Etiquetas

martes, 29 de septiembre de 2015

Desperta Ferro - "Cartago debe ser destruida"

Año 146 a.C. Cartago es tomada al asalto por las tropas de Escipión Emiliano. La ciudad es arrasada y destruída, sus habitantes masacrados y los supervivientes vendidos como esclavos. Los estertores de una gran civilización, que durante más de cien años ha combatido contra Roma por el dominio del Mediterráneo, han terminado. Cartago y el mundo cartaginés han sido totalmente aplastados. Desperta Ferro, narra las razones, causas y circunstancias que se sucedieron durante los años de mitad del siglo II a.C. Muchos son los acontecimientos que provocaron esta situación. La presión númida de Masinisa por hacerse con territorios de la capital cartaginesa, el compromiso ante Roma de no participar en ninguna guerra sin su permiso previo, la capacidad de reacción económica de un estado castigado tras su derrota en la 2ª guerra púnica, pero que fue capaz de remontar su economía y comercio, ante los ojos de una Roma suspicaz, vengativa y traicionera, son algunos que se explican en este número muy interesante que hoy reseño. 

En su primer artículo, se retrata la situación de Roma y Cartago a mediados del siglo II a.C. Como he dicho antes, a pesar de la carga de los pagos y compromisos de Cartago frente a Roma tras la 2ª guerra púnica, Cartago se restablece con fuerza, sobre todo en el entorno económico. Paralelamente Roma, está pasando por un proceso de regeneración en la República. Una nueva clase de senadores u "hombres nuevos" se hace hueco en una sociedad castigada terriblemente tras las guerras sufridas en el entorno de Roma. Catón el Viejo es una de esas figuras de importancia que mediante sus discursos e influencias acercó al imaginario romano la necesidad de destruir Cartago, buscando un enemigo frente al que volcar todo el interés de la República. Tras explicar a continuación, la fabulosa recuperación de Cartago en el periodo de la primera parte del siglo II a.C. los editores de la revista, pasan a analizar la posición provocadora y de presión ejercida por el territorio Numida y el liderazgo de Masinisa, que fue la excusa perfecta y buscada por Roma para declarar la guerra a Cartago. Antes de enfrascarnos en la campaña en sí, la revista, presenta al líder, al que iba a ser el vencedor de la campaña, Escipión Emiliano. Hijo natural de Emilio Paulo, vencedor en Macedonia y adoptado por la familia de los escipiones, fue digno sucesor de su abuelo adoptivo, Escipión el Africano, vencedor en la 2ª guerra púnica frente a Anibal. Conocedor de las tácticas militares y veterano de Hispania, este general fue una de las claves en la derrota de Cartago. Finalmente en sus tres últimos artículos, los articulistas elegidos, nos presentan la situación de Cartago, con sus defensas y barrios, y las diferentes campañas que durante tres años, tuvieron lugar en sus alrededores, hasta que finalmente la ciudad es tomada y destruida. Cabe reseñar la grandísima calidad de los planos de una ciudad que fue la envidia del Mediterráneo. Sus puertos, los barrios en sus colinas y los templos de sus dioses aparecen representados, frente al acoso y el avance de las legiones bajo Escipión. 

Nos encontramos ante uno de esos número de Desperta Ferro imprescindibles para conocer los derroteros de la historia, presentando la victoria de unos, en este caso una cada vez más poderosa Roma, y la total destrucción de un pueblo que estuvo a punto de dominar el Mediterráneo y que terminó por claudicar ante el pulso con sus enemigos durante más de cien años. Gran número, sin duda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario