Etiquetas

jueves, 4 de agosto de 2016

Emilia Romagna - Queso Parmigiano Reggiano y Aceto di Módena.

Para terminar el grupo de reseñas dedicadas al viaje a Emilia Romagna, hoy nos adentramos en la elaboración de dos de los manjares de Italia y de esta región. En primer lugar, el famosísimo queso Parmigiano Reggiano. Visitamos una de las queserías más importantes de la zona, la "Cooperativa Casearia Poggioli Societa Cooperativa Agricola" en la que nos mostraron el proceso laborioso y perfectamente controlado por el correspondiente departamento de denominación de origen correspondiente, de un queso que necesita, entre 24 y 36 meses de reposo para lograr este producto tan apreciado. Estos quesos, durante su elaboración, cuando se encuentran en las cubas con el suero de vaca correspondiente, llegan a pesar más de 45 kilos. Una vez perdido el líquido, tras reposar en sus queseras, se reducirá su peso a unos 40 kilos definitivos. Una visita interesantísima, culminada con una pequeña cata de sus quesos y como no, la compra de de algunas cuñas, para consumirlas en casa. Por cierto, nos recomendaron comer el queso con unas pocas gotas de un buen aceto balsámico de Módena. 







Por todo lo cual, ese mismo día aprovechamos para visitar una bodega de producción tradicional de Aceto di Módena, localizada en el mismo Castelvetro di Módena y llamada "La Vecchia Dispensa" Nos llamó especialmente la atención la elaboración larga y cuidada del aceto, del que se logra la mejor calidad gracias al trasiego entre cubas de madera de pequeño tamaño, a lo largo de los años, logrando un producto de densidad y sabor muy especial. La guía nos comentó que la mayoría de las grandes empresas que producen aceto al por mayor para su exportación, utilizan aditivos, colorantes y edulcorantes. Esto se debe a que un aceto de calidad necesita mucho tiempo para su envejecimiento y una mezcla muy específica de vinagres de distintas añadas, con lo que conseguir este producto en grandes cantidades sería carísimo y prácticamente imposible. De ahí que las botellas que vendían en esta bodega no llegaba a 250 cl. Además ofrecían distintas variedades dependiendo de la densidad conseguida, siempre por medios naturales, desde un 0,20% hasta un máximo de un 0,65%. En definitiva, otra grata visita, sin duda.







2 comentarios:

  1. Igiño, espléndida entrada. Me encantan los programas que hablan de este tipo de cosas. Me resultan muy entretenidos y aprendo mucho de productos tan exquisitos. Con la captura de fotos me he transportado a ese lugar y cerrando los ojos hasta puedo oler el queso!

    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Verlo en vivo y en directo fue espectacular. Muchas gracias por tus visitas.

      Eliminar