Etiquetas

jueves, 6 de junio de 2013

"Cuentos del Lunes" - Alphonse Daudet



Alphose Daudet es uno de los escritores franceses más importantes del siglo XIX. Conocí su obra cuando leí “Tartarín de Tarascón”, uno de los libros más refrescantes y divertidos de los que he podido disfrutar.  A partir de ese momento me comprometí a leer más trabajos de este autor. Novelas como “Jack”, “El Nabab” o “La Evangelista” no hicieron más que confirmar que Daudet es uno de esos escritores del XIX de lectura obligada. Nos encontramos, por lo general, con obras costumbristas, que cuentan de manera realista el día a día de sus protagonistas.
No hace mucho, mientras merodeaba a la búsqueda de libros con los que aplacar mi ansia  lectora, encontré un ejemplar de la editorial Debate, del año 2002, titulado “Cuentos del lunes”, compilación de cuentos del autor al que nos referimos. Además venía acompañado por ilustraciones, una por cuento, del famoso ilustrador francés Pierre Lissac. Como os podéis imaginar el libro acabó rápidamente en mis manos.
El volumen consta de dos partes: La primera consta de 26 cuentos y es un compendio de relatos inspirados y situados en la guerra Franco-Prusiana de 1870-71, en Argelia y en la Comuna de París. La segunda parte la componen otros 16 cuentos, en este caso, de estilo más costumbrista.
Los relatos referidos a la guerra con Prusia y a la Comuna, están situados sobre todo en París, durante el sitio que ejercieron los prusianos sobre la capital. Nos presentan la vida diaria de los ciudadanos y las tropas, contada siempre con un estilo fresco y espontáneo. El espíritu patriótico de un pueblo llevado a la guerra por las ansias de conquista del emperador Napoleón III, ni siquiera se rinde ante la inminente derrota. Es más, digamos que este patriotismo se transforma, pero no desaparece cuando Francia se rinde a los prusianos y en París se forma la Comuna, que no deja de ser otro tipo de patriotismo sentido por el pueblo más humilde, que sin embargo caerá bajo el fuego de las propias tropas francesas. Daudet nos describe las más dispares situaciones. El sufrimiento de una madre por su hijo destinado en el frente, el valor de los soldados para mantener la bandera del regimiento en pie ante el avance enemigo, los cotilleos en retaguardia sobre el avance de la guerra y la manipulación de las noticias del frente, el dolor de un profesor de Alsacia al que se le prohíbe dar clase en francés y tener que sustituirla por el alemán… Pero siempre y por encima de todo, el patriotismo del pueblo, que más allá de sus gobernantes y generales, se siente francés, ya sea republicano, monárquico o miembro de la Comuna.
En la segunda parte Alphose Daudet nos representa la vida más costumbrista y diaria del ciudadano francés, mediante una serie de cuentos sobre la vida de París y regiones francesas que el autor recorre en durante su vida. Nos encontramos con cuentos fantásticos y divertidísimos ambientados en la Navidad, con relatos que describen la diversidad de la geografía y costumbres de las distintas zonas de Francia, con otros que relatan la vida cotidiana de distintas familias… En definitiva una amalgama de historias cotidianas que nos presenta la sociedad francesa del la segunda mitad del siglo XIX.
El autor consigue que el lector, al finalizar la lectura del libro, tenga una idea más o menos cercana a la realidad de la sociedad francesa en su época, ya sea en el periodo de guerra o de paz. Y para ello ha utilizado un lenguaje claro, fresco y entretenido. Su mensaje siempre está rodeado de un halo de comedia. Desde situaciones en la que describen, por ejemplo, el sufrimiento que pasa el mismo Daudet, durante el estreno de su obra de teatro, hasta el asalto de un coleccionista de libros a la búsqueda del último título de un autor recientemente fallecido, pasando por la descripción de la vida de una perdiz durante la temporada de caza en un coto francés. Todas estas historias están impecablemente descritas, jugando con el drama de la situación y la comedia con la que se humaniza ese determinado momento.
Una delicia de libro, con el que se disfruta extraordinariamente desde el primero al último cuento. Y no olvidar las ilustraciones de Pierre Lissac que acompañan a esta edición. Cada una de ellas representa la esencia de cada texto. En definitiva un libro imprescindible para el aficionado de los relatos cortos.

6 comentarios:

  1. Un autor con el que he pasado mis buenos ratos y un admirador declarado del Quijote, por cierto.

    ResponderEliminar
  2. Y que lo digas. Un grandísimo escritor. Mi preferido es "El Nabab" y por "Tartarín..." del que tengo muy buen recuerdo. Estos cuentos que he reseñado son magníficos. Te los recomiendo.

    ResponderEliminar
  3. De lo más interesante. Me atrae. Nunca he leído a Daudet; quizá este sea el primero.

    ResponderEliminar
  4. Lo atractivo de este libro es la variedad de la temática, aunque sin duda predomina la situación parisina durante la guerra franco prusiana.

    ResponderEliminar
  5. Muy interesante, Íñigo. Un escritor al que yo no tengo aún nada "trabajado".

    ResponderEliminar
  6. Pues conociéndote seguro que te gustaría.

    ResponderEliminar