Etiquetas

lunes, 2 de marzo de 2015

"El francotirador"

Sin duda un éxito de taquilla sonado en EEUU. La película dirigida por Clint Eastwood, en la que cuenta la vida del francotirador más letal del ejército norteamericano en Irak, ha sido el taquillazo más sorprendente del año, y sin duda, ésto y su innegable calidad, le ha valido sus seis nominaciones a los Oscars de éste año.
Chris Kyle fue un SEAL que, cumpliendo su misión de proteger a las tropas en el frente de batalla, logró abatir a gran número de enemigos a lo largo de sus cuatro reemplazos en Irak. Eastwood relata de manera paralela, su situación durante las misiones de guerra, y por otro sus orígenes y sobre todo, sus estancias en casa, durante y después de  estas misiones. La propuesta del director se embarca en una dirección, que quizás pueda malinterpretarse, o por lo menos genere un debate, como así ha sido, al respecto de la figura del protagonista.
Por un lado, tenemos la realidad de Kyle en su labor de francotirador. La frialdad de sus decisiones, la preparación mental para la que ha sido entrenado, enmarcada en una guerra muy impopular, ha generado grandes discusiones y debates. Eastwood no entra en la justificación o no de la guerra. Simplemente pretende trasladar los detalles, las circunstancias de la misión del francotirador de proteger a las tropas de infantería de agresiones y ataques del enemigo. La deshumanización a la que se enfrenta Kyle, se enfrenta a su profesional y diligente cumplimiento de las órdenes y a su responsabilidad como francotirador, tal como le han entrenado. Creo que pretende objetivizar una situación límite, como es el combate y la guerra, haciendo lo posible por salvaguardar las vidas de sus compañeros marines. Este mensaje, obviamente se mezcla con la idea de un patriotismo, que desde algunas mentalidades no se entiende. Un amor por la bandera y el país, sobre todo tras la experiencia traumática del ataque del 11S. Justificable o no, es una realidad, tal como la pinta el director, independientemente de su mensaje patriótico, que es fácilmente criticable.
Pero hay otra lectura de la película. Y es la realidad a la que se enfrenta el militar, tras regresar a casa. Los efectos de una guerra, son siempre duros. Los actos a los que ha tenido que enfrentarse Kyle, la pérdida de amigos, la tensión, el deseo de proteger y hacer más de lo que el deber le pide, trastoca la psicología y la vida familiar de su entorno y los seres queridos. Eastwood, creo sinceramente, que utiliza la película para realizar un sentido homenaje a la figura del veterano de guerra en general. Tanto en el caso del militar que regresa orgulloso de lo realizado, como de aquel que se siente harto y cansado de la guerra y sus atrocidades, como por supuesto, el de aquel que vuelve decepcionado y contrario a tanta pérdida de tiempo. Pero sobre todo,  aquel herido, mutilado, y como no, transtornado psicológicamente, es parte importante de la película. Y lo refleja en la figura de Kyle, con una situación postbélica, que le hace no integrarse en la vida civil y huir de ésta hacia lo que considera, es su vida, su casa... el ejército. Por supuesto, todo ello, en menoscabo de la familia, de una ciudadanía americana, que según el protagonista, no se acuerda del militar que está en Irak.
No puedo evitar encontrar cierto parecido con la extraordinaria "En tierra hostil" y otra algo más lejana argumentalmente hablando, "La noche más oscura". Esas imágenes de los protagonistas solitarios en los aviones de carga de regreso a casa, la incansable voluntad de cumplir su misión, convirtiéndolos casi en lobos solitarios, el deseo casi suicida por completar un reto incansable y sobre todo la asociabilidad y el efecto psicológico de la guerra, que los convierte en seres insensibles. 
Clint Eastwood, por supuesto, no entra en la crítica clara y transparente a la guerra ni a la misión del ejército. Tampoco creo que la justifique. Lo que hace es transmitir una realidad, basada en la vida de Kyle, en la que el soldado cumple órdenes, ya sea por amor a la patria, a la bandera, o simplemente porque se lo mandan. Esa es la esencia del ejército. Sin embargo, a lo largo del film, y si escrutamos detenidamente, hay críticas sensibles, a una guerra dura y sucia, pero sobre todo, a la situación del veterano de guerra, que es el instrumento de tan horrorosa realidad, e incluso, a la situación mental y psicológica de los efectos de la guerra en los jóvenes soldados.
La película resulta notable en su técnica. La parsimonia del Eastwood más clásico, se mezcla con las escenas de acción y guerra, estupendamente filmadas, de manera bastante equilibrada. Los actores bien, sobre todo un compenetrado y sólido Bradley Cooper. Una película que a lo mejor, con el tiempo, pueda ser entendida de otra manera. Está claro, que en EEUU, en general ha sido bien valorada por el público. 300 millones recaudados no es moco de pavo. Entiendo las reticencias del espectador europeo, a un producto que es tachado de patriotero y pro americano. Sin embargo creo que hay más profundidad y lecturas, de las que pretende verse en un film muy bien filmado por un Eastwood sobresaliente.

