Etiquetas

jueves, 28 de mayo de 2015

Desperta Ferro - "Juliano el Apóstata"

El nº 29 de la sección de Historia Antigua de Desperta Ferro se embarca en mostrarnos la fascinante figura de Juliano El apóstata. Emperador perteneciente a la familia de los Constantinos, solamente gobernó durante 3 años, muriendo en batalla, enfrentándose a las tropas persas en las orillas del Eúfrates. Pero por lo que más llama la atención, es por su intento de recuperar el paganismo como religión, sino oficial, si en la corte, en un imperio ya dominado por el cristianismo, e inmerso en los primeros conatos de herejías. Si a esto unimos, la situación de los territorios imperiales a mediados del siglo IV, nos adentramos en un momento fascinante, en el que grandes cambios se suceden y sucederán, en los que Juliano a permanecido en la memoria de la historia.
En primer lugar, para marcarnos el territorio en el que nos movemos, los redactores de la revista, nos sitúan en la posición en la que se encuentra el Imperio a mediados del siglo IV. Roma, a pesar de ser la capital administrativa, va perdiendo poder a favor de una nueva Constantinopla. Esta división, unida a la ya tradicional costumbre de dividir el poder entre varios césares, aunque bajo la plenipotencia de un sólo emperador, nos da pistas del devenir de un futuro más complejo y crítico del Imperio. Imprescindible y en cierta manera complejo, el siguiente artículo sobre la dinastía constantiniana, en la que se explica cómo Juliano llegó al poder. Guerras civiles, asesinatos, persecuciones, intrigas y exilios rodean años de inestabilidad. Saltándome el orden de la revista , llego al artículo, que en mi opinión mejor define la política y filosofía de gobierno de Juliano. Precisamente ahonda en el estudio del momento en el aspecto religioso, entre el paganismo y el cristianismo. Las circunstancias que rodearon la intención de Juliano de volver a los ritos paganos y el por qué no llegó a cuajar su intento. Extraordinario trabajo de Ramón Teja, divulgador y claro en sus explicaciones... muy de agradecer. Para finiquitar el aspecto social y político de éste número, se plantea la posición en el Imperio de los bárbaros, no solo en las fronteras, sino como instrumento de comercio, intercambio monetario, influencia y sobre todo, como parte integrante de un ejército cada vez menos romano. La estampa que acompaña el artículo es una creación de la ilustradora Sandra Delgado. Su imagen de lo cotidiano, los detalles en las vestiduras, en el día a día, componen una de las mejores ilustraciones de las que hemos gozado de la revista. Una gozada. 
Recuperando el orden de los artículos de la revista, nos acercamos a los planteamientos militares y estratégicos de aquellos años del siglo IV, bajo el mando de Juliano. Las jerarquías del ejército, su "barbarización", su situación en las fronteras y su movilidad, son factores claves para entender su posición en el Estado. Precisamente, al acudir Juliano a la Galia, para hacer frente a las tribus de germanos que cruzan el Rhin, éste demuestra su capacidad estratégica en la batalla de Estrasburgo, logrando una importante victoria. Tras ello, y después de la rebelión de las tropas, frente a la orden de Constancio II de mandar tropas a Asia, Juliano se hace con el poder total del Imperio. De ahí la importancia de mantener la clientela y fidelidad de un ejército altamente "barbarizado". La situación del Imperio, termina por desembocar inevitablemente en el enfrentamiento con el Imperio Persa, en el que Juliano, participando en batalla, morirá por la herida de un venablo. Siempre quedará la duda de si su muerte fue provocada por el enésimo complot por atentar contra su vida. Su lucha contra la cristiandad, los entresijos imperiales y las intrigas, sobrevuelan una muerte que acortó un reinado de apenas tres años. 




miércoles, 27 de mayo de 2015

Soria - Ermita de San Baudelio de Berlanga

De visita obligada, esta ermita mozárabe es una auténtica joya del románico español. Situada a escasos kilómetros de Berlanga del Duero, en Soria, tiene en su interior unas hermosas y fantásticas pinturas del siglo XII. Desgraciadamente sufrió un expolio en 1922 y buena parte de ellas, fueron arrancadas y trasladadas al extranjero, por culpa de una sentencia de 1925 del Tribunal Supremo de aquel momento. Alguna muestra se guarda en El Prado. Aún así, la visita vale la pena, ya que se vislumbra lo que fue la riqueza artística de su interior.












lunes, 25 de mayo de 2015

Soria - Castillo de Berlanga del Duero

Soria, tierra de castillos. Zona fronteriza entre los reinos cristianos y moros. Plagada de enclaves amurallados, castillos y fortalezas, es inevitable mirar al horizonte y no ver perfilado en las llanuras y lontananzas, altos muros almenados y torres vigilantes. Uno de estos ejemplos, es el castillo de Berlanga del Duero, que data del siglo XV, pero fue construido sobre uno anterior y musulmán. 















domingo, 24 de mayo de 2015

"La casa de los cerezos" - L.G. Morgan

Un misterio que rodea una casa, extrañas apariciones, un joven de 13 años y un jubilado ejerciendo de detectives y el barrio de Hortaleza en Madrid, son los protagonistas de esta novela, que se desarrolla en la capital a principios de 1981. 
 
