Etiquetas

lunes, 21 de septiembre de 2015

"La fiesta del Chivo" - Mario Vargas Llosa


Después de terminar de leer esta novela de Vargas Llosa, no escondo que estuve varios minutos asimilando los tres días de profunda y adictiva lectura apasionada. Inmediatamente acudí al ordenador para descubrir más sobre la vida del dictador Trujillo, su entorno, vida y las circunstancias de su muerte. Tras estudiar su figura, llegué a la conclusión de que Vargas Llosa no solo había escrito una monumental novela, sino que además, mediante una literatura de gran nivel, un vocabulario amplio y extraordinario y un profundo uso del lenguaje, nos había ido biografiando, a expensas de todos los protagonistas de la novela, la vida del sanguinario dictador y de las consecuencias de su gobierno en República Dominicana y sus habitantes durante los 31 años de tiranía, como si de una novela histórica se tratara.
 
El escritor plantea al lector tres líneas argumentales. La primera se desarrolla alrededor de Urania, la hija del ex Presidente del Senado "Cerebrito" Cabral, hombre venido a menos en los últimos años de la dictadura. Tras salir del país en 1961, decide volver a la isla, 35 años después para rememorar un hecho que marcó su vida y su relación con su padre. La segunda línea de la trama, navega en el último día de vida del General Trujillo, desde la mañana al despertar, hasta su muerte. En estas páginas, Vargas Llosa nos hace un exhaustivo análisis del personaje, sus colaboradores, intereses, vicios y debilidades. En definitiva, una auténtica disertación biográfica y personal del tirano. Y por último en la tercera línea argumental, desarrolla a los actores del atentado con el que se acabará con la vida del general. Siete protagonistas de un magnicidio, con sus razones, causas y sentimientos, en los que no solo se presentan sus personalidades en singular, sino también el entorno de una nación aprisionada por el poder y el control sanguinario y anticomunista de Trujillo. En definitiva, presenta una descripción de una sociedad que lleva bajo la bota militar del dictador 31 años. 
 
Vargas Llosa va desarrollando en capítulos alternos las tres lineas, logrando presentar ante el lector el panorama de Santo Domingo en 1961, como desarrollo y resultado de todos los años de dictadura. Presenta hechos de su dictadura de manera más o menos ordenada, que van desde la lucha anticomunista de Trujillo con el apoyo incondicional de los EEUU, la resurrección económica del país, la modernización del ejército, el control del poder por los órganos más cercanos del general, el dominio de las calles y los habitantes de República Dominicana, gracias al servicio secreto, sus matones y pistoleros, la posterior caída en desgracia con EEUU, tras el atentado contra Betancourt o el secuestro de Galindez, el temido y definitivo levantamiento de la Iglesia, antes aliada, que por medio de una Carta Pastoral se enfrenta al dictador por su ruptura continua de los derechos humanos, hasta terminar con un boicot total de los países americanos contra la economía del país. Todos y cada uno de estos factores son desarrollados en el libro, mediante las experiencias de la gran variedad de personajes que aparecen en la novela. Determinados hechos en la vida de ministros, agentes del servicio secreto, pelotilleros, militares afines y otros que no lo son tanto, miembros ilustres de familias bien situadas, jóvenes ilusionados con un país nuevo y un montón más de protagonistas, sobrevuelan sobre la dureza, injusticia, salvajismo y sangría provocada en el país, por el gobierno de Trujillo y su camarilla fiel. Por cierto, Trujillo, un dictador, al que sus allegados llamaban "Jefe", sus seguidores "Benefactor" y los más, en privado y lejos de los oídos del largo brazo armado del general, "El Chivo".
 
Literariamente, el libro es monumental. El lenguaje, la exposición lineal y transversal de los hechos, la elección de las palabras y frases con las que, con gran dureza, describe determinadas situaciones sin ahorrar en realismo y la bonita y clarividente manera de escribir y describir, marcan la obra de Vargas Llosa como uno de los cenits literarios en castellano de los recientes veinte años. La trama, llena de cruces argumentales, recovecos en la historia, recuerdos y momentos actuales, no pierde al lector, sino que lo traslada con eficacia y facilidad, a la descripción de un hecho puntual sucedido a Urania, que es la excusa perfecta para escribir un libro complejo, amplio y general de la realidad de un país. La manera de extrapolar lo que le sucedió a Urania, con las historias de los justicieros que mataron a Trujillo y la realidad de aquellos que le rodearon, conforma un conjunto de sensibilidades, crueldades y realidades, en las que una persona, un actor secundario, un Presidente de marioneta, llamado Balaguer, parece tomar protagonismo ante los actos crepusculares sucedidos en el libro.
 
Sin duda un libro que hay que leer y releer. Deja un hondo sentimiento de haber leído una obra maestra y demuestra que la literatura es capaz de desvelar la crueldad de un mundo deseado para sí mismo, por un endiosado Trujillo y que se tiene por salvador de la nación, cuando solo es una mera visión egoísta de los peores sentimientos y los más bajos valores del ser humano. Insisto, monumental novela.

2 comentarios:

  1. Vargas Llosa firma uno de sus mejores relatos, con un interesante estudio sobre el ejercicio del poder en sus vertientes política, sociológica y ética.

    ResponderEliminar