Etiquetas

domingo, 14 de julio de 2013

"La guerra de Granada" - Miguel Angel Ladero


Hace unos meses adquirí un librito titulado “La guerra de Granada” editado por la Diputación de Granada. Está escrito por el profesor Miguel Angel Ladero, catedrático de Historia Medieval de la Universidad Complutense de Madrid. Leyendo el currículum del autor podemos esperar de este libro, cuando menos, un estudio serio sobre los últimos coletazos musulmanes independientes en la península ibérica. Y efectivamente es así. No es un libro especialmente prolijo en páginas. Más bien nos encontramos con un pequeño ensayo dirigido al público profano que pretende hacer un primer acercamiento a esta etapa importante de nuestros últimos años de historia medieval. El ensayo en si solo tiene 93 páginas y se complementan de 40 páginas más correspondientes a los Apéndices, los que engloban, bibliografía, textos originales,  glosario e índice de lugares, además de dos mapas y multitud de fotografías.
El libro se divide en tres partes bien diferenciadas. En la primera se dedica a ponernos en conocimiento de la situación previa a la conquista de Granada, tanto de los reinos cristianos como de las luchas intestinas musulmanas. Lo complementa con una pequeña introducción de cómo eran las formas de hacer la guerra en esa época, dando mucha importancia a la introducción de las armas de fuego, especialmente en los elementos de asedio y la artillería de campaña, por supuesto para beneficio de los ejércitos castellano/aragoneses. Si bien especialmente Aragón, tenía problemas con el reino de Francia al respecto de territorios en ultramar, las rencillas dentro de Castilla habían acabado e Isabel se había consolidado definitivamente, haciendo de la unión de las dos coronas una potencia militar muy poderosa.
La segunda parte se dedica específicamente a analizar las distintas campañas que se sucedieron a lo largo de la guerra hasta provocar la caída definitiva de Granada. La toma de Zahara en 1481 y de Alhama en 1482 fueron los detonantes que provocaron y dejaron ver a los Reyes Católicos las buenas posibilidades que había para realizar la conquista. Bien es verdad que el reino Granadino estaba ocupado en una guerra intestina entre miembros de la misma familia gobernante, lo que propiciaría que poco a poco las tropas cristianas y a lo largo de 10 años, fueran ocupando grandes territorios alrededor de Granada, terminando por estrangularla. Unas ciudades caían sin esfuerzo y prácticamente sin derramamiento de sangre, otras se resistían ferozmente ante la invasión cristiana, como es el caso de Málaga y Baza.
La tercera y última parte se dedica a explicar la figura de las Capitulaciones y el destino de los vencidos y los vencedores. Es interesante leer las distintas condiciones en las que a lo largo de los años las ciudades y sus ciudadanos rindieron y firmaron unas capitulaciones que en general eran bastante benévolas con los perdedores. Bien es verdad que con el paso de pocos años, estos beneficios se verán menoscabados debido sobre todo, a la colonización de cristianos en la zona y a la presión jurídica, fiscal y religiosa que sufrieron los musulmanes que decidieron quedarse en la península. Finalmente muchos de los que no se fueron inicialmente dirección a Africa, tuvieron que hacerlo años después.
En definitiva un texto que resulta una buena introducción a las bases y estructuras de la guerra que se llevó a cabo por el dominio de Granada y su reino. Corto en páginas pero suficientemente claro y sencillo para que en una primera aproximación podamos hacernos a la idea de la que fue la penúltima campaña por conseguir la unión de los reinos peninsulares. Todavía quedaba Navarra, pero eso es otra historia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario