Etiquetas

lunes, 29 de febrero de 2016

Desperta Ferro - "Gettysburg 1863"

¿Quién no ha oído hablar de la famosa batalla de Gettysburg? Sin lugar a dudas la batalla más famosa de la Guerra Civil norteamericana, tiene mucho de mito y leyenda, conforme a sus consecuencias en la guerra y sin embargo, es uno de las grandes encuentros bélicos de la historia de norteamérica, tanto por su duración, tres días, tanto por las bajas infligidas en ambos bandos. El número 20 de la edición de Desperta Ferro dedicada a la Historia Moderna, nos presenta una serie de pormenorizados, exhaustivos y detallados artículos sobre aquella batalla, sus causas, circunstancias y consecuencias.
Como introducción, el primer artículo desarrolla las razones y decisión que llevaron a Lee a decidir realizar con su ejército una incursión en el norte, cruzando Maryland y Pensilvania, con la intención de atrapar al ejército de Potomac en sus propios territorios. A partir de este momento, los artículos nos van a presentar las circunstancias que rodearon día a día la batalla de tres días, que tuvo lugar en Gettysburg, comentando los aciertos y los fallos de los mandos allí presentes y sobre todo, las acciones más importantes y estratégicas de los distintos regimientos que formaban las tropas federales y confederadas. Curiosamente el encuentro entre los dos ejércitos en Gettysburg fue prácticamente casual. El primer día de combates engloba dos artículos, tantos como los dos frentes localizados al oeste y norte de la ciudad. Titulados, "Los combates de McPherson´s Ridge" y "Howard contra Ewell", remarcan que el primer día constató una victoria pírrica para las tropas del sur, habida cuenta de que no pudieron o no supieron definirla con un golpe de mano al final de la jornada del 1 de julio de 1863. Las tropas de Meade se anclaron al sur de Gettysburg en Cementery Hill, la llanura de Cementery Ridge y más al sur en las alturas de los Rounds Top. Estos frentes iban a ser los protagonistas del la segunda jornada de la batalla. Sendos artículos narran lo sucedido, "Gettysburg, el segundo día" y "La lucha por Culp´s Hill" En esta jornada, otra vez los confederados estuvieron a punto de romper las líneas nordistas, sobre todo la línea de Emmitsburg Road. Sin embargo, por una serie de circunstancias explicadas en sendos artículos, las posibilidades de Lee iban desapareciendo. En la tercera jornada, el 3 de julio de 1863, todo se iba a definir en una larga carga de infantería que tendría lugar a las 15.00 horas de aquel día. El artículo titulado "La gran carga de Longstreet" narra a la perfección el empuje de los hombres del sur y la resistencia pertinaz de los uniformados de azul. La batalla llegaba a su fin. Solo quedaba para Lee, la retirada hacia el sur, comentada en este número en su último artículo, donde en este caso, la falta de decisión de Meade, hizo que el ejército de Virginia lograra escapar de entre sus garras agotadas tras la batalla.
Sencillamente este número es perfecto para diseccionar las jornadas de la batalla, tanto por la redacción de los artículos, como por los extraordinarios planos detallados y que podemos encontrar en gran cantidad en la revista. Increíble el detalle de los mismos con la concentración y situación de cada uno de los regimientos en batalla... la verdad es que el trabajo con los mapas supera todo lo visto hasta ahora. Impresionantes. La facilidad con que se sigue el transcurrir de la batalla, pasando del texto a los mapas, facilita la comprensión de la batalla y las circunstancias que la delimitaron. Un gran trabajo, superando la media. Muy, muy recomendable.

jueves, 25 de febrero de 2016

"Deadpool"

