Etiquetas

martes, 25 de agosto de 2015

"House of Cards" - Temporada 3

Después de dos temporadas, por fin tenemos a Frank Underwood situado como Presidente de EEUU en el despacho Oval de la de la Casa Blanca. Su lucha, engaños y tribulaciones por lograr ascender a la Presidencia de la mano de su mujer, le han llevado a su mayor aspiración. Sin embargo, no es un Presidente electo y su máximo reto es presentarse en la primarias de su partido para optar a su elección ante el pueblo norteamericano. Esta es la premisa con la que comienza la 3ª temporada de la serie "House of Cards". 
La serie, como viene siendo habitual, toma varias tramas paralelas. En este caso, lo hacen formando alrededor de la carrera a la presidencia, un conjunto de cordones umbilicales, que transitan al mismo ritmo, planteando más sombras que luces a la pretendida reelección de Underwood. La trama principal gira alrededor de la mayor baza del Presidente, que es proponer una nueva ley para erradicar el paro y promover la creación de miles de nuevos empleos. Sin embargo, su partido no quiere apoyar su reelección, con lo que su batalla será contra su entorno y por un electorado deseoso de trabajo. Para ello, contrata a un famoso escritor, para que escriba unas memorias, basadas en lo que significa la nueva ley para Underwood y el pueblo americano. 

Paralelamente, y a la larga creando el mayor punto de tensión en la serie, la esposa y primera dama de Frank, Claire, se posiciona para ser la embajadora ante la ONU. Sin el respaldo suficiciente, obligará a su marido a colocarla en ese puesto. La visita del primer ministro ruso y un conflicto surgido entre Israel y Palestina, la pondrá en una difícil posición, debido a su inexperiencia y a la fuerte oposición del premier ruso. Mientras, la Fiscal General decide presentarse a las primarias, forzando un pulso que se adentrará en las oscuras esferas personales y forzará una complicada posición en el matrimonio. Para finalizar, el que fuera Jefe de Personal de Underwood, Doug Stamper, se recupera de su convalecencia, mientras procura volver a primera linea, aún jugando con los secretos más íntimos del Presidente y su esposa.

Considero que "House of Cards" es una de las mejores series de la parrilla televisiva de la actualidad. Las dos temporadas anteriores, fueron una carrera de fondo para un personaje que ansiaba con desesperación, siempre acompañado y aconsejado por su mujer, llegar al cenit del poder, a la presidencia de los EEUU. Sin embargo, tras haberlo conseguido, no veo indestructible al personaje, no le veo con la capacidad de crecer de vencer a la adversidad, como lo hacía antes. Lo veo más como un esperpento que busca, como si se fuera el alma en ello, la elección por votos de una Presidencia en la que afianzar su propio matrimonio. Es aquí donde creo que la serie pierde punch, se deja llevar por la propia desesperación del protagonista y la sensación de pérdida de Claire, quien no sabe donde se encuentra, entre el deseo de poder y la ansiada independencia. No digo, que la serie pierda interés. Me refiero a que el propio Underwood ha perdido cierta entidad amoral y pretendida, en comparación con el frío y sanguinario personaje de las temporadas anteriores. Y eso se nota y en mi opinión desmerece algo el producto, dándome la sensación de que nos acercarnos al declive de la serie. Sigue contando con actuaciones de alto nivel, un guión, algo más irregular, pero solvente y una calidad en la producción envidiable. Spacy deambula en un personaje cercano a lo esperpéntico, mientras Wright juega con la baza de unos cimientos bien ejecutados, convirtiéndose en la baza clave de la serie. ¿Será ella próximamente la posible futura Presidenta de los EEUU? Es una vía plausible para la serie y en mi opinión la tabla de salvación para un producto, por desgracia, algo agotado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario