Etiquetas

jueves, 31 de diciembre de 2015

Feliz 2016

Bélgica - Gante
En diciembre de 2009, tuve el gusto de compartir viaje a Bélgica con un buen número de amigos y amigas. Disfrutamos de unos días inolvidables. Bruselas, Brujas y Gante se presentaron ante nosotros, llenos de luces, magia e ilusión. Seis años después, las medidas de seguridad en toda Europa, incluida especialmente Bélgica, se muestran prevenidas ante un posible atentado en la Noche Vieja.
Solo espero que las luces que llenan de alegría, plazas y calles, sigan encendidas y reciban al año 2016 en Paz y Amor.
Feliz y Próspero año 2016.

miércoles, 30 de diciembre de 2015

Desperta Ferro - "El Gran Capitán"

El Gran Capitán, un nombre, una figura, de la que todo el mundo ha oído hablar, pero del que pocos pueden jaztarse de conocer vida y obra, principalmente como militar en las guerras de Italia y lugarteniente de Fernado de Aragón. Precisamente uno de los grandes logros de la revista Desperta Ferro, es aclarar, descubrir y acercar al neófito y aficionado, momentos, figuras y hechos históricos, importantes en la historia y no por ello muy conocidos. En este caso, de manera muy coherente con su espíritu, nos narra en un nada escaso número de artículos, el origen de D. Gonzalo Fernández de Córdoba y sobre todo su participación en las guerras italianas a finales del siglo XV y comienzos del siglo XVI, hechos que lo elevaron niveles de gran estratega y militar de nuestra historia.
En un primer artículo, se explica la nada fácil realidad de Italia, en el último cuarto del siglo XV. La situación nos presenta un pulso entre Francia y Aragón, por el dominio mediterráneo y sobre todo alrededor del importante reino de Nápoles. Ambos monarcas, Carlos VIII y Fernando el Católico, bajo la vigilancia de Maximiliano I y la combinación de apoyos en los distintos territorios italianos y del papado, jugaran estratégicamente por el dominio de aquel territorio. Una vez, que Fernando decide imbolucrarse en la guerra italiana y enfrentearse a Carlos VIII, será un noble caballero, D. Gonzalo Fernández de Córdoba, quien ostente el mando de las tropas en Italia. En un artículo más que interesante, se nos muestra los orígenes del personaje, su participación en las guerras de Granada, el juego político en las estrategias entre Castilla y Aragón y su escalada al poder, cerca de Fernando. Creo básico conocer el origen de los grandes personajes de la historia, porque sin duda, marca su destino, como es en este caso. No menos importante, es tratar la evolución de los ejércitos hispanos. Su aprendizaje en las guerras peninsulares, sobre todo en la conquista de Granada, la nueva organización de las tropas, con la inclusión de caballería ligera, una infantería, que pronto se convertirá en los famosos Tercios españoles y el uso de la artillería, serán, el perfecto y necesario complemento para la innata estrategia e inteligencia del Gran Capitán en las campañas italianas. Los tres siguientes artículos, describen pormenorizadamente las dos guerras celebradas en suelo de Italia. Dos grandes batallas, Ceriñola y Gallerano, decidirán el resultado en un conflicto salpicado de movimientos y contraofensivas, sitios y contra marchas, en las que, la pericia de Gonzálo Fernández de Córdoba, terminará por hacer claudicar a los franceses en el reino de Nápoles. Para finalizar, un artículo, con el que se intenta explicar el distanciamiento entre soberano y militar. La situación en Castilla, con Juana y Felipe, llevó a Fernando a interesarse en la recuperación del mando de Nápoles, de las manos del Gran Capitán. Aún así, este artículo, resulta el más endeble y el menos claro, perdiéndose en detalles económicos y de gestión, no especialmente relevantes, opino.
Fantástico número, lleno de ilustraciones y planos detallados que nos desgrana el cénit de este gran militar, que merecidamente necesita salir del simple limbo de grandes hombres, para ser reconocido más explícitamente por su labor leal y militar. Su mando encumbró a los ejércitos hispanos y asentó el poder de la corona hispánica sobre una Italia, básica y necesaria para lograr el poder del floreciente la España del siglo XVI y XVII.


martes, 29 de diciembre de 2015

"Star Wars VII" - El despertar de la Fuerza"

