Etiquetas

miércoles, 25 de septiembre de 2013

Desperta Ferro - "César contra Pompeyo"


12 de enero del año 49 a.C. Esta fecha quedará en la historia como el día en que Julio César cruzó junto a 5.000 hombres de la XIII legión el río Rubicón y desencadenó definitivamente la guerra civil contra Pompeyo y sus correligionarios.

El nº 19 de la revista Desperta Ferro en la línea dedicada a la historia antigua y medieval, nos traslada al periodo comprendido entre el año 49 y el 45 a.C. en el que se desarrolló la contienda que enfrentó a dos de los más grandes estrategas, políticos y líderes de la historia romana.

Clave es el primer capítulo que nos introduce en los años previos a la guerra, en donde el primer triunvirato de Craso, Pompeyo y César dominaba todo el territorio de la República Romana. En los siguientes capítulos y ya comenzada la guerra, la editorial nos sitúa en varios momentos claves transcendentes para el devenir de la contienda: La campaña de Italia, la batalla incruenta de Ilerda, el cruce del Adriático de César y su derrota en Dirraquio, la decisiva batalla de Farsalia y los acontecimientos en Egipto, puntualmente en Alejandría, tras la muerte de Pompeyo. De todos ellos, no me ha convencido en exceso el artículo referido a Farsalia. Su redacción no refleja la intensidad de una batalla, si no definitiva, si muy importante en el contexto de la guerra. Todos estos artículos viene acompañados de espléndidos mapas con los diferentes movimientos de las tropas en los territorios más divergentes del mediterraneo: Italia, Hispania, Grecia y Egipto.

Para completar tan sugerentes asuntos la revista se complementa con otros artículos dedicados a la famosísima X legión, al significado y uso de los estandartes militares en esta época y un estudio donde se analiza el por qué del fin de la República y si éste fue inevitable.

Por último no puedo evitar llamar la atención sobre la absolutamente espectácular ilustración de la portada de éste número, en la que se representa a un centurión llamado Esceva en un momento de la batalla de Dirraquio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario