Etiquetas

lunes, 21 de marzo de 2016

"1177 a. C. El año en que la civilización se derrumbó" - Eric H. Cline

En éste mismo blog, reseñé el ensayo de Cline dedicado a la guerra de Troya. Su lectura me dejó un hondo poso y en cuanto me enteré de la publicación del que hoy reseñó, no tardé ni un minuto en hacerme con él. Las causas son varias, pero sobre todo, me agradó y sorprendió la facilidad con la que el autor estructura sus libros, analizando los descubrimiento y conocimientos, alrededor de una época tan mítica como misteriosa, como es la Edad del Bronce en el Mediterránero oriental. En aquel libro dedicado a Troya, no solo se dedicó a analizar arqueológicamente e históricamente un hecho rodeado de misticismo y épica, sino que también se acercó a descubrir, el por qué del derrumbamiento de grandes civilizaciones, como los hititas, micénicos, minóicos, asirios... alrededor de finales del siglo XII a.C. Pues bien, en esta obra que hoy presento, Cline se lanza a tratar aquellos misteriosos sucesos que llevaron a semejante cataclismo. De manera lo más concisa posible, aporta dato a dato las posibles causas,  tanto económicas, climatológicas, militares o diplomáticas, que rodearon tal hecho.

Este ensayo se encuentra dividido en cinco grandes capítulos bien diferenciados. Un imprescindible prólogo, presenta las líneas generales de unos hechos sustanciales en la historia, que marcan el declive y derrumbamiento de prácticamente todas las grandes culturas del mediterráneo oriental a finales del siglo XII a.C. Bien es verdad, que Egipto pervivió a tal proceso, pero es indudable que sufrió en sus tierras y costas, algunas características propias del proceso que se estudia aquí. Los estudios arqueológicos, tanto en el análisis de las murallas, restos encontrados y morfología de las distintas capas de los diferentes yacimientos, junto al descubrimiento de las famosas tablillas de barro encontradas en varias poblaciones, no solo ayudan sino que marcan los tiempos, relaciones y sucesos que acontecieron en los siglos previos a la gran crisis. Cline, apoyándose en una impresionante bibliografía y en un gran conjunto de estudios arqueológicos, es capaz reconstruir temporalmente este fantástico puzzle de piezas.

En los tres siguientes capítulos, 1, 2 y 3, el autor se embarca un concentrado estudio de los siglos previos a lo que para él y muchos otros estudiosos es el fin de una gran era. Porque lo que parece indudable, y Cline logra demostrar, es la existencia de grandes civilizaciones o culturas, interelacionadas entre sí, ya sea de manera económica, diplomática o militar, protagonizando lo que podríamos llamar, una situación real de relaciones internacionales, paralelas a las actuales. Con esta premisa, la búsqueda de la explicación de la debacle sucedida en el siglo XII a.C todavía resulta más impresionante y misteriosa. Para ello, estos capítulos dedicados a los siglos XV, XIV y XIII a.C. plasman, basándose en documentación y datos arqueológicos, todas estas relaciones, demostrando el alto grado de globalización alcanzado entre los imperios Hitita, Micénico, Egipcio y Asirio, así como de la gran importancia estratégica y política de estas civilizaciones.

Para finalizar, en los capítulos 4 y 5, se sumerge directamente en el análisis de lo que pudo suceder en el siglo XII a.C y el conjunto de las posibles causas del fin de la Edad del Bronce. Para ello, en primer lugar, Cline analiza de manera geográfica cada uno de los yacimientos que declinaron o desaparecieron durante este siglo. Ugarit, Megido, Hattusa, Troya, Pilos, Micenas y otros poblamientos de Mesopotamia, Chipre o Egipto, son estudiados de manera pormenorizada, encontrando cierta casuística y proceso similar en determinados signos de destrucción, abandono o catástrofe. Será en el 5º y último capítulo, donde Cline, pretende asimilar todo lo estudiado en las páginas anteriores y resolver el este gran misterio. Para ello, describe cada una de las posibles causas de manera individual. Terremotos, cambio climático, rebeliones, invasiones, descentralización y ascenso del comercio privado y la aparición de los Pueblos de Mar, terminan convergiendo en el derrumbe sin remedio de un gran sistema global y de poder económico y militar. La explicación la plantea en una posible Teoría de la complejidad, donde se podrían aunar todas y cada una de estas causas de manera concatenada e interrelacionadas en el fin de la gran Edad del Bronce.

Un libro exhaustivo. En algunos momentos algo repetitivo, sobre todo debido al estudio separado e individual de las distintas culturas, lo  que lleva a tratar, inevitablemente, los mismos asuntos en varios momentos del ensayo. No por ello, se hace una lectura pesada, ni mucho menos. Su claridad en la explicación, el orden cronológico y por supuesto, el dominio del autor sobre este periodo histórico, hace de esta lectura, un apasionante recorrido por la misteriosa y casi inescrutable y mítica Edad del Bronde y su colapso, focalizado en el año, tan simbólico como plausible, 1177 a.C. 

2 comentarios: