Etiquetas

domingo, 15 de febrero de 2015

"Blackhat. Amenaza en la red"

Michael Mann es uno de mis directores fetiche. Su trabajo, muy heterogéneos han tocado varios "palos", acertando en su realización la mayoría de las veces. Desde "Hunter", pasando por "El último mohicano", las espléndidas "Heat" o "El Dilema", o las notables "Collateral" y "Enemigos públicos", hacen de este director uno de los que mejor pulso visual maneja. Incluso un producto menor como "Corrupción en Miami" consigue embaucarnos en un guión más o menos manido, por su artística manera de manejar la cámara y adaptar su propio ritmo a una película típica de acción policial.
En su último trabajo, presentado seis años después de su anterior film, Mann, se adentra en el universo de los piratas informáticos, las manipulaciones en las redes de la economía mundial y el poder de las potencias y sus debilidades frente a esta fría y novedosa manera de delinquir y manejar la realidad económica y política en el universo digital. De primeras, recalcar la poca imaginación de un guión largamente trallado, como es la recuperación por parte de las fuerzas de la ley, de un convicto de buen corazón, especialista en las redes de internet, para localizar y eliminar un potente ataque cibernético que puede quebrar la seguridad nacional y económica de EEUU y China. 
Esta premisa, de por sí, resulta pobre, sosa y francamente decepcionante. La estructura de la película, flaquea en todos los aspectos. El guión resulta plano y soso. Y la aportación de los actores, es francamente nula. Nos encontramos con un producto pobre. Parece mentira que Michael Mann, haya tardado seis años en realizar una película y haya elegido ésta que hoy presento para su regreso a las pantallas. Se reconoce al director, por su buen hacer en la filmación de escenas nocturnas y en los tirotéos. Aquí sin duda, el maestro Mann, logra aportar lo mejor a la película. Sin embargo, hasta en este aspecto, en su cuarto de hora final, en el que se produce el duelo final de la película, la escena resulta inverosímil, poco acertada y casi absurda. En definitiva, la "Blackhat" le ha faltado guión.
Si en otras ocasiones, el director ha logrado insuflar de carácter e interpretación a actores y actrices, en esta ocasión tampoco lo ha logrado. La elección de Chris Hemsworth como el protagonista, no ha sido acertada. Su cara hierática e inexpresiva que quizás le funcione en "Thor", no aporta nada a la trama interpretativa de su papel. Respecto a los demás actores y actrices, no hay nada que llame la atención, sino más bien miradas tontas y silencios inexplicables. En definitiva una total decepción, que a lo mejor marca un antes y un después en la realización de este director. Ojalá me equivoque y nos vuelva a encandilar con una de sus historias francas y complejas con las que nos ha deleitado en otras ocasiones. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario