Etiquetas

jueves, 6 de abril de 2017

"Taboo" - Temporada 1

1814. Un funeral en Londres. El hijo del fallecido, creído fallecido en ultramar, aparece para heredar unas tierras en Norteamérica. Su medio hermana y su marido son los primeros sorprendidos, pero además, la Corona, la Compañía de las Indias Orientales y EEUU, desean hacerse con ese territorio, clave para controlar las rutas marítimas y de comercio americanas. Y mientras tanto, los Estados Americanos se encuentran en plena en guerra con Inglaterra.
Con esta premisa la cadena FX ha presentado la primera temporada de esta miniserie protagonizada y producida por Tom Hardy. Su distribución en España ha corrido a cargo de HBO y rápidamente se ha hecho un hueco entre las mejores series de lo que va de temporada. La apuesta ha sido importante por la calidad de los intérpretes y el gran trabajo de ambientación realizado en la serie. Visualmente tiene gran potencia e impacto. No solo por el vestuario y diseño de producción, absolutamente espectacular, sino también por la realización de un buen guión plagado de historia, sobre todo por las lucha de poder entre la Corona inglesa y la CIO y la implicación en la trama de la guerra entre Inglaterra y sus antiguas colonias. Los intereses creados, el espionaje y la lucha de poder, plagan los ocho capítulos. En su trasfondo, el problema de la esclavitud, ilegal en Inglaterra, la conspiración y la corrupción, aparecen entremezclados con una trama que nace en el oscuro pasado del protagonista. Si además incluimos un poco de magia de tierras lejanas y un pasado lleno de misterio y mestizaje, tenemos un cocktel más que interesante.
Tom Hardy está inmenso. Su poder ante la cámara resulta a veces excesivo, apabullante. Pero al contar con los factores que antes he comentado su imagen, aunque y omnipresente, no sólo no desmerece en la serie, sino que se hace imprescindible. Le acompañan un magnífico, como siempre, Jonathan Pryce, inmenso en su papel de presidente de la CIO; Oona Chaplin en el papel de la misteriosa hermana de Hardy; David Hayman, como el fiel sirviente de la familia Delaney; Stephen Graham como cómplice en las andanzas y engaños de Hardy; Michael Kelly como agente de los EEUU en Inglaterra; Tom Hollander como un curioso e interesante alquimista; o Franka Potente, encarnando a una prostituta de la zona portuaria de Londres... Todos conforman un elenco muy equilibrado.  
En mi opinión una de las grandes series de la temporada que, viendo su final, augura una segunda entrega. Su presencia, ambientación y guión hacen de ella una de esas producciones caras y efectivas que resultan tan bien en la pequeña pantalla... y todo, de la mano de Tom Hardy, quien ha tomado parte en su creación y producción, junto al siempre influyente Ridley Scott. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario