Etiquetas

lunes, 7 de noviembre de 2016

"Dr. Strange"

Muy curioso que el director elegido por Marvel para introducir al Dr. Strange en el universo cinematográfico, provenga del mundo del género del terror, con películas tan reconocibles como "El exorcismo de Emily Rose" "Sinister" o "Líbranos del mal". Y parece que la elección ha sido más que positiva viendo el resultado, que tanto de taquilla como de calidad y presentación, ha tenido la película en su reciente estreno. 
El Dr. Strange, es uno de esos personajes del Universo Marvel, que aunque sí han gozado de vida propia, también es verdad, que se han presentado como piezas comodín o secundarios de lujo, en relación a las grandes figuras de la marca. Como suele ser habitual, este estreno presenta el origen del personaje y su primera, digámoslo así, misión para salvaguardar del mal el mundo. El Dr. Stephen Strange es un espléndido neurocirujano, pagado de sí mismo, rico y famoso, y con un ego lleno de excesos, sarcasmo y superioridad. Tras sufrir un accidente y quedar lesionadas sus manos, el instrumento básico de su éxito, se embarca en un viaje en la búsqueda de una curación. Será en el Nepal donde contacte con una Hermandad mística, mezcla de guardianes del bien y del multiuniverso, estudiosos de las artes místicas y  reparadores sensoriales del cuerpo humano y el ente que habita en él.
Es aquí donde el personaje sin perder su característica personalidad, comienza un cambio en su manera de ser y de ver el mundo que lo rodea, que le llevará a involucrarse en la gran batalla del multiuniverso y del bien y del mal, que se le presenta de improviso. Para ello, y de la mano de su maestra, interpretada por una notable Tilda Swinton y de su compañero Mordo, guardián de la Hermandad encarnado por Chiwetel Ejiofor, se enfrentará al villano de turno, traidor y deseoso de poder, Kacilius, cuyo papel defiende con más o menos acierto Mads Mikkelsen.
Esta entrega de la figura del personaje mítico y mágico del Dr. Strange ha tenido un recibimiento notable entre los espectadores, en mi opinión basado en dos importantes factores. En primer lugar un buen uso de los efectos especiales, en los que la lucha de multiuniversos y la capacidad de doblar el espacio tiempo, por parte de los protagonistas en los espectaculares combates de magia y dimensiones paralelas. Estos efectos, aquí magnificados, ya los vimos en la película "Origen" del maestro Nolan. En segundo lugar pienso que principalmente, encontramos el gran acierto de la elección de Benedict Cumberbach para el papel de Dr. Strange. Su carisma es indudable. Si además observamos que el carácter y personalidad de su gran personaje Sherlock Holmes, tiene grandes paralelismos con el que aquí protagoniza, ya podemos intuir el secreto de su éxito. Ambos, resultan absolutamente egocéntricos, independientes y autodidactas, además de muy inteligentes y llenos de sarcasmo, gozan de cierta rebeldía frente a la normalidad de su entorno. Su capacidad de mutarse en nuevos entorno y enfrentarse a diferentes eventualidades,  hacen de Holmes y Strange, personajes similares. Sinceramente creo que el nuevo traje que Cumberbach a adoptado le venía como anillo al dedo y lo ha aprovechado a las mil maravillas. Si para cerrar este ciclo, además mantiene un relación especial con el personaje femenino encarnado por la siempre notable y acertada Rachel MacAdams, ya tenemos cerrado el círculo del éxito de una película muy entretenida, dotada de toques épicos y ciertas sornas muy divertidas.
Sin embargo, también me atrevo a decir que sin la colaboración del actor británico, este resultado no hubiera sido el que es. Básicamente lo digo porque tanto la estructura de la película, como su trasfondo no aporta nada nuevo a una franquicia, la de Marvel, que empieza a repetirse peligrosamente. Es decir, nos encontramos con más de lo mismo. Simplemente el resultado es mejor dada la implicación de un gran actor de estudio y el trasfondo socarrón y más iluminado del personaje y de la película. Aún así, un soplo de aire fresco que se agradece. En este caso, viva la magia, el misticismo y el Dr. Strange.

2 comentarios:

  1. Hola Iñigo,

    Yo la fui a ver la semana de su estreno y la disfruté, tanto en lo visual, como en la historia en sí misma. No he leído nada del Dr. Extraño, en los cómics que tengo siempre es como un secundario de lujo al que acuden en busca de consejo o soluciones, pero aún así y quizá por eso, por desconocer muchas cosas del personaje, la película me gustó, la disfruté y me encantó que Benedict fuera el elegido para encarnar al mago de Marvel.

    Salud!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí sí que me entretuvo mucho... y Cumberbach perfecto... pero las estructuras dramáticas de estas pelis me están empezando a resultar muy repetitivas.

      Eliminar