El chaval protagonista, llamado Daniel, vive con su abuela, mientras su madre trabaja fuera de la ciudad. Un día, escucha la conversación de dos vecinas, sobre una serie de circunstancias sorprendentes que suceden en una casita del barrio. Vencido por su curiosidad, decide investigar por su cuenta, coincidiendo en su interés con el Sr. Antón, un anciano viudo, vecino de la casa en cuestión. Ambos irán deshaciendo el nudo que rodea el misterio que sobrevuela el lugar. Mientras tiran del hilo, Daniel irá rememorando su infancia casi olvidada y el pasado de su madre.
 
He disfrutado mucho de la lectura de esta libro por varias razones. Sin duda, es una novela adictiva, entretenida y llena de misterio. La autora, de la que muchos de sus gustos y aficiones vemos reflejados en el protagonista, Daniel, tiene la capacidad de plantearnos una historia que juega con la intriga de la búsqueda del pasado, mezclado con la aparición de elementos extraños y misteriosos. Pero no se queda solo en esto. Porque L.G. Morgan, seudónimo de la escritora, plasma en negro sobre blanco, una estupenda descripción, de Madrid. La capital estaba en continuo crecimiento. Surgen barrios, y construcciones nuevas. Y alrededor de todo ello, un vecindario que vive el día a día en aquellas calles. Y es precisamente aquí, donde tengo que felicitar a la autora por su capacidad de contar historias humanas, conjugándolas con fases del siglo XX, por las que los protagonistas han desarrollado sus vidas. Mientras se cuenta la historia de misterio y suspense casi fantasmagórico, L.G.Morgan, aprovechando las vivencias de Daniel y el Sr. Antón, nos describe ciertas situaciones, de las primeras décadas del siglo XX, de la guerra civil española, los años 70 y la realidad del barrio en los 80. Personajes profundos, muy humanos y con un trasfondo sentido y real, forman un conjunto clave en la cimentación de la historia contada en el libro.
 
Pero no debemos olvidar, que la trama gira alrededor de un misterio, que aunque en un principio parece ajeno a los personajes de la novela, sin quererlo, sin buscarlo, coinciden en un momento clave en sus vidas. El hilo conductor que avanza a lo largo de las 200 páginas, va recogiendo en el camino, apariciones, sensaciones, sentimientos y recuerdos, de un pasado no tan lejano, pero que marcaron la infancia de aquellos quienes comparten protagonismo. El suspense se desarrolla con cierto orden y se mantiene hasta bien avanzada la lectura. Es cierto, que algunos flecos no están cerrados a la perfección y que se generan algunas dudas al finalizar el libro. Sin embargo el conjunto resulta notable, enlazando en tan pocas páginas, sentimientos personales, actores con cierta hondura y sobre todo unas experiencias casi extrasensoriales que enlazan la infancia con la realidad. No puedo, de todas maneras, dejar de comentar, que tras terminar el libro, no termina de convencerme la portada del mismo, especialmente encaminada a reflejar la historia "fantasmal" y no tanto, lo que en mi impresión debiera potenciarse en la novela, es decir, el pasado de una casa llena de misterio y vivencias que marcaron la infancia de uno de los protagonistas, en un Madrid lleno de realidades sociales y traumáticas, para los protagonistas.    

Recomendable a los que les gustan las historias se suspense, de fantasmas y misterios, pero también a quien quiera leer una trama sobre personas y las consecuencias de un pasado en sus vidas. Se lee de un tirón y es clara la capacidad escritora de L.G. Morgan, experta en crear relatos cortos, donde es una auténtica profesional, que atesora una buena participación y colaboración en libros recopiladores de éste género y de la que espero que continúe en la senda de la novela y las historias más extensas.

jueves, 21 de mayo de 2015

Soria - San Esteban de Gormaz - Iglesias románicas

Otra de las poblaciones de Soria de obligada visita es San Esteban de Gormaz. Situada en la Ruta del Cid, sus orígenes se remontan a la época celtíbera. En su núcleo urbano podemos encontrar dos ejemplos de iglesias románicas con galería porticada. San Miguel del siglo XI y la Virgen del Clavero del XII. 

