Etiquetas

jueves, 26 de febrero de 2015

Desperta Ferro - "Carlos V y la Liga de Esmalcalda"

El número 14 de la serie de Historia Moderna de Desperta Ferro nos invita a viajar a mediados del siglo XVI, cuando el Emperador Carlos V, fue protagonista de una de las victorias que le hicieron famoso, gracias, en este caso no solo a las armas, sino también al cuadro realizado por Tiziano, para celebrar la batalla de Mülberg. Esta se enmarca en el centro de la guerra que sostuvieron los príncipes, ciudades y nobles alemanes contra la centralización del poder en la figura de Carlos. Pero quien pretenda centrar todo el problema del origen del conflicto en el ámbito religioso de la aparición del luteranismo, se equivoca. Asuntos sociales, económicos y sobre todo de centralización y acumulación del poder, azuzaron las diferencias, conflictos y definitivamente la guerra que protagonizó aquellos años.

Resulta imprescindible leer con atención el primer artículo de la revista. Lo protagoniza el emperador del Sacro Imperio Romano, Maximiliano I, abuelo de Carlos V. Alemania se recuperaba de la peste, las rentas de los pequeños estados alemanes crecían gracias a la minería, manufacturas y oficios, sobre todo textiles. Grandes ciudades prosperaron, creciendo económicamente y en población. Paralelamente el descontento contra la jerarquía de la Iglesia Católica aumentaba. La compra de bulas, las indulgencias... se convirtieron en una gran empresa comercial. Por último la imprenta acercó el humanismo y la divulgación al Europa. El problema de la centralización del poder en la figura del Emperador se enfrentó a las ciudades y estados alemanes, que no querían perder autonomía, independencia y capacidad de decisión, adquiridas en las diferentes Dietas. La aparición de Lutero y sus quejas frente a la Iglesia, fue aprovechada por unos y otros para socavar prestigio, dominio territorial y peso social y económico, problemática heredada por Carlos V al coronarse emperador. La situación de Carlos, con varios frentes abiertos, en Castilla, en el Mediterráneo y en Francia, evitó la pronta resolución de un problema que terminó por enquistarse en Alemania, provocando la Guerra Esmalcalda de 1546 y 1547, como nos cuenta el segundo artículo de la revista. Antes de entrar en la temática propiamente militar, se plantea en un interesantísimo artículo, la posición ambivalente de una Francia católica, pero enfrentada a Carlos, por causa de la Corona Imperial. La situación de Francia de guerra con los Habsburgos y apoyo a los príncipes alemanes, navegó entre las dudas y la indecisión.

En varios artículos, se retrata la composición del ejército imperial, antes de redactar las campañas militares de 1546 y 1547, hasta la definitiva batalla de Mülgberg. La presencia del Duque de Alba y del propio Carlos V, junto a la veteranía de las tropas imperiales, sus tercios españoles y la caballería variopinta de que se componía, fueron claves para derrotar a Federico I de Sajonia. En el lado protestante, la figura de Sebastián Schertlin, compone un personaje importante y definitorio en la época, protagonizando otro artículo curioso. Sin embargo, y como colofón a este número, se nos explica como la victoria no logró que Carlos V afianzará su situación, terminando por ceder su trono imperial a su hermano Fernando, claudicando ambos al control de esas ciudades y Estados que apuestan por la libertad de religión, y su autonomía real, plasmado todo ello en la Paz de Ausburgo. Años posteriores, las heridas mal cerradas, provocarían la Guerra de los Treinta años, pero eso ya es otra historia.


martes, 24 de febrero de 2015

"American Horror Story: Freak Show"

Reconozco que no he visto ninguna de las anteriores temporadas de la serie "American Horror Story". Bueno, no es cierto. Si que vi algunos capítulos de la tercera, cuyo desarrollo la situaba en Nueva Orleans. Sin duda, una de los razones que me llevaron a interesarme por su cuarta entrega era su localización en los años 50. La ambientación resultaba atractiva. Si además la historia se desarrolla en una feria de seres extraños o monstruos de la naturaleza, el aliciente era, para mí, demoledor. 
Con cierto aroma a aquella espeluznante y maravillosa película "La parada de los monstruos" de 1932, la serie nos sitúa en un pueblo llamado Júpiter, donde se instala un Circo de personas extrañas dirigido por una artista alemana, interpretada por la estupenda Jessica Lange. Poco a poco, las relaciones con el pueblo, el día a día de los mismos artistas y la aparición paralela de una serie de asesinatos, complicarán la situación de personajes tan variopintos. 
Si bien la unidad argumental de la temporada gira alrededor de los habitantes de la Feria, a partir de algunos de ellos, se ramifican diferentes tramas. Además, paralelamente, surgen un par de historias, en las que aparece un asesino en serie que realmente acojona, con perdón, y un psicópata ricachón y caprichoso, que vive por la zona, donde acampa el Circo. Y si por un lado, esto en un principio, aporta riqueza argumental a la serie, por otro, su argumento pierde ligazón y peca de cierta discontinuidad. Algunas tramas terminan a mitad de temporada, dando paso a algunas muevas. Incluso aparece algún personaje de cierta relevancia a falta de solo dos o tres capítulos para el final de la serie. Todo ello no hace más que crear cierto desorden y una clara falta de unidad. 
Respecto a los demás factores, sobre todo abundar en la espléndida ambientación y en una logradísima elección de personajes. Desde una mujer barbuda, una mujer bicéfala, el hombre forzudo, enanos y otros seres extraños, protagonizan los episodios. Si a esto unimos, el estudio humano que la serie hace en base a los deseos y frustraciones de todos ellos, nos encontremos con los cimientos que más han aportado a su ensamblaje. 
Pero por encima de todos ellos, la presencia de Jessica Lange, marca la diferencia. El papel de una madura alemana exiliada, con ciertas dotes de gran estrella, pero que se debe conformar con ser la directora de la Feria de seres extravagantes y extraños, marca la pauta de la serie. Sus deseos, sus aspiraciones y sobre todo el maternalismo que mantiene con sus seres adoptados, es la trama más sólida que aporta la serie. Grandísima actuación que merece ser visionada en versión original, donde Lange aporta un acento alemán brillante.
En definitiva, interesante temporada, algo irregular en las tramas, pero que resulta muy atractiva por la época en que se desarrolla y los personajes en los que profundiza. 

lunes, 23 de febrero de 2015

"El lobo de Wall Street"

Como si hubieran encontrado la quimera de oro, Scorsese y Di Caprio siguen disfrutando de su colaboración, en cada una de las películas que estrenan. "El lobo..." es su quinta película juntos, y parece que su ambición no tiene límites y nos seguirán deleitando con producciones magistrales e interpretaciones poderosas. Sin duda el director es capaz de sacar lo mejor de un actor que ya no tiene nada que demostrar en la pantalla y sin embargo, de alguna manera, sigue denostado en Hollywood, que le niega el Oscar año tras año, a pesar de ser uno de los grandes, sin duda alguna.
Di Caprio interpreta a un joven broker de los años 80 que gracias a una casualidad y tras la quiebra de la empresa en la que trabaja, aterriza en una oficina de bolsa de un pequeño pueblo. Allí descubre el medio de hacerse de oro, por medio de operaciones en el mercado secundario de las acciones de "a centavo". A partir de este momento el ascenso es fulgurante, mareante e imparable. Basado en un personaje real, la película muestra las maniobras que hacen que se forre, casi siempre vulnerando la ley. Su capacidad de hacer dinero, le convierten en un excéntrico hombre de éxito, rodeado de drogas, mujeres y mucho, mucho lujo.  Cual gurú o líder de una secta, el control y dominio de sus fieles seguidores lo llevará a vivir fuera de la realidad, siempre pensando en su poder de convocatoria y sobre todo, en como hacer más y más dinero. Sin embargo no tardará en llamar la atención de la ley y sus defensores.
No dejo de pensar en el paralelismo de esta película con la estupenda "Uno de los nuestros". La historia trata de un hombre que empezando desde cero se aúpa al poder gracias a sus actividades fuera de la ley. El ritmo de ambas es trepidante y algunas de las situaciones y escenas resultan extremas, extenuantes, casi inverosímiles. Y como no, ambas son auténticas obras de arte. La capacidad de Scorsese para realizar este tipo de trama, que linda lo esperpéntico y extremo, para no caer en lo banal y ridículo, hace que sea uno de los maestros del cine actual.  Porque efectivamente, juega con las sensaciones del espectador. Por ello, hay gente que odia este tipo de películas, porque el director nos reta a buscar en lo más recóndito de sus chiflados personajes, las razones de sus actos. No nos podemos quedar en lo exterior. Scorsese ofrece mucho más. La riqueza, el poder, la autonomía de actos, hacen de ellos y particularmente de Belford, protagonista de "El lobo..." perfiles tan reales y humanos como cercanos a lo imposible, precisamente por el tratamiento visual y sobre todo por el entramado de un guión brillante, artificioso y casi verborréico. 
Señalar la espléndida actuación de Di Caprio. No me extenderé más sobre el que creo es, el mejor actor de la actualidad. Le acompaña un correcto y siempre desmedido, Jonah Hill. Por lo demás, Scorsese hace acompañar al protagonista de una pléyade de secundarios, no muy conocidos, pero especialmente prácticos y válidos para servir de coro a una historia delirante, excesiva pero realmente deslumbrante. Y ojo, que el personaje es deleznable, pero no hay que equivocarse. El director no pretende loarlo, sino plantearnos la problemática del éxito fácil a espaldas de la ley. El poder y el dinero, convierten al joven aprendiz en un monstruo... ese es el fin de este film. Mostrarnos esa realidad mediante unos brillantes y desaforados fuegos artificiales. Y todo ello gracias a tres factores. Un enorme guión, un montaje deslumbrante y Di Caprio, todo ello bendecido por el maestro de maestros, Martin Scorsese.

domingo, 22 de febrero de 2015

"Imperios del mar. La batalla final por el Mediterráneo. 1521-1580" - Roger Crowley

El siglo XVI, fue sin duda el que marcó el momento más importante e influyente en la historia de España. Carlos I y Felipe II dominaron la política europea con mano firme y fueron los dirigentes que forjaron parte del destino del Viejo y del Nuevo continente. Sin embargo, se encontraron con varios frentes abiertos, que pretendían coartar el dominio en tierra y en mar. Por un lado Francia, su incansable vecina, luchaba por liderar el siglo. Por otro, el protestantismo surge en Alemania para socabar y expandirse por Europa, a pesar de los Habsburgos. Pero sin duda, el frente abierto en el Mediterráneo por los otomanos, de la mano de Solimán el Magnífico, atenazó un mar que fue durante muchísimos años campo de batalla, donde españoles, venecianos, griegos, genoveses y otomanos, lucharon por el dominio de sus aguas.
 
El ensayo escrito por Rodger Crowley se encuentra dividido en tres partes. En cada una de ellas cuenta los acontecimientos que se sucedieron en el Mediterráneo entre 1521 y 1580. En la primera parte, nos adentra en el pulso que enfrenta a Carlos I y Solimán, cuyo epicentro es la conquista de Rodas por los musulmanes y la poderosa presión del pirata y almirante Barbarroja sobre los cristianos. La segunda parte, y a mi modo de ver la más conseguida y completa, nos sitúa en el intento de invasión de Malta, un momento que marca un antes y un después en las aspiraciones turcas por dominar el Mare Nostrum. Termina el libro con la explicación de los acontecimientos que rodearon la pérdida de Chipre y la  batalla de Lepanto y sus consecuencias.
 
El autor remarca con énfasis aquella situación expansiva y poderosísima de un Imperio Otomano que no solo se expandía por mar, sino que asolaba Europa del Este, con la conquista de Belgrado y los constantes intentos de ocupar más territorios del continente, incluso Viena. Su poder se erguía sobre infinidad de pueblos y razas. Sus victorias sobre una Venecia en declive le llevaron a ocupar gran parte las islas griegas dominadas por los italianos. Rodas, territorio de los caballeros de San Juan, estaba demasiado cerca de sus dominios y cayó en sus garras, aún mostrando cara la derrota. El emperador Carlos, ofreció a los caballeros, Trípoli y Malta, hecho que marcaría la historia que aquí se cuenta. Por otro lado, los corsarios berberiscos asolan las costas africanas e italianas. Se hacen con Argel y Trípoli, se pugna por Túnez, las batallas crueles y sin piedad campan en las costas y la península teme una invasión otomana. Malta es la clave estratégica... Como un portaaviones en mitad del Mediterráneo, el dominio del enclave marcaría el devenir de los imperios. Los turcos atacan Malta, que sufre un imponente y brutal sitio. La irrupción del papa Pío V, resultará clave en la unión de los cristianos en lo que será la Liga Santa. Ya fallecido Carlos I, su hijo Felipe II, es un rey que toma decisiones sobre todo lo que rodea sus territorios. Le gusta estar al corriente de lo que acontece y a pesar de que ello ralentiza el gobierno del país y de que su talante conservador casi provoca un terrible fracaso, toma el intento de invasión como determinante y envía una flota de socorro a Malta, salvando la isla del poder turco. Solimán morirá al poco. El último capítulo de esta historia lo protagoniza el sultán Selim, que por fuerza de costumbre deberá demostrar a sus súbditos el merecimiento de su corona con una conquista. Chipre será el objetivo. Este territorio veneciano, forzará a completar la Liga Santa en la que España, Venecia y el Papado, se unirán para combatir al musulmán. Chipre caerá, pero en Lepanto, la victoria cristiana perdurará como la gran victoria de la Cruz frente a la Media Luna. Tan agotados terminarán ambos imperios, que Felipe y Selim firmarán en 1580 un pacto que marcará el fin casi definitivo de la guerra por el Mediterráneo. Malta y Lepanto detuvieron el avance de los turcos y fueron decisivos en el posicionamiento de las fronteras de mar interior.
 
Este ensayo describe con total dominio de la narrativa y de la información cada unos de los acontecimientos que he comentado. Y lo hace con realismo en las batallas, especialmente la de Malta, remarcando las posiciones políticas y estratégicas de los contendientes y mostrando las personalidades de sus protagonistas. Los Doria, Barbarroja, los caballeros de San Juan, Alvaro de Bazán, D. Juan de Austria y como no Carlos y Felipe, por un lado y Solimán y Selim, por otro, completan un cuadro de personajes complejos, con sus virtudes y defectos. Junto a ellos, actores secundarios, protagonizan, con su participación no menos importante, los combates, sufrimientos, muertes y victorias que acontecieron en la contienda. Generales, alcaides, almirantes, caballeros, nobles y plebeyos, oficiales, marinería, chusma y todos los que tomaron parte en los acontecimientos, componen el escenario de un libro entretenido y muy didáctico. Definitivamente nos encontramos con un libro altamente recomendable.

miércoles, 18 de febrero de 2015

"Al encuentro de Mr. Banks"

¿Quién no tiene un grandísimo recuerdo de la película "Mary Poppins"? El que es sin duda uno de los grandes éxitos de Disney, ganador de cinco Oscars, no tuvo un proceso de gestación sencillo. A pesar de contar con una estimable y mágica maquinaria de creación efectos especiales, un elenco consecuente con la trama y el gran apego al personaje, del creador de la factoría Disney, las dificultades sobrevinieron, desde la creadora del personaje, la británica Pamela L. Travers. Con una personalidad complicada y una mentalidad sobre su personaje muy marcada, las negociaciones y pasos dados para conseguir llevar a buen camino la historia, parece que fueron difíciles.
El argumento navega paralelamente sobre dos historias. La primera, la que ya he adelantado. La redacción del guión de la película, plantea no pocos pulsos entre Travers y el equipo de guionistas de Disney. Además, si el guión no fuera aceptado por la creadora, esta no cederá los derechos del libro, sobre los que lleva pujando Walt Disney desde hace 20 años. La segunda historia, pretende explicarnos el por qué de la personalidad tan extravagante de Travers y su visión del personaje de Mary Poppins, haciéndonos viajar a la niñez de la autora, allá por los inicios del siglo XX, desarrollada en una lejana granja de Australia, en la que un bondadoso e imaginativo padre, interpretado por un blando Colin Farrell dado a la bebida, mantiene una relación especial y mágica con su hija.
El director John Lee Hancock, realizador de alguna que otra película interesante, consigue aglutinar a un elenco de mucho peso específico. Para los papeles principales, hace que Tom Hanks encarne a Disney y para el de Travers, sea Emma Thompson, quien se encuentre bajo la piel de la escritora. Sus interpretaciones son curiosas y en mi opinión algo extravagantes y artificiales. A pesar de su buena labor, veo a un Disney demasiado edulcorado, algo que, en parte lo hace increíble y comprensible a la vez, viendo la línea amable del film. Travers, refleja una imagen casi caricaturesca y algo cargante. Entiendo que, sobre todo en el caso de la escritora, su complicada personalidad monopolice el papel, algo gruñón y exasperante. Lo que pasa es que creo que el afán de crear un producto simpático por parte del director, convierte a la escritora en una gruñona difícil de aceptar.
Por extraño que parezca, los actores secundarios, son los que ensamblan los papeles más creíbles e interesantes de la película. Empezando por Paul Giamatti, en el papel del chófer de Travers. Su carácter humano y natural convencen. Además el trío formado por Bradley Withford, Jason Schwartzman y B. J. Novak, interpretando a los guionistas y compositores que trabajan sobre la película "Mary Poppins" protagonizan los momentos más memorables y entretenidos. La creación de las canciones que harán de la película algo imperecedero, y la realización del guión, mientras luchan y navegan contra la inmovilidad de la creadora del personaje, hacen que este producto valga la pena.
En definitiva, interesante e irregular película. Su planteamiento paralelo y la explicación del origen de "Mary Poppins" crean cierta curiosidad para su visionado. Quizás, el espíritu algo edulcorado y forzado de los personajes principales desvirtúe su planteamiento.  

martes, 17 de febrero de 2015

"The Newsroom" - Temporada 3

Otra serie que se despide. En este caso se trata de la creación de Aaron Sorkin "The Newsroom", emitida por HBO y que relata el día a día del departamento de informativos de una cadena de televisión norteamericana. Con esta temporada de apenas seis capítulos, se pone punto y final a la labor de presentador del informativo de la noche, encarnado por Jeff Daniels. El juego del creador ha pivotado en la realidad de un periodista republicano, ex fiscal, ex consejero del Presidente Bush padre y ferviente defensor de la libertad de prensa, el espíritu crítico y la honorabilidad y ética del periodismo, en una cadena de televisión de clara tendencia demócrata. Este instrumento narrativo, bastante engañoso y torticero, hará que el periodista republicano, termine defendiendo los razonamientos demócratas, fin real de esta creación de Aaron Sorkin.
Sin embargo, e independientemente de esta utilización política de la serie, hay que explicar que nos encontramos ante un producto de grandísima calidad, que nos muestra los entresijos de la profesión del periodismo en directo, en el que la cadena de noticias, pugna por decidir y acertar qué información la convierte en un medio veraz y transparente frente a la audiencia tan deseada y necesaria. Por ello en las anteriores temporadas y sobre todo en ésta última, el conocimiento de determinadas noticias e informaciones, de secretos protegidos y de seguridad nacional, harán que los periodistas y la dirección de la cadena, se enfrenten ante la cruel realidad de elegir entre la libertad de expresión y el derecho de información, frente a la seguridad y al poder del Estado. En tramas paralelas, la serie no olvida temas más cercanos al ciudadano, como las agresiones sexuales, la paridad de la mujer en el trabajo, la lucha de audiencias, el uso de internet... Recordemos cómo empezó esta temporada. Con los atentados en el Maratón de Boston. Conmocionó a los EEUU y planteó ciertas dudas sobre la mala utilización de los medios digitales, al publicar nombres de sospechosos, independientemente de las investigaciones policiales.
Aaron Sorkin no olvida entrelazar relaciones personales entre los distintos personajes de los informativos, creando lazos sentimentales y desencuentros entre todos ellos. Sin duda las actuaciones interpretativas deben ser valoradas en su justa medida, señalando sobre todo el gran trabajo de un eficiente y sorprendente Jeff Daniels, una productora algo alocada pero fiel a sus principios de libertad de prensa en el papel interpretado por Emily Mortimer y un encantador, luchador y extraordinario Sam Waterson, como el director de la cadena. Su papel es uno de los más emotivos, realistas y hermosos de la serie.
La velocidad de diálogos, los mensajes subliminales, el compromiso político e ideológico, marcan tendencia en una serie que, en mi opinión ha sido especialmente corta. Creo que tenía mucha vida por delante y me hubiese deleitado disfrutar de alguna temporada más. Sin duda ha sido una loa la periodismo, a su función pública y su responsabilidad tanto propia como frente a la ciudadanía y al país donde se ubica. Me ha recordado en algunos tramos a aquella maravillosa serie titulada "Lou Grant" de tan grato recuerdo. "The Newsroom" es un claro ejemplo de la calidad de las series producidas por HBO.   

domingo, 15 de febrero de 2015

"Blackhat. Amenaza en la red"

