Etiquetas

martes, 9 de febrero de 2016

"Spotlight"

Nos encontramos ante una de esas pequeñas películas que hacen grande el cine. Perteneciente al género periodístico, Spotlight se sumerge en el trabajo de investigación de un grupo de periodistas del Boston Globe, integrantes de un departamento especializado en reportajes de fondo. La llegada de un nuevo director proveniente de Miami, les hace prestar atención a un caso de denuncia de pederastia contra un sacerdote católico de la ciudad. El equipo de investigación, aupado y apoyado por el periódico y sus superiores van tirando del hilo de una madeja, llena de casos tapados por la alta jerarquía de la Iglesia Católica en Boston, implicando en esta ocultación a abogados, jueces, instituciones y la propia prensa, sujetas por el ascendiente y respeto por todo lo que rodea a esta Institución tan enraizada en la sociedad bostoniana. Con pausa y pisando firme, uniendo pistas y testigos, los periodistas irán recabando información hasta descubrir un auténtico escándalo en el que se destapan gran cantidad de casos de pederastia a lo largo de 20 años y que acusan directamente, en su primer artículo publicado en el Boston Globe en 2002, a 87 sacerdotes.
Este caso es absolutamente verídico y salpicó de manera directa y dolorosa a la jerarquía católica en EEUU y después en el resto del mundo. La demostración de que los cardenales católicos ocultaron los casos de pederastia sujetos por los curas de infinidad de parroquias, aislándolos o simplemente trasladando a estos sacerdotes y acallando las denuncias de algunas de las familias de los pobres niños y niñas a base de acuerdos económicos, removió y conmovió a la opinión pública en general y particularmente a los creyentes católicos del mundo.
La manera de tratar este asunto tan sensible, resultaba un asunto bastante espinoso a la hora de trasladarlo a la gran pantalla. Sin embargo, el director Thomas McCarthy y sobre todo el trabajo en el guión del propio director y el guionista Josh Singer, han logrado realizar un brillante trabajo. Su visión de la investigación realizada por los periodistas, reconstruye paso a paso, con gran inteligencia y sensibilidad, la recolección de datos, nombres, fechas y todos los indicios que lograron destapar semejante escándalo. Su ritmo pausado pero ininterrumpido, se asemeja al trabajo periodístico real, realizado a lo largo de no menos de dos años, interrumpidos momentáneamente por el ataque a las Torres Gemelas de Nueva York en 2001. Como bien dice uno de los periodistas, los casos descubiertos no deben darse a al luz hasta no haber desentrañado y asegurado todas y cada una de las pruebas, nombres y situaciones, y alcancen al sistema que los ha ocultado. Para ellos, los periodistas, este ritmo lento, les hizo pasar auténticas angustias personales, no solo porque estaban destapando auténticos casos de depravación humana, sino que además muchos de ellos se habían educado en la religión católica y les chocó y afectó semejantes descubrimientos. Además, había que tener en cuenta la posibilidad de que el caso fuese destapado por la competencia. Todo esto esta brillantemente trasladado a un guión perfecto en la forma y en el fondo, lo que casi con toda seguridad hará que conquiste el Oscar al mejor guión original de este año. 
Otro apartado acertadísimo en la película, es la elección de los actores y actrices que la protagonizan. Sin duda un trabajo coral, que se complementa de la calidad individual de todos ellos. Sin duda nos encontramos con uno de los planteles más completos y equilibrados de los últimos años. Michael Keaton, Mark Ruffalo, Rachel MacAdams, Liev Schreider, John Slattery, Stanley Tucci y Bryan Dacy James, en los papeles principales, brillan en conjunto e individualmente por unas actuaciones medidas, quizás con la excepción de Ruffalo, algo excéntrico y sobre actuado, aunque es posible que el periodista al que representa tuviese el carácter de representa el actor en la pantalla.
Sólida, solvente, perfectamente desarrollada y sobre todo, más que respetuosa y muy objetiva con el asunto tan espinoso y sensible que presenta en la pantalla, Spotlight, podría ser sin duda alguna, una de las mejores y más acertadas películas del año. Una película dura, real y muy seria, sin duda alguna. Recomendable es poco.


10 comentarios:

  1. Las películas de periodismo de investigación me gustan mucho, ya hice algunos post al respecto en el grupo. Con este filme me pasó algo curioso, me fascina conforme van tirando de los hilos y descubriendo casos (no quiero spoilear) y a la vez me repugna por el hecho en si la causa efecto de esos asquerosos descubrimientos, impresionante los actores. No entiendo como Quim Casas: Diario El Periódico puede decir que es algo tediosa, cuando en realidad es una película que va de menos a más y las dos horas se pasan volando. Estamos ante una gran película, pero voy a ponerle algunos peros eso si, insignificantes. Ruffalo gesticula a veces demasiado y eso en particular a mi no me gusta demasiado, las dos veces que veo a los actores entrar en las dependencias del periódico y le dan un último golpecito a las puertas para que le de tiempo al cámara a pasar para no darse con la puerta (insignificante pero evitable) y la última, el piano de la banda sonora a veces es un poco machacón. Eso si, volveré a verla, buena reseña amigo ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No había leído el artículo de casas, pero desde luego tediosa no lo es. Respecto a Ruffalo, coincido contigo, pero siempre existe la posibilidad de que su personaje sea así en la realidad... como comento en la reseña. Aún así tampoco me gusta su actuación y menos para nominarlo al Oscar. Creo que es una gran película. Gracias por tu visita.

      Eliminar
    2. El personaje de Ruffalo puede que fuese así es cierto, de todas formas me gusta este actor y prefiero verlo en películas como esta y no de verde informatizado.

      Eliminar
    3. Yo también, el papel de Hulk le viene... grande, je je je

      Eliminar
  2. Es una buena peli, bien realizada y bien interpretada, es cierto que se le achaca cierta frialdad, bueno eso va en gustos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De frialdad nada, eso opino. Más bien pura objetividad y una huida muy acertada del sensacionalismo.

      Eliminar
  3. Coincido con tu caracterización y valoración de la película, Iñigo.

    Me ha gustado mucho la sobriedad con que los realizadores han tratado un tema de por sí tan sórdido, y que en otras manos podría haber caído en la morbosidad o el dramatismo recargado… o el sensacionalismo, como bien dices. Por suerte esta sobriedad se ha extendido a la banda sonora, que de tan sutil casi no se percibe. (Para mi gusto es así como debiera ser siempre.) El ritmo es el adecuado, en ningún momento me ha parecido tediosa.

    Buena de veras.

    Rodrigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que te voy a decir que no lo haya escrito. Solo confirmar mi acierto en lo referente al Oscar a mejor película... Redonda en fondo y forma.... merecido premio. Gracias por tu visista Rodrigo. Siempre un placer.

      Eliminar
  4. Un poco ya he comentado en Hislibris lo que me parecía. Creo que la palabra no es que sea tediosa, sino que se hace un tanto difícil de seguir la catarata de nombres y de pasos a seguir por los periodistas: admito que sí, que precisamente de eso se trata, de investigación, pero con tanto nombre y vericueto uno tiende a poner el piloto automático y quedarse con los titulares que van jalonando el progreso de la trama ("resulta que hay 13 sacerdotes" "anda, dice que hasta 90" "el cardenal lo sabía") y obviar lo demás. Eso es lo que en mi opinión la hace proclive al desinterés, aparte de su escasa sorpresividad general. En algunos momentos me ha recordado al JFK de Stone o películas sobre el Watergate, cosas de ese estilo.

    Otra cosa que quisiera advertir: esta es una película de investigación, y el ritmo y características de estas películas suelen ser así, y a quien le gusta este tipo de películas le gusta que sea así. Lo digo porque la comento como película en general y no como película de investigación. ;-)

    Por eso y en general el guión, los actores, la música, etc están muy correctamente dispuestos y sin estridencias, lo cual es una virtud en los tiempos fílmicos que corren. Y que seguramente será mejor película que muchas de las presentadas este año, también. Pero una obra maestra de la leche no la veo; no creo que pase como un Oscar especialmente recordado.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Obviamente se trata de una película puramente del genero periodístico y como tal, cumple unas reglas y estructuras muy fijas y poco sorpresivas. Sin embargo creo que por la temática, su presencia formal y y el trato del fondo del asunto, sin aspavientos ni amarillismo y sobre todo gracias a un guión ejemplar y unos actores con pocas debilidades, hacen de ella un conjunto casi redondo. Desde luego, no se si será la mejor película del año, pero de las que entraban a concurso en los Oscars, en su conjunto, en mi opinión, es la más completa.

      Eliminar