23 comentarios:

  1. El otro día veía un corte de "Malditos bastardos", el correspondiente al atentado que acaba con Hitler. La película que proyectan en el cine está dedicada a un francotirador alemán y ellos tan felices de ver con la cantidad de americanos que acaba. ¡Cómo cambia la percepción de estar en un bando u otro!
    Esto es sólo una reflexión.
    En cuanto a la peli que comentas, Eastwood hace mucho que alcanzó la maestría.

    ResponderEliminar
  2. Respuestas
    1. No entiendo tu reflexión ni la comparto... En una guerra se mata, ya sea cara a cara o no... No se si creer que comparas a unos y otros... en cuyo caso lo veo retorcido. Lo has dejado un poco confuso y no entiendo la relación.

      Eliminar
    2. Creo que hay que objetivizar la película, cosa que no se está haciendo. Y es un error.

      Eliminar
  3. Muy buena crítica, que comparto en casi todo...
    (Creo que las distribuidoras deberían regalarte un pase para el cine, ¡ji, ji!)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias... Creo que la película se está banalizando bastante.

      Eliminar
    2. El problema es que la película, en gran parte, banaliza muchas cuestiones...

      Eliminar
    3. Pasa por muchos asuntos, por encima, sin pararse a analizarlos... No debía ser la intención de Eastwood.

      Eliminar
  4. Estoy de acuerdo con el matiz que introduce Trecce: la percepción o, yendo más allá, la mirada sobre la alteridad. Pues en todo conflicto hay un "yo " y un "otro". Basándose la película en un libro sobre experiencias de combate vemos el "yo", discutible en muchos aspectos, y al mismo tiempo la mirada sobre el "otro". Al hacer ese ejercicio, es imposible hablar de una "objetivización", pues la película no muestra eso: muestra un punto de vista. Un punto de vista que remite al "otro" y a como se le percibe: el "salvaje", dice constantemente Kyle en referencia a los objetivos que abate como francotirador. No vemos que se haga un ejercicio por "ver" al otro y por qué hace lo que hace: ¿por qué hay gente que se juega la vida, literalmente, para enfrentarse a un ejército? Pues porque perciben que es un ejército invasor y ocupante (que es lo que era, lo sabemos bien, sólo que la película no se plantea ese quid de la cuestión, el origen de todo... y casi nadie en la película se pregunta el por qué: "¿por qué estamos aquí?". Lo que hace Kyle es categorizar al enemigo sin preguntarse por qué es enemigo. ¿Por qué población civil, mujeres y niños incluidos, se enfrentan a los soldados estadounidenses? Para Kyle y el ejército norteamericano lo que importa es proteger a los suyos, pero no se plantean quién es realmente el enemigo contra el que luchan. Obedecen órdenes, sí, pero, como decían en 'Algunos hombres buenos', el honor es algo más que una pegatina en el brazo. Eastwood trata, en mi opinión, de inocular la semilla de la incerteza y la duda (en algunos momentos de la película), pero lo que predomina en ella es la percepción de "unos", y ese es el mensaje que cala en el espectador estadounidense (pensemos también en qué parte de USA la película ha triunfado... y en cuál queda más indiferente). Ya hablamos en otro sitio sobre la figura del veterano y la del propio patriotismo de guerra, pero no deja de ser una (cruel) ironía que Kyle cayera abatido por uno de los suyos (no de los "otros"). ¿Las secuelas psíquicas de la guerra? Sin duda, pero al poner el énfasis en esa secuelas para unos se tiende a olvidar lo que supuso la guerra para el "ortro", en este caso la población civil iraquí. Me interesa la mirada lúcida (en algunas cosas) de Eastwood en esta película, pero no puedo dejar de lado ese Jano bifrote que la propia película plantea en torno a la alteridad. Y en ese sentido, la mirada de "unos" por encima de "otros" enmascara la complejidad del tema de fondo que plantea la película.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Veo que el amigo Óscar sí entendió mi reflexión.

