Etiquetas

martes, 7 de octubre de 2014

"The Battery"

Si de primeras digo que esta película trata sobre la supervivencia de un par de amigos en un mundo dominado por los zombies, seguro que en el mismo momento en que leéis esto, cerráis mi blog y os vais a hacer algo más interesante. Sin embargo, tengo que deciros, que el que hoy os presento, no es el típico film de género y me vais a entender en cuanto os lo explique, por varias razones.
Jeremy Gardner, su director novel, es además productor y protagonista. "The Battery" tiene un perfil, claramente independiente, por varias características, entre otras, sus medios escasos, su artesanal presentación en la pantalla, el mensaje que destila, sus diálogos frescos, además de una estética muy Indi, basada en una fotografía paisajística y en una buena selección de canciones, que acompañan sus 100 minutos de metraje.
El argumento cuenta el deambular de dos exjugadores de beisbol, por los campos de Nueva Inglaterra, trasladándose de un lugar a otro, evitando en lo posible, incómodos encuentros con los zombies que han poblado EEUU. La mala experiencia que tuvieron al iniciarse el brote, les lleva a vagar por todo el territorio, evitando en lo posible, pasar mucho tiempo en alguna casa. No del todo de acuerdo en este punto, los dos compañeros, recorren los caminos y carreteras. Uno de ellos, va siempre enfundado en sus cascos de música, escapando de la realidad del mundo en el que vive, y por que no, de las conversaciones, a veces vacías de su compañero de viaje. El encuentro de unos walkies en un coche abandonado, les lleva a tener un contacto extraño con otros supervivientes. Mientras que uno de ellos piensa que sería bueno tener un contacto con los recién conocidos, el otro está convencido de que no les traerá más que problemas.
Sin escenas de acción, con la aparición de muy pocos zombies y sin gozar de espectaculares efectos especiales, este film pretende acercarse a la simple y banal figura de los dos supervivientes, que luchan, no solo por su supervivencia, sino además, por pasar día a día de la mejor manera posible. Mientras que su único punto en común es el béisbol, la película se adentra en la difícil comunicación y a veces la complicada relación de dos jóvenes obligados a convivir, por el simple hecho de la necesidad de hacerlo, sin preguntarse el por qué. Simplemente ellos, se mantienen juntos, dejándose llevar. 
Además los paisajes otoñales del noreste de EEUU llenan la pantalla. Por último, llamar la atención en la última media hora de la película. Me vais a permitir no desvelarla, pero es una de esas escenas, que remarcan el suspense y la tensión, que cualquier director desearía poder dirigir alguna vez. Montada magistralmente en un espacio mínimo desde un nuevo punto de vista,  Gardner nos enfrenta a la supervivencia de los protagonistas en una situación extrema y sin salida. Creo que estamos ante una de las mejores películas del género que se han hecho hasta ahora. Por su frescura, simpleza y sobre todo, por la visión de un director con dotes que destilan calidad. Una recomendación diferente e interesante, para el que tenga curiosidad. Llamar la atención en una gratísima selección de cortes musicales de corte minoritario, pero de gran calidad. Os cuelgo todas las canciones para que las disfrutéis.







No hay comentarios:

Publicar un comentario