San Miguel






Virgen del Clavero






miércoles, 20 de mayo de 2015

"Mad Max. Furia en la carretera"

¿Es posible dirigir una película, en la que prácticamente se repiten los cimientos, la trama, el escenario y el perfil de los personajes, de las tres películas anteriores de la saga de Mad Max y crear un producto diferente e incluso superior al original? George Miller nos ha demostrado con creces, que sí es posible reinventarse y no solo no morir en el intento, sino además, dejar con la boca abierta a crítica y espectadores por igual.
La trama nos vuelve a situar en una mundo post-apocalíptico, donde el desierto y la existencia de todo bien que pueda sostener la vida, es tan escasa como las esperanzas de supervivencia en un mundo hostil, cruel y salvaje. Max, el protagonista, es atacado y sometido por un grupo de supervivientes, que viven en un lugar llamado La Ciudadela. Allí, el líder de un grupo de privilegiados guerreros, domina la posesión de agua y otros bienes. Su fijación es la de procrear nuevos niños sanos, gracias a la posesión de una serie de jóvenes mujeres. En triangulación con los líderes de la Ciudad de la Gasolina y la Ciudad de las Municiones (creo que así las llamaban), dominan bajo el terror a un buen número de supervivientes. En un momento dado, una de sus guerreras, llamada Imperator Furiosa, huye de la Ciudadela, con un camión de guerra y algo más, involucrando a Max en una carrera hacia una nueva esperanza.
La capacidad de renovación, de reinvención de un producto que es un referente clásico del género del cine pos-apocalíptico, se basa en varios factores. Por supuesto, su mayor baza es la apuesta por no dar descanso al espectador, recreando una continua persecución en un desierto infinito. Lo que podría haber sido repetitivo y anodino, se presenta como un conjunto de imágenes llenas de adrenalina y explosiones, coreografiadas a la perfección, resultado de un portentoso montaje, que es capaz de mezclar, casi artesanalmente, el laborioso trabajo de especialistas, conductores y fuegos de artificio, junto a un calculado buen uso de efectos especiales. La sensación de realidad, peligro y emoción, salpica y seduce al espectador. La capacidad de la cámara de transmitir el colorido del desierto, en sus distintos matices, llenos de calor e intensidad, junto a la inmensidad de los cielos azules y el desierto infinito, logra una paleta de color, que equilibra la acción desmedida de ruido, polvo, disparos y violencia. A esto añadimos una estética asombrosa, que conjuga momentos casi surrealistas, como la imagen del guitarrista encadenado empuñando su lanzallamas, con la capacidad de reinventar y diseñar un look impactante, brutal y tremendamente efectista. 
Se dirá que el guión es prácticamente inexistente y es cierto. Es más, diría que resulta repetitivo, sobre todo en comparación con la tercera entrega de la saga. Sin embargo, y con matices, esta película no tiene sitio para más guión del que tiene y además, no lo necesita. A lo mejor se hecha en falta mirar atrás en los orígenes de alguno de los protagonistas. Aún así, la velocidad de la historia es tan vertiginosa, que no da tiempo a pensarlo y ni siquiera importa. La trama se conjuga en un conjunto de potentes imágenes, que redireccionan la esperanza y el futuro de los protagonistas, hacia un horizonte desconocido y quizás inexistente, focalizando el fondo de la trama, en que quizás el paraíso no está por buscar, sino que se encuentra en sus mismas narices. Simplemente hay que arrebatarlo a otros, dominarlo y poseerlo. He aquí la batalla. Y quién mejor para portagonizar esta ilusión, que un Max nuevo, que sustituye a Mel Gibson, por un contundente y callado Tom Hardy. Justa elección para encarnar una leyenda, que sin embargo, aún estando muy bien, no puede con el encanto y fortaleza, de una Charlize Theron tan sólida como convincente. Con una imagen rompedora, fuerte, a la vez que triste y desesperada, ocupa con creces una pantalla con poco espacio para ñoñerias y sentimentalismos.
No fui capaz de pestañear ni un solo momento a lo largo de una película vibrante, brutal y que demuestra la genialidad de un director, que ha sabido recuperar un mito, limpiarle el polvo y presentarlo en sociedad, con brillo y mucha espectacularidad. Con una fotografía nítida, llena de calor y color, y con una banda sonora brillante, apoteósica, nos encontramos quizás, ante la sorpresa cinematográfica del año, no solo por su contundencia, si no también por su honestidad ante el espectador. Ofrece lo que ofrece, sin engaños. Se le achacará la falta de guión, de mensajes nuevos y desde luego, no es una película para todos los gustos. Pero su versatilidad y la capacidad de ofrecer pura y cruda acción, es tan real como cierta e intachable.

martes, 19 de mayo de 2015

Soria - Yacimiento de Uxama Argalea

El yacimiento celtíbero y romano de Uxama Argalea se encuentra cerca de Burgo de Osma. Fue uno de los asentamientos que se enfrentaron a los romanos en el siglo II a.C., en las famosas Guerras Celtibéricas, junto a Tiermes y Numancia. Posteriormente, apoyó el levantamiento de Sertorio contra Roma, siendo destruida a manos de las tropas de Pompeyo en el 72 a.C.  Poco o nada queda de su pasado celtíbero, pero se puede disfrutar de restos posteriores, de la población romana, (siglos I a.C. - III d.C.), incluido una cisterna para recoger agua, fragmentos del foro y parte de su callejero e inmobiliario. Además, existe una posterior atalaya árabe que controlaba la zona, desde la que se puede disfrutar de unas estupendas vistas de El Burgo de Osma.