Deadpool, conocido en España como Masacre, es un personaje de Marvel poco conocido. Hace poco he desempolvado en mi casa, unos tomos de cómics, editados entre 1997 y 1999. Concretamente el Volumen III que consta de 31 grapas, guionizados por Joe Kelly. Wade Wilson es un exmilitar al que diagnostican cáncer. Buscando su curación cae en las garras del proyecto Arma-X... Finalmente cura su enfermedad, pero a cambio su cuerpo se ha llenado de deformaciones. Si bien ha conseguido el poder mutante de curar las heridas y regenerarse, de cara a la galería no es más que un monstruo. A este personaje se le conoce como el mercenario bocazas de fácil gatillo y su colección es la más humorística, salvaje y absurda del universo Marvel. Su personalidad esta llena de simpatía, arrogancia, mordiente y cachondeo casi irreverente. No cierra la boca, siempre tiene un chiste bajo la manga, cualquiera que sea el momento, en un rescate, en un momento romántico, en un combate o incluso en una ejecución. Porque este antihéroe es de los que matan, cortan, torturan, descuartizan y masacran. Todas estas características son las que hacen de Deadpool, diferente y sorprendente dentro del universo Marvel. No puedo resistir la tentación de colgar una foto de estos volúmenes de mi colección.
Pues bien, tras su aparición en una de las películas de Lobezno, el cine le ha hecho un hueco y la 20Th Century Fox, quien tiene sus derechos, como sucede con los X-Men, ha estrenado su propia película de la mano del novato director Tim Miller y del actor Ryan Reynolds. Y la verdad, es que su llegada a las pantallas ha sido un auténtico bombazo. Simplemente adaptando bastante fielmente el personaje de los cómics y gracias a la cachonda y productiva publicidad realizada en los meses antes del estreno, se ha conseguido captar la atención del público. Porque sin duda, lo que se ha prometido se ha hecho realidad. Vemos a Deadpool en su salsa. Faltón, mal hablado, travieso, irreverente... sus actos y acciones llenan la pantalla. El guión es un continuo desparrame de chistes y frases llenas de chispas, palabrotas y segundas intenciones, tal y como se plasman en los cómics. Si además, las imágenes están llenas de connotaciones sexuales, sangre y gore, logramos plasmar en la pantalla el auténtico carácter del bocazas enmascarado.
La película comienza con una escena de acción y persecución. Lo interesante de ésto, es que mientras el director la desarrolla frente al espectador, entrecruza el pasado Waid, para contarnos cómo llegó a ser Deadpool. Así es como nos presenta a su prometida, a un viejo amigo llamado Comadreja y a la ciega anciana con la que comparte piso. Estos dos últimos personajes, forman parte de la historia del personaje en los cómics y son sus más fieles aliados. También presenta a su archienemigo Francis, alias Ayax. Este último, sustituye al Doctor Killbrew de los cómics, y sirve de alterego y malvado contrincante de Deadpool. En este deambular entre el presente y el pasado, pasan casi tres cuartos de película, más o menos una hora de metraje. Justo al terminar lo sucedido en la persecución en la que se aprovecha a contar el pasado y circunstancias de Waid, es cuando, en mi opinión, la película, en cuestión de estructura, pega un bajón importante. No así en la consecución de risas, descojonos, palabrotas y demás, donde de principio a fin, cumplen a la perfección el fin de un guión lleno de diversión. Lo que pasa, es que en el tramo final, la trama repite la estructura de las películas típicas de los superhéroes. Me refiero a la inevitable pelea final entre buenos y malos. Pero esto es algo de lo que nunca podremos privar a este tipo de películas y género.
Para finalizar, reseñar la aparición de infinidad de comentarios y dedicatorias chispeantes a otros miembros o sucesos del universo Marvel. Entre otros y en primer lugar la participación de dos miembros de los X-Men, como son Coloso y Negasonic. El primero encarna la visión general y clásica del superhéroe. Buscador del bien, defensor de la verdad y que en general no mata por matar y defiende la vida frente a la muerte. Es muy gracioso el diálogo final en el que Deadpool, se presenta como antagonista a estos pensamientos de héroe sobre los que él difiere en fondo y forma. Negasonic, es la típica adolescente que tiene las típicas características egocéntricas y pasotas de la juventud, con las que juega mordazmente Deadpool. Además, Waid no deja de hacer comentarios llenos de ironía sobre Lobezno o el Capitán América, e incluso deja ver el pasado cinematográfico del actor que lo encarna, Ryan Reynolds, con el personaje de Linterna Verde. Finalmente en el escenario final de la película, la pelea que resulta ser la culminación del film, se realiza en lo que parece ser una nave destruida de Shield.
En definitiva, una versión muy bien llevada al cine. El personaje da para mucho y la estructura de la película, no lineal en su gran parte, y su guión, han acertado en el planteamiento del antihéroe en la pantalla. En el fondo, la película es muy básica, sobre todo en su tramo final, pero el carácter insultón, desinhibido, faltón y mal hablado del personaje hace que se disfrute, que te rías, que te descojones, eso sí, siempre que quieras confabularte con la historia y la mecánica de la película. Irreverente, en algunos momentos gore, hay que compincharse con el guión para disfrutarla. Si no vas con esa mentalidad, posiblemente creas que ha sido una pérdida de tiempo. Avisados quedáis. 


