Etiquetas

jueves, 19 de noviembre de 2015

"Batman - La muerte de la familia"

Hace unos meses reseñé el anterior trabajo a dúo de Scott Snyder y Greg Capullo en el tomo titulado "El tribunal de los búhos" protagonizado por Batman y un nuevo grupo de enemigos en Gotham City. Ya comenté la calidad del trabajo en guión y sobre todo en el dibujo de una historia oscura y tenebrosa. Tras este primer éxito, el tandem repite en una historia, ahora protagonizada por el regreso de Joker al entorno más cercano de Batman. Snyder junto a Tynion IV en el guión y Capullo, acompañado por Jock en el dibujo, componen una trama más tenebrosa que la anterior, en la que los conocidos más cercanos del héroe nocturno, sufrirán el acoso del Joker, un año después de su desaparición de Gotham.
Este tomo que recopila cinco números, vuelve a conjugar un guión complejo y lleno de diálogos y acción, con el siempre solvente dibujo de Capullo, esta vez acompañado por uno de mis dibujantes favoritos en la actualidad, Jock. Escenas espectaculares, juegos de sombras y luces, explosiones, y un colorido rico en matices y variedad, forman el marco perfecto para una historia en la que Joker, vuelve a Gotham con la intención de llamar la atención de Batman, mediante el plan de atacar y manipular a los más fervientes aliados del héroe. Alfred, Gordon, Nigthwwing, Red Robin, Batgirl y Red Hood entre otros, sufrirán un ataque directo, con la única propuesta de convencer a Batman de que éste no sería nadie en su misión de apaciguar Gotham, sin la intervención del propio Joker. Un juego de engaños, una apuesta, una invitación... llevarán a Batman ante la disyuntiva de zafarse de un Joker tan convincente como sanguinario.
Y todo ello en un guión lleno de soliloquios locuaces y llenos de odio, compaginado con espectaculares páginas llenas de viñetas espléndidamente estructuradas, que engloban el dibujo combinado de Capullo y Jock, demostrando su compatibilidad tanto en calidad como en estilo. Un gran tomo en el que se reinventa el malvado Joker, más irónico y cruel que nunca. Imprescindible.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario