Etiquetas

lunes, 2 de junio de 2014

"El Capote" - Nikolái Gogól

Este cuento de Gogól, de escasamente cien paginas, fue escrito entre los años 1839 y 1841 y cuenta la pequeña historia de Akaki Akakievich, un funcionario de San Petersburgo que vive entre la devoción de su trabajo, su mísera existencia y el desprecio de sus compañeros de trabajo. Su labor consiste en la copia de expedientes, pero lo hace con tanta dedicación y calidad, que su único fin en su día a día es realizar bien su trabajo. El crudo invierno de la ciudad rusa, le obliga a plantearse comprar un nuevo capote con el que protegerse de la inclemencia del tiempo y del frío. A partir de este punto, su vida dará un giro de 180 grados, hasta reducir a nuestro protagonista a la nada y a su desaparición.
Gogól nos traslada a la Rusia del siglo XIX, en la que el aparato burocrático domina el funcionamiento del país. El ciudadano que no pertenece a la aristocracia, busca su salvavidas en un puesto de funcionario, y aunque el trabajo que ejerza fuera ordinario y no diera más que para sobrevivir, es la tabla de supervivencia frente a la pobreza y desigualdad de la Rusia de los zares. Sin duda, el escritor, nos muestra con esta obra cruda y crítica, la realidad de una sociedad marcadamente dirigida por la posición tanto laboral como social. La jactancia y prepotencia de algunos, frente a los subalternos, la absoluta falta de ética y piedad frente a las diferencias tanto sociales como laborales, presentan un relato marcadamente crítico con la sociedad estamental y burócrata, personificando la desgracia y situación del pueblo llano, en la figura de Akaki, un ser casi caricaturesco, que ante su lucha por sobrevivir, termina aplastado ante el peso de una sociedad egoísta y avasalladora.
La edición que hoy reseño, está acompañada de las ilustraciones de la dibujante Noemi Villamuza, que consigue trasladarnos con gran certeza y sencillez, la pequeñez de Akaki, frente a su situación frente a la sociedad que le rodea. La metáfora utilizada en la figura del capote nuevo, muestra la necesidad de protegerse del frío y la imagen para situarle en una posición más aceptable a su entorno laboral más cercano. Esa es la hipocresía que critica Gogól, en un relato corto, lleno de crueldad, que representa el espejo de la sociedad rusa, eticamente marcada por el abuso de poder y los amiguismos más recalcitrantes, que con los años la llevará a sufrir la revolución comunista, ante la pasividad de las clases gobernantes y particularmente de la dinastía de los zares.
Una obra maestra, que a pesar de su extensión limitada, consigue reflejar una realidad y la crítica social, que marcaría el devenir de la literatura rusa, de aquí en adelante e influirá en grandes obras de la literatura universal.


No hay comentarios:

Publicar un comentario