Solo han pasado unos pocos días desde el estreno de "El despertar de la Fuerza", el nuevo episodio de Star Wars y ya se ha dicho prácticamente todo sobre la película de J.J. Abrams. Desde análisis de la nueva trama, los personajes, el guión, los efectos especiales, el trasfondo de la Fuerza, el suspense que nos ha dejado tras el estreno, las sorpresas, hasta los malditos spoilers (que aquí no encontraréis). Resulta complicado reseñar algo, que ya es conocido por la gran mayoría de la gente. Sin embargo, debo decir, que en mi obligación de bloguero, santa obligación, no puedo dejar pasar la ocasión de escribir alguna cosilla sobre esta nueva entrega y mis opiniones, que si bien no aportarán nada nuevo, si plasmará negro sobre blanco, mi humilde opinión.
Primero lo obvio... su argumento. El VII episodio nos traslada años después del final del Retorno del Jedi. El Imperio cayó derrotado y años después cierta tensa calma inunda el universo. Una nueva y malvada organización, llamada El Primer Orden, pretende desde la sombra, hacerse con el poder del universo y traicionar a la República. Parece ser que un grupo de rebeldes, sin un apoyo claro de ésta última, ofrece cierta resistencia al nuevo orden del mal. Mientras, un joven piloto, Poe Daremon, busca un objeto, que será importantísimo para la lucha rebelde. Conocerá a un desertor de las tropas de El Primer Orden, Finn, quien a su vez, logrará entablar amistad con una joven huérfana, Rey, buscadora de chatarra. Estos tres personajes, no solo son la base de la película, sino que son el futuro de la nueva trilogía de la saga y sobre quienes se pretende relanzar Star Wars. En el curso de sus aventuras, se cruzarán con los líderes de El Primer Orden, Kylo Ren y su maestro tenebroso, por un lado, y nuestros viejos conocidos de la trilogía original, Han Solo, Leia y Chewaca, por otro. La lucha ha comenzado.
Muchas eran las expectativas sobre la vuelta de Star Wars a las pantallas. La vuelta de Lucas a la saga, con sus películas I, II y III, no terminaron de convencer a los aficionados. El espíritu de las películas se había perdido y se había abusado de personajes inconsistentes y exceso de efectos especiales y pantallazos verdes. La compra por Disney de la marca Star Wars, hace unos años, por lo menos aseguró inversión y nuevos planes. Finalmente el fichaje de Abrams, quien también recuperó la saga de Star Trek, dio el pistoletazo de salida a una nueva aventura. Y parece que la elección ha sido más que buena. Yo personalmente salí encantado del estreno, por varias razones, que ahora pasaré a resumir.
Por un lado, la capacidad de aunar en este episodio, un conjunto de características de las tres primeras películas originales, que logra, a pesar de cierto aire de dejà-vú, recuperar el auténtico espíritu que todos recordábamos y dábamos por perdido. La inclusión de personajes que ya casi son un mito para los aficionados de la saga, como Han Solo, Leia y otros más, aporta una fuerte apuesta por el continuismo, rechazando radicalmente la ruptura dramática y estilística, de otros episodios. Para ello Abrams, a pesar de los avances y posibilidades, gracias a gozar de la producción de Disney, apostó por retomar, en la medida de buscar la génesis de Star Wars, cierto proceso tradicional a la hora de filmar el film. Se recupera la utilización de paisajes naturales, efectos tradicionales en la creación de algunos personajes y monstruitos, y sobre todo, la capacidad de buscar unas imágenes más realistas, menos artificiosas, por supuesto, hablando dentro del mundo de la ciencia ficción. 
Si a este cúmulo de tradición, le unimos la elección de buenos nuevos personajes, la fusión funciona. Abrams, ofrece al público tres jóvenes, que han resultado muy capaces de transmitir al público un nuevo espíritu en Star Wars. Poe, Finn y Rey, sobre todo, ésta última, completan una terna convincente, gracias a los actores y actrices, Daisy Ridley, John Boyega y Oscar Issac. En contraposición, en el lado del Mal, yo no he visto las dudas, que han planteado otros espectadores en la figura de Kylo Ren. Creo que es suficientemente fuerte y tiene potencial. Hace mal la gente que lo devalúa comparándolo con Darth Vader, lo cual es un craso error. Peor para ellos. Otra nueva aportación es la presentación de un nuevo ser no humano, con un perfil de cierto parecido a nuestro querido Yoda. Lupita Nyongo pone voz y cuerpo a Maz Kanata, un ser conocedor de los rincones de la Fuerza, que ayudará a encauzar el camino de alguno de los protagonistas, hacia su destino.
En definitiva, el resultado me ha convencido. El humor en algunas escenas funciona, la aparición de BB-8, es un total acierto y la trama no carece un ápice, de signos de drama, pérdida, tragedia, esperanza y dolor. La película, repito, recupera lo mejor episodios IV, V y VI. La aportación de Harrison Ford resulta acertadísima, ofreciéndonos uno de sus mejores papeles de los últimos años. Mira que no me convence como actor, oiga. Daisy Ridley, Rey, promete mucho y puede ser el gran descubrimiento de la nueva trilogía. Adam Driver, como Kylo Ren, no solo me convenció en su lucha interna, sino que creo que crecerá en su papel. Solo un par de comentarios negativos. Por un lado, a pesar de agradecer su intervención, Carry Fisher, aparece muy hierática en su actuación, desprendiendo menos interpretación que sus compañeros. Y por otro lado, a pesar de ser el mejor compositor de la historia, el señor John Williams, desaprovecha la ocasión de reinterpretar o incluso regalar al espectador con un nuevo himno que identifique este renacer. Lo cual no quita para que escuchar de nuevo las melodías que sonaron en los episodios originales, me siga poniendo la carne de gallina.  
Si bien, como he dicho antes, todo lo que aparece en "El despertar de la Fuerza" suena a visto, Abrams ha tenido la capacidad de redescubrirnos un halo ya disfrutado, bañado de una nueva frescura, que ha hecho reaparecer en muchos de los aficionados la ilusión por los misterios de la Fuerza. Aunque haya mucha gente qe considere que la película solo es un refrito de cosas, escenas y situaciones conocidas, entiendo que este estreno era del todo punto necesario, para lograr aunar generaciones dispersas entre la primera y segunda trilogías, logrando construir un nuevo comienzo, para que a partir de ahora el universo Star Wars crezca y se desarrolle en algo nuevo.  Solo me queda confiar que la calidad continúe y la saga se desarrolle, ya en manos de directores diferentes. Y como no, despedirme diciéndoos, que la Fuerza os acompañe.





lunes, 28 de diciembre de 2015

"El Mesías" - G. F. Haendel - Gabrieli Consort & Players - Paul McCreesh

No hay Navidad en la que no se represente, año sí y año también, por estas fechas, la gran obra de Haendel, "El Mesías". Desde que tengo conciencia y afición, sobre todo por la música barroca, he acudido, en compañía de mi padre, a cada una de las representaciones que se han ofrecido en Pamplona. Desde aquellos años 90 en que la Catedral ofrecía grandes conciertos en su nave central, pasando por los gloriosos años del Teatro Gayarre, hasta la actualidad, en la que podemos disfrutar de grandes conciertos en el magnífico salón de conciertos del Baluarte. En esta ocasión y dentro del programa de temporada de otoño/invierno, hemos tenido el honor de escuchar y disfrutar de la versión ofrecida por el Salieri Consort & Players, dirigidos por el afamado director, Paul McCreesh.
Tengo que reconocer que soy un fiel defensor de los grupos que respetan el formato, estilo y espíritu de las piezas musicales barrocas. No solo me refiero con esto, a la fidelidad instrumental y estilística, sino también, al respeto por los números. Me explico. Considero absolutamente abrumador e incluso, irrepetuoso, la interpretación desmesurada, de grandes orquestas y coros, que desde los años 60 y 70 se dedicaron a interpretar las corales barrocas de Bach, Vivaldi o Haendel. Gracias a estudiosos y maestros surgidos en los últimos treinta años, se ha recuperado la esencia en número y respeto, por los originales. La interpretación de "El Mesías" de Salieri Consort & Players, entra dentro de este grupo de intérpretes. Con solo 23 cantantes en el coro y una orquesta barroca de tipo clásico, la intensidad y el mensaje de este gran Oratorio, queda reflejada a la perfección. Si además, apunto, que de las seis voces que formaban los Altos, tres eran hombres, y uno de los solistas era contralto, mejor que mejor. La rotundidad de un coro cohesionado, como el de anoche, su claridad de voces y perfecta armonía, acompañada de una potencia suficiente, hacen de este coro, uno de los mejores de los que he escuchado en los últimos años.
El director Paul MacCreesh realizó una dirección académica y pausada... muy británica. Es más, el tiempo prevenido de duración de la obra, en sus dos partes, quedó corto en comparación con la interpretada. Y me convenció. La orquesta, medida en tiempo, entradas y buen gusto, llamando especialmente la atención en la cuerda de cellos y contrabajos y el pequeño órgano. Quizás, los violines no terminaron de ajustar el sonido redondo, cálido, que hubiera sido deseable. Aún así, un conjunto ordenado y especialmente bien dirigido.

Respecto a las voces de los solistas, en general, equilibradas y bien parecidas en volumen y potencia. Llamo la atención en una impecable soprano, Mhairi Lawson, que gozó de una sonoridad sopesada y una voz agradable. Le acompañó un notable alto (o contra tenor), Tim Mead, de cadenciosa y cálida voz, que en esta obra goza de las arias más hermosas. Ambos sobresalieron un ápice, sobre el bajo, George Humphreys, seguro en el fraseo, aunque más cercano a barítono. Para terminar un justito tenor, Stuart Jackson, muy volcado en una espléndida interpretación, pero que, por ejemplo, en el aria que compartió con Mead, manifestó cierta blandura.





En definitiva, una estupenda velada, que fue de menos a más, gozando de los mejores minutos, su segunda parte, en la correspondiente interpretación del fragmento de la obra dedicada al dolor y tristeza de la Pasión de Cristo, culminado con una fantástico Aleluya. El colofón a un concierto pleno de orden y disciplina fue el último Amén. Magnífico y exultante. 







jueves, 24 de diciembre de 2015

FELIZ NAVIDAD

Jueves, jueves de Noche Buena y mañana viernes, Navidad.
Traslado a hoy, la publicación de la foto de los viernes y lo hago con una estampa del Belén que montamos mi familia todos los años en casa.
Os deseo a todos una Buena Noche y una felicísima Feliz Navidad. 

miércoles, 23 de diciembre de 2015

"Un trago antes de la guerra" - Dennis Lehane

"Un trago antes de la guerra" es el primer libro escrito por Dennis Lehane y protagonizado por la pareja de detectives Patrick Kenzie y Angie Gennaro. La acción se desarrolla en Boston, en los barrios obreros de la capital de Massachussets, particularmente en Dorchester. Ambos investigadores mantienen una buena amistad. Kenzie separado después de una primera relación y Gennaro, casada con un amigo común de ambos, pero que su relación transcurre entre palizas, celos y malos tratos. Especializados en encontrar desaparecidos, son contratados por dos políticos importantes para encontrar a la persona que supuestamente robó unos documentos de un despacho. Se trata de la señora de la limpieza, mujer afroamericana que parece cometió la sustracción en el despacho de uno de los políticos. Conforme avanza la investigación, Kenzie y Gennaro tendrán que enfrentarse a las bandas callejeras más peligrosas de la zona. Sus líderes tendrán una directa relación con los documentos y con la mujer que los robó. En medio de todo ello, la conciencia de Kencie lucha en su interior, por descubrir la verdad y hacer justicia o solucionar limpia y rápidamente el caso, para lo que le contrataron.

Lehane tiene la sorprendente capacidad de entrecruzar el desarrollo de la investigación del caso, con la realidad social, racial y política de Boston. La lucha de razas y el racismo, su uso para dominar las calles, el trapicheo y la droga, protagonizan junto a Kenzie y Gennaro esta trama de género negro, perfectamente orquestada. Si bien es cierto, que ambos detectives, consiguen descubrir con cierta celeridad el meollo del caso y bien hubieran podido facilitar la información a los dos políticos que les contrataron, el descubrimiento de un asunto relacionado con el abuso a menores, coloca en el filo de la navaja a nuestros protagonistas. Su idea de la justicia y la defensa de la inocencia, se encuentra por encima de un contrato o de la libertad de algunos miembros de la política, que se creen por encima de la ley.  Todo ello les lleva a introducirse en un mundo de abuso, venganza y lucha por el poder de las calles y el tráfico de drogas. El autor planea constantemente, por una ciudad dominada por políticos corruptos, bandas criminales y terribles luchas raciales, en las que se mezclan la pobreza y el olvido de las autoridades de la situación de los barrios marginales de clase obrera.

Una novela, la primera de la serie, en la que Lehane mezcla el género negro con cierto estilo social y crítico de la realidad de las barriadas de Boston. El resultado es fabuloso, realista y muy efectivo. Con una redacción ordenada , en la que el suspense campa a sus anchas, las tramas hacen que se entrecrucen policías, mafiosos, pandilleros, políticos y periodistas, mientras en la parte más baja, encontramos al ciudadano, el obrero, la ama de casa, los niños que sufren el abuso y la continua guerra de poder entre los grupos antes mencionados. Lehane plasma a la perfección, con la excusa de un caso de detectives, el retrato de una ciudad castigada por todo un conglomerado de estratos de poder. Y en medio de todo ello, Kenzie y Gennaro solo intentan sobrevivir, haciendo lo que creen más justo. De lo mejorcito que he leído de género negro, y que además, me anima a leer más entregas de estos detectives, que ya han sido llevados al cine, en la película "Adios pequeña adios", en la que se traslada a la pantalla la cuarta novela de la serie. 

lunes, 21 de diciembre de 2015

"En el corazón del mar"

"Moby Dick" es una de las novelas más valoradas y leídas de la literatura mundial, sobre todo en el mundo anglosajón. Herman Melville narró en sus páginas la búsqueda del capitán Ahab del gran cachalote blanco, jugando con la metáfora alegórica de la muerte, la religión y el sentido del hombre. Pero además es un tratado enciclopédico de cómo se realizaba la caza de los cetáceos a mitades del siglo XIX. Al parecer Melville se basó, entre otras, en una circunstancia histórica sucedida a un barco ballenero llamado Essex. Fue hundido por un cachalote en 1820 y los supervivientes pasaron 91 días perdidos en el mar pacífico.
El afamado y a veces brillante Ron Howard acaba de estrenar la película "En el corazón del mar" donde narra esta historia alrededor del barco ballenero Essex. Owen Chase, es elegido como segundo oficial del barco, propiedad de una naviera afincada en el famoso puerto de Nantucket en Massachussets. Chase estará bajo el mando de George Polland, hijo de uno de los propietarios del buque, siendo además su primer viaje  como capitán. Nantucket es la plaza más importante de balleneros de todo el continente, debido a la importancia energética que produce el aceite de cetáceo y al estacionamiento en su puerto de la mayoría de navieras dedicadas a este menester. El éxito de un barco se debía al número de toneles de aceite con los que volvía a casa y este, es sin duda la finalidad de toda la tripulación y especialmente de su capitán. El componente económico y de éxito es una realidad a no olvidar en la película. Pronto surgen roces entre ambos oficiales, mientras la caza y consecución de sus objetivos estará por encima de su barco, la tripulación y de ellos mismos.
Howard aborda esta película con la premisa de realizar un acercamiento a la realidad que se desarrollaba en el día a día de un barco ballenero. Con una ambientación notable el director, entremezcla con la trama toda una serie de situaciones normales en la vida en el diaria en el barco. La esperanza de encontrar una manada, la organización a la hora de organizar su caza, mediante equipos formados por 6 hombres, un timonel y un arponero, la limpia y aprovechamiento del animal una vez acercado al barco y sujeto al mismo, y como no la capacidad de relación de unos pocos hombres encerrados en un barco durante meses o años, están representadas a la perfección. Si además incluye un enfrentamiento entre dos personajes con caracteres diferentes y ambos llenos de ego y presencia, la trama va tomando forma. Pero sin duda el detonante y la esencia de la película, se basa en la aparición de un enorme cachalote, que se convertirá en una obsesión y en la causa de su naufragio. 
Los dos personajes protagonistas están interpretados por Chris Hemsworth, nuestro afamado Thor y Benjamin Walker, más conocido por aquel Lincoln caza vampiros de infausta memoria. Hay que hacer notar el componente físico de ambos actores. Los dos tienen una presencia notable y forman un dúo perfecto en la silenciosa pero tensa lucha de poder que mantienen ambos oficiales en el ballenero. Se acompañan de un par de secundarios interesantes. Cillian Murphy es ya veterano y tiene en su curriculum no pocos papales de cierta enjundia. El joven Tom Holland, conocido por su interpretación en "Lo imposible" y su futura encarnación de Spiderman, completa la terna de actores. Todos ellos, incluyendo a Hemsworth, cumplen bien su papel, completando una interpretación suficiente en una película, donde el océano, las ballenas y cachalotes, y la vida en alta mar, son los auténticos protagonistas. Su ambientación detallada, la fotografía, más que interesante y casi poética, y su puesta en escena, hacen de este film un honroso producto de aventuras. 
Howard, plantea la capacidad de superación y supervivencia de los protagonistas ante la inmensidad del océano, la violencia de la naturaleza y sobre todo, la maravillosa y majestuosa realidad de los reyes de los mares, los grandes cetáceos, frente a la debilidad e inferioridad de los hombres y barcas que pretenden darles caza.


