Etiquetas

martes, 20 de febrero de 2018

"La Peste" - Miniserie

Esta miniserie producida por Movistar +, es sin duda la mayor apuesta realizada hasta el momento para la programación de pago de ámbito nacional. El argumento nos traslada a la Sevilla de finales del siglo XVI, en plena época de conquistas y recogida de tesoros del continente americano. Las flotas de España regresan cada temporada plenas de riquezas al puerto de Sevilla, desde donde se administra la llegada de todas las mercancías del Nuevo Mundo. Mateo, prófugo y perseguido por la Inquisición por causa de su labor en la imprenta que le pertenecía y su amistad con protestantes, recibe del albacea de un viejo amigo, el encargo de regresar a Sevilla y localizar al hijo bastardo que nunca reconoció. Su vuelta le llevará a tener que trabajar en la investigación de unos crímenes bajo la vigilancia de la Iglesia y sujeto al cumplimiento de su antigua condena. Mientras, y en este mismo escenario, la peste hará aparición en la ciudad, poniendo en peligro, no solo la vida de sus ciudadanos, sino también su posición de puerto clave en la llegada de la flota de las Indias.
Seis capítulos seis, son los que completan esta miniserie. Un número para algunos escaso, pero que en mi opinión resulta perfecto. Siempre he dicho que una miniserie o temporada, debería no pasar de los ocho capítulos. Son más que suficientes para presentar la trama, desarrollarla y completar una buena, justa y nada extensa historia. Además, de esta manera te alejas del peligro de aburrir al espectador con innecesarios giros y complejos engaños por estirar una trama. Con esta premisa, lo primero a llamar la atención de "La Peste" es la genial, rotunda y compleja ambientación de la época en la que se desarrolla la serie. Sevilla era una ciudad rica, llena de palacios e iglesias, pero también contenía barrios pobres, callejuelas impracticables por el barro y la inmundicia y como no, sus arrabales extra muros. Si además, sus directores se aferran a enseñarnos el submundo de los pillos, ladronzuelos y huidos de la Inquisición, la serie va tomando forma por buen camino. El vestuario no resulta baladí y el atrezzo utilizado, acompañado de una naturalista y muy real fotografía en la que la luz de las velas y los rayos de sol, acompañan las localizaciones exteriores como interiores, es difícil no imbuirse de una época y su vivencia. Por cierto, una bso muy medida y contenida... Perfecta.
En esta Sevilla, en el llamado puerto de España, convivían nobles, hidalgos, jornaleros, comerciantes, taberneros, mendigos, prostitutas, soldadesca, curas y huidos de la justicia, ya sea por sus delitos en la tierra, como por sus creencias perseguidas. Los protestantes cohabitan en secreto en la ciudad, junto con los médicos que muchas veces tiene que realizar su trabajo a escondidas de miradas demasiado curiosas. Sus métodos y el uso de hierbas y ungüentos no está bien visto por la iglesia, mientras aquellos poderosos y quienes desean serlo, pugnan por crecer en riqueza y posición a pesar de la peste, sus conciudadanos y su salvación. Todo este variopinto universo puebla "La Peste" de credibilidad, historia y pasado, aportando puntos de interés al espectador deseoso de producciones nacionales con calidad, como sucede en este caso. 
Otro punto interesante de esta producción es la elección de los actores y actrices. El hecho de no presentar estrellas demasiado conocidas del medio televisivo o cinematográfico creo que es un acierto, ya que el espectador se dedica más a seguir la trama de la serie que ha discernir si una estrella acierta o no en su interpretación. Quizás el más notorio es Paco León, pero el hecho de que encarne un personaje dramático y con un trasfondo muy oscuro, hace su presencia no solo loable sino muy acertada. Por lo demás, los buenos de Paco Tous y Manolo Solo despuntan entre los conocidos. Pero sin duda el gran triunfador es el protagonista encarnado por un cuasi desconocido Pablo Molinero. Por otro lado, Patricia López en un buen papel de mujer adelantada a su tiempo, cumple con notable alto. Quizás al joven  Sergio Castellanos le falten líneas en la serie, ya que su presencia realmente en algunos momentos resulta simplemente, figurativa. Pero en general, no solo ellos, sino la gran cantidad de secundarios de la serie realizan una labor encomiable... El único problema que he advertido es la acentuación y vocalización en gran cantidad de escenas. Hasta tal punto, que tuve que utilizar los subtítulos para sordos de la televisión para no perder detalle de conversaciones y diálogos en la serie. No se si es problema de sonido, intentar ser muy fiel al hablar de ciertos sectores de la sociedad sevillan o simplemente que los algunos actores no vocalizaban bien. 
En mi opinión nos encontramos con un producto notable y un trabajo de dirección de la mano de Alberto Rodríguez magnífico. Es sin duda uno de los grandes directores de la actualidad nacional y se nota su labor estricta y detallada de todo lo que filma. Calidad asegurada. Respecto a la trama, el hecho de que la historia enmarcada en una época tan importante para España y tan desconocida a veces, salpicada de características típicas del género negro o de suspense, no hace más que hacerla más interesante. El problema quizás esté en el resultado final del caso investigado por Mateo. Su resolución aparece en cierto modo rebuscada y forzada en algunos puntos, complicando su entendimiento... Muchos culpables y curiosas situaciones hacen que se entrecrucen las tramas creando cierta perplejidad en su conclusión. Pero esto no es óbice para reconocer lo notorio y extraordinario resultado de un producto muy bien manufacturado, dirigido y en general interpretado. Y además es una producción nacional. Ojalá esto lleve a muchos a adentrarse en la rica historia de nuestro país, al estilo de franceses e ingleses. Un buen comienzo es esta miniserie y también "Conquistadores", igualmente producida por Movistar +... Bravo por la iniciativa y ojalá lleguen muchos premios y más bondades.