martes, 23 de febrero de 2016

"The Knick" - Temporada 2

Sin duda una de las grandes series del año pasado. Su primera temporada sorprendió a todos los aficionados por su riesgo en el tratamiento de algunos de los temas tratados en el argumento, su puesta en escena y la curiosa planificación de guión y actores, en el día a día de la vida en el hospital Knickerbocker en el Nueva York de  principios del siglo XX. El Dr. Thakery, con sus inventos, extravagancias, adicciones y sobre todo, su genio médico y humano, protagoniza una serie compleja en su argumento, tanto por su humanidad y frialdad al tratar algunos temas, como por el montaje de cada una de las escenas que pueblan cada capítulo.
Mientras nuestro protagonista logra salir del sanatorio donde se pretendía que se rehabilitara de su adicción a las drogas, la familia Robertson y la directiva del hospital han programado la construcción de un nuevo hospital. La necesidad de más inversión hace que un halo de duda en los métodos, sobrevuele la mente de Cornelia, quien se lanza en una compleja investigación, de la que formará parte su hermano y heredero de la fortuna familiar. Mientras, el gerente del hospital, lucha y se maneja a sus anchas para hacerse un hueco de la alta sociedad de Nueva York. Médicamente, en el hospital, el doctor Thack sigue investigando nuevos métodos de cirugía, y especialmente una solución para conseguir la desintoxicación de los alcohólicos y drogadictos. Mientras, su compañero de color Dr. Algerton, sigue luchando por resaltar y crecer en la medicina del hospital, el joven Dr. Chickering empieza a trabajar en el Hospital de Monte Sinaí, y el Dr. Everett recupera, en no muy buenas condiciones a su esposa, recientemente aquejada de un problema mental. Señalo, igual que en la primera temporada, la preciosa historia de la monja Harriet y el conductor de ambulancias Cleary. 
La segunda temporada, empieza con buen pulso, caminando entre la vida en el hospital junto a sus experimentos y pacientes, y los sucesos que se desarrollan en al construcción del nuevo edificio, como el día a día de los protagonistas en su ámbito privado. La factura visual de la serie sigue siendo notable, así como la estupenda interpretación de todos y cada uno de los protagonistas. 
Sin embargo, conforme se acercaba el final de la temporada, daba la impresión que los guiones bajaban de nivel, perdían expectación e incluso adolecían de la chispa del resto de la serie. Parecía que no sabían como acabar la temporada, como concluir una serie, que parece se ha despedido más rápido de lo que se podía prever. Y esto no ha hecho más que resaltar un final soso y menos sorprendente de lo que se esperaba... posiblemente un final más acelerado de lo que se podía suponer. Ello no quita que éste sea un producto de calidad, notable y bien producido. Pero ha sido una pena concluir una historia diferente, adictiva y novedosa con un par de capítulos acelerados y con falta de la excelencia que dominaba la serie regular. Una pena...



lunes, 22 de febrero de 2016

"El extranjero" - Albert Camus

Albert Camus es uno de los grandes escritores del siglo XX. Francés nacido en Argel, le otorgaron el premio novel en 1957. "El extranjero" es su primera novela. En apenas 120 páginas, el autor desarrolla la existencia anodina de un francés nacido en Argel como él,  hasta la consecución de un suceso violento que cambió su vida un día de tórrido calor en una playa argelina.

Esta corta novela de Camus se puede dividir en cuatro partes claramente diferenciadas. Todas ellas son claves para entender la personalidad del protagonista y el mensaje y espíritu que el autor quiere plasmar en su existencia. En un primer lugar, se presenta a Meursault, un oficinista solitario e independiente, que vive su cotidianidad con la única idea de vivir al día, sin pensar más allá. La muerte de su madre en una cercana localidad, un hecho no especialmente relevante para su manera de entender la vida, marcará, sin que él lo sepa, el sendero hasta la conclusión del libro. Un segundo hecho, en el que el protagonista comete un acto violento en una playa, revelará en apenas media docena de páginas, el cenit narrativo de la novela. El juicio y la visión del personaje de los hechos juzgados y el desarrollo de la vista, completan  una tercera parte, para concluir, en las páginas finales del libro, con los pensamientos, cábalas e interioridades de Meursault, ante la pena que debe cumplir tras la sentencia.

Camus presenta de manera sencilla y casi cotidiana, la vida del protagonista, su trabajo, su relación con los vecinos de su casa y la relación romántica con Marie. Su visión del mundo, en el que acepta todo lo que se encuentra, con normalidad, sin espavientos, confrontando las dificultades y las novedades, con cierta desidia e indiferencia, le llevarán a confrontarse a unos acontecimientos incontrolables, marcados por el encuentro con un oscuro vecino. La muerte de su madre y la oferta de boda por parte de Marie, son dos ejemplos de cómo el Meursault responde ante lo novedoso, con frialdad  y cierta distancia, aportando a la redacción del libro un toque existencialista. En cuanto el personaje se planta ante el juicio y posterior sentencia, en su actitud, tampoco muestra arrepentimiento ni se plantea lo sucedido, ni sus consecuencias en plano esencial o sentimental... simplemente lo acepta, desde su ateísmo e impronta como un ser individual e impermeable a lo que acontece a su alrededor. Esto plantea al lector profundos interrogantes ante las respuestas que asume el autor frente a los acontecimientos que nos rodean diariamente en nuestra vida. 

Independientemente de la filosofía y del fondo de la novela, hago resaltar la redacción íntima, ordenada y equilibrada que Camus plasma en el libro. La personalidad del protagonista viene acompañada de descripciones tanto de personajes, como de los ambientes, bien desarrolladas, llamando la atención especialmente en el núcleo central del libro. El momento del suceso que marca un antes y un después, en la vida de Meursault, esta redactado con gran pasión y personalidad, hasta tal punto que sentimos en nuestras carnes el calor, el brillo insoportable del sol y la desorientación del protagonista. Sin duda uno de los fragmentos literarios que más me han impresionado a lo largo de mi vida de lector. Camus es un escritor imprescindible. 

Las descripciones de los diferentes actores de la novela navega en un conjunto de caracteres, ambientes y personalidades que describen aquella sociedad de Argel, conformada por nativos musulmanes, franceses "pied noir", funcionarios de la justicia o de la policía o simplemente aquellos que subsisten y sobreviven en el día a día. Me ha llamado la atención la aparición de la figura de Dios y la religión, tanto en la figura del comisario, del juez y como no, del capellán de la cárcel. Su utilización para condonar, perdonar el delito del protagonista, pretende manipular su realidad y razón de ser, en los sucesos acaecidos. La insistencia del juez en remarcar lo hechos sucedidos en la playa, basándose en la personalidad y carácter de Meursault, incluso remarcando su actuación en el funeral y entierro de su madre, sorprenden por su manipulación e hipocresía.

De Camus ya conocía su novela "la Peste" y sin duda, esta obra primigenia, que hoy reseño, es la mejor tarjeta de presentación para seguir disfrutando de la obra de este insigne escritor francés, nacido en Argelia. Por su universalidad en su visión del ser humano, por su relatividad en el reflejo de una sociedad y la misión del individuo en la misma, por su manera de escribir y por la capacidad profunda de describir personajes. Imprescindible, vale la pena explorar su obra, por su fondo y por su forma. 

viernes, 19 de febrero de 2016

Foto del viernes - Londres - City - Guildhall

Londres
Guildhall - London City
El centro geográfico de la capital británica. En la plaza donde se encuentra el famoso edificio Guildhall, antiguo Ayuntamiento de Londres. 
Un solitario hombre de negocios deambula entre los edificios que forman el centro administrativo de la ciudad.  

jueves, 18 de febrero de 2016

"El renacido"

No hay duda de que Hollywood, a lo largo de su historia, ha retratado en sus películas, las aventuras de los exploradores, tramperos y solitarios hombres que se lanzaron desde finales del siglo XVIII a descubrir y explorar las grandes praderas y las colosales montañas de Norteamérica. La búsqueda de ríos, pasos y caminos que el hombre buscaba para lograr cazar las pieles de castores, osos, lobos o alces, eran la excusa perfecta para introducirse en territorios inexplorados.  No solo las inclemencias del tiempo, sobre todo en invierno, también la vastedad de los horizontes y los grandes cursos de agua, mostraban una naturaleza grandiosa e inconquistable. Si a esto unimos los enfrentamientos inevitables con los indígenas de los territorios invadidos por colonos y tramperos,  y la carrera que alglófilos y francófonos, realizaban a lo largo de la frontera por dominar y aliarse con determinadas tribus, para controlar el comercio de pieles y la seguridad de las rutas, tenemos el escenario perfecto para mostrar al espectador y al aficionado, cine en mayúsculas y una serie de buenas películas de ámbito humano y aventurero. 
Ejemplos de alto nivel no faltan en la historia... "Río de sangre" de Hawks, "El valle de la furia" de Lang, "La aventuras de Jeremiah Jonhson" de Pollack o "El hombre de una tierra salvaje" de Sarafian. Precisamente sobre la historia del protagonista de esta película, el director Iñarritu ha estrenado "El renacido", una excelente cinta protagonizada por Leonardo Di Caprio, que desarrolla las desventuras de un trampero y explorador en la década de 1820.
En el centro y norte de una Norteamérica, casi inexplorada, a lo largo del río Missouri, cerca de Yellowston, un grupo de exploradores termina la temporada de caza de pieles, antes de regresar a la seguridad del último puesto militar en la zona. Este grupo se encuentra comandado por el capitán Andrew Henry y su explorador es el trampero Huge Glass, cuyo hijo mestizo pawnee, le acompaña en la expedición. En un momento dado y por circunstancias que no desvelaré en esta reseña, unos guerreros Arikaras atacan al campamento, masacrando a sus moradores, excepto a un pequeño grupo que logra huir. A partir de este momento la carrera por la supervivencia comienza. Huge Glass es atacado por una osa grizzly, quedando gravemente herido. Lo que queda de la expedición, lo deja a cargo de su hijo y otros dos tramperos, Bridger y John Fitzgerald, los cuales terminan abandonando a Huge, tras traicionar al joven mestizo. Para el explorador herido, casi muerto, solo queda sobrevivir e intentar llegar al puesto avanzado más cercano. La idea de la venganza, hará que su trayecto a casa sea su meta prioritaria, por encima del tiempo, las alimañas y los indios que le persiguen.
Iñárritu acomete este argumento en una película con grandes componentes de misticismo, aventura y superación personal. Si bien el gran protagonista de la cinta es Di Caprio, interpretando a un Huge Glass, contundente, real y tan humano como invencible, el otro gran protagonista de la película es la naturaleza y los paisajes del centro y norte de EEUU. La grandeza y la inmensidad del entorno en el que se desarrolla la supervivencia de Glass, supera lo imaginable. El viento, la nieve y el frío acaparan la atención de una carrera por sobrevivir en la que la insondable soledad del protagonista, deambula en los grandes paisajes de "El Renacido". Iñarritu asume que Glass y su entorno comulgan en una misma realidad. La perfecta armonía entre Glass y  las praderas, montañas y ríos, solo se ven afectadas por el simple desequilibrio entre un insignificante humano y la grandiosidad de la naturaleza. Y aún así, el personaje encarnado por Di Caprio se hermana, se mimetiza en un entorno hostil, gracias a los recuerdos de su familia y la idea de venganza. He aquí donde Iñarritu aporta lo mejor de la película. Su pausado ritmo, para algunos aburrido y lento, nos traslada a la lucha casi mítica e imposible del protagonista. Los largos silencios, la visión del la inmensidad de las montañas y praderas, el roce del viento con los grandes árboles... todo ello forma parte inexcusable del espíritu de la película... Un planteamiento casi ecológico de hermandad hostil, pero indisoluble entre el ser humano conquistador e invasor y el inmutable espacio natural que lo rodea. No olvidemos la intención de Iñarritu de presentar a los indígenas originales de las praderas como el único y legal propietario y habitante de esos territorios. Pawnees y Arikaras, son el ejemplo de la ruptura y beligerancia que el hombre blanco provocó en sus zonas de vivencia.
El director conjuga esplendidas actuaciones de los actores, con un uso de la fotografía y recursos técnicos, que llegan a niveles de altísima calidad, sensibilidad y belleza. Emmanuel Lubezki realiza una trabajo de fotografía perfecto, grandioso y sincero. Los movimientos de cámara y las escenas son realistas y te incluyen en la acción. Desde el ataque de los indios en el río, pasando por la lucha con la osa, hasta el enfrentamiento en la fase final del film, son momentos de gran tensión y acción, que reflejan miedo y adrenalina con gran realismo. Los contrapicados, en los que la cámara filma desde abajo a los protagonistas, dejan ver la inmensidad de la naturaleza que se encuentra tras ellos y les rodean. En contraste, las escenas aéreas donde los humanos son solo puntitos en la infinitud del territorio del Misouri. La manera de captar el frío, la nieve, el silencio... hace ver la debilidad y pequeñez del ser humano, para a su vez realzar la capacidad de supervivencia del héroe de la cinta, Huge Glass, interpretado por un fantástico, desgarrador y maduro Di Caprio. Su actuación es tan física, que se ajusta bien al entorno hostil, al que sobrevive gracias al recuerdo de sus seres queridos y sobre todo a la idea de venganza. Merece el Oscar ya, y esta vez no hay excusa. Tom Hardy realiza otra de sus buenas actuaciones, contundente y dura, acoplándose perfectamente a su papel de alter ego de Di Caprio.
Habrá quien diga que la película es larga, lenta y le falta guión. Pues se equivocan, porque posiblemente no la hayan entendido, no han vislumbrado el mensaje tan humano y real como la aventura que acometió Huge Glass en 1820. La película tiene alma, vida y mucha sensibilidad, por todo lo bueno y malo que Iñarritu encuentra en lo más recóndito del ser humano. Utiliza la metáfora de la naturaleza, la lucha por la supervivencia y también, la situación de los indios en aquellos años en los que el hombre blanco ya pretendía anegar y manchar con su presencia los territorios fronterizos. Podrá no ser perfecta, pero no se puede negar la capacidad de Iñarritu de narrar visualmente de maravilla y contar fielmente la realidad de la capacidad humana por sobrevivir.


martes, 16 de febrero de 2016

"Mac Coy" - Integral 3

Nueva entrega de la recopilación de los números de Mac Coy realizada por la editorial Ponent Mon. En este caso, son cuatro los tomos que recopila este Integral nº 3: El cañón del diablo, Fiesta en Durango, Camerone y El forajido. Creo que nos encontramos con parte de los números mejor realizados técnica y narrativamente, del conjunto de la colección publicada en los años 70 y 80. La madurez en el dibujo de Palacios es clara y meridiana, pero donde se observa una mejoría extrema es en las historias que desarrolla Gourmelen. Un ejemplo claro, son las tramas que encontramos en este tomo. Son diversas, están bien desarrolladas y presentan personajes con cierta entidad de carácter, que complementan a los ya conocidos actores principales.



Las historias planteadas en este integral se desarrollan en los primeros años ochenta del siglo XIX, en Arizona, en Fort Apache, donde se estaciona el 3º de caballería. Solo una de las historias se remonta a los años sesenta, localizando la trama en el Méjico de las revoluciones y la presencia de la Legión extrajera francesa bajo las pretensiones de Maximiliano, por convertirse en emperador. Sin duda Camerone es uno de los números más famosos y logrados de la colección, por su exotismo, al presentar al lector una compañía de soldados franceses en pleno desierto mejicano, y también por las escenas de batalla y cargas, en las que Palacios desarrolla lo mejor de su dibujo, lleno de movimiento y escenas con gran número de personajes. Los otros tres números desarrollan tres historias típicas de la frontera. Por un lado la rebelión de un hechicero apache de la reserva y su influencia en los exploradores apaches del ejército, por otro el robo de unas ametralladoras del ejército norteamericano y para terminar, la caza de una salvaje banda de forajidos en plena frontera. 


Como decía antes, este tomo, logra integrar historias variopintas, muy bien narradas, dibujadas y coloreadas a la perfección, logrando presentar, quizás, el mejor momento del tandem creativo de la serie de Mac Coy. Se disfruta de su lectura, pero sobre todo de las escenas ilustradas por un Palacios pletórico en color y habilidad con el dibujo. Las páginas en el número de El forajido, en las que le dibujante ilustra niebla y lluvia, son de un nivel altísimo. Una auténtica gozada para la vista. Esperamos con ilusión el siguiente tomo, publicado por Ponent Mon, en esta espléndida iniciativa.


lunes, 15 de febrero de 2016

"Homeland" - Temporada 5

Cuatro tramas principales engloban la quinta temporada de "Homeland". Por un lado, Carrie, rehace su vida en Berlín, tras haber abandonado la CIA, para trabajar en la empresa privada, más específicamente, para un alemán, presidente de una Fundación que realiza labores humanitarias en zonas calientes del mundo árabe. En segundo lugar, se produce en Alemania el robo de material sensible por medio de un hacker, lo que pondrá en peligro la relación entre Alemania y EEUU en cuestión de seguridad y espionaje. En tercer lugar, se sospecha de la existencia de peligro real de que en Berlín, musulmanes extremistas, cometan un atentado. Y para finalizar, la parte más relacionada con el espionaje, en la que se cruzan intereses norteamericanos, rusos, israelíes, en referencia a Siria y el gobierno de Bashar Al-Asad. Lo metemos todo en una coctelera y tenemos la quinta temporada de esta exitosa serie.
La actual temporada tiene la capacidad, como las anteriores, de afrontar temas de gran actualidad. Sin ir más lejos hace un par de años, se produjo una seria crisis en Alemania por el pinchazo de teléfonos y seguimiento de reuniones al más alto nivel, que involucraban a altos jefes de estado, instituciones nacionales y europeas, y descubrían ciertas operaciones de los servicios secretos de EEUU. Además, la crisis y guerra en Siria ocupa todas la portadas, con la inclusión de los grupos terroristas del IS, golpeando gravemente en Europa. Si a esto añadimos la presencia de Rusia desde hace unos años, en el entorno de Oriente Medio y Europa del Este, manteniendo una fuerte influencia en las zonas de crisis y conflictos actuales, llegamos a la conclusión de la gran capacidad de los guionistas, para crear atención en problemas que salen continuamente en los telediarios de toda el mundo.
Una de las características que más me han llamado la atención esta temporada es que los capítulos trascurren en la linea del suspense y el género del espionaje más clásico. Agentes dobles, servicios secretos en Alemania, la intervención de Rusia, todo ello mezclado con la modernidad de internet, el robo de datos, el intercambio de información y sobre todo la capacidad de chantaje de los medios de comunicación. Si a esto añadimos la lacra del terrorismo islámico, en las capitales del viejo continente y la crisis de Siria, tenemos un complejo y adictivo modelo de lo que una serie actual debe reunir para crear adicción e interés. 
Los pilares interpretativos de la serie siguen pivotando en Carrie, Saul y Quinn, A ellos se añaden una serie de personajes secundarios en los que la trama se entrecruzará, mezclando a periodistas freelance, dobles espías, ricos mecenas y los servicios secretos de Rusia, Alemania, Israel y como no, la CIA. Las interpretaciones siguen acompañando con efectividad a un guión trabajado, interesante y sobre todo, lleno de suspense y sorpresas. En general, aunque no es la mejor temporada, si que "Homeland" sabe reciclarse, manteniendo el interés y generando buenas historias, teniendo siempre como eje a Carrie. Creo que por desgracia, la actualidad en el mundo proveerá de guiones e ideas a una serie ,que por este camino funciona bien, con eficacia.




viernes, 12 de febrero de 2016

La foto del viernes - París - Jardines de las Tullerías

París.
Jardines de las Tullerías
A pesar del día encapotado, París, siempre irradiando belleza. Sus edificios y estatuas reflejan vida, espíritu y esplendor de siglos pasados. Particularmente bella, esta Nympha, obra de Louis Auguste Lèvequè.

jueves, 11 de febrero de 2016

"La guerra que mató a Aquiles" - Caroline Alexander

¿Quién no conoce la historia que rodea a la Ilíada? Más o menos todo el mundo sería capaz de contar algunos de los acontecimientos que Homero escribió alrededor de la guerra de Troya. El secuestro o la huida de Helena, la invasión aquea bajo el liderazgo de Agamenón, la lucha de los diferentes héroes, Aquiles y su destreza, su combate con Héctor, hijo de Príamo y tantos momentos sublimes de la homérica historia acontecida alrededor del año 1200 a.C. Quien no haya leído la Ilíada, ni siquiera algunos fragmentos, los más, habrán leído novelas, ensayos o incluso trabajos arqueológicos alrededor de la mítica ciudad. Libros alrededor de este apasionante, los hay y muchos. En este caso, el libro del que hoy escribo, es un ensayo escrito por la escritora Caroline Alexander. 

Editado por Acantilado, pretende explicar desde un punto de vista más humano, más coherente con la historia, qué pudo acontecer en una guerra todavía difícil de situar en el tiempo, los acontecimientos que rodearon a los distintos protagonistas y sus hechos en la Ilíada. De manera ordenada y siguiendo los momentos más importantes del épico libro, Caroline desgrana su interpretación de cada uno de ellos, separando los hechos protagonizados por los propios humanos, de los que cuentan con los dioses como actores directos de la epopeya. Conforme avanza y alcanza algunos de los momentos culmen de la narración, se para a explicar dichos sucesos, contando las leyendas que han sucedido alrededor de los personajes, su paralelismo con otros sujetos mitológicos, como sucede en la persona de Peleo, padre de Aquiles, y su posible razonamiento narrativo y humano, en relación con las culturas Micénica y de la Tróade. 

Paralelamente y tras cada explicación, la autora humaniza a los personajes, los desnuda y desmitifica. Presenta a un Paris endeble, cobarde e incluso odiado por su hermano. Héctor, es un esposo e hijo ejemplar, héroe obligado por las circunstancias, a la hora de defender una ciudad, llevada a la guerra por el capricho de su hermano. Aquiles, se presenta como protagonista de un conflicto en el que él quizás no debiera estar. Ni le obliga un juramento, ni la necesidad de convertirse en un héroe militar. Príamo, padre y rey. Agamenón, líder débil e inhumano, de un ejército inmenso. Tetis madre del semidivino, que tiembla ante el destino mortal de su hijo. Todos ellos seres míticos pero con sentimientos humanos. En conclusión, Caroline pretende presentar a los protagonistas, como hombres y mujeres con debilidades, con grandes contradicciones, todos ellos envueltos en la vorágine de una guerra inhumana, larga y sangrienta. 

Puntualmente, la escritora, carga mucho la redacción de este ensayo en la figura de Aquiles. Un personaje que se encuentra entre lo mítico, su defensa del honor y el coraje, y la sensación de no encontrarse defendiendo una causa propia, sino la de un ejército comandado por un endeble Agamenón.  Su coherencia y piedad, su rebelión contra un rey que le ha robado lo que es suyo, incluso su decisión de volver a Ftía en mitad del guerra, cambia y gira hacia la venganza, el coraje y la crueldad del guerrero, cuando pierde a su querido compañero Patroclo. Su humanidad se muestra antes, durante y después de este momento principal de la Ilíada, sobre el que se desarrolla gran parte de los acontecimientos narrados en sus distintas facetas. La guerra antigua y moderna, la guerra con nombre propio, produce miedos, taras y reacciones, tan humanas como impredecibles. Caroline consigue plasmar en su ensayo estas mismas situaciones, incrustada en la carne de los protagonistas de la obra de Homero.  

Por supuesto no olvida la implicación de los olímpicos dioses que aparecen a lo largo de los Cantos que completan la epopeya. Su actuación divina juega con la mortalidad de los guerreros, ayudando a unos y otros, sin sufrir el riesgo de su propia muerte y jugando con la de los humanos. Las explicaciones de todos estos actos divinos tienen su razón de ser, en un texto lleno de mitos, historias y cuentos, que encajan perfectamente en la narración humana de una guerra sangrienta, cruel y épica. Y todo ello gracias a la estupenda redacción puntual, detallada y precisa de la escritora. Tanto si conoces los pormenores de la Ilíada como si no, este libro enfoca desde otro punto de vista, la lectura de una epopeya más humana de lo que parece, más cercana a la realidad de una guerra deseada por pocos y sufrida por muchos, aunque se refiera a un hecho mítico y se encuentre rodeada por la nebulosa de la leyenda.

martes, 9 de febrero de 2016

"Spotlight"

Nos encontramos ante una de esas pequeñas películas que hacen grande el cine. Perteneciente al género periodístico, Spotlight se sumerge en el trabajo de investigación de un grupo de periodistas del Boston Globe, integrantes de un departamento especializado en reportajes de fondo. La llegada de un nuevo director proveniente de Miami, les hace prestar atención a un caso de denuncia de pederastia contra un sacerdote católico de la ciudad. El equipo de investigación, aupado y apoyado por el periódico y sus superiores van tirando del hilo de una madeja, llena de casos tapados por la alta jerarquía de la Iglesia Católica en Boston, implicando en esta ocultación a abogados, jueces, instituciones y la propia prensa, sujetas por el ascendiente y respeto por todo lo que rodea a esta Institución tan enraizada en la sociedad bostoniana. Con pausa y pisando firme, uniendo pistas y testigos, los periodistas irán recabando información hasta descubrir un auténtico escándalo en el que se destapan gran cantidad de casos de pederastia a lo largo de 20 años y que acusan directamente, en su primer artículo publicado en el Boston Globe en 2002, a 87 sacerdotes.
Este caso es absolutamente verídico y salpicó de manera directa y dolorosa a la jerarquía católica en EEUU y después en el resto del mundo. La demostración de que los cardenales católicos ocultaron los casos de pederastia sujetos por los curas de infinidad de parroquias, aislándolos o simplemente trasladando a estos sacerdotes y acallando las denuncias de algunas de las familias de los pobres niños y niñas a base de acuerdos económicos, removió y conmovió a la opinión pública en general y particularmente a los creyentes católicos del mundo.
La manera de tratar este asunto tan sensible, resultaba un asunto bastante espinoso a la hora de trasladarlo a la gran pantalla. Sin embargo, el director Thomas McCarthy y sobre todo el trabajo en el guión del propio director y el guionista Josh Singer, han logrado realizar un brillante trabajo. Su visión de la investigación realizada por los periodistas, reconstruye paso a paso, con gran inteligencia y sensibilidad, la recolección de datos, nombres, fechas y todos los indicios que lograron destapar semejante escándalo. Su ritmo pausado pero ininterrumpido, se asemeja al trabajo periodístico real, realizado a lo largo de no menos de dos años, interrumpidos momentáneamente por el ataque a las Torres Gemelas de Nueva York en 2001. Como bien dice uno de los periodistas, los casos descubiertos no deben darse a al luz hasta no haber desentrañado y asegurado todas y cada una de las pruebas, nombres y situaciones, y alcancen al sistema que los ha ocultado. Para ellos, los periodistas, este ritmo lento, les hizo pasar auténticas angustias personales, no solo porque estaban destapando auténticos casos de depravación humana, sino que además muchos de ellos se habían educado en la religión católica y les chocó y afectó semejantes descubrimientos. Además, había que tener en cuenta la posibilidad de que el caso fuese destapado por la competencia. Todo esto esta brillantemente trasladado a un guión perfecto en la forma y en el fondo, lo que casi con toda seguridad hará que conquiste el Oscar al mejor guión original de este año. 
Otro apartado acertadísimo en la película, es la elección de los actores y actrices que la protagonizan. Sin duda un trabajo coral, que se complementa de la calidad individual de todos ellos. Sin duda nos encontramos con uno de los planteles más completos y equilibrados de los últimos años. Michael Keaton, Mark Ruffalo, Rachel MacAdams, Liev Schreider, John Slattery, Stanley Tucci y Bryan Dacy James, en los papeles principales, brillan en conjunto e individualmente por unas actuaciones medidas, quizás con la excepción de Ruffalo, algo excéntrico y sobre actuado, aunque es posible que el periodista al que representa tuviese el carácter de representa el actor en la pantalla.
Sólida, solvente, perfectamente desarrollada y sobre todo, más que respetuosa y muy objetiva con el asunto tan espinoso y sensible que presenta en la pantalla, Spotlight, podría ser sin duda alguna, una de las mejores y más acertadas películas del año. Una película dura, real y muy seria, sin duda alguna. Recomendable es poco.


lunes, 8 de febrero de 2016

Silicon Valley Ballet - "Glowstop - Prims - Minus16"

El pasado viernes, cinco de febrero, actuó en Baluarte de Pamplona, el Silicon Valley Ballet, el segundo ballet en importancia del estado de California en EEUU. Un grupo de baile multicultural, dinámico y especialmente joven, que presentaba tres piezas de media hora de duración cada una de ellas, en las que reflejaban un panorama más o menos amplio de su variopinto e interesante repertorio. El resultado fue atractivo y entretenido. Sus componentes gozaron de equilibrio en calidad y dedicación, haciendo la noche agradable para el espectador, con una definición de ballet contemporáneo entendible y accesible a un público, bastante entregado. 
La primera pieza data del año 2006 y se llama Glow-stop. Con música de Mozart y Philip Glass, resultó ser, en mi opinión, el conjunto más físico, complejo y atractivo de la noche. Con continuas entradas y salidas del escenario, en fragmentos bailados por parejas, tríos y grupos más numerosos, por la agilidad de la obra y su gran movilidad, me resultó la pieza más sugerente y entretenida. En una primera parte, bailaron acompañados de una pieza de Mozart. En su segunda parte, la música de Philip Glass, me atrevo a decir, se trataba de uno de los cortes de su mágnifica bso de la película de Peter Weir, "El show de Truman". La dificultad se estimaba por los rápidos movimientos, acompañados de todas y cada una de las partes de cuerpo, especialmente un uso muy atractivo y visual de los brazos.
 La segunda pieza, titulada Prism, data de 2014, y goza de una espléndida pieza pianística del músico de jazz Keith Jarred, tan característico, no solo por su calidad e interpretación, sino también por su manía de acompañar vocalmente sus piezas, en algunos momentos de su obra. En este corte del ballet, lo físico dejó pasar a detalles más plenos de sensibilidad, técnica y sensillez, pautas no por ellos, faltas de dificultad. Se trata de una pieza que va de más a menos, gustándome más sus fragmentos en los que una pareja o trío, derrocharon sentimiento en el escenario. Su final, algo colorido y "campestre", no terminó de convencerme. 
Por último, su pieza más antigua, de las presentadas, que data de 1999 y se tituló Minus 16. Diferente y rompedora, se compone de distintas piezas musicales. Comienza con el baile de un solista en pleno intermedio, que solo, en el escenario, va ganando la atención del público. Tras cerrarse el telón, se vuelve a levantar y aparecen todos los integrantes del conjunto, en un semicírcilo de sillas. Con una música africana y repetitiva, se va complicando el conjunto de los movimientos de los bailarines, logrando un número casi hipnótico. Tras esto, se reproduce en el escenario un bellísimo baile de una pareja, acompañada de una pieza musical y vocal, barroca, quizás el más pleno de sentimiento de la noche. Para acabar con la invitación de los componentes del ballet, a participar en el escenario a algunos espectadores, en un baile final, que puso el punto curioso de una velada interesante y muy entretenida.