viernes, 18 de diciembre de 2015

La foto del viernes - Granada - La Alhambra desde Albaicín

Granada
La Alhambra desde Albaicín.
Majestuosa, vigilante, hermosa, la Alhambra señorea la sierra granadina, mientras las cumbres de Sierra Nevada, le envían el frío viento de diciembre.
Joya es poco. Belleza y altanería, dominan las vistas. 
Qué preciosidad. 

jueves, 17 de diciembre de 2015

"Humans" - Temporada 1

Esta serie producida por Channel 4 y basada en una serie sueca, nos traslada a un mundo en el que gran parte de los trabajos de acompañamiento y de hogar son realizados por unos seres artificiales inteligentes, que fueron creados para facilitar estas tareas a los seres humanos. Su funcionamiento esta controlado por el propio usuario del producto y, por supuesto, legislado por el gobierno y las empresa que los creó, con una serie de directivas que controlan y limitan su uso y su labor. Por supuesto carecen de voluntad, sentimientos y deben respetar y proteger a quien sirven.
¿Pero que pasaría si algunos de ellos, fueran diferentes y tuviesen voluntad propia? Esto es lo que sucede a lo largo de la serie británica. Por un lado, una familia, por necesidades de agenda y trabajo, deciden comprar una unidad. Conforme pasan los días, la madre ve actuaciones extrañas en la sirviente, que le hacen sospechar. Además, la relación familiar y matrimonial, no termina de andar bien y todo ello, hará que las confianza entre los miembros de la familia sufra. Mientras, un pequeño grupo de estos seres artificiales, huyen y escapan, logrando reencontrarse para recuperar el pasado en el que fueron creados. Su única finalidad es reunirse y ser libres. 
Interesante punto de vista, aunque no novedoso, sobre la creación de inteligencia artificial al servicio del ser humano y la posibilidad del desarrollo de sus capacidades, sentimientos y voluntades, casi a imagen y semejanza de su creador. Si bien la serie, tiene cierta capacidad de suspense, sobre todo en unos primeros capítulos notables, conforme avanza la trama, me ha dado la sensación que ha ido desinflándose su trayectoria capítulo a capítulo. Resulta muy interesante la aportación de William Hurt, en papel excesivamente corto, y que sin embargo invierte humanidad y sentimiento a la trama. Lástima que su intervención sea tan limitada. Respecto a los demás actores, llamar la atención en una bellísima Gemma Chan, en su papel de sirvienta en la casa del matrimonio y Katherine Parkinson, como la madre agobiada por el trabajo y la que sospecha de su comportamiento. 
Ya se esta preparando la segunda temporada para el 2016. No termina de convencerme el final de esta temporada. Espero que la segunda amplíe su linea argumental, para terminar por lograr resultados más concluyentes. 

martes, 15 de diciembre de 2015

"Orán ya no te quiere" - Carlos Erice Azanza

Conozco a Carlos Erice desde hace muchísimos años. De la misma quinta, hemos sido compañeros de curso en los largos años de formación en los Jesuitas de Pamplona. Conocía su gusto por la literatura y su currículum literario, por lo que me contaban amigos comunes y tengo que reconocer que éste que hoy reseño, es su primer libro que leo. En su mochila de escritor se pueden encontrar relatos y cuentos, algunos de los cuales han ganado importantes premios y otras dos novelas tituladas, "Beautiful Rodhesia" y "La granja de las perlas". Generalmente tiene cierta querencia a tratar temas relacionados con los países africanos, su formación y relación con Europa, sobre todo en el aspecto de sus carreras por sus independencias en el pasado y destructor siglo XX. Todo ello mezclado con un aire fresco y personal de novela negra y suspense. 

