Etiquetas

martes, 13 de marzo de 2018

"Peaky Blinders" - Temporada 4

Parecía que tras el contundente y terrible final de la tercera temporada de los Peaky Blinders, iba a resultar particularmente difícil reunir a la familia de nuevo en paz y armonía. Las diferencias de visión del negocio y la impronta cada vez mayor de las mujeres del clan, llevaban a pensar que las reconciliación era imposible. Pero sin embargo, un mal mayor siempre termina uniendo a viejos aliados con lazos de sangre. Cuando los hermanos Shelby reciben un extraño y amenazador mensaje, entienden que de nuevo, el pasado más terrible se cierne sobre ellos.  En este caso, desde allende los mares, desde Nueva York, desembarca en las Islas Británicas el hijo del italiano Changretta, aquel a quién asesinó Arthur hace unos años. Y regresa para vengarse. Luca es un capo mafioso de Nueva York y su intención es asesinar a los Shelby y hacerse con su territorio y negocios en Birmingham. A partir de este momento la tensión a lo largo de los seis capítulos de esta temporada no dará ni un minuto de respiro.
Paralelamente, se desarrolla una trama no menos importante y que siempre ha estado presente en las empresas de los Shelby. Me refiero a la presencia del comunismo. Thomas no puede permitir que las huelgas y los piquetes afecten a la producción de uno de sus negocios legales más importantes. La presencia de una líder sindical extremista, antigua amiga de su hermana pequeña, además de ciertos contactos con el Gobierno de Su Majestad, harán que Thomas tenga que tomar medidas en busca de lo mejor para la familia y su futuro. Por lo demás Polly sigue teniendo una presencia muy importante en la serie. Sus dudas sobre el futuro en la familia y la relación con su hijo Michael marcan, junto a la guerra con la mafia italiana, las directrices de esta temporada. Porque nos encontramos ante una auténtica guerra, en la que ambos bandos sufrirán importantes bajas. Como no, la presencia de Alfie Solomons, interpretado por Tom Hardy, conformará un halo de traición y venganza, sin saber por quien tomará partido. Y como punto culminante un combate de boxeo... ¿Qué más se puede pedir?
La temporada presenta dos nuevas caras de nivel. Por un lado, Adrian Brody encarna a Luca y lo hace con un nivel de interpretación interesante en su faceta de mafioso italiano. Además Aidan Gillen da cara al jefe de un clan de asesinos gitanos que los Shelby tendrán que utilizar para defender su territorio de las tácticas italianas. Por lo demás, contundentes interpretaciones de todos los protagonistas a lo que se añade la siempre especial ambientación de la serie y la presencia, una vez más, una interesante selección de canciones con las que se acompaña el metraje de los seis capítulos de la temporada. Una de las mejores por cierto, en la que la guerra con la Mafia italiana mostrará lo más violento y sangriento de la vendetta a la que se tienen que enfrentar los de Birmingham