Etiquetas

lunes, 31 de agosto de 2015

"Nos vemos allá arriba" - Pierre Lemaitre

El pasado año 2014 se celebró por todo lo alto el centenario del comienzo de la Primera Guerra Mundial. Ensayos de todo tipo, novelas, cuentos, reediciones y todo tipo de libros fueron publicados para rememorar aquel año de infortunio. En Francia, un escritor de novelas policiacas, Pierre Lemaitre, ganó el Premio Goncourt de ese año, con una novela, que enmarca la historia a partir de un puntual hecho acaecido durante los últimos días de la guerra. Parece que con afán de llevar la contraria a todo el mundo, el autor, se fija más en recordar las consecuencias del primer conflicto mundial, que en sus razones y causas. 

El autor enmarca la historia alrededor de tres protagonistas indiscutibles. Un oficial y dos soldados franceses. En un primer capítulo escrito con gran maestría y conocimiento de cómo presentar convincentemente al lector una historia, Lemaitre, nos sitúa en el frente, a poco de acabar la guerra, donde un oficial llamado Pradelle, al mando de un ataque a las líneas alemanas, enciende la mecha de unos acontecimientos que precipitan el destino de dos de sus soldados, Maillard y Pericourt. Tras el armisticio, la situación de todos ellos, es bien diferente. Sin embargo, las circunstancias del país de postguerra, sobre todo en lo que se refiere a los muertos, sus familias y su recuerdo, marcarán un devenir común en la vida de los tres protagonistas, en un marco de búsqueda de una salida a su estado físico, social, económico o sentimental.

La novela nos lleva de viaje al París de 1919 y 1920. Tras una guerra que ha arrancado a millones de jóvenes de sus familias y pueblos, el espíritu del país solo concibe homenajear y tratar con honor a todos ellos. En este trasfondo tan sensible para Francia, Pradelle, buscará, primero un matrimonio de fortuna y después, aprovechar la ocasión para llenarse los bolsillos y recuperar la brillantez de su familia venida a menos. Maillard y Pericourt, unidos por el destino, luchan por sobrevivir, uno a su experiencia en la guerra y su sobrevenida miseria, y otro a su físico traumatizado en aquel terrible último ataque. Ambos, con distintos fines, pero con las mismas armas, pretenderán también aprovecharse de la debilidad de un país, deseoso de tributar homenaje a sus caídos en el campo de batalla. 

Lemaitre dibuja a la perfección una sociedad que intenta sobrevivir a la terrible herida de la guerra. El olvido de los veteranos y lisiados, producto de graves heridas tanto físicas como psíquicas, frente al gran interés de la sociedad francesa por no olvidar a los caídos, desequilibra la realidad de un país, en el que se abren y cierran fosas mortales a lo largo y ancho de su territorio. Los políticos y empresarios, tanto de grandes ciudades, como de pequeños pueblos, dedican su interés a mantener en la pupila de los que sobrevivieron, el sacrificio de los muertos. Mientras, la pobreza, las secuelas de la guerra, las drogas y la corrupción campan a sus anchas por los capítulos de la novela, protagonizando, por mediación de los protagonistas una historia, solo en parte basada en hechos reales y que perfectamente podría haber sucedido en toda su amplitud en aquellos años de postguerra.

Con un buen uso del tempo, jugando con el suspense hasta la última página y describiendo con total dureza y fidelidad el estado de una nación y sus ciudadanos, Lemaitre logra componer una novela de calidad, en la que desde el primer capítulo, logra embaucar al lector en la lectura sobre la miseria de unos personajes, que no aceptan su realidad, frente a lo que se lanzarán a una aventura de mentiras, desengaños y mucha miseria de espíritu. Ver como los protagonistas deambulan durante los dos años en los que se enmarca la historia, buscando un destino, que algunos no encontrará, refleja el interés del autor en presentarnos las miserias humanas, que fueron producto de una terrible guerra que marcó de devenir de un país.

domingo, 30 de agosto de 2015

"La gran evasión"

John Sturges dirigió en 1963 esta gran producción y épica película que relata la planificación y huida de un grupo de oficiales aliados de la aviación de un campo de prisioneros durante la Segunda Guerra Mundial. Uno de los factores importantes que hacen de ella una película de altos vuelos es su extenso y cualitativo elenco de actores. Steve McQueen, James Garner, Charles Bronson, Richard Atterenbourgh, James Coburn, James Donald, Donald Pleasence, son algunas de las estrellas que hacen de esta película especial.  Lo curioso del tema, es que el film está basado en los hechos reales sucedidos en 1943 y 1944. 

En realidad se basa en un campo situado en Silesia, llamado Stalaft Luft III, dirigido por miembros de la Luftwaffe alemana, del que escaparon alrededor de 80 oficiales de la Real Fuerza Aérea Británica. En este recinto se encontraban miles de oficiales retenidos y anteriormente a la huida, ya se habían descubierto gran cantidad de túneles dispuestos a servir de vía para salir del campo de prisioneros. John Sturges, homenajeó a estos hombres en su film, elaborando un estupendo guión en el que la organización comandada por el oficial llamado X, encarnado por Atterenbourh, prepara  a lo largo del año 1943 el plan para sacar a más de 200 hombres. Para ello, se prepara una red de conseguidores, sastres, falsificadores, ratas de túnel, equipos de distracción, para lograrlo. A pesar de la construcción de un campo anti huidas, Sturges, desarrolla la planificación, aprovechándose de la inteligencia de los aliados y la ineptitud de las alemanes.

El director realiza la película con gran comicidad por parte de los actores en sus respectivos papeles, sin olvidar el dramatismo de la situación de llevar muchos años prisioneros y de la necesidad de algunos de lo prisioneros por escapar, ante la desesperación de su encierro. Además, tampoco se olvida de plasmar las consecuencias terribles de su huida, sobre todo al tratarse de un campo situado en territorio alemán, lo que provocaba la nula colaboración de la población y la participación directa en su búsqueda de la policía nazi, la Gestapo, lo que provocó en algunos casos de terribles consecuencias para sus protagonistas. Sin embargo, no podemos olvidar que estamos ante una superporducción de aventuras, e interpretada por grandes estrellas. Testimonialmente y frente a la gran mayoría de actores británicos, Sturges, incluye en el film a tres pilotos norteamericanos como prisioneros del campo. Con ello provoca la inclusión en el casting de dos de actores de nivel del país yankie, como son Steve McQueen y James Garner, que son las que encabezan el cartel de la película. Son muchas las escenas míticas del film. Los avances en los túneles, el descubrimiento nazi de uno de ellos, la huida en moto de McQueen, la labor de falsificación de Pleasence, la celebración de los americanos del 4 de julio... y tantas y tantas.
Solamente estuvo nominada al Oscar al mejor montaje. No se puede entender el olvido en los premios de una magnífica e imperecedera banda sonora, compuesta por Elmer Bernstein, sin duda una de las más conocidas y tarareadas de la historia del cine. Estamos ante una de las películas de referencia de la Segunda Guerra Mundial del cine, en la que se mezcla aventura, organización, planificación y algo del drama que sufrieron los prisioneros aliados en la guerra. Si bien, el trato que sufrían no era muy malo y la Convención de Ginebra se solía cumplir, las consecuencias del deber de un oficial de huir e intentar provocar la mayor número de molestias a su enemigo, fueron letales para más de uno de ellos. Una película que hay que ver y disfrutar siempre que se pueda. Una obra maestra del cine clásico de aquellos años.

jueves, 27 de agosto de 2015

Daredevil - Volumen 4 - Tomo 7 - "Pecado original"

Hoy presento el segundo tomo del recién estrenado 4º volumen de Daredevil. Con el abogada ya asentado en San Francisco, los guionistas han formalizado dos historias diferentes para esta entrega. Por un lado una trama que nos hace viajar a la más tierna infancia de Daredevil, momento en el que su madre se fue de casa y se hizo monja. En una segunda historia, nuestro héroe se enfrentará con un malvado y viejo conocido, el Hombre Púrpura, que le llevará a acometer una difícil misión, protagonizada por unos niños.

