.

    ResponderEliminar
  3. Pues en otras convocatorias ha sido igual. Yo llevo 3 con esta, en las dos primeras leí casi todos (en la primera)y todos los relatos (en la segunda). El año pasado mi sorpresa fue mayúscula con el resultado final. Pero te vas dando cuenta de que, pasados unos mínimos de calidad objetivables, el resto es el gusto u opinión subjetiva de los jurados.
    Y sí, opino como tú, el peso de la historia en el relato, el mérito que uno concede a tal o cuál aspecto... todo eso es muy debatible. Al final lo que te enriquece son las opiniones tan variadas, con unas coincides y con otras no, pero si están argumentadas todas te enseñan.
    Este último año no he tenido tiempo para dedicarle al 100%, pero por eso proponía yo el pasado año que se dividieran de alguna forma los relatos para poder leer una fracción (si no podías con todos) y votar sobre ella. Porque lo que me parece de cajón es que si no lees todo (o el 90%) no puedes votar en justicia.

    ResponderEliminar
  4. Coincido contigo en que para votar hay que leer todos y cada unos de los relatos. De cajón. Respecto a la perspectiva del jurado, pues la verdad, es que no tiene que ser la misma que la de los lectores. Realmente la votación general sirve para hacer una criba de los relatos para hacer el trabajo del jurado más fácil. Pero si que deberían fiarse de la percepción de la mayoría y no contarla como un solo voto, que es como hacen al debatir la final del concurso. Insisto, relatos que estaban poco votados han terminado muy arriba. Pero como decía mi abuela, para gustos colores.Mientra pueda seguiré leyéndolos todos y votando y discrepando, que es muy divertido.

    ResponderEliminar