Etiquetas

lunes, 10 de octubre de 2016

"Los muertos vivientes - No hay vuelta atrás" - Nº 25

El descubrimiento del ataque realizado por los Susurradores y sus terribles huellas descubiertas por Rick y los suyos, hacen tambalearse la relativa paz que habitaba las comunidades de supervivientes. El golpe deja, además de importantes bajas, honda huella en varios de los habitantes de Alejandría y La Cima, y provoca una mezcla de odio, venganza y furia que, a duras penas, Rick podrá controlar. Las controversias en el liderazgo del protagonista, así como las profundas heridas provocadas por el salvaje ataque, harán que el delgado equilibrio de poder esté a punto de quebrarse. Sin embargo, Rick todavía maneja una baza con la que intentar mantener la paz entre las comunidades. La influencia de Negan, aún entre barrotes, hará que Rick tomé una nueva decisión frente a la amenaza, tanto exterior como interior de las comunidades.
En este tomo, Kirkman, presenta en un guión especialmente trabajado, las difíciles decisiones que debe tomar Rick para controlar el miedo y el odio de su comunidad, provocado por el salvaje y duro ataque de los Susurradores. El deseo de la comunidad por realizar un ataque incontrolado contra sus atacantes, obliga al líder a enfrentarse a sus compañeros, con tal de evitar un nuevo desastre provocado por no medir bien sus fuerzas y debilidades. Pero ésto le hace parecer débil, lo que lleva a algunos supervivientes a enfrentarse a él. Difíciles decisiones las que tiene que tomar junto a sus más cercanos colaboradores, a los que también deberá convencer que lo que él cree es lo mejor para todos. Sin embargo, algo ha cambiado cuando el propio Rick se acerca a su enemigo y prisionero Negan...
Quizás estamos vislumbrando un cambio en la línea de actuación de la serie. Algo tan aterrador como la influencia que Negan pueda llegar a mantener sobre el protagonista y sus compañeros. Interesante y mucho el derrotero que va tomando el cómic... Mucho.




No hay comentarios:

Publicar un comentario