Etiquetas

martes, 3 de julio de 2018

"Islas Terceiras. Batalla naval de San Miguel" - Antonio Luis Gómez Beltrán

12 de septiembre de 1580. Felipe II de España es proclamado rey de Portugal, tras la muerte de Sebastián I y Enrique I de Portugal. El rey de España se corona en Lisboa como el rey más poderoso de en Europa y allende los mares. Sin embargo, el otro candidato a la corona, el Prior de Crato, Don Antonio, ha huido primero a Inglaterra y luego a Francia, para buscar valedores que le apoyen en su pretensión al trono de Portugal.

Este ensayo que hoy reseño nos refiere a lo sucedido en las Islas Azores durante los años 1581 y 1582, cuando la Isla Tercera encomendó su fidelidad al portugués frente a los que apoyaban al monarca español. Antonio Luis Gómez Beltrán, nos aporta su visión de un conflicto no especialmente conocido de nuestra historia y que, sin embargo, ocupó el interés y preocupación de Felipe II. La importancia del enclave de las Azores era importantísimo en la ruta de las flotas española y portuguesa en su regreso de América y las Indias Orientales, de camino a España y Portugal. Si D. Antonio y sus aliados se hicieran un puerto de tan vital importancia para el control de ambas flotas, las riquezas de los territorios allende los mares, peligraban gravemente. Además, tanto Inglaterra como Francia, estaban a la expectativa de los acontecimientos y complicar la existencia de su más acérrimo enemigo, apoyando en sus expectativas a D. Antonio. Por último, las Azores era claves para los intereses del candidato portugués, ya fuese por crear una base desde la que luego intentar recuperar Portugal, como en la posibilidad de buscar y acometer la creación de un nuevo reino proclive a su persona en Brasil. 

El autor desgrana en la primera parte del libro, de manera detallada y aunque en algunos momentos reiterativa, los preliminares y acontecimientos acontecidos en las islas tras la coronación de Felipe, hasta finales de 1581. En esta primera fase se muestra la posición tomada por los gobiernos de las islas a favor del candidato D. Antonio y del rey Felipe, y  la narración de la primera operación naval dirigida a asegurar la vuelta de las flotas de Indias y América. Las posiciones enfrentadas se muestran preclaras en su postura geoestratégica en las islas, como el interés de Felipe II por apoyar a sus aliados y comprometer a sus enemigos. En una segunda fase del libro, prácticamente su segunda mitad, el autor se sumerge en la descripción de la operación naval desarrollada en 1582 y la batalla que enfrentó a las escuadras española y francesa, en pos de dominar unas islas que ya llevaban un casi un año en estado de guerra, particularmente entre la isla San Miguel, pro española, y la isla Tercera, fiel a D. Antonio de Portugal. Para ello los conocimientos navales de Gómez Beltrán son claves para entender las maniobras de la batalla. 

A pesar de cierta reiteración en algunas fases de libro, el conjunto del ensayo es profuso en detalles e información, explicando con cierta claridad las diferentes fases y enfrentamientos sucedidos por conseguir el control de las islas, sus asentamientos y puertos. Interesante acercamiento a unos hechos y a una batalla merecidamente recordada y tristemente desconocida por el gran público.