Etiquetas

lunes, 21 de noviembre de 2016

"Momix Forever" - Compañía de Danza Momix

La compañía de danza Momix es uno de esos ejemplos inclasificables en los que de la mano de su fundador Moses Pendelton, la imaginación, la elegancia, la belleza y el medido uso de elementos en la consecución de las piezas de danza, logran transportar al espectador a un increíble mundo de magia, imagen e innovación. En este caso, la compañía trajo al Auditorio Baluarte de Pamplona una selección de sus más carismáticos y reconocibles trabajos que han formado parte de su escenografía en su historia encima de los escenarios. 
"Momix Forever" es un conjunto de dieciséis piezas, interpretadas por nueve bailarines y bailarinas. Cada una de ellas resulta sorprendente, tanto por su presentación en el escenario, como por su actuación artística. Se puede decir que el espectáculo aúna sorprendentes creaciones escénicas, algo que creo que es el sello personal de la compañía, junto a la danza moderna, salpicada de elementos gimnásticos con cierto halo circense y permíteme que lo diga, mucho buen rollo. Los elementos con los que se presentan sus miembros son generalmente de un simpleza insultante. Unas pértigas, una mesa, un gran espejo, un disfraz o algún objeto de equilibrio, combinan con el vestuario que goza por su simpleza, pero también por su imaginación  en el escenario. 
A esto hay añadir dos elementos fundamentales de sus espectáculos. Por un lado los efectos visuales e iluminación que transportan al espectador a un mundo irreal y fantástico en el que los bailarines interpretan, jugando con luces, sombras y efectos de iluminación, las piezas y coreografías, a primera vista sencillas, pero no exentas de técnica y complejidad. Por otro lado, la música utilizada en cada una de las escenas. Chill out, música étnica, sonidos de instrumentos exóticos, alguna pieza de banda sonora, como uno de los cortes de la película de "Gladiator", composiciones barrocas y clásicas o una canción de Peter Gabriel, como se escuchó en la velada, acompañan con autoridad y ensamblaje las coreografías de manera más que acertada, poblando el ambiente de la sala de la magia necesaria para que el público se empape de dos horas de espectáculo, que se pasan en un auténtico suspiro de disfrute y entretenimiento.
En definitiva una gran velada en la que los sentidos del espectador comparten el espíritu artístico e innovador de esta fantástica compañía de danza, indescriptible por su elegancia, belleza y estética. Espectacular, en el sentido más puro y menos artificioso de la palabra.  


No hay comentarios:

Publicar un comentario