Etiquetas

jueves, 31 de agosto de 2017

Desperta Ferro - "La Rebelión Jacobita"

1745-1746. Elementos jacobitas en Escocia bajo el mando del príncipe Carlos Eduardo Estuardo se rebelan contra la casa Hannover del rey Jorge II. Este levantamiento, contado incontables veces de manera romántica, tanto literariamente como cinematográficamente, puso en jaque a las tropas gubernamentales inglesas, hasta la derrota definitiva del Estuardo y los clanes en Culloden en abril de 1746. De todo esto y mucho más, trata este interesante número de agosto de Desperta Ferro, en su sección de Historia Moderna que hoy reseño. 
Para entender las causas y el proceso que llevó a las Islas Británicas a una guerra civil, es indispensable pasar por el primer artículo de este número. En él se explica el proceso dinástico que llevó a los Hannover a suceder en la corona a los Estuardo. Esto conllevó implícito grandes cambios y marcó grandes diferencias entre unos contendientes y otros. El matrimonio que pretendió, en su momento, afianzar en el trono la dinastía de Jacobo II, provocó no solo el cambio del inquilino dinástico en la corona, sino también una guerra confesional, marcada por asuntos administrativos y de derechos nobiliarios en Escocia, que llevaron a Gran Bretaña, ya sea por mero sentimentalismo o por asuntos más graves en el gobierno en Londres y en lo que a su parlamento se refiere, a una guerra en la que con ayuda extrajera, los Estuardo pretendieron recuperar su trono perdido.  
Una vez situados en la época, algo no especialmente sencillo debido a los matrimonios y vericuetos en ambas casas dinásticas, nos adentramos en la explicación de las campañas militares de 1745-1746, en las que los jacobitas lograron importantes victorias, pero también pírricas, que provocaron que se acercaran a poco más de cien kilómetros de Londres. Sin embargo, afrontando el poco apoyo logrado en tierras inglesas, el pretendiente decidió retirarse de nuevo al norte, dando tiempo a los generales de Jorge II a recuperarse y, en una dura campaña de invierno, derrotarlos en Culloden. Poco más adelante, en un artículo propio, se explican los factores que llevaron a los escoceses a la derrota en una detallada explicación de la batalla. En otro artículo en el que se desarrolla el carácter y organización del ejército escocés del príncipe Carlos, se pretende desterrar la idea de que los jacobitas eran un mero ejército de clanes desorganizados y desmelenados escoceses. Su organización era militarmente semejante a sus homólogos europeos y su armamento, gracias a la ayuda francesa y española, moderno y competitivo frente al enemigo. Precisamente resulta muy interesante el artículo dedicado a la ayuda de algunas potencias extranjeras a la rebelión, sobre todo en lo referido a armamento y finanzas. En un plano algo más subjetivo y menos organizativo, otro artículo explica la psicología y los sentimientos de las tropas inglesas bajo el mando de Cumberland, a la hora de enfrentarse, en pleno invierno y en unas tierras tan duras, a los que muchos de ellos consideraban unos salvajes montañeses, así como el peculiar papel de las milicias en las operaciones militares. Para terminar, este número, nos plantea dos últimos artículos. Primero un viaje arqueológico al campo de batalla, y por otro lado, otro sobre la represión, no tan sangrienta como se pretendió dar a conocer desde el bando derrotado, que ejerció Cumberland y sus tropas en las Highlands a los derrotados escoceses y sus tierras...

 
Muy interesante número en el que se desmitifica una época y nos enfrenta con la realidad de una rebelión que resultó más grave y sangrienta de lo que la historia inglesa ha querido contar, acercándonos a un periodo especialmente divulgado en literatura, música y cine... Goloso número.


No hay comentarios:

Publicar un comentario