Etiquetas

jueves, 9 de octubre de 2014

"Butcher´s Crossing" - John Williams

Un joven de Boston, llega después de la guerra civil americana, a un pueblo llamado Butcher´s Crossing. Este villorrio es uno de los centros más importantes del comercio de la piel de bisonte de la zona de Kansas. Sin rumbo fijo, el muchacho, llamado Andrews, pretende lanzarse hacia la frontera, alcanzar un reto, una misión que emprender. Para ello, forma un grupo de cazadores, que alcanzando un paso, una ruta, les llevará a Colorado. Cuatro hombres, un carromato y la búsqueda de las grandes manadas que ensombrecen las últimas grandes praderas de hierba, completan la partida hacia la frontera. 

Jonh Williams se escuda en esta aventura sucedida entre grandes montañas, bosques y valles del centro de EEUU, para relatarnos la búsqueda de la madurez del protagonista. Como si se tratara de un experiencia religiosa, Andrews comparte y convive en este viaje casi existencial, con tres hombres diferentes, peculiares y solitarios. Mills, el líder de la expedición, busca a la gran manada. Su objetivo casi enfermizo, guía a la partida hacia un valle desconocido y lejano, y para ello, tendrán que sortear grandes dificultades. Calores infernales, falta de agua, grandes pendientes al adentrarse en las montañas, la nieve y sus ventiscas, y como no, la insondable soledad del trabajo diario y repetitivo, acompañarán este viaje hacia una obsesión. Los otros dos compañeros, uno de ellos, comparsa de Mills, y el otro, la parte quejosa y recalcitrante de la expedición, conforman un grupo de lo más variopinto.

El autor, narra paralelamente, por un lado, el viaje geográfico, la caza y el trabajo que hay que realizar, para obtener las deseadas pieles de bisonte. Por otro, el viaje iniciático de un joven, que aspira a hacerse hombre, a encontrar un fin en su vida, para lo que estará dispuesto a sufrir y aprender lo que haga falta. Para ello, fijará su aprendizaje en Mills, un personaje con cierto parecido al capitán Ahab de Melville. Su obsesión por la caza, su imparable y enfermizo, matar por matar al bisonte, su imperturbable viajar hacia adelante, contra los medios y la adversidad, harán que la expedición peligre en aquella tierra inhóspita. Su supervivencia corre paralela con el fin de su misión, y  juegan a ver quién supera a la otra. Resulta como si la propia naturaleza, pusiera trabas a la consecución y buen logro de la expedición.

Sin duda, Williams, conoce el terreno que pisa. Su narrativa describiendo el viaje en territorio de Colorado, nos hace viajar a aquellos parajes, llenos de colores y olores. Los grandes pinos, los profundos valles y las interminables praderas, dominan el paisaje. Por otro lado, el autor, describe con gran cantidad de detalles, la vida del cazador, con sus monotonías en la espera y en la caza, su duro trabajo. Ocupan largas horas, trabajando en los cadáveres de los animales, para no perder sus pieles. Aspiran a obtener el mayor número de piezas, para volver al pueblo y cobrar lo que ellos creen merecer. Y por último, como decía antes, la descripción del joven protagonista, en su aprendizaje, no solo del oficio, sino también de la vida, ante la dureza, el riesgo y la supervivencia en un medio agresivo. 

Esta evolución, se observa perfectamente, en dos escenas claves. Las dos se desarrollan en el poblacho, una al principio de la novela y la otra, al final. En ambas Andrews, comparte habitación con una joven prostituta, y sin embargo, no es el mismo, en una y otra. Sus reacciones son diferentes. Ha evolucionado, ha madurado... y se ha convertido. También termina siendo un hombre solitario. Este desarrollo en la novela, esa evolución del personaje, es el que busca el autor y lo entronca en un medio tan inmenso y desconocido como la frontera, en el que la vida pende de un hilo, de un segundo, de una decisión. 

Un western atípico, que nos adentra en la vida del cazador de las praderas. Todo ello, enlazado como excusa para relatarnos el desarrollo del joven, en su viaje al ser adulto, que convierte los sueños en nada, en un cabalgar hacia el horizonte, sin rumbo fijo. Una excepcional novela. Coincido con una frase que la editorial transcribe en sus tapas, cuando dice, que es la novela que enlaza a "Moby Dick" de Melville, con "Meridiano de sangre" de MacCarthy

2 comentarios:

  1. Ya he leído más de una vez la mención a esa especie de unión lineal entre Melville y McCarhy a través de Williams, así que supongo que algo habrá cuando la mencionas y te muestras coincidente.

    ResponderEliminar
  2. Pues a mucho de esto. Desde luego el libro vale la pena

    ResponderEliminar