Etiquetas

martes, 24 de marzo de 2015

"Dead, Body, Road" - Nº 1

¿Quieres disfrutar de un estupenda persecución de coches en las viñetas de un cómic? Esta es debe ser tu elección. Nunca había disfrutado en un dibujo de la sensación de velocidad y movimiento como lo he hecho en el tomo que hoy presento. El guionista Justin Jordan y el dibujante Mateo Scalera, presentan una historia en la que la venganza campa a lo largo de cada una de las páginas, llenas de persecuciones, tiros, sangre y cuentas pendientes.
Un expolicía, licenciado tras un asunto de apropiación indebida, sufrirá la muerte de su esposa, también policía, durante un robo. Su única meta en la vida será buscar, encontrar y liquidar a los asesinos de su mujer. Durante su búsqueda se encontrará con una serie de personajes, con los que se enfrentará, pero con los que deberá aliarse para lograr su meta, sea cual sea el resultado y las consecuencias de su despiadada y cruel persecución. La carretera, los bares en su ruta y otras localizaciones serán testigos de duelos sangrientos, en los que el sentido de sus actos, se pierde en la sinrazón de una venganza tan cruel como homicida.
Los creadores de este vibrante cómic, recalcan su identidad de road movie, en una historia sin pausa, en la que un guión lleno de frases lapidarias y sentenciosas, se acompaña de viñetas llenas de aceleración. Ambos consiguen aunar una de las mejores persecuciones motorizadas que he visto en papel, con un interrogatorio casi surrealista, entre curvas, baches y balas volando alrededor de sus cabeza. Esta escena central del cómic, no hace sino ensalzar una historia bien guionizada, pero quizás poco novedosa, que sin embargo se ensalza gracias al brillante y algo desgarbado dibujo de Mateo Scalera, uno de esos artistas a los que merecerá la pena seguir de cerca. En algunos aspectos me ha recordado al trabajo de R. M. Guéra en la estupenda "Scalped", aquella historia de un policía indio infiltrado en las mafias de una reserva india de Arizona, en la realidad de los casinos dominados por las tribus nativas de EEUU. El dibujo potente, lleno de colorido y sobre todo la facilidad de dar movimiento a sus trazos de aquel trabajo, encaja con el trazo de este cómic titulado tan apropiadamente "Dead, Body, Road". Muy recomendable, oiga.

No hay comentarios:

Publicar un comentario