Una de las grandes incógnitas en la vida de Matt Murdock, es sin duda, las circunstancias que rodean al pasado de su madre, sobre todo en lo que se refiere a su paso de la vida civil a la toma de los hábitos. Todos sabemos de su estancia en un convento, sin embargo, nunca se ha acometido el planteamiento de las razones para abandonar a Jack Murdock y a su hijo. Los guionistas, se han propuesto descubrirnos aquellas razones, intercalándola con una historia de resistencia pacífica realizada por unas veteranas monjas contra unas instalaciones del país origen de Pantera Negra, Wakanda, donde parece que se investiga con armamento secreto. Si bien esta historia está cogida con pinzas y me resulta bastante floja, si que sirve de marco para presentarnos el pasado más desconocido de la madre de Daredevil.
       
En la segunda historia se nos presenta el regreso de Killgrave, también llamado el Hombre Púrpura. Antiguo enemigo de Daredevil, como ya sabéis, su poder consiste en el poder de convencer con su mente para que todo el mundo presente haga su voluntad, con todo lo que ello conlleva. En este caso, su aspiración pasa por reclutar a los hijos de aquellas mujeres a las que manipuló para acostarse con él. De esta manera pretende crear un vínculo padre - hijos, que difícilmente dominará y creará una serie de situaciones peligrosas sobre las que tendrá que actuar Daredevil.
En general, este tomo me ha parecido uno de los más flojos de los editados últimamente. Veo la nuestro héroe algo perdido en tramas sin sustancia. A ver que nos depara el futuro, tras el verano. Creo que el personaje puede necesitar un cambio de equipo de guionistas, sobre todo. En lo que respecta a su dibujo, me sigue gustando el estilo que ha tomado, que resulta altamente adictivo. Ya veremos.  

martes, 25 de agosto de 2015

"House of Cards" - Temporada 3

Después de dos temporadas, por fin tenemos a Frank Underwood situado como Presidente de EEUU en el despacho Oval de la de la Casa Blanca. Su lucha, engaños y tribulaciones por lograr ascender a la Presidencia de la mano de su mujer, le han llevado a su mayor aspiración. Sin embargo, no es un Presidente electo y su máximo reto es presentarse en la primarias de su partido para optar a su elección ante el pueblo norteamericano. Esta es la premisa con la que comienza la 3ª temporada de la serie "House of Cards". 
La serie, como viene siendo habitual, toma varias tramas paralelas. En este caso, lo hacen formando alrededor de la carrera a la presidencia, un conjunto de cordones umbilicales, que transitan al mismo ritmo, planteando más sombras que luces a la pretendida reelección de Underwood. La trama principal gira alrededor de la mayor baza del Presidente, que es proponer una nueva ley para erradicar el paro y promover la creación de miles de nuevos empleos. Sin embargo, su partido no quiere apoyar su reelección, con lo que su batalla será contra su entorno y por un electorado deseoso de trabajo. Para ello, contrata a un famoso escritor, para que escriba unas memorias, basadas en lo que significa la nueva ley para Underwood y el pueblo americano. 
Paralelamente, y a la larga creando el mayor punto de tensión en la serie, la esposa y primera dama de Frank, Claire, se posiciona para ser la embajadora ante la ONU. Sin el respaldo suficiciente, obligará a su marido a colocarla en ese puesto. La visita del primer ministro ruso y un conflicto surgido entre Israel y Palestina, la pondrá en una difícil posición, debido a su inexperiencia y a la fuerte oposición del premier ruso. Mientras, la Fiscal General decide presentarse a las primarias, forzando un pulso que se adentrará en las oscuras esferas personales y forzará una complicada posición en el matrimonio. Para finalizar, el que fuera Jefe de Personal de Underwood, Doug Stamper, se recupera de su convalecencia, mientras procura volver a primera linea, aún jugando con los secretos más íntimos del Presidente y su esposa.
Considero que "House of Cards" es una de las mejores series de la parrilla televisiva de la actualidad. Las dos temporadas anteriores, fueron una carrera de fondo para un personaje que ansiaba con desesperación, siempre acompañado y aconsejado por su mujer, llegar al cenit del poder, a la presidencia de los EEUU. Sin embargo, tras haberlo conseguido, no veo indestructible al personaje, no le veo con la capacidad de crecer de vencer a la adversidad, como lo hacía antes. Lo veo más como un esperpento que busca, como si se fuera el alma en ello, la elección por votos de una Presidencia en la que afianzar su propio matrimonio. Es aquí donde creo que la serie pierde punch, se deja llevar por la propia desesperación del protagonista y la sensación de pérdida de Claire, quien no sabe donde se encuentra, entre el deseo de poder y la ansiada independencia. No digo, que la serie pierda interés. Me refiero a que el propio Underwood ha perdido cierta entidad amoral y pretendida, en comparación con el frío y sanguinario personaje de las temporadas anteriores. Y eso se nota y en mi opinión desmerece algo el producto, dándome la sensación de que nos acercarnos al declive de la serie. Sigue contando con actuaciones de alto nivel, un guión, algo más irregular, pero solvente y una calidad en la producción envidiable. Spacy deambula en un personaje cercano a lo esperpéntico, mientras Wright juega con la baza de unos cimientos bien ejecutados, convirtiéndose en la baza clave de la serie. ¿Será ella próximamente la posible futura Presidenta de los EEUU? Es una vía plausible para la serie y en mi opinión la tabla de salvación para un producto, por desgracia, algo agotado.

lunes, 24 de agosto de 2015

"La desventura de la libertad" - Pedro J. Ramírez

Así como en su anterior ensayo, Pedro J. Ramírez trató los sucesos que conmovieron a Francia en plena Revolución Francesa, que desnivelaron el equilibrio entre moderados y radicales a favor de estos últimos, en este que hoy reseño, el autor se ocupa, de los 4 o 5 meses, en los cuales, la esperanza liberal generada a finales del llamado Trienio Liberal (1820-1823), cede ante la presión absolutista, no sólo española, sino también europea. Mientras en las Cortes el gobierno formado por el ministro liberal Calatrava, intenta afianzar, junto al sector más moderado, las bases de un Estado soportado por la Constitución de 1812, en Verona, la Santa Alianza ordena entrar en España a los 100.000 Hijos de San Luis, con la pretensión de devolver la autoridad absoluta al rey Fernando VII.

Pedro J. Ramírez, encontró y adquirió en 2011 un documento importante y clave en la historia del XIX español. En el aparecían ciertos compromisos, hacia los liberales y la constitución, del rey Fernando VII, por medio de los cuales, posibilitaba su salida de Cadiz y entrega a los franceses del Duque de Angulema. Lo curioso de este documento, es que aparece con ciertas tachaduras, aceptadas por los liberales y promovidas por el rey, que junto al incumplimiento de su articulado y la limitación de condiciones, llevaron a España al comienzo de la llamada Década Ominosa y la vuelta al absolutismo. Pero para llegar a este punto del relato, antes hay que leer y entender los sucesos que acontecieron los cuatro meses previos.

Fernando navegaba entre la aceptación de un gobierno liberal y el deseo de aplicar sus pretendidos derechos absolutistas, en un Madrid lleno de traiciones, corrillos y levantamientos. El liberal Calatrava, forma gobierno a pesar de sus reticencias, junto a un grupo de políticos que estuvieron presos por orden del rey, tras su vuelta en 1814. Sin embargo, su convencimiento en unas Cortes constitucionales, hacen que medio confíen en un rey presto a la traición y al apoyo de los países de la Santa Alianza. A partir de este momento, los acontecimientos se desarrollan a mucha velocidad. Tras la entrada de los franceses, los ejércitos liberales, con alguna excepción (Espoz y Mina) no solo no se enfrentan al enemigo, sino que además rinden armas y se pliegan a los franceses. La salida del gobierno de Madrid es inmediata. Su destino Cádiz. Los liberales, junto al rey y su familia, acuden a Sevilla, abandonando la capital a las fuerzas civiles y militares absolutistas. En Sevilla, la tensión es brutal, hasta tal punto que las calles se encuentran llenas de trifulcas callejeras y motines. Hay que huir a Cádiz, pero el rey se niega. En este momento, se produce uno de las situaciones más increíbles y únicas del la historia española. Las Cortes y el gobierno, inhabilitan al rey, obligándole a partir a Cádiz. Una vez en esta ciudad, le devuelven sus poderes, quedando a su disposición. A partir de estos momentos, se vuelve a la situación acaecidas durante el sitio de Cádiz de 1812, sin lograr el mismo resultado. Tras días de sitio, y sin contar con una mediación deseada de los británicos, el rey consigue permiso de las Cortes para salir de la ciudad y entregarse a los franceses, para instaurar de nuevo el absolutismo. Los liberales, huyen a Gibraltar, otros son apresados y algunos condenados a muerte, como el famoso Riego. Tras estos acontecimientos, Calatrava y muchos más forman una colonia en Londres, desde donde seguirán luchando por una sociedad liberal, libre y participativa.

Pedro J. Ramírez, se explaya con miles de detalles y situaciones, para trasladarnos, la compleja situación de España en 1823. Por un lado un rey traicionero, que solo aspira a gobernar como antaño, mantiene engañados a los liberales, forzando ciertas situaciones que confluirán en la invasión francesa. Con medias palabras, compromisos falsos y sobre todo, utilizando su situación preeminente sobre las ciudadanía, conseguirá coartar las pretensiones liberales. Por otro lado, estos, mantienen enfrentamientos continuos, como cuenta el autor. Comuneros, masones, moderados... todos ellos, aunque en determinados momentos unidos, en general, se encuentran separados frente a la ilusión y su visión de un estado constitucional. Ramírez muestra además la posición internacional, por supuesto de una protagonista Francia y además de una Inglaterra, que siempre está y se le espera, pero no termina de participar de una política de la que considera no sacaría rendimiento. 

El autor, mediante la figura de Calatrava y su gobierno, nos aporta cartas, documentos, diarios, personales y de las Cortes, mediante los que explica las intenciones y deseos de los protagonistas, la situación nacional e internacional y sobre todo, lo que se pudo conseguir y no llegó, tras tres años de gobierno nacional. La debilidad de las instituciones, la idiosincrasia de la población y los ciudadanos españoles, la personalidad tan compleja y traicionera de un rey, que sabe perfectamente gestionar los tiempos y como no, la intervención internacional, llevaron al país a una situación de guerra, en la que se decidió regresar al absolutismo, a la venganza y sobre todo, otra vez, a la persecución y al aislamiento.  Todo ello escrito de manera pormenorizada, concienzuda y utilizando un lenguaje rico y elegante. Si bien, es una obra larga, extensa, el poso que queda después de leerla, queda impreso en el lector, logrando captar, sentimientos, instituciones y el mensaje de un grupo de hombres que lucharon contra la adversidad, por sus ideales. Interesante es poco y su lectura altamente recomendable.

domingo, 23 de agosto de 2015

"Misión imposible: Nación secreta"

