Etiquetas

jueves, 29 de septiembre de 2016

Desperta Ferro - "Tebas victoriosa"

Vaya qué bien está madurando y creciendo esta editorial. Hoy reseño la edición del nº 37, de historia Antigua y Medieval, dedicada a una de las polis más conocidas de la Grecia Clásica, pero a su vez, menos tratadas y divulgadas en el ámbito editorial. Me refiero a Tebas y en este caso a su época dorada, en el siglo IV, más o menos entre el 379 a.C y el 362 a.C. Aunque de soslayo, la publicación también trata en un artículo el momento de la puntilla a su declive con la derrota ante Filipo II, en la batalla de Queronea, en el 338 a.C. hecho ya tratado en un número anterior dedicado al rey macedónico, creo recordar.
Este número comienza localizando a Tebas en el siglo IV a.C., la hegemonía de Esparta sobre la Confederación de Beocia y los primeros pasos hacia su independencia y lucha contra el imperio lacedemonio. En el segundo artículo, se plantea la situación de la polis entre las batallas de Leuctra en 371 a.C. y Mantinea en 362 a.C. momento de gran dominio de Tebas en el mundo griego. Incide sobre todo en las razones por las que este estado de superioridad no se alargó en el tiempo, a pesar de su somera presencia en un entorno en el que tras vencer repetidamente a Esparta, invadiendo su territorio, se coloca como puntal hegemónico en el territorio. Este artículo enlaza con un tercero, en el que se explica la administración y política de Tebas en la Confederación de Beocia. En los dos siguientes tratados, los especialistas colaboradores, imprimen sus conocimientos en las tácticas militares acometidas por los generales Epaminondas y Pelópidas, en la consecución de la supremacía militar de Tebas frente a su principal adversario, Esparta y sus aliados. Para terminar sendos capítulos que complementan los anteriores, con un particular estudio del famosísimo Batallón Sagrado del ejército Tebano, auténtica punta de lanza y cuerpo especial de su ejército, y por otro lado, una aproximación muy interesante alrededor de la famosa coraza de lino o linotorax, del que no conocemos mucho debido a su poca supervivencia en el tiempo, arqueológicamente hablando, pero sí en detalle, gracias a cerámicas, escritos y relieves.
En fin, una agradable aportación sobre el estudio alrededor de los años en los que Tebas campaba victoriosa sobre la Hélade. Buenos planos e ilustraciones acompañan unos artículos que detallan desde la distancia un periodo convulso en la Grecia prehelénica.