Etiquetas

martes, 19 de diciembre de 2017

"Transparent" - Temporada 4

La cuarta temporada de "Transparent" pivota alrededor de un viaje a Jerusalén y los nuevos descubrimientos que Maura y su familia irán asimilando a lo largo de sus capítulos. La decisión de Maura por viajar a Israel y conocer la tierra a la que espiritualmente se encuentra tan unida en base a la religión que profesa, hará que una despistada y perdida Ali, su hija, le acompañe hasta Jerusalén.
Por un lado Maura descubrirá que alguien muy ligado a su pasado y su familia sigue vivo, y por otro, Ali sufrirá en su interior la situación de los palestinos en aquellas tierras, bajo dominio israelí. Shelly y su hijo Josh, afronta de diferentes maneras convivir junto, sacrificando independencia y libertad, a cambio de momentos de alta tensión y desencuentro. Mientras, Sarah y su marido Len, deciden reencontrarse de nuevo en su matrimonio, pero en este caso, ayudados por una pieza comodín que, en un principio, les llena plenamente. El encuentro de Maura con su pasado, hará que los miembros de la familia que se habían quedado en EEUU, viajen también a Tierra Prometida, englobando situaciones, encuentros y aspectos de su vida que hacen de esta temporada, una de las mejores de la serie.

Todos los miembros de la familia, en su propia pérdida de lugar en el mundo, indagan en su pasado y presente, para salir del caos que gobierna su vida. A pesar de sus diferencias, a veces irreconciliables, la familia unida, aunque, a veces remando en sentidos contrarios, van localizando su lugar, en unas vivencias a veces descontroladas. Maura, siempre firme, protagoniza una de las mejores escenas de la serie, al provocar en el aeropuerto, a su llegada a Israel, un gran revuelo al confundir a los soldados israelíes sobre si es un hombre o mujer a la hora del cacheo de seguridad. Magnífica escena. Por demás, Ali resulta el personaje más temperamental, individual y complejo, en una búsqueda de su sexualidad, que vivirá paralela a las vivencias de Maura. Su relación juega con una comicidad plena.

Una serie que camina firme hacia la que parece puede ser su última y quinta temporada, empleando guiones inteligentes, mucha sensibilidad en los temas a los que se enfrenta, como el caso de la ocupación de Israel en Gaza y la situación palestina, y sobre todo, un gran carisma en sus actores y actrices, que siguen mostrando con transparencia, nunca mejor dicho, la realidad y psicológica del mundo trans y los factores que la sexualidad aportan a la vida cotidiana de los protagonistas. Gran temporada. Por cierto, una maravilla disfrutar a lo largo y ancho de los capítulos de la maravillosas canciones de la película "Jesucristo Superstar"... puntazo.