Etiquetas

martes, 10 de septiembre de 2013

"Napola"


Con el transcurrir de los años, los directores de cine alemanes, poco a poco, han realizado más de una película al respecto de los sucesos en Alemania de los años 30 y 40, cuando Hitler dirigía las riendas del país.. Las viejas heridas se van cerrando y el paso del tiempo va dejando que los propios alemanes expliquen por medio del cine, sus sentimientos y realidades, que el paso de Hitler dejó en Alemania.

Esta película, precisamente pretende explicarnos, las experiencias de un joven alemán en 1.942, que ingresa en una escuela de élite nazi, gracias a su dominio del boxeo. El chaval, se siente inténsamente atraído por el fástuo y la parafernalia de la imagen nazi. Por un lado, el uniforme, el saludo y la sensación de pertenecer a un exclusivo grupo de jóvenes alemanes. Por otro la sola idea de salir de la casa paterna y huir de la inseguridad de una sociedad que  ya siente los bombradeos aliados.

A lo largo de la película, el director, nos va presentando distintas situaciones que se van presentando en la vida diaria de la academia. Habrá quien no soporte la presión y los entrenamientos, y esto creará ciertos problemas a nuestro protagonista. Pero lo importante de la película, son los apuntes esporádicos, que no son muchos, sobre la educación nazi en la juventud alemana. Vemos como para ingresar en la escuela, le toman medidas del cráneo y califican el color de los ojos y del pelo, para ratificar la calidad de la raza del joven boxeador. Por otro lado nos desgranan las asignaturas clave de su educación que además del deporte, son la historia alemana, su literatura más nacionalista y por supuesto, la idea de la supremacía de la raza aria, sustentándola en las ideas de Darwin de la subsistencia de la raza y del más fuerte.

Sin embargo, creo que la película se queda a medio camino. Hay un momento del film, que sí toca de lleno la deshumanización del nazismo (momento que no desvelaré para quien quiera ver la película), pero quitando ésto y el tema de la educación que ya he comentado antes, el director no logra profundizar en exceso en las peculiaridades de la educación nazi. Más bien, hay aspectos que recuerdan a cualquier película cuyo argumento discurra en un internado, academia o escuela militar de cualquier país. Aparecen los estudiantes veteranos prepotentes, el profesor tiránico, los compañeros en los que confiar y por supuesto, aquellos que por su debilidad son el punto de mira de abusos.

Una película que intenta contarnos las experiencias del protagonista en una escuela de élite nazi, pero que en mi opinión, pierde la oportunidad de enseñar al espectador la auténtica realidad ideológica de este tipo de academias instauradas por el régimen de Hitler.

No hay comentarios:

Publicar un comentario