Michael Mann es uno de mis directores fetiche. Su trabajo, muy heterogéneos han tocado varios "palos", acertando en su realización la mayoría de las veces. Desde "Hunter", pasando por "El último mohicano", las espléndidas "Heat" o "El Dilema", o las notables "Collateral" y "Enemigos públicos", hacen de este director uno de los que mejor pulso visual maneja. Incluso un producto menor como "Corrupción en Miami" consigue embaucarnos en un guión más o menos manido, por su artística manera de manejar la cámara y adaptar su propio ritmo a una película típica de acción policial.
En su último trabajo, presentado seis años después de su anterior film, Mann, se adentra en el universo de los piratas informáticos, las manipulaciones en las redes de la economía mundial y el poder de las potencias y sus debilidades frente a esta fría y novedosa manera de delinquir y manejar la realidad económica y política en el universo digital. De primeras, recalcar la poca imaginación de un guión largamente trallado, como es la recuperación por parte de las fuerzas de la ley, de un convicto de buen corazón, especialista en las redes de internet, para localizar y eliminar un potente ataque cibernético que puede quebrar la seguridad nacional y económica de EEUU y China. 
Esta premisa, de por sí, resulta pobre, sosa y francamente decepcionante. La estructura de la película, flaquea en todos los aspectos. El guión resulta plano y soso. Y la aportación de los actores, es francamente nula. Nos encontramos con un producto pobre. Parece mentira que Michael Mann, haya tardado seis años en realizar una película y haya elegido ésta que hoy presento para su regreso a las pantallas. Se reconoce al director, por su buen hacer en la filmación de escenas nocturnas y en los tirotéos. Aquí sin duda, el maestro Mann, logra aportar lo mejor a la película. Sin embargo, hasta en este aspecto, en su cuarto de hora final, en el que se produce el duelo final de la película, la escena resulta inverosímil, poco acertada y casi absurda. En definitiva, la "Blackhat" le ha faltado guión.
Si en otras ocasiones, el director ha logrado insuflar de carácter e interpretación a actores y actrices, en esta ocasión tampoco lo ha logrado. La elección de Chris Hemsworth como el protagonista, no ha sido acertada. Su cara hierática e inexpresiva que quizás le funcione en "Thor", no aporta nada a la trama interpretativa de su papel. Respecto a los demás actores y actrices, no hay nada que llame la atención, sino más bien miradas tontas y silencios inexplicables. En definitiva una total decepción, que a lo mejor marca un antes y un después en la realización de este director. Ojalá me equivoque y nos vuelva a encandilar con una de sus historias francas y complejas con las que nos ha deleitado en otras ocasiones. 

jueves, 12 de febrero de 2015

martes, 10 de febrero de 2015

"Homeland" - Temporada 4

Me equivoqué. Es de justicia rectificar y desdecirse, cuando una opinión ha quedado demostradamente superada. Tras el final de la tercera temporada de "Homeland", tenía pocas esperanzas en que la serie conseguiría mantener la atención del espectador, tras la desaparición de Brody. La apuesta de Showtime, era arriesgada. Una retirada de la serie, con un final conclusivo, hubiera cerrado su trayectoria de manera exitosa. Sin embargo, la intención de la cadena de continuar contándonos historias de la mano de Carrie, Saul y Peter Queen, ha funcionado, no todo lo que se pudiera esperar, pero más de lo se podía suponer.
La nueva temporada comienza con una operación practicada por drones y dirigida por Carrie. El objetivo es un terrorista afgano reconocido y que subsiste entre su país y Pakistán. El ataque parece resultar un éxito, pero se filtra a la prensa que se realizó durante una boda y que hubo gran cantidad de bajas civiles. A partir de este acto, los acontecimientos se suceden, teniendo como objetivo, la confirmación de la muerte del terrorista. Carrie viajará a Islamabad con Peter Queen y se hará cargo de la dirección de la estación de la CIA en Pakistán. Desaveniencias con la embajadora, los contactos con los pakistaníes, de los que los americanos tiene que fiarse, a pesar de sus reticencias y la aparición en el país de Saul, marcarán, una trama, tan actual como compleja, que nos mostrará la doble faz de los servicios de inteligencia de Pakistán y EEUU, así como el transfondo de todos y cada uno de los actos cometidos en territorio hostil.
En general las actuaciones de los protagonistas cumplen su cometido, guiándonos por una trama llena de mentiras, secretos y oscuras misiones. Quizás me chirrían dos de las interpretaciones, no por los actores, sino más bien por la idoneidad de los personajes en la trama. Por un lado, el sobrino del terrorista, nexo principal con Carrie, en el inicio de la temporada. En este caso, no puedo evitar reconocer, que los primeros capítulos de la serie, me resultaron flojos y con una trama algo dubitativa. No podía declinarme a favor o en contra de un comienzo en mi opinión, irregular. Por otro lado, el personaje del marido de la embajadora de EEUU, no consiguió embaucarme. Sin duda me parece el más endeble, quizás necesario para explicar ciertos acontecimientos, pero también con unos cimientos muy blandos en la trama. 
Sin embargo, conforme avanzaba la serie, la historia conseguía atraparme, nos solo por el suspense generado, sino también por una tensión implícita, que nos traslada a la realidad de la relación entre dos países aliados, pero que luchan por diferentes fines, siempre navegando entre claro oscuros y diferencias de principios. Si además incluimos, las propias desavenencias que existen dentro del organigrama americano, donde la CIA, la Administración y la Diplomacia, luchan en diferentes frentes, ocultándose información, logramos vislumbrar una trama tan compleja como entretenida, en la que los fines, para unos y otros resultan totalmente divergentes.
En conclusión, Showtime ha conseguido reciclar la serie, apoyándose aún más en el personaje de Carrie, alrededor de la cual las tramas y los giros argumentales, planean alrededor de la política exterior y antiterrorista de EEUU, consiguiendo atrapar al espectador... Fin conseguido. A ver que nos depara la siguiente temporada, porque tema hay para rato, viendo la actual situación internacional relacionada con el mundo, EEUU y la realidad en Medio Oriente.







lunes, 9 de febrero de 2015

Sara Baras - "Voces"

El pasado sábado 7 de febrero se inauguró la nueva temporada de Baluarte de Pamplona, con el estreno en España del nuevo espectáculo de Sara Baras. La artista, ha actuado en Pamplona muchas veces. Sus últimas actuaciones siempre han pasado por las bambalinas de Baluarte, pero  es la primera vez que comienza gira en la capital Navarra. 
En esta ocasión, Sara Baras ha dirigido y coreografiado un programa con el que pretende homenajear a grandes figuras del flamenco, desde el recientemente fallecido Paco de Lucía, hasta Camarón de la Isla, pasando por Antonio Gadés, Enrique Morente, Moraíto y Carmen Amaya. Todos ellos están representados en seis murales con sus retratos, que presiden la práctica totalidad de la actuación. Exclusivamente en dos ocasiones, se dan la vuelta a estas piezas giratorias, para hacer aparecer unos espejos, frente a los cuales Baras, baila solitariamente con la luz de los focos. 
La acompañan en el escenario, un cuerpo de baile de tres hombres y tres mujeres, que actuaron con fuerza y calidad. Al respecto de los músicos, dos guitarras (Keko Baldomero, compositor y letrista también y Andrés Martínez), dos percusiones o cajones (Antonio Suérez y Manuel Muñóz)  y tres cantaores, son dignos acompañamiento en un viaje tan sublime como lleno de sentimiento y raza. Llamo la atención en las voces de los cantaores. Sara Baras ha tenido el acierto al elegir a Rubio de Pruna, Miguel Rosendo e Israel Fernández, ejemplos de la variedad y calidad de las voces en el flamenco. Cada uno de ellos aporta una tonalidad diferente, un quejío particular, una hondura personal, aportando luz y color a la música con la que Sara Baras nos deleitó. Desgraciadamente, José Serrano, su artista invitado no pudo actuar por una indisposición. Los cuadros que le correspondían bailar o acompañar a Sara Baras, los cubrió ella misma y su grupo, sin que echáramos en falta al bailaor, aunque seguro hubiera aportado en su caso, más riqueza visual a un conjunto tan acertado.
De Sara Baras poco hay que decir. Profesional como la copa de un pino, seria en su baile y zapateado, estricta en su movimientos, pero a su vez, racial y tan capaz de comunicar tanto su alegría y su amor por el baile y arte flamenco en su conjunto. Todo ello como si no le costara transmitir al público sus sentimientos. Sinceramente, se nota, se palpa en su bailar, el trabajo duro de ensayos diarios y la capacidad de superación y perfección de una artista que no deja de evolucionar en el flamenco, demostrando lo que es, una artista de talla mundial, querida y admirada dentro y fuera de su tierra. No es casualidad que el estreno mundial de "Voces" tuviera lugar París. Por lo menos en Pamplona se la quiere mucho. Esperamos verla pronto de nuevo.

domingo, 8 de febrero de 2015

"El Cáliz de Melqart" - Arturo Gonzálo Aizpiri

 
"El Cáliz de Melkart" es la segunda novela escrita por Arturo Gonzálo Aizpiri. Está editada por Ediciones Evohé, y nos traslada, como hizo en su primer trabajo, a la Península Ibérica del siglo III a.C. La trama continúa la historia relatada en su anterior novela, en la que los pueblos Oretanos y Olcades, se unen para resistir las embestidas de los cartagineses. Por supuesto el recuerdo de los orígenes del reino de los Tartessos, vuelve a ser hilo conductor en el devenir de los sucesos de la novela que hoy reseño.

La ciudad de Hélike, donde viven, el rey Orisson, su hija Anglea y su marido Gerión, entre otros, disfruta de una tensa paz, atenta a los avances de los cartaginenses y a la lejana, pero vigilante mirada de Roma. Mientras los pueblos íberos y celtíberos, intentan mantener su independencia, Asdrúbal, heredero de Amílcar y cuñado de Aníbal, pretende lograr la unión de estos a su alrededor, para buscar instaurar en la península, no solo una próspera y sólida colonia cartaginesa, sino incluso la legitimidad para ser el líder de todo el territorio. Para ello, escarba en el pasado mitológico del reino de Tartessos al llegarle las noticias de que en algún lugar del lejano norte, un pueblo conserva el Cáliz de Melkart, reliquia perdida de un reino olvidado. Mientras su influencia crece a expensas de los íberos y otros pueblos, la lucha de poder en su nueva ciudad, Qart Hadasht, le rodea de intereses personalistas, espías al servicio de Roma y un juego de estrategias, que difícilmente puede equilibrar, para hacer realidad sus sueños en esta tierra de oportunidades. Un viaje al pasado y la carrera por hacerse con el famoso Cáliz, protagonizan esta novela de 460 páginas, en la que el lector, no solo disfrutará con las aventuras de los diferentes personajes, sino que además podrá excarvar en el pasado lejano de aquellos pueblos que luchaban por su independencia frente al espíritu colonialista de cartagineses y a la vigilancia exhaustiva de una no tan lejana Roma.

Conozco a Arturo desde hace años. Primero, nos une la pasión por la historia, y gracias al portal Hislibris y a su blog, tuvimos la oportunidad de intercambiar comentarios y opiniones . La reunión de los Premios Hislibris del año 2014 en Alcalá de Henares, fue la ocasión para conocernos personalmente. Precisamente en aquel acto, se produjo la presentación de la novela que hoy reseño. Ya había leído su anterior trabajo, "El Heredero de Tartessos" dejándome una honda impresión, no solo por el pulso narrativo que Arturo conseguía aportar a un libro lleno de aventuras, en las que un joven ólcade, se adentra en la realidad de las guerras internas entre cartagineses y oretanos, siempre con el reflejo de los antiguos tartessos. Sino que, además, Arturo aportaba erudición, estudio y profundo conocimiento de un periodo, desgraciadamente no demasiado conocido. No me refiero al entorno de Cartago en la península, sino a las reacciones de los pueblos originarios frente a su llegada y asentamiento.

Más de uno, deseamos en su momento que Arturo continuara la historia de Gerión y compañía, comenzada con su primera novela. "El Cáliz de Melqart" es la segunda novela, de algo que quizás se convierta en trilogía, o quién sabe, en una saga. Porque cimientos tiene de sobra. Arturo, ha conseguido afianzar su relato, aunándo varios fundamentos, afianzados en este libro. Por un lado, la capacidad de crear un argumento interesante, con cierto nivel de suspense y aventuras, que se agradece. Tiene agilidad y goza de una redacción entretenida y sólida. Pero es que además, cuenta una trama, con un basamento importante de Historia basado en el estudio de la época. Si bien sus aventuras tienen licencias aportadas por el autor, el escritor es capaz de hacernos viajar a la protohistoria  de la península ibérica, relatando con seguridad un fondo real de la situación de aquellos siglos, bien fundamentado historiográficamente. Las libertades tomadas son el hilo natural que toma una novela, como tal. Y sin embargo, Arturo consigue equilibrar muy logradamente, lo que creo debe tener una novela histórica. Invención y base histórica. Además los personajes, tanto históricos como inventados, no resultan planos, son sólidos. Sus personalidades están adecuadamente descritas y desarrolladas a lo largo del libro. Algunos personajes resultan más complejos que otros. Pero ninguno está especialmente esteriotipado, como suele verse a menudo en la novela histórica actual. Quizás el handicap más destacable de su novela, sea la aparición de personajes secundarios con los que juega el autor. En algunos momentos, resulta complicado seguir las peripecias de estos, sin olvidar algunos nombres. La editorial lo solventa añadiendo una galería de personajes, al final del libro, especialmente necesaria. Por último agradecer, algo que muchos sugerimos tras la lectura de su primer libro. Los mapas y planos incluidos en el libro, ayudan mucho a un completo seguimiento de la historia.

Solo queda esperar un nuevo trabajo de este ya veterano y curtido contador de historias, al que no deseo otra cosa que éxito y ventas, porque realmente madurez de escritor ya la tiene, así como pasión por la Historia... y se nota.

miércoles, 4 de febrero de 2015

"Into de Woods"

Llevamos unos pocos años en los que las grandes productoras, sobre todo la gigante Disney, se han inclinado por llevar a la pantalla, no solo las historias de súper héroes de Marvel y DC, sino también, los clásicos cuentos populares que, en tiempos hizo las delicias de los niños, con aquellas adaptaciones mágicas en dibujos animados. Por estos lugares, ya he comentado en alguna ocasión, los factores que benefician o perjudican el estreno de este tipo de películas, sobre todo, teniendo en cuenta la intención de la industria para modificar y trasladar a una visión más madura y oscura, aquellos relatos infantiles.
En este caso, nos encontramos con una curiosa muestra. Si bien el origen argumental de esta película proviene de una serie de cuentos clásicos, la adaptación toma como base una producción musical de Broadway, escrita por el famoso y multi premiado Stephen Sondheim y el libretista James Lapine, y que ha logrado un sonado éxito de asistencia. Pues dicho y hecho. Disney, convertido en un gigante de hacer películas, decidió trasladar el musical a la pantalla. Adelanto que según he leído, la adaptación no respeta en su totalidad la estructura del musical, y parece que afecta al resultado de la película, en su perjuicio.
La historia pretende contarnos las aventuras y desventuras de un matrimonio de panaderos, entrecruzando a lo largo de la trama, diferentes cuentos de los Hermanos Grimm. Una bruja despiadada cuenta a la pareja que no pueden tener hijos debido a una maldición, que podrán anular cumpliendo una serie de tareas para ella. Mientras intentan llevar a cabo su misión, se encontrarán en su camino, a Caperucita Roja, Jack, el chico de las habichuelas, Cenicienta, Rapunzel y sus respectivos príncipes. Como no, la película se jalona de una serie de canciones que narran las historias personales de los protagonistas y sus aventuras. En una primera parte del film desarrolla, la tradicional manera de contar los cuentos, llegando a las conclusiones clásicas. Sin embargo a partir de su segunda parte, la historia se oscurece, haciéndose más adulta, alcanzando conclusiones moralizantes y educadoras, sobre la responsabilidad, el capricho de conseguir los deseos de cada uno, por encima de los intereses de los demás y las consecuencias de ciertos actos egoístas y oportunistas.
El resultado, en mi opinión, resulta algo caótico, complejo y bastante absurdo. La intrusión en la segunda parte de aspectos adultos, como la fidelidad, la muerte, el robo, el engaño y sus consecuencias, tomados desde un punto de vista oscuro casi dramático, no logra aportar a la película, el necesario punch para lograr embaucar al espectador. Es más, termina por amodorrarlo, aburrirlo. A esto hay que añadir, que exceptuando dos o tres canciones, el conjunto musical no termina de cuajar. Las canciones no son pegadizas y recuerdan demasiado a algunas melodías de la fantástica Sweeney Todd, pero de una manera lejana y sin llegar a la calidad de aquella. Se juega entre la ilusión de aquellos cuentos maravillosos y lo absurdo, casi surrealista de algunas escenas paródicas, risibles y en el fondo desacertadas.
Respecto al elenco de actores y actrices, la abanderada de la producción, es sin duda, Meryl Streep en el papel de la bruja, que aunque aporta caché y experiencia, no logra levantar la película. Me quedo con el trabajo serio y profesional de Emily Blunt, interpretando a la mujer del panadero. Los demás, nos deleitan con buenas voces, necesarias para interpretar con éxito este musical, y con unas interpretaciones normalitas y en algunos casos esperpénticas, como sucede con un Chris Pine bastante ridículo. Puedo decir sin temer equivocarme, que sin la presencia de Meryl Streep, este film, caería en el olvido. Además, sigo sin entender la nominación de la actriz a Mejor actriz de reparto para los Oscars. Decepcionante en lo musical y en su conjunto mal adaptado al cine, incluso en lo referente a los efectos especiales, más bien sosos. Seguro que sobre las tablas, el resultado justifica su éxito en Broadway, pero no en la pantalla gigante.

martes, 3 de febrero de 2015

Desperta Ferro - "Alejandro Magno (I) - De Pella a Issos"

Alejandro Magno es uno de los personajes más conocidos y famosos de la historia. El hecho de que grandes generales de la antigüedad lo tomaran como ejemplo para conseguir sus más deseados éxitos en batallas y conquistas, no ha hecho otra cosa, más que magnificar su figura a los largo de los siglos. Como no podía ser de otra manera, Desperta Ferro, en su edición de Historia Antigua, ha dedicado este número al personaje en cuestión, de tal manera que presenta una primera parte, en la que desarrolla la figura de Alejandro III, desde la toma del poder, tras la muerte de su padre Filipo II, en el 336 a.C, hasta su victoria frente a Darío en la Batalla de Issos, celebrada en el 333 a.C. En un segundo número, que se publicará más adelante, se desarrollaran los posteriores acontecimientos en la corta vida de esta figura rodeada de un halo de misticismo y leyenda.

Un primer artículo analiza la muerte por asesinato del rey Filipo y la posterior ascensión al poder de su hijo Alejandro. Su elevación al reinado no fue fácil. El entorno de la corte, así como la existencia de otros hijos del rey padre, incluyendo la especialmente difícil relación entre ambos, no hizo fácil su coronación. Si a esto añadimos la complicada situación de preponderancia de Macedonia frente a los territorios griegos y su posición fronteriza con diferentes pueblos en el norte del reino, quizás una personalidad diferente y más débil que la del joven Alejandro hubiera posibilitado la caída los macedonios. Sin embargo su empuje y la pericia en los primeros meses de su reinado, socabaron cualquier intento de sus aliados y vecinos griegos por romper la alianza con los macedonios. En apenas tres meses pacificó el norte del país y embarcó hacia la normalización y la pacificación a toda Grecia. El siguiente paso, era proseguir el proyecto inacabado de Filipo de comenzar la guerra contra Persia.

A partir de este punto, la revista se dedica a narrar diferentes encuentro bélicos que enfrentaron a macedonios y persas, en la primera fase de la conquista de Alejandro. La batalla de Gránico, los sitios de Mileto y Halicarsano y la batalla de Issos ensalzarán las dotes tácticas y la iniciativa militar del joven rey. Los editores de Desperta Ferro, con un deseo claramente analítico y didáctico, se embarcan en tres artículos más. Por un lado, el dedicado a las teorías sobre el uso de las famosas falanges macedónicas en la época aquí tratada. Algunos especialistas niegan su existencia tal como se pensaba hasta ahora, sobre todo en el espinoso asunto del uso de las largas picas o sarissai, en este periodo, para algunos algo temprano. Otro más explica la composición heterogénea de las tropas del inmenso Imperio Aqueménida y su estructura. Y como artículo central de este número, un comparativo entre las personalidades y posiciones en sus respectivos reinos, de Alejandro y Darío, protagonistas indudables de esta guerra de gigantes. Señalar, el estupendo y magnífico cuadro que ocupa la página central. La versión pictórica de Milek Jakubiec del famoso Mosaico de Alejandro del Museo Arqueológico de Nápoles, en el que se muestra a sendos reyes en el momento en el que, el victorioso macedonio, hace huir a Darío en uno de sus enfrentamientos.
  

lunes, 2 de febrero de 2015

"Borgen" - Temporada 1

Cada vez es más normal la llegada a nuestras televisiones de alguna serie de calidad producida en países nórdicos. Su forma de contar historias, la excelente producción y los medios empleados en algunas de sus series, hacen que sea interesante visionarlas. La última en aterrizar en Canal + es "Borgen". El nombre de la serie proviene del palacio donde se sitúan los tres poderes del estado en Dinamarca, el Parlamento, el despacho del Primer Ministro y la Corte Suprema.
La trama gira alrededor de la líder del partido moderado, una mujer del pueblo, con una familia unida y de carácter cercano y mediador. Debido a una escándalo cercano al actual Primer Ministro, perteneciente al partido liberal y a la repercusión en el partido laborista, líder de la oposición, nuestra protagonista, se ve aupada en las elecciones a liderar el gobierno del país. Para ello tendrá que pactar con los diversos partidos del arco iris político de Dinamarca.
De estilo abierto y dialogante, la nueva Primera Ministra tendrá que afrontar su minoría en el Parlamento, escándalos, problemas sobre la igualdad de sexo en el poder, las influencias en los contratos del gobierno, la publicación de secretos y la repercusión de su vida familiar en la gobernación del país y viceversa. Todo ello al orden del día en la realidad de nuestro entorno político, tanto en España como en el resto de Europa. Contará con un asesor de prensa, algo conflictivo pero, en cierta manera eficiente. Y además, sufrirá de cerca el acoso de la prensa que busca la transparencia de lo que sucede alrededor del poder ejecutivo, para conocimiento de los ciudadanos del país.
Efectiva por su naturalidad, la serie muestra la cara y cruz del poder y de los equilibrios que se debe buscar para gobernar un país. Lo privado y lo público, el interés particular y general y la presión de gobernar con acuerdos con otros grupos ideológicos, muestran la dificultad del día a día. A esto se suma, las dificultades creadas en el entorno familiar de la protagonista, que sufrirá las dificultades de la dedicación a su trabajo y la pérdida de cercanía con los suyos. Una serie interesante, con interpretaciones correctas, siendo notable la de la actriz principal, y sobre todo una trama bastante realista, a veces, desgraciadamente muy cercana a nuestro día a día.