Etiquetas

lunes, 7 de marzo de 2016

"13 horas"

11 de septiembre de 2012. Debido al estreno de una película en EEUU, que se burla de la religión musulmana, una serie de manifestaciones en los países musulmanes se desarrollan delante de las embajadas norteamericanas. Casualmente, como bien habéis podido observar coincide con el aniversario del ataque de las Torres gemelas. Bengasi tiene abierta una sede de EEUU, a donde esos días viaja desde Trípoli el embajador norteamericano, para reunirse con los líderes de la ciudad e intentar suavizar los ánimos de un país, Libia, sumido en una guerra civil y que tras la caída y muerte de Gadafi, muchos grupos, clanes, facciones y tribus del territorio, se disputan el poder y el dominio de ciudades y pueblos. Días después la noticia de la muerte del embajador saltará a las televisiones. 
Michael Bay ha estrenado esta película con la que pretende narrar los hechos que acontecieron durante las 13 horas de asedio y combates que sufrieron los representantes de EEUU. Personaliza el protagonismo en los seis miembros de un cuerpo de élite, formado por exmilitares, que se encargan de la protección de una base secreta de la CIA situada a 2 kms de la embajada y de la seguridad táctica de la zona. Hasta el momento se sabía del ataque a la embajada, pero ésta ha sido mi primera noticia al respecto de la existencia de la base de la CIA y Bay muestra en el film, la situación del personal de ambos lugares, su mala sincronización, el asalto de las fuerzas de Al-Qaeda y sobre todo el abandono que sufrieron durante esas horas, tanto por parte de las fuerzas libias aliadas, como de los mandos de EEUU. Precisamente una de las críticas de la que es objeto, la entonces Secretaria de Estado Hilary Clinton y ahora candidata a la Presidencia de EEUU, es la gestión de aquella crisis internacional.
El director tiene la capacidad de contar con gran fuerza y tensión aquellas horas de crisis. Analiza la gran disparidad de beligerantes libios en la zona y la débil alianza de los americanos con un grupo denominado 17 de Febrero, los cuales custodiaban el exterior de la embajada. Desarrolla las consecuencias de que el embajador acudiera a Bengasi con un escaso número de escoltas, la función del cuerpo especial de seguridad de la CIA, las órdenes esquivas y poco definidas del director de la base, así como la situación de seguridad de los edificios norteamericanos. Toda la confluencia de ese estado de cosas termina confluyendo en la incapacidad de reacción ante el ataque de los insurgentes. Por último y como fondo de crítica de la película, Bay resalta la falta de ayuda por parte de los mandos estratégicos de EEUU a sus empleados de la CIA mientras se sucedía el ataque en Bengasi. Es llamativo como solo un pequeño grupo de fuerzas especiales mandadas desde Trípoli acuden a la llamada de socorro y siempre con la necesaria ayuda de las fuerzas aliadas libias. Es más, es paradógico como el avión que al final de la película traslada el cuerpo del embajador a EEUU, es un avión libio.
Los símiles con películas como "Black Hawk Derribado" son claros y contundentes. Bay describe con maestría los combates callejeros. La inferioridad táctica y numérica de los soldados de élite, se ve compensada con el armamento y preparación, frente a unos voluntariosos pero torpes hombres de Al-Qaeda. La presión sufrida por los occidentales se transmite a la pantalla con dureza. Por supuesto Bay utiliza el patriotismo y la hermandad creada entre los soldados de seguridad, para ensalzar su labor y valor, pero imprime una continua crítica a los mandos y burócratas norteamericanos por el abandono a sus hombres. Visualmente efectiva y efectista, la película imprime ritmo y acción, en las figuras de los que en un momento de la peli, se denominan los últimos del Álamo, como si fueran carne de cañón, pero siempre dispuestos a dar su vida por su país y por la vida de sus protegidos. Bien realizada, no deja de ser un subproducto de cine bélico patriótico, pero Bay logra auparlo a un producto notable por su manera de rodar y presentar los hechos llenos de acción, fuerza y tensión. Recomendable para los aficionados a este tipo de película sin duda...  entre los que yo me encuentro.

6 comentarios:

  1. El cine de Hollywood siempre está a la que salta y de todo hacen película, las diferencias es que unas veces les sale bien y otras un buen bodrio. Parece, por lo que dices, que esta vez salvan la cara.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre desde mi punto de vista. Me gusta este tipo de pelis y creo que Bay acierta en su estructura y montaje. Pero me puedo equivocar.

      Eliminar
  2. Muy buena reseña! Mira, pensé precisamente en "Black Hawk Derribado", pero no la mencioné. 13 horas..... la volveré a ver cuando pase un tiempo!

    Saludos!

    ResponderEliminar
  3. Gran crítica Iñigo. Un paradicto llamado Miguel te saluda jaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya perdonarás. No había visto tu comentario hasta ahora. Se agradece y también te mando un gran abrazo.

      Eliminar