Mientras la FMI es investigada y eliminada como estructura de intervención, debido a la petición del director de la CIA en la Comisión de Investigación creada en EEUU tras los últimos casos de la Agencia, Hunt es atacado en Londres, por quien el piensa que es el Sindicato. Con la ayuda de su equipo y de una agente doble del MI6, intentará descubrir a los miembros de esta organización secreta, que pretende desequilibrar la paz mundial, gracias a un nutrido grupo de ex agentes internacionales.
No soy seguidor de la saga de Misión Imposible. La primera me gustó mucho, pero el horripilante ejercicio de dirección que protagonizó John Woo en la segunda, me hizo declinar definitivamente el seguimiento de las demás películas que se han estrenado hasta ahora. Si a eso añado, mi poco cariño por Tom Cruise, al que considero poco dotado para la interpretación y muy, muy forzado en la mayoría de sus actuaciones, no creo que sea difícil entender mi posicionamiento. Sin embargo, con la quinta película de Misión Imposible, tengo que resarcir un producto que, en mi opinión, ha generado una de las mejores películas de acción y entretenimineto de este año.
Desde luego hay que agradecer a las redes sociales que sirvan como instrumento generador de interés hacia algunas películas. Por obra y gracia de facebook me lancé al cine para disfrutar, que lo hice, de ésta última entrega de Misión Imposible. Y me gustó por varios factores. En primer lugar, su perfecto uso de la acción y del misterio a lo largo de toda la película. El equilibrio creado entre ambos factores, aúpa a la trama a niveles de puro entretenimiento. Si a esto añadimos una excelente resolución por parte del director, en varias escenas de acción, tenemos un resultado muy logrado. En segundo lugar, el fuerte feeling entre los actores de la saga. Los secundarios que forman parte del equipo de Tom Cruise, es decir, Jeremy Renner, Simon Pegg y Ving Rhames, forman un grupo coexionado, natural y rotundo, tanto en las escenas de acción como en los diálogos entretenidos y locuaces. Muy interesante también, en este caso, la inclusión de la agente del MI6, interpretada por una sorprendente y espléndida, Rebecca Ferguson, que aporta belleza, clase y la fuerza femenina de una agente al nivel de Hunt. Sumar un villano solvente e interesante, cierra el círculo.
Algunas escenas resultan brillantes, sobre todo, la que se sitúa en la ópera de Viena, filmada y desarrollada con muy buen pulso, creando momentos de auténtico suspense y con un montaje notable. Con respecto a escenas de acción, sin duda la persecución con motos en Marruecos está excelentemente rodada. Y llamar la atención, sobre la larga escena final registrada en Londres, en una noche oscura, en las calles con niebla de la capital británica... Muy acertada.
Si bien es cierto, que da la impresión, que esta entrega se acerca sospechosamente al estilo de las películas de James Bond, debo decir, que este acercamiento le ha venido muy bien al producto, aunque creo que también resulta algo peligroso, por las meras comparaciones. Sin embargo, ha resultado bien, está dando buenas ganacias, y creo que Cruise puede estar orgullosso de su última película, en la que también debo decir, se ha dado más protagonismo a sus compañeros secundarios, lo que aporta más diversidad e interés. Próximamente se prepara la nueva entrega de James Bond y una nueva película de Bourne. Ya pueden espabilar, porque la última nueva película de Misión Imposible ha puesto el nivel alto, muy alto. Ya veremos, No hay nada mejor que una fuerte competencia. Le pasó a Bond en su momento, tras la propuesta nueva de Bourne y supo contestar brillantemente con "Casino Royal". Veremos que pasa a partir de ahora.
 
 
 


jueves, 20 de agosto de 2015

Cádiz - Playa de la Alcaidesa

Ha empezado la cuenta atrás del final de las vacaciones y otro año más las hemos disfrutado mucho, mucho, en la provincia de Cádiz, en la Playa de la Alcaidesa. Dejo algunas fotos de sus paisajes, de su mar azul y de sus horizontes... Hasta el próximo año. Por cierto, disculpad la calidad de las fotos... son de móvil.

 

 



















jueves, 6 de agosto de 2015

Viena - Gentes

¿Qué sería de Viena sin los vieneses, los turistas y caminantes que deambulan por sus calles? Algunos fijos en sus pensamientos, otros trabajando, como los cocheros de los famosos coches de caballos y otros disfrutando del paseo o simplemente leyendo. También ellos y ellas tiene sitio en la que es mi última reseña de mi viaje a Viena. 

Y a partir de hoy el blog se coge unos días de descanso para recuperar fuerzas y volver con más ilusión si cabe. Buen verano a tod@s.