Etiquetas

lunes, 31 de octubre de 2016

"El contable"

Gavin O´Connor es un director que cuenta en su carrera con un puñado no muy extenso de películas a sus espaldas. De todas ellas me quedo con su sorprendente y potente "Warrior" reseñada en este blog allá por el año 2013. Su estilo cinematográfico jugaba con escenas de acción y alto contenido físico y el trasfondo de una historia humana bien equilibrada, sobre la que transitaba la trama de la película. Su siguiente película no la he visto. Es un western que llegó a las pantallas antes de éste verano del 2016 y no se ni si se estreno en nuestro país. Recientemente se ha estrenado su último film, protagonizado por Ben Afleck, en el que se enfrenta a un thriller en el que vuelve a jugar con una historia de acción y una experiencia vital que marca la vida del protagonista.
O´Connor nos presenta una historia que juega en dos periodos de la vida del protagonista. Por un lado, en la actualidad, Afleck interpreta a un contable misterioso y especialista en su campo que está siendo investigado por el Departamento del Tesoro por su vinculación a las mafias, blanqueo de dinero y actos fraudulentos económicos. Por otro lado, su infancia marcada por la minusvalía del síndrome de aspergen. Su capacidad de memoria y concentración lo hacen especial. Su padre un militar, le enseñará a controlarse y defenderse en un mundo agresivo y complejo para su hijo, dotado de una percepción numérica especial, pero con un grave trastorno que no le dejaba llevar una vida normal. Este pasaje nos recuerda vivamente aquella película protagonizada por Bruce Willis en la que un chaval autista descubre un secretísimo código de seguridad, titulada Mercury Rising.
Rodada con buen pulso, este thriller entretiene. Aunque resulta algo desequilibrado. Ben Afleck quizás no resulta la mejor elección para encarnar al protagonista, pero cumple bien. Quizás, el argumento termina perdiéndose en una maraña extraña y artificial de intereses que confluyen entre el trabajo del contable, su dedicación hacia los que sufren su misma enfermedad, la relación con una joven contable de la empresa que le contrata y sobre todo, su extraña relación con el mundo del hampa y el lavado del dinero. 
Sin embargo la  película funciona. Las escenas de acción son convincentes y en algunos momentos Afleck es capaz de transmitir. Los actores secundarios, tiene la suficiente entidad para integrarse bien en le film. Anna Kendrick justita, pero J. K. Simmons sin mucho esfuerzo completa su labor en la pantalla con solvencia. John Bernthal, John Lithgow y Jeffrey Tambor bien en sus papeles. No es fácil mantener al espectador entretenido durante dos horas y esta película, sin ser el mejor trabajo de O´Connor, funciona, con todos sus defectos. Suficiente para pasar un rato entretenido, planteando un thriller de acción con buen ritmo que al final se sitúa por encima de la media, dentro de la mediocridad que el género está sufriendo últimamente. De todas maneras, espero mucho más de este director, al que espero le quede cuerda para rato.

No hay comentarios:

Publicar un comentario