Etiquetas

martes, 29 de agosto de 2017

"House of Cards" - Temporada 5



La nueva alianza de Francis y Claire Underwood en su carrera por logran la Presidencia de los EEUU en unas elecciones, les enfrentará en esta 5ª temporada a nuevos retos, tanto a nivel personal como a nivel político.
En una primera parte de la temporada, su pulso con la joven pareja del bando Republicano pretendientes a la presidencia, les hará jugar con ciertos trucos, posibles en la administración norteamericana, aprovechando la crisis del terrorismo islamista y la guerra en Siria. Es interesante vislumbrar las posibilidades que muestra la democracia y la representación de los Estados y las Cámaras en ciertas situaciones problemáticas mostradas ante un resultado poco definido en unas elecciones presidenciales. Los juegos de poder y movilización de las distintas administraciones muestran las distintas opciones, cada una de ellas más complejas, a la hora de solventar la situación, que en cierta manera recuerdan aquellas elecciones que ganó Bush hijo por la mínima y con conflicto incluido. Pero además, a posteriori y cuando la fuerza de una Comisión Especial del Congreso o Senado, no recuerdo, paraliza los poderes del elegido, otras ramificaciones soterradas y sibilinas, hacen aparición bajo el influjo y la ambición de uno u otro componente de la pareja presidencial. Conspiraciones, manipulación de la información, el poder invencible de los lobbys del petróleo o las negociaciones e intercambios entre partidos, Estados o representantes, monopolizan situaciones, a veces al límite y difícil de creer, en un administración madura y tan representativa democráticamente como la norteamericana.
Por si no fuera poco, en el ámbito personal, la situación tampoco está muy clara. Claire mantiene su relación con el escritor Thomas Yates, interfiriendo en cierta manera en su negocio personal con su marido Francis. Pero además, la investigación del periodista Hammerschmidt, empieza a encontrar ciertas pistas sobre el pasado del Francis, arrinconado no solo a la pareja sino también al siempre fiel Doug Stampel. Es en esta fase, donde encuentro cierto tufillo a culebrón en una fase de la que no se como saldrá victoriosa una serie compleja y que disfruta de grandes interpretaciones, pero que en su trama, comienza a notar cierto cansancio. Aún así la ambición de Claire podría sostener cualquier trama... y sobrevivir a cualquier situación, tanto personal como política.
Si bien la llegada de un siempre notable Patrica Clarkson en el papel de una oscura y retorcida subsecretaria de transporte, muy bien avenida con elementos empresariales en Oriente Medio, ha dado cierto frescor a algunos capítulos, la sensación es que la serie se dirige a un callejón sin salida, mediatizado por ciertas tramas tan complejas como increíbles. Aún así, y como comentaba antes, la calidad de los actores y actrices, así como el planteamiento impecable en los diálogos, hace que siempre sea interesante mantener el seguimiento de cada temporada, con sus altos y bajos. Veremos que nos trae la sexta entrega. Podría ser catastrófica para los Underwood y sus efectivos más cercanos, aunque como diría Francis, estos son prescindibles.


2 comentarios: