Etiquetas

martes, 12 de septiembre de 2017

"Juego de Tronos" - Temporada 7

Séptima temporada y siete capítulos. Casualidad o no, esta penúltima entrega de la serie ha unido a su capacidad de reducirse en metraje, el logro de mostrar al público siete auténticas joyas de entretenimiento, épica y diversión. Si en temporadas anteriores había cierta irregularidad en los capítulos estrenados en cada temporada, en la que recientemente ha acabado no ha sucedido esto. Bien es verdad que ahora es cuando estamos recogiendo lo que se ha sembrado en las temporadas anteriores. Y me explico. 
A lo largo de seis temporadas, los creadores de la serie han ido construyendo el complejo ensamblaje dinástico y digamos, histórico, de las diferentes familias del universo de Juego de Tronos. Sus relaciones han viajado de norte a sur y de este a oeste, entrecruzando personajes, vivencias y enfrentamientos. Es lógico el desarrollo, algunas veces más lento de los deseable, que ha tenido la serie, a lo largo de aproximadamente sesenta capítulos. Es en esta temporada, donde todo el trabajo realizado hasta ahora ha tomado forma. Algunos se han quedado por el camino, otros perecerán, pero los que han llegado hasta aquí, son los que son y en sus manos queda el desarrollo de esta penúltima temporada de reencuentros, batallas, alianzas y en definitiva, el preámbulo a la séptima y última entrega. 
Por un lado, Jon Nieve, como Señor en el Norte, debe tomar la iniciativa y mostrar al resto de los reinos, el devenir de las huestes del ejército de los Caminantes Blancos. Mientras, Daenerys Targaryen de la mano de su consejero Tyrion Lannister, lanza sus dragones contra los Lannister para demostrar su poder. Las alianzas de unos y otros van debatiéndose capítulo a capítulo, entre victorias y derrotas, sin descanso. La reunión en Hivernalia de Sansa, Arya y Bran Stark, protagoniza la trama más misteriosa y menos belicosa de la temporada, pero que marca con claridad el posicionamiento de los integrantes de la familia en el norte. La lealtad llama a la unión, mientras Bran sorprende con sus revelaciones, claves para conocer el devenir de la familia y el Trono de Hierro. Ante todo y sobre todo, esta temporada encauza la que será la reunión del siglo en el último capítulo. Los reinos se reúnen para intentar llegar a una suspensión de las hostilidades y aliarse contra el ejército de los Caminantes. Jon Nieve y Daenerys se enfrentan a la cerrazón de Cersei, quien a pesar de descubrir gracias a su hermano Jaime, quién mató a su hijo Joffrey, no busca otra cosa que venganza e imponerse frente a sus enemigos. La negociación será dura y llena de engaños. 
Estas son las tramas principales de una temporada pletórica en acción y plena en batallas, emoción y épica. Los dragones ya han intervenido en la guerra y lo que parecía ser un factor en beneficio de la alianza, se convertirá en un arma para el enemigo. Paralelamente, se siguen desarrollando pequeñas tramas, donde personajes secundarios, también se vuelven a encontrar. Sus caminos se cruzaron en distintas circunstancias y como pasa con los personajes principales, unos y otros deben dirimir sus enemistades y amistades, dirigiendo sus pasos hacia un destino que todavía se muestra esquivo a la espera de la definitiva y última temporada. A pesar de algunas críticas relacionadas al factor tiempo/espacio en los viajes de los personajes de esta temporada, opino que esta aceleración en la acción y la reducción de capítulos ha mejorado la presencia, el ritmo y sobre todo, el interés por la serie. Y sin perder la esencia de los ya clásicos profundos diálogos y un guión con algunas sorpresa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario