Etiquetas

miércoles, 25 de marzo de 2015

"Desapariciones"

Película dirigida en 2003 por Ron Howard, es uno de esos raros acercamientos al género del western que la industria cinematográfica nos ha regalado en los úlimos 25 años. Película poco apreciada por el público, desde mi punto de vista es uno de los productos más acertados a la hora de definir la situación fronteriza de los ranchos solitarios de los colonos en territorio indio, durante el último cuarto del siglo XIX. Sin embargo, parece que la película no consiguió convencer a público y crítica, que la desterró al fondo de la memoria.
Un mujer viuda, vive en una pequeño rancho con sus dos hijas y un par de vaqueros. Un día se presenta un hombre, en apariencia indio, que resulta ser el padre de la viuda, que la abandonó siendo niña. Días después, mientras las niñas y los dos vaqueros, reagrupan al ganado, son atacados por un grupo de renegados apaches. El padre, se ofrece a rescatarles, lo que les hace perseguir a los indios a contrareloj para evitar que crucen Río Grande y pierdan su pista en México.
Hay varias cosas que me gustan de esta película. Por un lado la visión de soledad y peligro que se refleja alrededor de las granjas solitarias de las familias que quieren sacar adelante unas pocas cabezas de ganado y una familia. Ron Howard, le imprime una fotografía, en la que el desierto, las montañas y los cañones rocosos, aportan a la visión de este western, un punto de realismo más que interesante. Por otro lado, el fondo histórico de los levantamientos de pequeños grupos apaches, sucedidos bajo el liderazgo de líderes chamanes, estaba al orden del día y en realidad, movilizó grandes esfuerzos militares, que se reflejan en el film. Como no, las alianzas entre indios y bandoleros blancos, formaban grupos especialmente peligrosos, creando auténticas situaciones de peligro en la frontera sur de los EEUU.
Pero sin duda, las interpretaciones de los dos actores principales aportan credibilidad a la historia. Cate Blanchett como la hija viuda y Tommy Lee Jones en el papel del padre que la abandonó, para vivir entre los indios, realizan unas actuaciones solventes y de calidad. Si a esto unimos una historia interesante, unas escenas de acción muy acertadas y una fotografía sugestiva, unido a  unos planos aéreos que aportan a las persecuciones una visión efectiva, tenemos, en mi opinión un buen producto, fiel a la realidad, que dominaba la situación fronteriza con México en aquellos años, donde colonos, indios y renegados, disputaban con el ejército y colonos, el dominio de un territorio extensísimo y yermo. Espléndida película sin duda. 


2 comentarios:

  1. Estoy de acuerdo, me parece una buena peli que recuerdo con agrado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me recuerda a los cómics de MacCoy... Esos apaches brujos que iniciaron levantamientos en la frontera, los blancos, llamados en otros lugares comancheros... Más que correcta.

      Eliminar