Etiquetas

miércoles, 24 de junio de 2015

"Tucídides" - Donald Kagan

Donald Kagan es uno de los grandes especialista del mundo griego clásico de la actualidad. Su libro, "La guerra del Peloponeso" es una de esas guías imprescindibles, a la que hay que acercarse. El año 2014 publicó un libro, también con Edhasa, en el que pretendía analizar la figura del escritor de la fuente más cercana a la guerra disputada entre Espartanos y Atenienses, con sus consabidos aliados, durante el siglo V a.C. Nos referimos a Tucídices, un testigo directo de la época, que no sólo escribió sobre los acontecimientos que transcurrieron entre los años 431 y 404, sino que además protagonizó, como general, una controvertida situación, durante la guerra, que le llevó exilio.

La gran mayoría de los estudiosos actuales, aceptan que Tucídides fue un cronista fiel a los sucesos desarrollados en su escritos. Su situación frente a los sofistas y los hipocráticos, lo encuadran como dotado de cierta precisión histórica, fuera de lo normal, caracterizada de una supuesta objetividad, tanto social como política, basada, sobre todo, en el estudio de los discursos transmitidos en sus escritos. Sin embargo, Kagan, nos introduce en el estudio realizado en este libro, en el campo del revisionismo de la obra del historiador, demostrando que el propio Tucídides, proporciona en su misma objetividad, material para su refutación, precisamente, no por lo que cuenta, sino por lo que no cuenta.

A lo largo del libro, al autor, desgrana poco a poco, cómo relata el antiguo historiador, los diferentes hechos dignos de importancia, a lo largo de la guerra. Sus causas, la figura de Pericles y su intervención en las decisiones de Atenas hasta su muerte, la posterior victoria de Cleón, muy analizada por Kagan, el controvertido asunto de Anfípolis, con Tucídides como protagonista y como no, las expediciones a Sicilia y su responsabilidad, están desgranadas a lo largo de los capítulos. Incluso se atreve a vislumbrar la duda y el funcionamiento de la democracia ateniense, durante el gobierno de Pericles, en el que algunos quieren ver un tirano. Y en cada uno de los capítulos, se intenta revisar la supuesta objetividad del cronista griego, basando en los hechos contados y en los discursos transmitidos, con la analítica finalidad de demostrar, que todo gira alrededor de cierta alabanza a Pericles. Por un lado, traslada la fiabilidad del buen gobierno del mismo, basado en la inacción, en digamos, la defensa de la moderación, más que de su pacifismo. Por otro, los principales logros de sus oponentes o sucesores, a veces son meras casualidades y otras siguen  la senda basada en la política de Pericles. Pero, finalmente, la derrota de Atenas se produjo, dice, por la acción de la política de los favorables al imperialismo ateniense, sobre todo, mostrado por lo sucedido en Sicilia. Tomando las palabras de un compañero del foro Hislibris... "Tucídides coloca ante nosotros la verdad, tal como él la veía, sin ser necesario que su verdad fuera la nuestra". Por lo que su parcialidad, deja de mostrarse, tras leer las 300 interesantísimas páginas de Kagan.

Estupendo libro, que no solo explora la figura de Tucídides y el momento histórico que vivió, sino también las interpretaciones que sus crónicas pueden producir, en el planteamiento político, social y económico de las ciudades estado, durante las guerras del Peloponeso. Interesante, ágil, didáctico y muy entretenido, no puedo más que recomendar su lectura.




4 comentarios:

  1. Un trabajo interesante y muy completo, por lo que detallas.

    ResponderEliminar
  2. Entre el rigor soporífero de Tucídides y el chascarrillo entretenido de Heródoto anda un justo término medio de lo que un griego era capaz de contar. Que era mucho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No he leído a los clásicos, pero este ensayo desvela algunas cosas que ni siquiera conocía.

      Eliminar