Etiquetas

jueves, 10 de septiembre de 2015

"Clase Letal" - Tomo 1

Impactante, agilísimo, profundo, colorido, letal... Estos son los calificativos que se me ocurren tras leer el primer tomo del cómic "Clase letal" publicado este julio. De cierta apariencia en su dibujo al estilo Manga, con una estructura de viñetas muy bien diseñada, junto a un uso inteligente del color y una historia sugerente y más profunda de lo que parece a primera vista, los creadores de este cómic, apuestan por la radicalidad de una historia en la que el protagonista es un joven, llamado Marcus, incomprendido, asocial y desesperado. A partir de esta premisa, el cruce con otros personajes no tan diferentes a Marcus, lo llevarán en volandas a buscar una salida a una vida que daba por inútil y desesperada.
La historia nos presenta a un joven huérfano que vive en las calles, bueno no vive, sobrevive. La mendicidad, pequeños hurtos, son el único sustento del muchacho. Los recuerdos de sus padres, el correccional donde vivió hace años y conoció a algunos personajes misteriosos que aparecerán a lo largo del cómic, forman un imaginario que enloquece y no deja descanso al joven vagabundo. En un momento dado, un grupo de jóvenes lo reclutan y lo trasladan a una escuela secreta de asesinos, en la que todos sus alumnos son hijos y ahijados de grandes familias de delincuentes, mafias y bandas de todo tipo. No sabe por qué se encuentra allí. Le dicen que tiene potencial, pero eso no le basta. Los primeros acercamientos a otros alumnos, ciertas aventuras que le acercarán a la muerte y a sus disciplinas, comenzarán a completar el mundo más cercano a Marcus... Todo debe tener un comienzo, lo que no sabemos es su desarrollo, pero la serie promete y mucho.
¿Qué diferencia a esta serie de otras del estilo, en la que los protagonistas son asesinos inadaptados, jóvenes rebeldes y los miembros más oscuros de la sociedad criminal? El uso inteligente, mucho, de los dibujos, en lo que la acción se representa de manera muy lograda. El colorido, lleno de colores básicos, junto a la estructura aparentemente alocada de los cuadros de viñetas, pero muy pensada, logran una forma adictiva en el papel, que automáticamente capta al lector. Pero todo esto se quedaría en agua de borrajas, sino estuviera acompañado de un guión sólido y éste es uno de esos casos. Los pensamientos continuos de Marcus, su visión de la sociedad y de su propio destino y las conclusiones a las que va llegando conforme conoce a sus nuevos compañeros de viaje, logran profundizar, no solo en el propio personaje, sino en ideas y teorías en las que la vida, su sentido y la sociedad, marcan el sentido de su propio ser y su entorno. Frases lapidarias siembran de sentencias los bocadillos del cómic, y esto potencia una obra, que da al impresión puede ser uno de las sorpresas del año. Recomendable es poco, no solo su estética sino también un guión muy trabajado y mas profundo de lo que parecería a primera vista.


No hay comentarios:

Publicar un comentario