Como no podía ser menos, en "Orán ya no me quiere", repite esta temática, aunque imbuyéndose mediante el cruce de historias, en la vida y cotidianidad de nuestra querida Pamplona. La historia nos presenta a tres personajes. Un joven inmigrante argelino, una chica de Pamplona y su abuelo, ahora inquilino de una residencia de ancianos. Si bien el hilo conductor se aprovecha de la joven Leire para dirigir la novela por las diferentes tramas que plantea el escritor,  es el anciano Peio Aranguren, quien representa la quinta esencia de la novela de Carlos Erice. Su deambular por la historia, desde el comienzo de la Guerra Civil española, su paso por Francia antes de embarcarse a Orán, la participación en la 2ª Guerra Mundial y la crisis de Argel, en la que la colonia francesa se ahogará en una terrible guerra civil y provocará el éxodo de los llamados "Pied noir", enmarcan la figura en el pasado y presente, del republicano Peio.

Carlos Erice, mantiene un dominio férreo sobre la variada estructura de la novela. Mediante sus tres personajes, nos hace viajar en el tiempo y a los diferentes lugares donde se desarrolla, haciéndolo con extrema agilidad y planteando al lector la curiosidad que ahoga a Leire, en sus paseos con su abuelo en las tardes de verano. Sus conversaciones con su nieta, hacen que Peio vaya contando las penalidades y esperanzas en las que en el pasado tuvo que sufrir en su persona. Mientras vamos conociendo la vida del soldado republicano, el autor, desgrana el día a día de Leire y el joven argelino. La vida en Pamplona, sus barrios y calles van describiendo una ciudad llena de movimiento y actualidad. Para el pamplonica de toda la vida, este recorrido por la ciudad, entre la historia y el misterio, es un ingrediente que logra aumentar el gusto por la novela. Todos estos aditamentos tenderán a cruzarse en un hecho del pasado, situado en Orán, que marcará el presente de los acontecimientos, en los que las confesiones y confidencias contadas por el viejo luchador, cerrarán una trama bien hilada y muy adictiva.

El estilo del autor, con su utilización de una estructura en la que las historias se van descubriendo en tres frentes diferentes, nos lleva a buen puerto con solvencia. Hila a la perfección las tramas, hasta llegar a la última página, lugar hacia donde fluye de manera inexorable. Por concretar, me gustaría llamar la atención en tres aspectos de la novela. En primer lugar, en su capacidad de describir Pamplona, la ciudad a la que tanto quiere, llena de detalles y por qué no,  salpicando la obra de comentarios propios y personales, que para eso es el autor. En segundo lugar, su buen hacer a la hora de describir hechos históricos, que rodean la vida de Peio. Su poder de concreción se agradece en una novela de suspense y que pretende ser ágil y entretenida. De esta parte de la novela, llamo la atención en los hechos acaecidos en los últimos años de ocupación francesa en Argelia y puntualmente en Orán. Carlos consigue plasmar impecablemente, negro sobre blanco, las terribles circunstancias de aquellos sucesos de traición, huida y desesperanza. Y en tercer lugar, su alto nivel en la creación de personajes, profundos todos ellos, muy bien delineados, en los que es fácil ver sus intereses y deseos. Vamos, en definitiva, que de personajes planos, nada de nada.

Para concluir, solo comentar que "Orán ya no te quiere" es el libro elegido para comenzar y estrenar la nueva línea de novela suspense de Ediciones Traspiés, y sin duda alguna han acertado en la elección de las buenas letras y trabajadas tramas del escritor pamplonica Carlos Erice Azanza.

lunes, 14 de diciembre de 2015

"El Puente de los Espías"

Basada en hechos reales, la última película de Spielberg, nos traslada a finales de los años 50, cuando la Guerra Fría entre URSS y EEUU estaba en pleno apogeo y se acercaba a pasos agigantados, la división física de los dos bloques, por medio del simbólico y desgraciadamente tan duradero, Muro de Berlín. El director plantea una historia de espías, en la que un afamado abogado de Nueva York es elegido por el Colegio de Abogados para defender en un juicio, a un hombre acusado de espionaje y de servir a los intereses de la Unión Soviética. Paralelamente, un piloto norteamericano de un avión de vigilancia U2, es abatido  y apresado en suelo soviético. A partir de ese momento, el abogado es seleccionado por la CIA, para, a título particular, negociar el intercambio de prisioneros. La estampa, el escenario donde se representa esta compleja operación tendrá lugar en el Berlín de 1961, momento en el que la Alemania Oriental levanta el Muro que partirá en dos a la ciudad.
Spielberg siempre se ha encontrado cómodo con las películas que ha desarrollado en momentos importantes en la historia del siglo XX. La Lista de Schindler, Salvar al soldado Ryan, Munich o incluso la en mi opinión mediocre, Caballo de Batalla, son claros ejemplos de como el director ha plasmado en la pantalla, con seriedad y respeto, unos sucesos históricos, siempre personificados en personajes sólidos, no muy complejos, pero especialmente cercanos al espectador, ya sea por su carácter o por la causa que defienden. En el caso que nos ocupa, sucede parecido. Tom Hanks, interpreta al abogado James B. Donovan, reputado negociador en asuntos de seguros y responsabilidades civiles y penales. Se le presenta como un hombre de familia, afable, defensor de la justicia y de la libertad que representa la Constitución de su país. La película descarga en sus espaldas el peso interpretativo, con permiso de un sugerente y notable secundario, interpretado por Mark Rylance, que pone cara al espía detenido en Nueva York. 
Pero además de estas actuaciones, Spielberg tiene la capacidad de aportar un protagonista más. Berlín, la ciudad en la que EEUU y URSS se ven las caras, frente a frente, ocupa un lugar de preeminencia en el film. En 1961, obligados por una situación económica insostenible y por la salida masiva de ciudadanos de Alemania Oriental hacia el Berlín occidental, se decide construir un Muro que separará ambas partes de la ciudad. Y todo estos sucesos, Spielberg los va espolvoreándo a lo largo de la película, en la que sin ser el tema principal, el espectador puede observar sus consecuencias. Entre ellas, la intención de la RDA de ser reconocida en el mundo, como un país propio, más que un satélite de la Unión Soviética. La capacidad de ambientar y plasmar en la pantalla una ciudad todavía sin reconstruir, económicamente ahogada y en la que el Muro termina por separar calles, casas y familias, es uno de los factores más importantes de película.
Creo que Spielberg realiza una de sus películas más artesanales e intimistas de su carrera. A pesar del gran trabajo de ambientación y la localización de la historia en Berlín, la gran mayoría de las escenas se producen en interiores, entre cuatro paredes. La iluminación resulta también impactante, recordando, no por su estilo, pero si por su calidad, a la que realizó en Lincoln. En este caso, una luz directa y luminosa, difumina algunas escenas de manera efectiva, sobre todo en las reuniones de Donovan y Abel. Además el director no abusa de la bso, como en la mayoría de sus películas. Curiosamente, la música clama por su ausencia en muchas escenas y logra, cuando aparece, pasar de manera muy desapercibida. Todo ello, hace que el espectador, fije su atención en los actores y en las escenas que los rodean. Me repito al decir que la ambientación es espectacular. Tom Hanks, al que no lo veo como un gran actor, esta medido, correcto en su actuación del abogado firme en sus resoluciones y centrado en la defensa de la justicia y la libertad. La sorpresa de la película, es la actuación comedida y muy calculada de Rylance, que seguro acaparará gran número de premios este año.
En definitiva, una película, que si no excepcional, entraría en esa lista de trabajos serios, estudiados y que hacen de Spielberg un  gran conocedor del cine más clásico, en contraposición a sus películas de aventuras y entretenimiento.  La verdad, es que EL Puente de los Espías, se ve con gusto, se disfruta. Estas películas, junto a las que nombré al comienzo de la reseña, hacen de Spielberg un director que demuestra que cuando quiere puede.

  

viernes, 11 de diciembre de 2015

La foto del viernes - París - Museo del Louvre

París. Museo del Louvre.
Ubicado en el antiguo Palacio Real del Louvre, desde 1989, la pirámide de cristal creada por Leoh Ming Pei ha modernizado las líneas barrocas del edificio original, aportando transparencias, reflejos y ángulos, para bien o para mal de los parisinos.

jueves, 10 de diciembre de 2015

Powers - Nº 16 - Federales: Parte 2: Iconos.

Recién publicada, esta segunda parte del número "Federales", correspondiente al cómic "Powers" creado por Bendis y Oeming, desarrolla el paso al FBI de los detectives Walker y Pilgrim. La nueva situación de ambos agentes, los coloca en la punta de lanza de la investigación Federal de los "Poderes" en todo los EEUU. 
En este caso, ambos viajarán a California hacerse cargo de los pormenores que han rodeado a la aniquilación de un grupo de jóvenes poderes. La detención de un viejo veterano, que parece que era su mentor, les llevará a descubrir el trasfondo oscuro que rodea al FBI y su relación con los "Poderes" Mientras tanto, Walker es perseguido por su relación con "Millenium" y su puesto como nuevo vigilante del universo. Sufrirá un extraño ataque que hará que su futuro penda de un hilo. Pilgrim deberá tomar conciencia y hacerse con un caso que parece superar todas las expectativas de una gran conspiración.
La serie liderada por Bendis y Oeming parecía haber  encontrado un callejón sin salida tras la entrada de sus protagonistas en el FBI. Nunca más lejos de la realidad, esto ha abierto nuevos y poderosos frentes en el ya complejo trabajo de ambos agentes. Si bien en los últimos números echo en falta aquellos rapidísimos diálogos que llenaban las páginas del cómic, no sería cierto, que dijera que no mantiene el mismo potencial en unos guiones, si no tan ágiles, si llenos de fuerza, dobles sentidos y toques dramáticos. El dibujo de Oeming, digamos que se ha agrandado en el trazo, conjuntado más oscuridad, grandes viñetas y nuevos coloridos, que marcan la seña de la casa. En definitiva, un número que abre nuevas expectativas en una trama que parece no tener término y que confirma la calidad de uno de los mejores cómics de los últimos años, y ya son muchos.



miércoles, 9 de diciembre de 2015

"The Walking Dead" - Temporada 6 (Primera Parte)

Como suele ser habitual en otras temporadas, la temporada 6ª de The Walking Dead, tras estrenar el capítulo 8º, se toma un descanso hasta el 2016. No es una situación que me guste mucho, pero parece que a la productora le salen los números y de esta manera consigue mantener la tensión y atención sobre la serie en un más prolongado espacio de tiempo.
Recordaré un poco el precedente en el que nos encontramos. La situación de los supervivientes se estaciona al llegar a la población llamada Alexandría. Su modus vivendi, parece desarrollarse de espaldas de los que sucede tras los muros que protegen el pueblo. Si bien, Rick y sus compañeros están muy agradecidos de la oportunidad de que disfrutan al poder convivir en una zona segura y realizar actividades que hasta entonces estaban totalmente vedadas por su situación, como ducharse, comer caliente, dormir en camas de verdad, algo encuentran en el ambiente que no les parece normal. Y es precisamente esta situación la que hará que estallen ciertos conflictos entre los recién llegados y los pobladores de Alexandría. Rick no entiende como solo algunos de los supervivientes saben utilizar armas de fuego o defensa personal, de la misma manera que tras unos pocos días de estancia, se da cuenta que se han acostumbrado peligrosamente a la protección de los muros... y eso no es bueno. Sin embargo la manera de plantear este problema, no hace más que separar a unos y otros hasta provocar momentos realmente duros. A partir de estas premisas comienza esta 6ª temporada.
La temporada comenzó con tres capítulos espectaculares, en los que el grupo de Alexandría, ya liderado por Rick, pretende hacer alejarse de la zona a una gran manada de zombies. Tras enseñar a defenderse y matar a algunos pobladores del poblado, y tras limar más de una aspereza, parece que toda va a salir bien, pero el ataque de otro grupo de supervivientes, marcados en su frente con una W, hace que muchos de ellos vuelvan a encontrarse en un grave peligro. La serie ha jugado con el suspense con la figura de Glenn, que ha levantado nubarrones y miles de post en las redes sociales. Sin embargo, también hay que decir, que esta primera entrega de capítulos ha tenido un par de capítulos, francamente aburridos y de mero relleno, lo que ha hecho que la serie resulte algo irregular. Algunos personajes como Carol, Sasha, Abraham o Morgan, han ganado peso, aportando nuevas tramas y nuevos sentimientos respecto a la supervivencia y a como sobrevivir. Si a esto añadimos que Rick parece encariñarse de una de las habitantes de Alexandría, y que la manada rodea peligrosamente la población, ya tenemos suficientes expectativas en la temporada. 
Pero lo que más deseamos los aficionados a los cómics, es la aparición de Negan, uno de los grandes villanos de la serie creado por  Robert Kirkman. Parece que no habrá que esperar mucho y habrá que dar por seguro un repunte de maldad, crueldad y sobre todo, riesgo para un grupo al que todavía le queda humanidad, frente a otro, que ha decidido sobrevivir de manera muy diferente y con unas reglas totalmente opuestas. 


lunes, 7 de diciembre de 2015

"Augusto" - Adrian Goldsworthy

No soy un especialista, ni siquiera un lejano conocedor de las instituciones romanas, existentes en el transcurso siglo I a.C. y el I d.C. He leído con detenimiento el ensayo sobre el hombre que nació con el nombre Cayo Octavio Turino y murió con el que terminó por adoptar, Cayo Julio César Augusto. Sin duda, un personaje rodeado de aspiraciones, ego y no poca suerte, que realizó en su persona, el tránsito de la República Romana a Imperio. La lectura del libro, ha sido especialmente instructiva, aunque en algunos momentos, algo embarullada y para mí, compleja. Por ello, no me atrevo a realizar, como en otras ocasiones una reseña completa del libro. Interesante lo es, pero según me han comentado asiduos lectores y conocedores del mundo romano, no es la mejor de las biografías de Augusto, hasta ahora publicadas. 

Edito nota de la web de Esfera de los Libros sobre el este ensayo de Goldsworthy.


"Idus de marzo del año 44 a.C., Julio César fue asesinado a los pies de la estatua de Pompeyo. En ese momento, Octavio no era más que un oscuro adolescente recién adoptado por el primer hombre de Roma. Ante el magnicidio, dio un paso al frente y se proclamó su legítimo heredero y sucesor. Nadie le tomó en serio; sin embargo, en pocos meses formó un ejército y consiguió alzarse como uno de los tres hombres más poderosos del momento con Marco Antonio y Lépido.
Durante la década siguiente su autoridad se fue consolidando mientras Marco Antonio fracasaba en Oriente y caía en los brazos de Cleopatra. Octavio, confiado en sus fuerzas, atacó a su viejo aliado y le venció. En el 31 a.C., ya sin rivales, se convirtió en el primer emperador acabando para siempre con la República. Y así, Octavio pasó a llamarse Augusto y Roma se transformó en un imperio.
Consumado manipulador, propagandista y con gran dominio de la teatralidad,Augusto podía ser impulsivo y emocional, despiadado y generoso. De la familia y los amigos esperaba que representaran los papeles que les había asignado, por eso exilió a su hija y su nieto cuando no se ajustaron al guion. Fue el suyo un gobierno repleto de contradicciones por lo que su personalidad resulta difícil de aprehender. En esta nueva biografía, Adrian Goldsworthy ―como ya hiciese para abordar la figura de Julio César― se apoya exclusivamente en las fuentes antiguas para tratar en detalle la existencia del emperador y dar nueva luz sobre el hombre y su época."