Etiquetas

lunes, 9 de abril de 2018

"Munich"

Verano de 1972. Munich es la sede de los Juegos Olímpicos de aquel año. Miembros de "Septiembre Negro" acceden a las instalaciones para secuestrar y asesinar a los miembros del equipo olímpico de Israel. El gobierno de Golda Meir, decide encargar a un agente del Mosad formar un equipo y asesinar a once personas relacionadas con el grupo terrorista y la organización del ataque, como venganza y respuesta a este atentado asesino.
Spielberg dirigió esta película en el año 2005. La trama se desarrolla tras la premisa del atentado, funcionando como leitmotiv a lo largo de toda la cinta y trasladando a la pantalla los duros años en que el equipo israelí trabajó de incógnito a los ojos de su propio servicio secreto y lejos de su país y familia. Los cinco componentes del equipo desarrollan una fuerte amistad en la que sus coincidencias y diferencias juegan con el componente unificador de su pertenencia al estado Israelí y su ánimo de venganza ante los atentados terroristas de "Septiembre Negro". A lo largo de los años surgen dificultades, grandes dudas y sobre todo mucha soledad y sensación de que su trabajo no termina de dar sus frutos. Tendrán que medirse con el peligro de enfrentarse en una guerra sucia de emboscadas, asesinatos y bombas, hasta el punto de que ellos mismos se sienten acorralados en una carrera de sangre que, parece que no lleva a ninguna parte. 
Soledad y peligro es lo que trasmite esta notable cinta de Spielberg, en la que la información está a disposición del mejor postor, independientemente de nacionalidades, ideologías y fidelidades engañosas. Un buen elenco de actores forma parte de la película. Posiblemente Eric Bana realiza su mejor trabajo ante la pantalla. Se encuentra acompañado de Daniel Craig y los siempre solventes Ciaran Hinds o Geoffrey Rush. Pero no debemos olvidar el trabajo artesanal y el montaje que desarrolla Spielberg. Sus películas de corte, digamos europeo, con cierto peso histórico, logran sacar lo mejor de él. Esta película pertenece al grupo de filmes que más me gustan del director. Productos sesudos, con un fondo humano marcado y plenos en ambientación histórica, así como muy comprometidos con algunos aspectos sociopolíticos reconocibles en el director.
En definitiva una cinta que me gusta disfrutar de vez en cuando, robusta en su presentación, que goza de un montaje perfecto y en la que los protagonistas conforman un perfecto equilibrio con el trasfondo de un hecho histórico. ¡Cómo me gusta este Spielberg! Sin desmerecer sus películas más de entretenimiento, que también me encantan casi todas, pero que confirma lo buen director que es y su plena capacidad para tocar todo tipo de género sin declinar en calidad y resultado.