      Eliminar
    2. A lo mejor no me he expresado. Respecto a la objetividad me refiero a Eastwood, desde el punto de vista que cuenta hechos, sucesos y realidades, bien es verdad, de solo un parte del conflicto, pero no entra a opinar, a moralizar... simplemente desarrolla la vida de Kyle, como si de una biografía se tratara, es decir, viendo los hechos desde el punto de vista del protagonista. A eso me refería.

      Eliminar
    3. No voy a defender a Eastwood ahora, cuando siempre ha sido de mis preferidos, casi hasta la devoción, me limito a reflexionar.

      Eliminar
    4. Yo también reflexiono... y son reflexiones diferentes, pero muy válidas. ;-)

      Eliminar
    5. Ahora el que no entiende soy yo, si no entendías mi reflexión, no sé cómo podías no compartirla.

      Eliminar
    6. No entenderla, no como no comprenderla, si no como no compartirla... por lo menos en mi caso.

      Eliminar
    7. De cualquier modo, querido, no sé muy bien por qué me he metido en este berenjenal discursivo, si a mí me parece muy bien lo que has escrito sobre el film, aunque esté más de acuerdo con lo que plantea Oscar.
      Y es que en el fondo, lo que se demuestra es que Clint es un tipo listo que sabe manejar sutilmente sus armas.
      ¡Ay!, este chico ya apuntaba maneras en los tiempos de "El bueno, el feo y el malo".

      Eliminar
    8. Además creo que no es una película menor del director, como dicen por ahí. Un abrazo, Trecce.

      Eliminar
  5. En una biografía no sólo se plantea el punto de vista del biografiado, Íñigo, sino también de los lo que le rodean (porque si sólo fuera aquello sería una "autobiografía"). Eastwood intenta ir un poco más allá, sutilmente (demasiado sutilmente para el espectador medio estadouindense), pero no hay un cuestionamiento de las cosas, un por qué; sólo hay un personaje que se pregunta qué hace en Irak, y se le trata como si estuviera con la neurosis de la guerra, se le deja ahí y no se profundiza. La película plantea la alteridad, pero no la desarrolla, de modo que al final nos queda una imagen sesgada de la cuestión de fondo: la guerra afecta a unos, pero también (y en mayor número) a otros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La imagen que representa Eastwood del hermano de Kyle, es la que percibe el propio Kyle... Es sólo su punto de vista. A fin de cuentas la peli está basada en el libro del propio protagonista.

      Eliminar
  6. Respuestas
    1. Por cierto, ¿te has fijado en el horario de las respuestas? Mira en configuración d etu blog el horario predeterminado.

      Eliminar